_

Marc Márquez y el guante que no quiso Casey Stoner

Esteban Gómez @MiRondo 12-02-2014

etiquetas:

Nacho GONZÁLEZ

Nacho GONZÁLEZ – 20 años no es nada, decía la canción. Parece que fue ayer cuando Honda y Repsol unieron sus fuerzas en la categoría reina. Fue en 1995, con un trío de pilotos conformado por el australiano Mick Doohan, el español Álex Crivillé y el japonés Shinichi Ito. Por lo tanto, este 2014 será la vigésima temporada de la ‘joint venture’ más prolífica del motociclismo moderno.

La petrolera española se asoció con la marca japonesa cuando esta apenas contaba con cinco títulos de pilotos en la categoría reina. Freddie Spencer había situado a la marca del ala dorada en el palmarés de 500 cc en 1983, y recuperó la corona dos años más tarde. Wayne Gardner en 1987, y Eddie Lawson en 1989 ampliaron la cosecha antes de la llegada de Mick Doohan, que conquistó su primer título en 1994.

El ‘aussie’ ganaría cuatro títulos más de forma consecutiva, ya vestido con los colores de Repsol. No dejó escapar el campeonato hasta 1999, cuando su compañero de equipo, Álex Crivillé, tomó el relevo, convirtiéndose en el primer y único campeón español del medio litro.

La victoria de Kenny Roberts Jr a lomos de la Suzuki en 2000 fue un espejismo, ya que un año después Valentino Rossi se alzó con su única corona de 500 cc, lograda con el equipo satélite ‘Nastro Azzurro’. El propio Rossi firmó con Repsol coincidiendo con la llegada de MotoGP, y en el equipo oficial conquistó los dos primeros mundiales de la nueva categoría.

Nueve títulos en diez años convertían a Honda en la tiránica dominadora del motociclismo mundial, pero la marcha de Valentino a Yamaha les sumió en una preocupante crisis de resultados. En los siete años siguientes, vivieron a la sombra de la marca del diapasón, ganadora de cinco títulos (cuatro de Rossi y uno de Jorge Lorenzo). Incluso Ducati inscribió su nombre en la historia gracias al mágico 2007 de Casey Stoner.

En ese oscuro periodo, solamente Nicky Hayden en 2006 llevó a Honda al lugar al que se había malacostumbrado. El título de Dani Pedrosa no llegaba, y Shuhei Nakamoto buscó un golpe de efecto contratando a Casey Stoner en 2011.


Casey Stoner en Repsol Honda (Marzo 2012) | Getty Images

El talentoso piloto oceánico no tardó en dar la razón al vicepresidente de HRC, haciéndose con el título en su primer año con los colores de Repsol. Atado Márquez para 2013, Nakamoto-san soñaba con una dupla Casey-Marc que dominase el Mundial durante años; pero el anuncio de la retirada del australiano mandó al traste los planes del japonés. Stoner ni siquiera pudo revalidar el cetro, y la esperanza de Honda quedó en manos de la dupla española Pedrosa-Márquez.

La búsqueda de Honda estaba enfocada a tener en sus filas un piloto capaz de dominar la clase reina durante varios años, como hicieron en su día Doohan y Rossi. Al igual que ellos, Stoner logró el título en su primer año vestido de Repsol, pero no quiso conservar el guante que le había lanzado Nakamoto. Ese es el guante que quiere retener Márquez. Crivillé, Hayden y Stoner conocieron la gloria con el Repsol Honda, pero fue un encuentro efímero. Marc quiere convertirse en el tercer gran mito de la marca. Para ello, debe empezar por revalidar su título, algo que en las dos últimas décadas solamente han conseguido dos hombres: Doohan y Rossi. En principio, todo encaja; pero, como siempre, será el asfalto el que separe hombre y mito.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Nacho GONZÁLEZ – 20 años no es nada, decía la canción. Parece que fue ayer cuando Honda y Repsol unieron sus fuerzas en la categoría reina. Fue en 1995, con un trío de pilotos conformado por el australiano Mick Doohan, el español Álex Crivillé y el japonés Shinichi Ito. Por lo tanto, este 2014 será la vigésima temporada de la ‘joint venture’ más prolífica del motociclismo moderno.

La petrolera española se asoció con la marca japonesa cuando esta apenas contaba con cinco títulos de pilotos en la categoría reina. Freddie Spencer había situado a la marca del ala dorada en el palmarés de 500 cc en 1983, y recuperó la corona dos años más tarde. Wayne Gardner en 1987, y Eddie Lawson en 1989 ampliaron la cosecha antes de la llegada de Mick Doohan, que conquistó su primer título en 1994.

El ‘aussie’ ganaría cuatro títulos más de forma consecutiva, ya vestido con los colores de Repsol. No dejó escapar el campeonato hasta 1999, cuando su compañero de equipo, Álex Crivillé, tomó el relevo, convirtiéndose en el primer y único campeón español del medio litro.

La victoria de Kenny Roberts Jr a lomos de la Suzuki en 2000 fue un espejismo, ya que un año después Valentino Rossi se alzó con su única corona de 500 cc, lograda con el equipo satélite ‘Nastro Azzurro’. El propio Rossi firmó con Repsol coincidiendo con la llegada de MotoGP, y en el equipo oficial conquistó los dos primeros mundiales de la nueva categoría.

Nueve títulos en diez años convertían a Honda en la tiránica dominadora del motociclismo mundial, pero la marcha de Valentino a Yamaha les sumió en una preocupante crisis de resultados. En los siete años siguientes, vivieron a la sombra de la marca del diapasón, ganadora de cinco títulos (cuatro de Rossi y uno de Jorge Lorenzo). Incluso Ducati inscribió su nombre en la historia gracias al mágico 2007 de Casey Stoner.

En ese oscuro periodo, solamente Nicky Hayden en 2006 llevó a Honda al lugar al que se había malacostumbrado. El título de Dani Pedrosa no llegaba, y Shuhei Nakamoto buscó un golpe de efecto contratando a Casey Stoner en 2011.


Casey Stoner en Repsol Honda (Marzo 2012) | Getty Images

El talentoso piloto oceánico no tardó en dar la razón al vicepresidente de HRC, haciéndose con el título en su primer año con los colores de Repsol. Atado Márquez para 2013, Nakamoto-san soñaba con una dupla Casey-Marc que dominase el Mundial durante años; pero el anuncio de la retirada del australiano mandó al traste los planes del japonés. Stoner ni siquiera pudo revalidar el cetro, y la esperanza de Honda quedó en manos de la dupla española Pedrosa-Márquez.

La búsqueda de Honda estaba enfocada a tener en sus filas un piloto capaz de dominar la clase reina durante varios años, como hicieron en su día Doohan y Rossi. Al igual que ellos, Stoner logró el título en su primer año vestido de Repsol, pero no quiso conservar el guante que le había lanzado Nakamoto. Ese es el guante que quiere retener Márquez. Crivillé, Hayden y Stoner conocieron la gloria con el Repsol Honda, pero fue un encuentro efímero. Marc quiere convertirse en el tercer gran mito de la marca. Para ello, debe empezar por revalidar su título, algo que en las dos últimas décadas solamente han conseguido dos hombres: Doohan y Rossi. En principio, todo encaja; pero, como siempre, será el asfalto el que separe hombre y mito.

etiquetas:

Nacho GONZÁLEZ

_Champions League

Velocidad crucero

Marcos Pimentel @PimenMarcos77
26-11-2021

_Destacado

Daniel Norris y la vida eterna

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
26-11-2021