_Selecciones

¿El ‘9’ de España?

David Orenes @david_lrl 13-11-2019

etiquetas:

Álvaro Morata España

Parece que fuera ayer cuando Álvaro Morata despuntaba en el Castilla y buscaba hacerse con un puesto en el Real Madrid de José Mourinho. Desde joven tuvo que romper a base de goles con la etiqueta de futbolista con ‘poca sangre’ y sin aparente talento con la que le tildaban en cada partido. El club blanco no se dio cuenta de su enorme potencial hasta que la Juventus se fijó en él y pagó -por un suplente, ojo- 20 millones de euros. Un año después estaba eliminando a los blancos en semifinales de la Champions con un gol en Turín y otro en el Bernabéu.

Su carrera hasta hoy -27 años- ha sido poco menos que una montaña rusa. Solo ha jugado en grandes equipos (Real Madrid, Juventus, Chelsea, Atlético), en todos con roles distintos, pero siempre dejando un promedio de tantos por tiempo jugado al alcance de pocos. En la Vecchia Signora, aunque no siempre fue titular, dejó exhibiciones para el recuerdo en Champions, competición que apenas olió en el Madrid en el año de su adiós definitivo: marcó 20 goles y el Chelsea pagó por él la friolera cantidad de 66 millones de euros.

En Londres vivió sus peores momentos. En Liga de Campeones solo firmó un gol, curiosamente al Atlético (el primer tanto visitante que se hacía en el nuevo estadio) y en Premier League acabó la segunda vuelta con solo dos anotaciones y aquejado por problemas en la espalda. “No creía ni en mí mismo. En Inglaterra tenía la sensación de que cuando me desmarcaba y mis compañeros me miraban, su sensación era que yo no iba a hacer nada bueno», dijo en COPE. Para rematar la temporada, Lopetegui le dejó fuera del Mundial de Rusia, lo que le llevó a una profunda frustración: «La única cosa que tenía en la cabeza era ir al Mundial, jugar y ser feliz… y al final fui todo lo contrario a feliz».

La trayectoria de Álvaro en la Selección también ha sido de lo más convulsa. Debutó con Del Bosque en noviembre de 2014 y fue alternando convocatorias hasta la Eurocopa de Francia, donde se ganó la titularidad tras un buen amistoso frente a Corea 12 días antes del debut. En el torneo marcó tres goles en cuatro partidos y fue de lo poco positivo de una Selección ya agotada con el seleccionador campeón de Europa y del mundo. Su sustituto, Lopetegui, parecía ser el técnico perfecto para sacar lo mejor de Álvaro, como lo fue en categorías inferiores, y en la segunda mitad de 2017 hizo cinco tantos que le colocaron en el primer puesto de la carrera por el ‘9’ hacia Rusia, justo cuando Julen ya se planteaba el sistema de falso ‘9’ con Isco.

Sin embargo, Morata dejó de tener continuidad en el Chelsea y también en la Roja, faltando a todas las convocatorias -cuatro- antes del Mundial. Luis Enrique le recuperó para los duelos decisivos de la Nations League, donde no consiguió ver puerta saliendo desde el banquillo y España no pudo acceder al cuadro final. Entonces exprimía sus últimos meses en el cuadro blue, con la esperanza de resolver su futuro y firmar por un Atlético que se acabaría convirtiendo en un oasis.

Allí, pese a las críticas iniciales por su reciente madridismo, Álvaro se ganó el respeto a base de goles y numerosos actos de amor rojiblanco. “Firmar por este club ha sido lo mejor que me ha pasado en la vida”, dijo en verano. Su vuelta la Liga fue unida a su vuelta a la Selección, donde marcó tres goles en la fase de clasificación para la Eurocopa antes del parón estival. Una lesión de rodilla frustró su inicio de temporada, además de la expulsión en el derbi y el encontronazo con Salva Sevilla ante el Mallorca. Robert Moreno le dejó fuera de la penúltima convocatoria, algo que no gustó nada al antiguo ‘7’ de España, pero ha sabido reconducir la situación: ha marcado en seis partidos consecutivos con el Atlético y ha recibido -por fin- la ansiada llamada de la Roja.

Llega Álvaro a la Selección con la mejor racha anotadora de su carrera en, probablemente, el peor momento de España y su irremediable búsqueda de un ‘9’. Gerard Moreno, Paco Alcácer, Diego Costa o Rodrigo, además de Oyarzábal como falso punta, no han conseguido convencer del todo, y la Eurocopa de 2020 está a la vuelta de la esquina. El gol fue en el Mundial de Rusia el mayor hándicap de un equipo incapaz de penetrar en las defensas de selecciones como Irán, Marruecos o la anfitriona. Morata, que cuenta con los mejores promedios del combinado nacional (16 goles en 31 partidos) regresa en busca de aprovechar una oportunidad única que le haga acabar con todos los fantasmas del pasado, los suyos y los de España.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Parece que fuera ayer cuando Álvaro Morata despuntaba en el Castilla y buscaba hacerse con un puesto en el Real Madrid de José Mourinho. Desde joven tuvo que romper a base de goles con la etiqueta de futbolista con ‘poca sangre’ y sin aparente talento con la que le tildaban en cada partido. El club blanco no se dio cuenta de su enorme potencial hasta que la Juventus se fijó en él y pagó -por un suplente, ojo- 20 millones de euros. Un año después estaba eliminando a los blancos en semifinales de la Champions con un gol en Turín y otro en el Bernabéu.

Su carrera hasta hoy -27 años- ha sido poco menos que una montaña rusa. Solo ha jugado en grandes equipos (Real Madrid, Juventus, Chelsea, Atlético), en todos con roles distintos, pero siempre dejando un promedio de tantos por tiempo jugado al alcance de pocos. En la Vecchia Signora, aunque no siempre fue titular, dejó exhibiciones para el recuerdo en Champions, competición que apenas olió en el Madrid en el año de su adiós definitivo: marcó 20 goles y el Chelsea pagó por él la friolera cantidad de 66 millones de euros.

En Londres vivió sus peores momentos. En Liga de Campeones solo firmó un gol, curiosamente al Atlético (el primer tanto visitante que se hacía en el nuevo estadio) y en Premier League acabó la segunda vuelta con solo dos anotaciones y aquejado por problemas en la espalda. “No creía ni en mí mismo. En Inglaterra tenía la sensación de que cuando me desmarcaba y mis compañeros me miraban, su sensación era que yo no iba a hacer nada bueno», dijo en COPE. Para rematar la temporada, Lopetegui le dejó fuera del Mundial de Rusia, lo que le llevó a una profunda frustración: «La única cosa que tenía en la cabeza era ir al Mundial, jugar y ser feliz… y al final fui todo lo contrario a feliz».

La trayectoria de Álvaro en la Selección también ha sido de lo más convulsa. Debutó con Del Bosque en noviembre de 2014 y fue alternando convocatorias hasta la Eurocopa de Francia, donde se ganó la titularidad tras un buen amistoso frente a Corea 12 días antes del debut. En el torneo marcó tres goles en cuatro partidos y fue de lo poco positivo de una Selección ya agotada con el seleccionador campeón de Europa y del mundo. Su sustituto, Lopetegui, parecía ser el técnico perfecto para sacar lo mejor de Álvaro, como lo fue en categorías inferiores, y en la segunda mitad de 2017 hizo cinco tantos que le colocaron en el primer puesto de la carrera por el ‘9’ hacia Rusia, justo cuando Julen ya se planteaba el sistema de falso ‘9’ con Isco.

Sin embargo, Morata dejó de tener continuidad en el Chelsea y también en la Roja, faltando a todas las convocatorias -cuatro- antes del Mundial. Luis Enrique le recuperó para los duelos decisivos de la Nations League, donde no consiguió ver puerta saliendo desde el banquillo y España no pudo acceder al cuadro final. Entonces exprimía sus últimos meses en el cuadro blue, con la esperanza de resolver su futuro y firmar por un Atlético que se acabaría convirtiendo en un oasis.

Allí, pese a las críticas iniciales por su reciente madridismo, Álvaro se ganó el respeto a base de goles y numerosos actos de amor rojiblanco. “Firmar por este club ha sido lo mejor que me ha pasado en la vida”, dijo en verano. Su vuelta la Liga fue unida a su vuelta a la Selección, donde marcó tres goles en la fase de clasificación para la Eurocopa antes del parón estival. Una lesión de rodilla frustró su inicio de temporada, además de la expulsión en el derbi y el encontronazo con Salva Sevilla ante el Mallorca. Robert Moreno le dejó fuera de la penúltima convocatoria, algo que no gustó nada al antiguo ‘7’ de España, pero ha sabido reconducir la situación: ha marcado en seis partidos consecutivos con el Atlético y ha recibido -por fin- la ansiada llamada de la Roja.

Llega Álvaro a la Selección con la mejor racha anotadora de su carrera en, probablemente, el peor momento de España y su irremediable búsqueda de un ‘9’. Gerard Moreno, Paco Alcácer, Diego Costa o Rodrigo, además de Oyarzábal como falso punta, no han conseguido convencer del todo, y la Eurocopa de 2020 está a la vuelta de la esquina. El gol fue en el Mundial de Rusia el mayor hándicap de un equipo incapaz de penetrar en las defensas de selecciones como Irán, Marruecos o la anfitriona. Morata, que cuenta con los mejores promedios del combinado nacional (16 goles en 31 partidos) regresa en busca de aprovechar una oportunidad única que le haga acabar con todos los fantasmas del pasado, los suyos y los de España.

etiquetas:

Álvaro Morata España

_Destacado

El azar odia a Alemania

Juanma Perera @juanmaHumilAfic
03-12-2019

_Selecciones

Tonali para Mancini

Joel Sierra @_JoeLSierra_
27-11-2019