_Otros

Márquez: “Para mi familia no soy el campeón del mundo”

Alessandra Roversi @http://www.twitter.com/aleroversi 04-01-2014

etiquetas:

Pedro ANTOLINOS – Días antes de que se oficializara el cierre de La Gaceta, hablé con Marc Márquez para hacer un pequeño balance sobre el mejor año de su vida. El objetivo era que esta entrevista se publicara sobre un papel castigado por la instantaneidad pero el periódico en el que trabajé durante casi tres años no se comió las uvas. Sí que celebró con efusividad el inicio de 2014 un joven piloto que ha roto el viejo tópico que dice que la palabra novato no concuerda con el éxito. Una entrevista con el hombre del pasado 2013, al contrario que el papel, no podía quedar en el olvido, es por ello que Sphera Sports la publica.

Última curva en Valencia. Está a punto de entrar en los libros de historia del motociclismo y la afición clama por usted. ¿Qué se le pasa por la cabeza?
Ni me acuerdo.

No le creo.
De verdad (risas). Fue la vuelta más larga de mi vida y sólo intentaba no caerme. Estuve durante toda la carrera muy concentrado intentando no cometer un error que me costará el Mundial.

Me dijo antes de ganar su primera carrera en MotoGP que no renunciaba a ser tercero. ¿Cuándo creyó que era posible ser campeón?
En Indianápolis, al ver que Jorge y Dani volvían del verano recuperados de sus lesiones y fui capaz de ganarles.

¿Cree que le intentaron poner nervioso con sus declaraciones?
Respeto sus críticas y las escucho. Después, suelo elegir las que me interesan y me ayudan a mejorar.  Las que no, me entran por un oído y me salen por otro.

¿Le felicitaron?
Sí. Tras la carrera se bajaron a la moto y se acercaron a darme la enhorabuena.

¿Pedrosa puede estar dolido por verse superado por un novato?
Él es un grandísimo piloto y mi referencia durante mucho tiempo. Imagino que no debe ser nada fácil verse derrotado, pero admiro cómo es capaz de superarse ante las situaciones adversas y volver a intentarlo año tras año.

Dicen que la mejor imagen del año fue el adelantamiento a Rossi en el 'Sacacorchos'.
No, la mejor imagen fue sin duda en Valencia. Ser campeón del Mundo en España, con tanta gente apoyándote, fue lo más especial.

¿Qué parte de importancia le damos a la moto?
Mucha. Ya dije que fue muy importante al subirme por primera vez y vi que era muy buena moto. Eso me permitió adaptarme muy rápido.

¿Cuál fue la felicitación que más le emocionó?
Todas son especiales. Hay muchas. Me impactó mucho coger el móvil y ver mensajes de gente como Iniesta, Nadal o Piqué. También le doy mucha importancia a las felicitaciones de la familia, ellos siempre están ahí.

Dice su madre que se sigue haciendo la cama.
Siempre. Para mi familia no soy el Campeón del mundo. Soy uno más y sigo haciendo las cosas de siempre. Por ejemplo, como dice, me toca recoger la habitación, o también soy el que prepara la mesa para comer, y mi hermano la recoge.

¿El halago debilita?
Espero que no. Yo sigo siendo el mismo de siempre. Es más, si alguna vez se me ocurre cambiar, en casa ya saben que tienen permiso para darme una colleja y hacerme volver a poner los pies en el suelo.

Y ahora todos quieren estar al lado de Marc.
Bueno, sí que se me acerca más gente. Pero cuando estás con ellos ya sientes si viene para bien o para mal. Tienes que saber diferenciar si viene la gente porque eres Marc, o la que te aprecia simplemente por el hecho de ser Campeón del Mundo.

[Sigue la actualidad del motociclismo en @MotoSphera]

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Pedro ANTOLINOS – Días antes de que se oficializara el cierre de La Gaceta, hablé con Marc Márquez para hacer un pequeño balance sobre el mejor año de su vida. El objetivo era que esta entrevista se publicara sobre un papel castigado por la instantaneidad pero el periódico en el que trabajé durante casi tres años no se comió las uvas. Sí que celebró con efusividad el inicio de 2014 un joven piloto que ha roto el viejo tópico que dice que la palabra novato no concuerda con el éxito. Una entrevista con el hombre del pasado 2013, al contrario que el papel, no podía quedar en el olvido, es por ello que Sphera Sports la publica.

Última curva en Valencia. Está a punto de entrar en los libros de historia del motociclismo y la afición clama por usted. ¿Qué se le pasa por la cabeza?
Ni me acuerdo.

No le creo.
De verdad (risas). Fue la vuelta más larga de mi vida y sólo intentaba no caerme. Estuve durante toda la carrera muy concentrado intentando no cometer un error que me costará el Mundial.

Me dijo antes de ganar su primera carrera en MotoGP que no renunciaba a ser tercero. ¿Cuándo creyó que era posible ser campeón?
En Indianápolis, al ver que Jorge y Dani volvían del verano recuperados de sus lesiones y fui capaz de ganarles.

¿Cree que le intentaron poner nervioso con sus declaraciones?
Respeto sus críticas y las escucho. Después, suelo elegir las que me interesan y me ayudan a mejorar.  Las que no, me entran por un oído y me salen por otro.

¿Le felicitaron?
Sí. Tras la carrera se bajaron a la moto y se acercaron a darme la enhorabuena.

¿Pedrosa puede estar dolido por verse superado por un novato?
Él es un grandísimo piloto y mi referencia durante mucho tiempo. Imagino que no debe ser nada fácil verse derrotado, pero admiro cómo es capaz de superarse ante las situaciones adversas y volver a intentarlo año tras año.

Dicen que la mejor imagen del año fue el adelantamiento a Rossi en el 'Sacacorchos'.
No, la mejor imagen fue sin duda en Valencia. Ser campeón del Mundo en España, con tanta gente apoyándote, fue lo más especial.

¿Qué parte de importancia le damos a la moto?
Mucha. Ya dije que fue muy importante al subirme por primera vez y vi que era muy buena moto. Eso me permitió adaptarme muy rápido.

¿Cuál fue la felicitación que más le emocionó?
Todas son especiales. Hay muchas. Me impactó mucho coger el móvil y ver mensajes de gente como Iniesta, Nadal o Piqué. También le doy mucha importancia a las felicitaciones de la familia, ellos siempre están ahí.

Dice su madre que se sigue haciendo la cama.
Siempre. Para mi familia no soy el Campeón del mundo. Soy uno más y sigo haciendo las cosas de siempre. Por ejemplo, como dice, me toca recoger la habitación, o también soy el que prepara la mesa para comer, y mi hermano la recoge.

¿El halago debilita?
Espero que no. Yo sigo siendo el mismo de siempre. Es más, si alguna vez se me ocurre cambiar, en casa ya saben que tienen permiso para darme una colleja y hacerme volver a poner los pies en el suelo.

Y ahora todos quieren estar al lado de Marc.
Bueno, sí que se me acerca más gente. Pero cuando estás con ellos ya sientes si viene para bien o para mal. Tienes que saber diferenciar si viene la gente porque eres Marc, o la que te aprecia simplemente por el hecho de ser Campeón del Mundo.

[Sigue la actualidad del motociclismo en @MotoSphera]

etiquetas:

_Otros

Jordan Larsson, el hijo del Rey de Reyes

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
28-05-2021

_Otros

The Breakfast

Redacción @SpheraSports
18-05-2021