_Otros

Natalia Pablos, ¿se queda o se retira?

María Ruiz @Mery_1791 13-07-2018

etiquetas:

Solemos pensar que cuando alguien deja huella en un sitio siempre es para bien. Siempre es para bien… o eso es lo que todos creemos. Porque para bien no ha sido, y no está siendo, el posible final que pueda tener Natalia Pablos, jugadora del Rayo Vallecano, en su Club de toda la vida. Con 32 años, y tras haber marcado 350 goles con la camiseta de Vallecas en 15 temporadas, quiere retirarse en el equipo de su vida.

Natalia Pablos siempre ha sido un referente en el Rayo Vallecano. Siempre ha luchado, ha peleado cada balón y ha defendido la camiseta franjirroja hasta el último partido con ella puesta. Y todo ese esfuerzo que ha realizado, como el dejarse la piel en cada encuentro, ha hecho que en vez de tener un final feliz en el Club de su vida, tenga por el contrario un calvario hasta que se oficialice su retirada (si es que llega ese momento, que aún está por ver). El problema está en que la delantera quiere colgar las botas, pero el Rayo Vallecano se lo impide porque aún le quedan dos años más de contrato. La cantidad a pagar exigida por el Club asciende a un total de 250.000 euros. Un dinero del que Natalia Pablos no dispone.

La jugadora ya manifestó su deseo de retirarse a final de temporada, pero el mandatario rayista, Raúl Martín Presa (como ya adelantó el diario MARCA en su día), no ha permitido su salida, a no ser que pague la cláusula de rescisión. El Rayo quiere que cumpla su contrato, mientras que la jugadora prefiere, como es lógico dados los sueldos que reciben en la Liga Iberdrola, centrarse en su carrera profesional como profesora.

Sí que es verdad que un contrato es un contrato. Ya lo dijo una fuente del Rayo Vallecano en declaraciones a El País: «Hay un contrato firmado y nadie le puso una pistola en la cabeza cuando lo aceptó». Pero, y aquí hay que reiterar que, debido a los salarios de las jugadoras, y llegadas a una determinada edad, deberían poder no ejercer ese derecho al contrato (y más si la jugadora admite no estar al cien por cien). Por mucho que el fútbol sea lo más importante para ellas, y el Club, como también es lógico, quiera retener a sus estrellas, a día de hoy no es lo que les va a dar de comer el día de mañana.

Un tira y afloja que tendrá que tener un final. De momento, Natalia Pablos ha puesto el tema en manos de la AFE (Asociación de Futbolistas Españoles) y espera que se resuelva lo antes posible, porque el día 30 de julio vuelven a los entrenamientos. Tanto para bien, como para mal, una de las dos partes saldrá perjudicada. Esperemos que se resuelva lo antes posible y que ambos, tanto el Club como la jugadora, lleguen a un acuerdo.

Imagen cabecera: La Liga

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Solemos pensar que cuando alguien deja huella en un sitio siempre es para bien. Siempre es para bien… o eso es lo que todos creemos. Porque para bien no ha sido, y no está siendo, el posible final que pueda tener Natalia Pablos, jugadora del Rayo Vallecano, en su Club de toda la vida. Con 32 años, y tras haber marcado 350 goles con la camiseta de Vallecas en 15 temporadas, quiere retirarse en el equipo de su vida.

Natalia Pablos siempre ha sido un referente en el Rayo Vallecano. Siempre ha luchado, ha peleado cada balón y ha defendido la camiseta franjirroja hasta el último partido con ella puesta. Y todo ese esfuerzo que ha realizado, como el dejarse la piel en cada encuentro, ha hecho que en vez de tener un final feliz en el Club de su vida, tenga por el contrario un calvario hasta que se oficialice su retirada (si es que llega ese momento, que aún está por ver). El problema está en que la delantera quiere colgar las botas, pero el Rayo Vallecano se lo impide porque aún le quedan dos años más de contrato. La cantidad a pagar exigida por el Club asciende a un total de 250.000 euros. Un dinero del que Natalia Pablos no dispone.

La jugadora ya manifestó su deseo de retirarse a final de temporada, pero el mandatario rayista, Raúl Martín Presa (como ya adelantó el diario MARCA en su día), no ha permitido su salida, a no ser que pague la cláusula de rescisión. El Rayo quiere que cumpla su contrato, mientras que la jugadora prefiere, como es lógico dados los sueldos que reciben en la Liga Iberdrola, centrarse en su carrera profesional como profesora.

Sí que es verdad que un contrato es un contrato. Ya lo dijo una fuente del Rayo Vallecano en declaraciones a El País: «Hay un contrato firmado y nadie le puso una pistola en la cabeza cuando lo aceptó». Pero, y aquí hay que reiterar que, debido a los salarios de las jugadoras, y llegadas a una determinada edad, deberían poder no ejercer ese derecho al contrato (y más si la jugadora admite no estar al cien por cien). Por mucho que el fútbol sea lo más importante para ellas, y el Club, como también es lógico, quiera retener a sus estrellas, a día de hoy no es lo que les va a dar de comer el día de mañana.

Un tira y afloja que tendrá que tener un final. De momento, Natalia Pablos ha puesto el tema en manos de la AFE (Asociación de Futbolistas Españoles) y espera que se resuelva lo antes posible, porque el día 30 de julio vuelven a los entrenamientos. Tanto para bien, como para mal, una de las dos partes saldrá perjudicada. Esperemos que se resuelva lo antes posible y que ambos, tanto el Club como la jugadora, lleguen a un acuerdo.

Imagen cabecera: La Liga

etiquetas:

_Otros

Proyectos que suman

Sara Giménez @_SaraGimenez
22-12-2021

_Otros

La mentira de Serdar Çoban

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
17-12-2021