_Tenis

Mucho camino por recorrer

Alejandro Pérez @aperezgom 11-07-2018

etiquetas:

Daniel, Martín y Lola son las
cabezas más visibles. Pero detrás hay muchos más. Daniel, Martín y Lola son los
tres mejores tenistas en silla de ruedas en este país y así se lo reconoce la
Real Federación Española de Tenis (RFET) con la entrega de unas becas para sus
carreras profesionales.

La entrega, en el Consejo
Superior de Deportes. Con la recién estrenada en el cargo de Secretaria de
Estado para el Deporte y presidenta del CSD, la ex esquiadora María José Rienda
(primera mujer que accede al cargo) y el presidente de la RFET, Miguel Díaz.

La entrega de las becas coincide
en el tiempo con un momento histórico para el tenis en silla español. Por
primera vez, dos raquetas españolas, a la vez, están situadas en el top15
mundial: Daniel Caverzaschi es 13º y Martín de la Puente 14º. Ambos llevan ya
meses asentados en el top20 y ahora se juntan entre los 15 mejores. Pero
quieren más. Y esta beca es un impulso extraordinario para ello.

Tras el acto de protocolo, nos
sentamos con cada uno de los protagonistas para analizar el momento actual que
vive cada uno en la temporada y las perspectivas de futuro.

Lola Ochoa (Valencia, 1978)
cumplirá 40 años el próximo octubre y lleva media vida en la pista. Cuando Lola
comenzó a jugar (mayo de 1997), a Martín de la Puente le quedaban dos años para
nacer. Para poner en perspectiva la figura de esta tenista valenciana que
compagina su tarea en la pista con su trabajo en el banco Sabadell: «La
gente joven se puede dedicar al tenis al 100% pero cuando yo empecé las ayudas
eran menores y el deportista tiene que trabajar para cuando acabe su carrera.
Me costaba dinero jugar y más en silla de ruedas. Tener trabajo y ser
independiente es fundamental».

La de Valencia explica la
importancia de esta beca recibida y los costes que para ella supone la
competición: «En mi caso esta ayuda cubre a nivel internacional varios
torneos. El presupuesto para mí en un torneo en Europa es de unos 600€ por los
cuatro ó cinco días de competición. Ahí incluyo la inscripción (la cuantía
depende del torneo), billete de avión que desde Valencia es más caro y el
hotel. Ya de torneos fuera de Europa ni hablamos. Este año tengo 11 ó 12 torneos
más entrenamientos y pistas, es un dinero».

El deporte de alta competición es
muy caro, no es ningún secreto. Sin embargo, Ochoa tiene detrás el impulso de
la Fundación Jesús Sierra del grupo Catalana Occidente y entre este patrocinio
y la Federación, «puedo ir tirando».

Más allá del tenis, Ochoa tiene
su vida laboral, en el banco Sabadell: «Se compaginan (vida tenística y
laboral) haciendo maravillas. Usando vacaciones, cogiendo días sueltos en lugar
de todo un mes como la gente normal. Cuando es año Paralímpico (2016) es más
complicado porque necesitamos jugar muchos torneos para clasificarnos».

Martín de la Puente (Vigo, 1999)
es, a sus 19 años recién cumplidos buena parte del presente del tenis en silla
español y en sus hombros recae gran parte de los éxitos de este deporte en la
próxima década (o dos décadas) en nuestro país. Sin llegar a la veintena, ya es
tricampeón de España de tenis en silla y al hablar con él, nunca parecerá que
el interlocutor es un niño que no tiene ni 20 años. Muchas tablas.

«Esta beca nos reconoce los
resultados y nos ayuda a seguir en esta línea y mejorar. Agradecemos a todos
los que lo hacen posible porque nos viene genial para seguir compitiendo y
viajando, que es nuestro trabajo. De no ser por los patrocinadores privados, todos
los gastos de la competición corren de nuestro bolsillo. La vida de un tenista
es viajar y esta ayuda nos viene perfecta para seguir intentándolo, competir
más y llegar más arriba».

El gallego está en su mejor
momento a nivel de clasificación. Número 14 del mundo. Desde hace algún tiempo
le compite a Caverzaschi el título de número 1 español: «Tenemos que
seguir en esta línea de trabajo, los resultados que obtenemos son fruto del
entrenamiento y el trabajo. Los torneos son los indicadores perfectos de
nuestro nivel».

El madrileño Daniel Caverzaschi,
que este miércoles cumple 25 años, es la gran referencia del tenis en silla en
España. Desde hace un tiempo comparte esta responsabilidad con De la Puente y a
ambos les toca la labor de dar visibilidad al deporte. El madrileño sabe de
dónde viene el tenis en silla y, pese a lo mucho avanzado, pide seguir en la
misma línea.

«Estoy muy agradecido por
esta beca de la Federación. Miguel (Díaz, el presidente de la RFET) es el
primer presidente que de verdad ha visto el potencial que tiene el tenis en
silla. Si no lo apoyan, no podemos hacer frente a otros tenistas que en sus
países tienen los gastos pagados».

Para enfatizar aún más en la
importancia de estas ayudas, Caverzaschi viaja dos años atrás: «Hace dos
años iba muy justo de patrocinadores y a nivel económico. Ahora estoy más
tranquilo. Si no fuera por el presidente, yo no estaría hoy aquí. Pero también
es cierto que estamos en pañales respecto a otros países cuyos tenistas tienen
todos los gastos pagados, cuentan con una estructura más profesionalizada y una
Selección con una mejor estructura de entrenamientos y con planes de viajes e
incentivos por resultados. Veo una mejora en los últimos años y estoy muy
agradecido. El tenis en silla es muy caro pero tiene mucho potencial y es
espectacular». Damos fe de ello.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Daniel, Martín y Lola son las
cabezas más visibles. Pero detrás hay muchos más. Daniel, Martín y Lola son los
tres mejores tenistas en silla de ruedas en este país y así se lo reconoce la
Real Federación Española de Tenis (RFET) con la entrega de unas becas para sus
carreras profesionales.

La entrega, en el Consejo
Superior de Deportes. Con la recién estrenada en el cargo de Secretaria de
Estado para el Deporte y presidenta del CSD, la ex esquiadora María José Rienda
(primera mujer que accede al cargo) y el presidente de la RFET, Miguel Díaz.

La entrega de las becas coincide
en el tiempo con un momento histórico para el tenis en silla español. Por
primera vez, dos raquetas españolas, a la vez, están situadas en el top15
mundial: Daniel Caverzaschi es 13º y Martín de la Puente 14º. Ambos llevan ya
meses asentados en el top20 y ahora se juntan entre los 15 mejores. Pero
quieren más. Y esta beca es un impulso extraordinario para ello.

Tras el acto de protocolo, nos
sentamos con cada uno de los protagonistas para analizar el momento actual que
vive cada uno en la temporada y las perspectivas de futuro.

Lola Ochoa (Valencia, 1978)
cumplirá 40 años el próximo octubre y lleva media vida en la pista. Cuando Lola
comenzó a jugar (mayo de 1997), a Martín de la Puente le quedaban dos años para
nacer. Para poner en perspectiva la figura de esta tenista valenciana que
compagina su tarea en la pista con su trabajo en el banco Sabadell: «La
gente joven se puede dedicar al tenis al 100% pero cuando yo empecé las ayudas
eran menores y el deportista tiene que trabajar para cuando acabe su carrera.
Me costaba dinero jugar y más en silla de ruedas. Tener trabajo y ser
independiente es fundamental».

La de Valencia explica la
importancia de esta beca recibida y los costes que para ella supone la
competición: «En mi caso esta ayuda cubre a nivel internacional varios
torneos. El presupuesto para mí en un torneo en Europa es de unos 600€ por los
cuatro ó cinco días de competición. Ahí incluyo la inscripción (la cuantía
depende del torneo), billete de avión que desde Valencia es más caro y el
hotel. Ya de torneos fuera de Europa ni hablamos. Este año tengo 11 ó 12 torneos
más entrenamientos y pistas, es un dinero».

El deporte de alta competición es
muy caro, no es ningún secreto. Sin embargo, Ochoa tiene detrás el impulso de
la Fundación Jesús Sierra del grupo Catalana Occidente y entre este patrocinio
y la Federación, «puedo ir tirando».

Más allá del tenis, Ochoa tiene
su vida laboral, en el banco Sabadell: «Se compaginan (vida tenística y
laboral) haciendo maravillas. Usando vacaciones, cogiendo días sueltos en lugar
de todo un mes como la gente normal. Cuando es año Paralímpico (2016) es más
complicado porque necesitamos jugar muchos torneos para clasificarnos».

Martín de la Puente (Vigo, 1999)
es, a sus 19 años recién cumplidos buena parte del presente del tenis en silla
español y en sus hombros recae gran parte de los éxitos de este deporte en la
próxima década (o dos décadas) en nuestro país. Sin llegar a la veintena, ya es
tricampeón de España de tenis en silla y al hablar con él, nunca parecerá que
el interlocutor es un niño que no tiene ni 20 años. Muchas tablas.

«Esta beca nos reconoce los
resultados y nos ayuda a seguir en esta línea y mejorar. Agradecemos a todos
los que lo hacen posible porque nos viene genial para seguir compitiendo y
viajando, que es nuestro trabajo. De no ser por los patrocinadores privados, todos
los gastos de la competición corren de nuestro bolsillo. La vida de un tenista
es viajar y esta ayuda nos viene perfecta para seguir intentándolo, competir
más y llegar más arriba».

El gallego está en su mejor
momento a nivel de clasificación. Número 14 del mundo. Desde hace algún tiempo
le compite a Caverzaschi el título de número 1 español: «Tenemos que
seguir en esta línea de trabajo, los resultados que obtenemos son fruto del
entrenamiento y el trabajo. Los torneos son los indicadores perfectos de
nuestro nivel».

El madrileño Daniel Caverzaschi,
que este miércoles cumple 25 años, es la gran referencia del tenis en silla en
España. Desde hace un tiempo comparte esta responsabilidad con De la Puente y a
ambos les toca la labor de dar visibilidad al deporte. El madrileño sabe de
dónde viene el tenis en silla y, pese a lo mucho avanzado, pide seguir en la
misma línea.

«Estoy muy agradecido por
esta beca de la Federación. Miguel (Díaz, el presidente de la RFET) es el
primer presidente que de verdad ha visto el potencial que tiene el tenis en
silla. Si no lo apoyan, no podemos hacer frente a otros tenistas que en sus
países tienen los gastos pagados».

Para enfatizar aún más en la
importancia de estas ayudas, Caverzaschi viaja dos años atrás: «Hace dos
años iba muy justo de patrocinadores y a nivel económico. Ahora estoy más
tranquilo. Si no fuera por el presidente, yo no estaría hoy aquí. Pero también
es cierto que estamos en pañales respecto a otros países cuyos tenistas tienen
todos los gastos pagados, cuentan con una estructura más profesionalizada y una
Selección con una mejor estructura de entrenamientos y con planes de viajes e
incentivos por resultados. Veo una mejora en los últimos años y estoy muy
agradecido. El tenis en silla es muy caro pero tiene mucho potencial y es
espectacular». Damos fe de ello.

etiquetas:

_Tenis

Nadal y una oportunidad inédita

David Sánchez @dasanchez__
20-01-2022

_Tenis

Responsabilidad

Alejandro Pérez @aperezgom
13-01-2022