_Otros

Mireia Belmonte, la sirena de oro

María Ruiz @Mery_1791 13-04-2018

etiquetas:

Además de hablar de Ruth Beitia y la
selección femenina de fútbol, también tenía cabida esta semana otra de las
deportistas de élite españolas: Mireia Belmonte. Mejor dicho, la sirena de oro.
Y es que la catalana lo volvió a hacer. Pleno dorado en todas las pruebas que
disputó en los XIX Campeonatos de España de Natación. Imparable.

A sus 27 años, el palmarés de la nadadora
va aumentando a medida que disputa cualquier competición. La sexta presea de la
de Badalona la consiguió en su asignatura favorita, 400 estilos, logrando una
de las dos únicas mínimas matinales del último día. Mireia es un no parar de lograr
medallas. Nunca frena. Siempre avanza. Desde la primera vez que se proclamó
campeona del Mundial Júnior en 400 metros estilo libre y 400 metros estilos,
Belmonte ha ido subiendo de forma desorbitada hasta ser conocida como la mejor
nadadora de toda la historia de España.
 

Mireia ha vuelto a demostrar, una vez
más, que aún no ha llegado a su techo particular. Que desde que empezó a
entrenar, allá por 2003 en el Centro de Alto Rendimiento de San Cugat del
Vallés, nunca ha bajado los brazos. La catalana siempre ha rendido, valga la
redundancia, al nivel esperado, es decir, lo que la pequeña Mireia prometía por
aquel entonces, y nunca ha defraudado. En 2008 probó el sabor de unos primeros
Juegos Olímpicos, los de Pekín. No obtuvo suerte. A la segunda, en Londres
2012, consiguió lo que tanto ansiaba ella y España entera, una medalla, la de
plata en 200 metros mariposa. La quinta nadadora del país en conseguir una
presea en unos Juegos Olímpicos. En Río de Janeiro (2016), llegó la recompensa
final con la de oro en esta misma modalidad.
 

La sirena de oro siempre quiere más y,
por ello, ya está pensando en los grandes campeonatos de verano que se
aproximan. A pesar de todos los registros y récords que tiene, la de Badalona
siempre intenta sobreponerse a sí misma y mejorar, o por lo menos igualar, su
marca anterior para no bajar el listón. La sirena de oro no se conforma con
poco y todo lo que nada se convierte en dorado. Esperemos que siga dando más
alegrías a nivel nacional e internacional.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Además de hablar de Ruth Beitia y la
selección femenina de fútbol, también tenía cabida esta semana otra de las
deportistas de élite españolas: Mireia Belmonte. Mejor dicho, la sirena de oro.
Y es que la catalana lo volvió a hacer. Pleno dorado en todas las pruebas que
disputó en los XIX Campeonatos de España de Natación. Imparable.

A sus 27 años, el palmarés de la nadadora
va aumentando a medida que disputa cualquier competición. La sexta presea de la
de Badalona la consiguió en su asignatura favorita, 400 estilos, logrando una
de las dos únicas mínimas matinales del último día. Mireia es un no parar de lograr
medallas. Nunca frena. Siempre avanza. Desde la primera vez que se proclamó
campeona del Mundial Júnior en 400 metros estilo libre y 400 metros estilos,
Belmonte ha ido subiendo de forma desorbitada hasta ser conocida como la mejor
nadadora de toda la historia de España.
 

Mireia ha vuelto a demostrar, una vez
más, que aún no ha llegado a su techo particular. Que desde que empezó a
entrenar, allá por 2003 en el Centro de Alto Rendimiento de San Cugat del
Vallés, nunca ha bajado los brazos. La catalana siempre ha rendido, valga la
redundancia, al nivel esperado, es decir, lo que la pequeña Mireia prometía por
aquel entonces, y nunca ha defraudado. En 2008 probó el sabor de unos primeros
Juegos Olímpicos, los de Pekín. No obtuvo suerte. A la segunda, en Londres
2012, consiguió lo que tanto ansiaba ella y España entera, una medalla, la de
plata en 200 metros mariposa. La quinta nadadora del país en conseguir una
presea en unos Juegos Olímpicos. En Río de Janeiro (2016), llegó la recompensa
final con la de oro en esta misma modalidad.
 

La sirena de oro siempre quiere más y,
por ello, ya está pensando en los grandes campeonatos de verano que se
aproximan. A pesar de todos los registros y récords que tiene, la de Badalona
siempre intenta sobreponerse a sí misma y mejorar, o por lo menos igualar, su
marca anterior para no bajar el listón. La sirena de oro no se conforma con
poco y todo lo que nada se convierte en dorado. Esperemos que siga dando más
alegrías a nivel nacional e internacional.

etiquetas: