_Destacado

Muro de carga

Joel Sierra @_JoeLSierra_ 28-01-2020

etiquetas:

Aridane Hernández

SI hay un futbolista que explica individualmente el notable rendimiento colectivo que está mostrando Osasuna en clave defensiva hasta el momento en La Liga -es el séptimo equipo menos goleado con los mismos tantos en contra que el FC Barcelona-, ese es sin duda Aridane Hernández. A sus 30 años, tras haber pasado buena parte de su carrera en 2ªB y en su temporada de debut en Primera División, el defensa central canario está siendo un elemento estructural crucial para afianzar el buen tono competitivo con el que los rojillos están llevando a cabo una salvación relativamente tranquila y para sujetar la estructura táctica de Jagoba Arrasate, especialmente por su dominante y fiable defensa del punto de penalti.

Osasuna enfoca sus ataques exteriormente y también trata de conducir a sus rivales desde la presión para que el juego transite por los costados en su mayor parte. Es un conjunto que acostumbra a saltarse la medular a la hora de construir, muy intenso en las disputas, con una interiorizada vocación de defender con los centrales bastantes altos para controlar así su distancia entre líneas por medio de un sólido bloque medio y, al mismo tiempo, impedir los contragolpes del rival y las posibles recepciones en tres cuartos. Una gran fortaleza en el carril central fruto de una energía colectiva que lo impregna todo, pero que como todos los equipos de este corte necesita obligatoriamente hacerse fuerte en las áreas para sobrevivir a su déficit de calidad técnica.

Y ahí, en área propia, es donde Aridane se erige en un elemento capital. El zaguero majorero es top-10 de La Liga por número de despejes efectuados (4.7 por encuentro), es un gran bloqueador de disparos debido a que está rayando a un nivel muy elevado en cuanto a concentración defensiva y velocidad de reacción. Como consecuencia de ello, es el quinto futbolista del campeonato, a raíz también de la gran gestión que lleva a cabo de esa línea adelantada de su equipo, que más situaciones de fuera de juego provoca (1.1 por partido) y está mostrando una capacidad extremadamente valiosa para encimar al rematador, para llegar a tiempo antes de que el delantero arme el disparo, aunque haya arrancado desde una posición de teórica desventaja espacial.

Aridane es un defensor contundente por arriba, lo que le permite redondear sus dotes para la magnífica defensa del punto de penalti ya comentada, y está entendiéndose a la perfección con David García, su pareja en la zaga osasunista. Ambos se están mostrando ganadores en la inmensa mayoría de los duelos y se ayudan muchísimo el uno al otro en las coberturas o en los dos contra uno, con una gran compenetración. De hecho, si excluimos a la pareja conformada por Felipe y Giménez en el Atlético de Madrid que únicamente ha disputado cinco partidos juntos como titulares, Aridane Hernández y David García son el dúo de centrales que registra un mayor porcentaje conjunto de duelos defensivos ganados de toda La Liga.

El canario también está destacando, sin ser su gran fuerte, en la salida de pelota. Es el jugador más importante de Osasuna en fase de inicio y el más preciso en el pase (82%) de todo el equipo titular pamplonica. Además, casi nunca siente la necesidad de tener que ir al suelo, lo que provoca que prácticamente no haya sido regateado, apenas tres veces en lo que llevamos de temporada, y que se esté mostrando asimismo muy fiable y especialmente sobrio a la hora de medir sus efectivas intervenciones, sin quedar prácticamente nunca expuesto aunque tenga que lidiar frecuentemente con situaciones de último hombre, ya que apenas comete 0.4 faltas por encuentro. Es cierto que el sistema lo protege, en parte, y que exalta sus virtudes, pero Aridane le está dando sentido al plan defensivo al completo con su rendimiento.

A pesar de que el curso pasado tan solo fue titular en la mitad de los partidos de Osasuna en Segunda División, ya con Arrasate como técnico, Aridane se está erigiendo en su primera campaña en la élite en uno de esos defensas centrales que resultan tan fundamentales en los últimos años para poder asegurar la permanencia, muy en la línea reciente de nombres como los de Víctor Laguardia, Dimitrios Siovas o Bernardo Espinosa. El papel que un equipo consiga ejecutar en ambas áreas suele ser un factor decisivo a la hora de salvar la categoría o no hacerlo. Si arriba era el Chimy Ávila quien se había estado encargando de la productividad, la pegada, el ataque voraz de los espacios, los toques geniales o las disputas contra todo y contra todos; atrás es Aridane el principal sostén de Osasuna.

Después de la fatídica lesión del delantero argentino para lo que resta de temporada, es evidente que las fortalezas en la fase ofensiva se han visto tremendamente mermadas. Sin embargo, Aridane asegura que las certezas que él mismo ha venido alimentando se mantengan al cien por cien para que todo el equipo pueda seguir compitiendo a este notable nivel en esa jungla que es imponerse casi sin mácula en el punto de penalti, en esa jungla que es luchar en cada lance de cada fin de semana por la permanencia. Es una incógnita saber si Osasuna logrará paliar la baja de su comandante sin resentirse en exceso, aunque parece poco probable, pero lo que sí es seguro es que mientras Aridane siga rayando a este nivel, las cosas para los de Jagoba Arrasate no van a cambiar en el área propia.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

SI hay un futbolista que explica individualmente el notable rendimiento colectivo que está mostrando Osasuna en clave defensiva hasta el momento en La Liga -es el séptimo equipo menos goleado con los mismos tantos en contra que el FC Barcelona-, ese es sin duda Aridane Hernández. A sus 30 años, tras haber pasado buena parte de su carrera en 2ªB y en su temporada de debut en Primera División, el defensa central canario está siendo un elemento estructural crucial para afianzar el buen tono competitivo con el que los rojillos están llevando a cabo una salvación relativamente tranquila y para sujetar la estructura táctica de Jagoba Arrasate, especialmente por su dominante y fiable defensa del punto de penalti.

Osasuna enfoca sus ataques exteriormente y también trata de conducir a sus rivales desde la presión para que el juego transite por los costados en su mayor parte. Es un conjunto que acostumbra a saltarse la medular a la hora de construir, muy intenso en las disputas, con una interiorizada vocación de defender con los centrales bastantes altos para controlar así su distancia entre líneas por medio de un sólido bloque medio y, al mismo tiempo, impedir los contragolpes del rival y las posibles recepciones en tres cuartos. Una gran fortaleza en el carril central fruto de una energía colectiva que lo impregna todo, pero que como todos los equipos de este corte necesita obligatoriamente hacerse fuerte en las áreas para sobrevivir a su déficit de calidad técnica.

Y ahí, en área propia, es donde Aridane se erige en un elemento capital. El zaguero majorero es top-10 de La Liga por número de despejes efectuados (4.7 por encuentro), es un gran bloqueador de disparos debido a que está rayando a un nivel muy elevado en cuanto a concentración defensiva y velocidad de reacción. Como consecuencia de ello, es el quinto futbolista del campeonato, a raíz también de la gran gestión que lleva a cabo de esa línea adelantada de su equipo, que más situaciones de fuera de juego provoca (1.1 por partido) y está mostrando una capacidad extremadamente valiosa para encimar al rematador, para llegar a tiempo antes de que el delantero arme el disparo, aunque haya arrancado desde una posición de teórica desventaja espacial.

Aridane es un defensor contundente por arriba, lo que le permite redondear sus dotes para la magnífica defensa del punto de penalti ya comentada, y está entendiéndose a la perfección con David García, su pareja en la zaga osasunista. Ambos se están mostrando ganadores en la inmensa mayoría de los duelos y se ayudan muchísimo el uno al otro en las coberturas o en los dos contra uno, con una gran compenetración. De hecho, si excluimos a la pareja conformada por Felipe y Giménez en el Atlético de Madrid que únicamente ha disputado cinco partidos juntos como titulares, Aridane Hernández y David García son el dúo de centrales que registra un mayor porcentaje conjunto de duelos defensivos ganados de toda La Liga.

El canario también está destacando, sin ser su gran fuerte, en la salida de pelota. Es el jugador más importante de Osasuna en fase de inicio y el más preciso en el pase (82%) de todo el equipo titular pamplonica. Además, casi nunca siente la necesidad de tener que ir al suelo, lo que provoca que prácticamente no haya sido regateado, apenas tres veces en lo que llevamos de temporada, y que se esté mostrando asimismo muy fiable y especialmente sobrio a la hora de medir sus efectivas intervenciones, sin quedar prácticamente nunca expuesto aunque tenga que lidiar frecuentemente con situaciones de último hombre, ya que apenas comete 0.4 faltas por encuentro. Es cierto que el sistema lo protege, en parte, y que exalta sus virtudes, pero Aridane le está dando sentido al plan defensivo al completo con su rendimiento.

A pesar de que el curso pasado tan solo fue titular en la mitad de los partidos de Osasuna en Segunda División, ya con Arrasate como técnico, Aridane se está erigiendo en su primera campaña en la élite en uno de esos defensas centrales que resultan tan fundamentales en los últimos años para poder asegurar la permanencia, muy en la línea reciente de nombres como los de Víctor Laguardia, Dimitrios Siovas o Bernardo Espinosa. El papel que un equipo consiga ejecutar en ambas áreas suele ser un factor decisivo a la hora de salvar la categoría o no hacerlo. Si arriba era el Chimy Ávila quien se había estado encargando de la productividad, la pegada, el ataque voraz de los espacios, los toques geniales o las disputas contra todo y contra todos; atrás es Aridane el principal sostén de Osasuna.

Después de la fatídica lesión del delantero argentino para lo que resta de temporada, es evidente que las fortalezas en la fase ofensiva se han visto tremendamente mermadas. Sin embargo, Aridane asegura que las certezas que él mismo ha venido alimentando se mantengan al cien por cien para que todo el equipo pueda seguir compitiendo a este notable nivel en esa jungla que es imponerse casi sin mácula en el punto de penalti, en esa jungla que es luchar en cada lance de cada fin de semana por la permanencia. Es una incógnita saber si Osasuna logrará paliar la baja de su comandante sin resentirse en exceso, aunque parece poco probable, pero lo que sí es seguro es que mientras Aridane siga rayando a este nivel, las cosas para los de Jagoba Arrasate no van a cambiar en el área propia.

etiquetas:

Aridane Hernández