_Fútbol femenino

Maripaz Vilas: “Yo no vivo una vida normal”

En el último programa de ‘EstrELLAS a escena’ pudimos contar con la presencia de una de las mejores delanteras de la última década en la Primera Iberdrola, nada menos que la futbolista del Betis Maripaz Vilas. Autora de un doblete el pasado fin de semana ante el Madrid CFF (el primero que hace en las filas verdiblancas), lo único negativo del choque es que acabaron perdiendo… ¡4-5!

“La verdad que nunca lo había vivido. Se lo he dicho a mis compañeras. Marcar cuatro goles en tu casa y acabar perdiendo 4-5…Fue un caos. O habla muy bien del ataque de cada equipo o no sé, pero fue un escándalo de partido, nos contó en directo en el canal de Twitch de Sphera Sports. Pese a la derrota, se nota que las sensaciones en el vestuario del Betis han cambiado respecto a la temporada pasada, donde se vivió por momentos un auténtico infierno, rozando el descenso hasta las últimas jornadas. “Lo del año pasado no queremos que vuelva a ocurrir. Hay que forjar un equipo que compita en todos los partidos. No puedes pretender construir una casa por el tejado. Fue un máster para muchas de nosotras. Una lección que nos servirá este año. Yo siempre digo que aprendes más de lo malo que de lo bueno. En el vestuario las derrotas nos duelen muchísimo y aparecen fantasmas del pasado, pero del partido ante el Madrid CFF sacamos positivo que hace mucho que el Betis no marca cuatro goles en un partido. En una situación normal, un partido en el que marcas cuatro goles no se te va”.

Normalizar el problema de la salud mental

Maripaz reconoció en ‘EstrELLAS a escena’ que tuvo que recurrir a un psicólogo la pasada temporada. Salió del Valencia, el equipo de su vida, por la puerta de atrás y sin demasiadas explicaciones por parte del club y tras vivir un año atípico con la pandemia y casi un descenso a Reto Iberdrola. En el Betis, su rendimiento (como el de todo el equipo) se vio mermado y con él sus cifras goleadoras.

“No tengo ningún problema en decirlo, tuve que recurrir el año pasado a un profesional. Porque la situación hizo que se me fuera un poco de las manos controlar mi cabeza. Soy una persona que gestiono bastante bien las emociones. Intento tener la cabeza lo más sana posible porque es lo que ayuda más en lo futbolístico. Pero no era yo, no era feliz. Quieres dar algo pero eres incapaz porque tú misma no eres capaz de controlarte. Yo siempre he dicho que es muy importante la figura del psicólogo en el mundo del deporte”.

Las delanteras viven del gol y por primera vez vimos a una Maripaz Vilas sin los registros de los que había presumido durante toda su carrera. “Por suerte o por desgracia los delanteros justificamos nuestro trabajo por los goles que hacemos. Para mí es injusto. Yo siempre he dicho que mis mejores partidos seguramente han sido cuando no he marcado. El año pasado fue una situación dura en global. El que forma parte de un equipo sabe que también dependes de la gente que tienes alrededor, a no ser que seas Messi. La situación se complicó mucho el año pasado. Yo me lesioné al principio, me costó coger ritmo… Hay cosas que no se ven, es complicado explicarle a la gente que por mucha actitud que le pongas también hay mucho trabajo detrás que hay que hacer cada día”.

Este curso no ha empezado del todo mal, con tres goles y alguna que otra asistencia, siendo junto a Ángela Sosa la futbolista más determinante del equipo. “Espero seguir con esta racha que ayuda mucho al equipo, porque lo más importante para el Betis es sumar puntos, estar en mitad de tabla sin sufrir demasiado”.

Otra de las cosas que no se ven en un deportista son los sacrificios que se hacen día a día, tanto en lo físico como en lo psicológico. “En el deporte de élite es muy complicado, porque vas al límite de todo. Físicamente, yo no recuerdo haber entrenado sin dolor en los últimos años.. Muchas veces nos pinchamos para no sufrir, eso la gente no lo ve. Vas al límite de nutrición, de descanso… Yo no vivo una vida normal. Mi pareja me dice de ir a dar un paseo, y no voy, porque tengo que descansar, mis piernas no responden… Y a nivel mental afecta muchísimo”, explica.

De Pier a Amorós

Una de las grandes razones por las que Maripaz Vilas fichó por el Betis tenía que ver con Pier Cherubino, por entonces el técnico verdiblanco. Los resultados no acompañaron y fue destituido a mitad de curso. “Pier me llamó, me dijo que contaba conmigo, me dio toda su confianza. Yo salía de un Valencia en el que estuve muchos años y quería un proyecto que me ilusionara. Es un tío de puta madre. Su destitución a mi me dolió más a nivel personal, lo hablé con él. Esto es fútbol, vivimos de los resultados, lo que trabajas a veces no sale. Si no funciona algo, hay que cambiarlo. Me dio pena porque además es muy bético, le encanta estar aquí”.

Reconoce que la llegada de Juan Carlos Amorós le puso las cosas difíciles en un primer momento. “Costó al principio. Cuando llegó no sabía quiénes éramos, yo tuve muchas charlas con él. No conocía mi forma de jugar. Yo le dije que tranquilo, que con trabajo me iba a ganar un puesto. Yo entiendo que llegue alguien y apueste por lo que cree que es mejor, un entrenador pone a las que cree que ese domingo pueden ganar el partido”. La gallega consiguió darle la vuelta, hasta el punto de que ahora es indiscutible. ”Le he hecho ver que soy una jugadora que trabaja mucho para el equipo, que es lo que busca él también. Como delantera no me importa sacrificarme en defensa, en realidad es algo que me gusta. A día de hoy tenemos una relación buena, de entrenador-jugadora, y es una persona con la que puedes hablar mucho”.

Reconoce Maripaz que uno de los caminos que podría tomar cuando cuelgue las botas es el de ser entrenadora. “Me encanta el fútbol, lo veo 24/7. Cada vez me gusta más analizar partidos, hablo mucho con el analista del equipo y los entrenadores. Si ellos me piden opinión siempre voy a ser sincera y decir lo que veo. Casi siempre con los entrenadores he tenido buena relación, de poder hablar de fútbol. A ellos les ayuda tener información de dentro del campo, se ven cosas diferentes. Así que es algo que no descarto en el día de mañana, poder dedicarme a ello”. Para eso esperamos que todavía falte mucho. A sus 33 años, todavía no se pone fecha de caducidad. “Yo siempre he dicho que hasta que mi cuerpo o mi cabecita aguanten. Si algo no te ilusiona es mejor no seguir en ese camino. A medida que avanzas en edad, toda jugadora madura y es más inteligente jugando”.

Precisamente es la inteligencia una de las grandes cualidades de la ariete verdiblanca, que sin contar con una estatura elevada presume de marcar goles a pares con la testa, tal y como hizo el pasado fin de semana. “A mí la gente me pregunta por qué remato tanto de cabeza, si soy bajita (risas).Y es algo que me hace mucha gracia, ¿es que solo los altos pueden rematar de cabeza? Tienes que tener buen salto y remate, pero hay que saber a dónde puede ir el balón, adelantarse a la marca… son muchas cosas que a mí me han dado goles”.

15 años de carrera dan para mucho y Maripaz tiene claro que es lo más especial de toda su trayectoria. “La lucha que he ido haciendo para poder cumplir mi sueño desde pequeñita. He querido ser futbolista a toda costa, importandome poco o nada los comentarios de la gente.Y yo digo ahora… ¡qué pena no tener unos años menos y poder disfrutar lo que es ahora el fútbol femenino es España! Pero también pienso en qué bonito haber luchado para que ahora el fútbol femenino sea lo que es”.

Contenido patrocinado por Iberdrola

Imagen de cabecera: @RealBetisFem

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

En el último programa de ‘EstrELLAS a escena’ pudimos contar con la presencia de una de las mejores delanteras de la última década en la Primera Iberdrola, nada menos que la futbolista del Betis Maripaz Vilas. Autora de un doblete el pasado fin de semana ante el Madrid CFF (el primero que hace en las filas verdiblancas), lo único negativo del choque es que acabaron perdiendo… ¡4-5!

“La verdad que nunca lo había vivido. Se lo he dicho a mis compañeras. Marcar cuatro goles en tu casa y acabar perdiendo 4-5…Fue un caos. O habla muy bien del ataque de cada equipo o no sé, pero fue un escándalo de partido, nos contó en directo en el canal de Twitch de Sphera Sports. Pese a la derrota, se nota que las sensaciones en el vestuario del Betis han cambiado respecto a la temporada pasada, donde se vivió por momentos un auténtico infierno, rozando el descenso hasta las últimas jornadas. “Lo del año pasado no queremos que vuelva a ocurrir. Hay que forjar un equipo que compita en todos los partidos. No puedes pretender construir una casa por el tejado. Fue un máster para muchas de nosotras. Una lección que nos servirá este año. Yo siempre digo que aprendes más de lo malo que de lo bueno. En el vestuario las derrotas nos duelen muchísimo y aparecen fantasmas del pasado, pero del partido ante el Madrid CFF sacamos positivo que hace mucho que el Betis no marca cuatro goles en un partido. En una situación normal, un partido en el que marcas cuatro goles no se te va”.

Normalizar el problema de la salud mental

Maripaz reconoció en ‘EstrELLAS a escena’ que tuvo que recurrir a un psicólogo la pasada temporada. Salió del Valencia, el equipo de su vida, por la puerta de atrás y sin demasiadas explicaciones por parte del club y tras vivir un año atípico con la pandemia y casi un descenso a Reto Iberdrola. En el Betis, su rendimiento (como el de todo el equipo) se vio mermado y con él sus cifras goleadoras.

“No tengo ningún problema en decirlo, tuve que recurrir el año pasado a un profesional. Porque la situación hizo que se me fuera un poco de las manos controlar mi cabeza. Soy una persona que gestiono bastante bien las emociones. Intento tener la cabeza lo más sana posible porque es lo que ayuda más en lo futbolístico. Pero no era yo, no era feliz. Quieres dar algo pero eres incapaz porque tú misma no eres capaz de controlarte. Yo siempre he dicho que es muy importante la figura del psicólogo en el mundo del deporte”.

Las delanteras viven del gol y por primera vez vimos a una Maripaz Vilas sin los registros de los que había presumido durante toda su carrera. “Por suerte o por desgracia los delanteros justificamos nuestro trabajo por los goles que hacemos. Para mí es injusto. Yo siempre he dicho que mis mejores partidos seguramente han sido cuando no he marcado. El año pasado fue una situación dura en global. El que forma parte de un equipo sabe que también dependes de la gente que tienes alrededor, a no ser que seas Messi. La situación se complicó mucho el año pasado. Yo me lesioné al principio, me costó coger ritmo… Hay cosas que no se ven, es complicado explicarle a la gente que por mucha actitud que le pongas también hay mucho trabajo detrás que hay que hacer cada día”.

Este curso no ha empezado del todo mal, con tres goles y alguna que otra asistencia, siendo junto a Ángela Sosa la futbolista más determinante del equipo. “Espero seguir con esta racha que ayuda mucho al equipo, porque lo más importante para el Betis es sumar puntos, estar en mitad de tabla sin sufrir demasiado”.

Otra de las cosas que no se ven en un deportista son los sacrificios que se hacen día a día, tanto en lo físico como en lo psicológico. “En el deporte de élite es muy complicado, porque vas al límite de todo. Físicamente, yo no recuerdo haber entrenado sin dolor en los últimos años.. Muchas veces nos pinchamos para no sufrir, eso la gente no lo ve. Vas al límite de nutrición, de descanso… Yo no vivo una vida normal. Mi pareja me dice de ir a dar un paseo, y no voy, porque tengo que descansar, mis piernas no responden… Y a nivel mental afecta muchísimo”, explica.

De Pier a Amorós

Una de las grandes razones por las que Maripaz Vilas fichó por el Betis tenía que ver con Pier Cherubino, por entonces el técnico verdiblanco. Los resultados no acompañaron y fue destituido a mitad de curso. “Pier me llamó, me dijo que contaba conmigo, me dio toda su confianza. Yo salía de un Valencia en el que estuve muchos años y quería un proyecto que me ilusionara. Es un tío de puta madre. Su destitución a mi me dolió más a nivel personal, lo hablé con él. Esto es fútbol, vivimos de los resultados, lo que trabajas a veces no sale. Si no funciona algo, hay que cambiarlo. Me dio pena porque además es muy bético, le encanta estar aquí”.

Reconoce que la llegada de Juan Carlos Amorós le puso las cosas difíciles en un primer momento. “Costó al principio. Cuando llegó no sabía quiénes éramos, yo tuve muchas charlas con él. No conocía mi forma de jugar. Yo le dije que tranquilo, que con trabajo me iba a ganar un puesto. Yo entiendo que llegue alguien y apueste por lo que cree que es mejor, un entrenador pone a las que cree que ese domingo pueden ganar el partido”. La gallega consiguió darle la vuelta, hasta el punto de que ahora es indiscutible. ”Le he hecho ver que soy una jugadora que trabaja mucho para el equipo, que es lo que busca él también. Como delantera no me importa sacrificarme en defensa, en realidad es algo que me gusta. A día de hoy tenemos una relación buena, de entrenador-jugadora, y es una persona con la que puedes hablar mucho”.

Reconoce Maripaz que uno de los caminos que podría tomar cuando cuelgue las botas es el de ser entrenadora. “Me encanta el fútbol, lo veo 24/7. Cada vez me gusta más analizar partidos, hablo mucho con el analista del equipo y los entrenadores. Si ellos me piden opinión siempre voy a ser sincera y decir lo que veo. Casi siempre con los entrenadores he tenido buena relación, de poder hablar de fútbol. A ellos les ayuda tener información de dentro del campo, se ven cosas diferentes. Así que es algo que no descarto en el día de mañana, poder dedicarme a ello”. Para eso esperamos que todavía falte mucho. A sus 33 años, todavía no se pone fecha de caducidad. “Yo siempre he dicho que hasta que mi cuerpo o mi cabecita aguanten. Si algo no te ilusiona es mejor no seguir en ese camino. A medida que avanzas en edad, toda jugadora madura y es más inteligente jugando”.

Precisamente es la inteligencia una de las grandes cualidades de la ariete verdiblanca, que sin contar con una estatura elevada presume de marcar goles a pares con la testa, tal y como hizo el pasado fin de semana. “A mí la gente me pregunta por qué remato tanto de cabeza, si soy bajita (risas).Y es algo que me hace mucha gracia, ¿es que solo los altos pueden rematar de cabeza? Tienes que tener buen salto y remate, pero hay que saber a dónde puede ir el balón, adelantarse a la marca… son muchas cosas que a mí me han dado goles”.

15 años de carrera dan para mucho y Maripaz tiene claro que es lo más especial de toda su trayectoria. “La lucha que he ido haciendo para poder cumplir mi sueño desde pequeñita. He querido ser futbolista a toda costa, importandome poco o nada los comentarios de la gente.Y yo digo ahora… ¡qué pena no tener unos años menos y poder disfrutar lo que es ahora el fútbol femenino es España! Pero también pienso en qué bonito haber luchado para que ahora el fútbol femenino sea lo que es”.

Contenido patrocinado por Iberdrola

Imagen de cabecera: @RealBetisFem