_FC Barcelona

Lucha por el trono

Barça y Madrid. Madrid y Barça. Los dos grandes equipos españoles por excelencia. Dos de los conjuntos con más seguidores alrededor del universo. Dos equipos que exponen el mejor fútbol español por los campos europeos. Dos equipos con vitrinas llenas de trofeos. Dos equipos que luchan año tras año para conseguir el trono español y europeo. Pero solo gana uno.

¿Qué podemos esperar del Barcelona y del Real Madrid esta temporada?

Por el bien del fútbol y de la emoción de LaLiga, espero que este año la lucha por el campeonato sea un poco más ajustada que la anterior, en la que el Real Madrid consiguió el título de manera sencilla logrando una diferencia con el Barça de hasta 18 puntos. Es cierto que, desde hace una década, hay otro gran equipo español en la lucha por el título. El Atlético de Madrid del ‘Cholo’ Simeone. De hecho, solamente dos temporadas atrás, los rojiblancos se hicieron con la gloria por delante de Real Madrid y Barcelona. Pero, desde mi punto de vista, creo que los del ‘Cholo’ poco pueden hacer ante las plantillas de los otros dos grandes españoles. Los refuerzos en el Metropolitano han sido nulos, aunque se esperan semanas agitadas en las oficinas del Atlético de Madrid, tanto en nuevas incorporaciones como en salidas de algunos jugadores.

Volvamos al tema. Barça y Madrid nos van a brindar un buen espectáculo esta temporada. Estoy seguro. La llegada de Xavi ha cambiado por completo el dinamismo, la motivación y la ambición del club catalán. Y recordemos que Xavi llegó a mitad de temporada, con un equipo hundido anímicamente tras los malos resultados y tras la salida de su estrella, Leo Messi. Un equipo que parecía imposible levantar, un equipo que se hundía en la clasificación y que ya no aspiraba a ganar, sino a sobrevivir. Una vez finalizada la temporada y con la clasificación para la Champions en el bolsillo, Xavi, Laporta y Mateu Alemany se pusieron manos a la obra para confeccionar una plantilla de ensueño. Ni el ‘culer’ más optimista se esperaba una revolución de tal magnitud: Lewandowski, Raphinha, Kessié, Christensen, Pablo Torre y Koundé -hasta el día de hoy- han firmado por el Barça. Sumando a jóvenes como Gavi, Pedri, Nico González, Ansu Fati, Araújo, Eric García o Ferrán más los ya veteranos Piqué, Busquets o Aubameyang, hacen una plantilla que debe aspirar a todo. Absolutamente a todo. Y están obligados a creérselo. 

El Real Madrid, en cambio, ha tenido un mercado de fichajes mucho más tranquilo que sus eternos rivales. Las llegadas de Rüdiger y Tchouaméni y el rechazo de Mbappé a jugar en el Bernabéu son las grandes noticias de este mercado. Un Madrid que viene de ganar LaLiga de manera aplastante y de ganar la Champions League de manera… ¿inexplicable? Un Madrid que, desde mi punto de vista, se aguanta por tres pilares fundamentales: Courtois, Modrić y Benzema. Tres pilares que, sin lugar a dudas, han marcado la diferencia entre Barcelona y Real Madrid. Porque el Madrid, a ratos, no juega a nada. Juega a que Courtois lo pare absolutamente todo, Modrić de un recital de fútbol, y Benzema ‘enchufe’ todo lo que le caiga a los pies o a la cabeza. En cambio, el Barcelona ha jugado a sobrevivir, como sea. Centros, balonazos… algo poco habitual del famoso ‘ADN’ Barça. Los jugadores, simplemente, no han estado al mismo nivel que sus rivales. Unos tienen a Ter Stegen, otros a Courtois. Unos a Modrić, otros a De Jong (que estaba llamado a ser el jugador diferencial del Barça durante la próxima década), unos tenían a Luuk de Jong o Memphis, y otros a Benzema. Para mí esa es la diferencia. Ni táctica, ni entrenador, ni estilo de juego, ni calendario. Y es muy peligroso para el Real Madrid pensar que puede suceder lo mismo esta temporada.

Después del contundente -y sorprendente- 0 a 4 del Barça en el Bernabéu, ambos conjuntos se volvieron a enfrentar en un amistoso de pretemporada el pasado fin de semana. Los equipos enseñaron sus cartas por primera vez. El Barça sigue mejorando con Xavi al mando. Se empiezan a notar los cambios en el estilo, la presión, la automatización de los movimientos de los jugadores, todo. Se nota. Si el entrenador catalán logra pulir algunos desajustes en defensa -los laterales- y en la zona del centro del campo, este Barça sí que da miedo. Este Barça es muy diferente al que vimos la última temporada. El Madrid, en cambio, no supo contrarrestar la intensa presión que ejercían los ‘culers’, que, sin duda, parecían mucho mas motivados a ganar a sus rivales, y finalmente lo hicieron por 0-1 con gol del nuevo fichaje: Raphinha.

Además de la idea de Xavi, los nuevos fichajes son una pieza fundamental de la subida de nivel del FC Barcelona. Lewandowski, Koundé y Raphinha, para mí, son piezas fundamentales para el presente y futuro de los azulgranas: el primero te asegura una base sólida de goles, un mínimo de 20 goles cada una de las próximas dos temporadas. Koundé sirve para dar descanso a jugadores como Araújo o para formar pareja de centrales junto al uruguayo. Incluso el francés es muy útil si Xavi decide jugar con defensa de tres o también puede usarlo como comodín en el lateral derecho, posición muy débil desde la salida de Dani Alves en 2016. Raphinha sirve, sobretodo, para avisar a Ansu Fati, Ferrán y Dembélé de que las titularidades se ganan. Ya nadie juega por decreto. Además de que el brasileño es un jugador excelente que, si fuera por mí, tendría un sitio asegurado en el once titular del Barcelona.

Pero no todo es fichajes y nombres. El factor más importante del fútbol es la mente. La cabeza. Y en eso el Real Madrid es el rey. Da igual si han fichado, si no, si sus jugadores son mayores, o si son jóvenes. Siempre compiten y nunca se puede dar por muerto al rey de Europa. Y la pasada edición de la Champions League se ha podido comprobar perfectamente que el Madrid es el mejor. Siempre motivados, siempre con ganas de ganar a pesar de que sus jugadores lo hayan conseguido todo . Y eso es mérito de Carlo Ancelotti, un gran entrenador y un gran gestor de grupo.

Veremos que espectáculo nos depara esta temporada. Ya estoy nervioso. Quiero verlos competir cara a cara. Volver a la época en que cada ‘clásico’ significaba una Liga. Y ojalá ambos equipos puedan encontrarse en Europa, en una semifinal de Champions, o en una final, que ya toca. Este Barça y este Madrid son, para mí, los equipos con mejor plantilla de Europa (obviando al PSG, que a pesar de tener mejor plantilla, jamás podrá competir con los dos gigantes españoles). Brindemos, entonces, por una temporada histórica y por poder presenciar dos -o más- ‘clásicos’ únicos. Que esto no acabe nunca.

Imagen de cabecera: FC Barcelona

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Barça y Madrid. Madrid y Barça. Los dos grandes equipos españoles por excelencia. Dos de los conjuntos con más seguidores alrededor del universo. Dos equipos que exponen el mejor fútbol español por los campos europeos. Dos equipos con vitrinas llenas de trofeos. Dos equipos que luchan año tras año para conseguir el trono español y europeo. Pero solo gana uno.

¿Qué podemos esperar del Barcelona y del Real Madrid esta temporada?

Por el bien del fútbol y de la emoción de LaLiga, espero que este año la lucha por el campeonato sea un poco más ajustada que la anterior, en la que el Real Madrid consiguió el título de manera sencilla logrando una diferencia con el Barça de hasta 18 puntos. Es cierto que, desde hace una década, hay otro gran equipo español en la lucha por el título. El Atlético de Madrid del ‘Cholo’ Simeone. De hecho, solamente dos temporadas atrás, los rojiblancos se hicieron con la gloria por delante de Real Madrid y Barcelona. Pero, desde mi punto de vista, creo que los del ‘Cholo’ poco pueden hacer ante las plantillas de los otros dos grandes españoles. Los refuerzos en el Metropolitano han sido nulos, aunque se esperan semanas agitadas en las oficinas del Atlético de Madrid, tanto en nuevas incorporaciones como en salidas de algunos jugadores.

Volvamos al tema. Barça y Madrid nos van a brindar un buen espectáculo esta temporada. Estoy seguro. La llegada de Xavi ha cambiado por completo el dinamismo, la motivación y la ambición del club catalán. Y recordemos que Xavi llegó a mitad de temporada, con un equipo hundido anímicamente tras los malos resultados y tras la salida de su estrella, Leo Messi. Un equipo que parecía imposible levantar, un equipo que se hundía en la clasificación y que ya no aspiraba a ganar, sino a sobrevivir. Una vez finalizada la temporada y con la clasificación para la Champions en el bolsillo, Xavi, Laporta y Mateu Alemany se pusieron manos a la obra para confeccionar una plantilla de ensueño. Ni el ‘culer’ más optimista se esperaba una revolución de tal magnitud: Lewandowski, Raphinha, Kessié, Christensen, Pablo Torre y Koundé -hasta el día de hoy- han firmado por el Barça. Sumando a jóvenes como Gavi, Pedri, Nico González, Ansu Fati, Araújo, Eric García o Ferrán más los ya veteranos Piqué, Busquets o Aubameyang, hacen una plantilla que debe aspirar a todo. Absolutamente a todo. Y están obligados a creérselo. 

El Real Madrid, en cambio, ha tenido un mercado de fichajes mucho más tranquilo que sus eternos rivales. Las llegadas de Rüdiger y Tchouaméni y el rechazo de Mbappé a jugar en el Bernabéu son las grandes noticias de este mercado. Un Madrid que viene de ganar LaLiga de manera aplastante y de ganar la Champions League de manera… ¿inexplicable? Un Madrid que, desde mi punto de vista, se aguanta por tres pilares fundamentales: Courtois, Modrić y Benzema. Tres pilares que, sin lugar a dudas, han marcado la diferencia entre Barcelona y Real Madrid. Porque el Madrid, a ratos, no juega a nada. Juega a que Courtois lo pare absolutamente todo, Modrić de un recital de fútbol, y Benzema ‘enchufe’ todo lo que le caiga a los pies o a la cabeza. En cambio, el Barcelona ha jugado a sobrevivir, como sea. Centros, balonazos… algo poco habitual del famoso ‘ADN’ Barça. Los jugadores, simplemente, no han estado al mismo nivel que sus rivales. Unos tienen a Ter Stegen, otros a Courtois. Unos a Modrić, otros a De Jong (que estaba llamado a ser el jugador diferencial del Barça durante la próxima década), unos tenían a Luuk de Jong o Memphis, y otros a Benzema. Para mí esa es la diferencia. Ni táctica, ni entrenador, ni estilo de juego, ni calendario. Y es muy peligroso para el Real Madrid pensar que puede suceder lo mismo esta temporada.

Después del contundente -y sorprendente- 0 a 4 del Barça en el Bernabéu, ambos conjuntos se volvieron a enfrentar en un amistoso de pretemporada el pasado fin de semana. Los equipos enseñaron sus cartas por primera vez. El Barça sigue mejorando con Xavi al mando. Se empiezan a notar los cambios en el estilo, la presión, la automatización de los movimientos de los jugadores, todo. Se nota. Si el entrenador catalán logra pulir algunos desajustes en defensa -los laterales- y en la zona del centro del campo, este Barça sí que da miedo. Este Barça es muy diferente al que vimos la última temporada. El Madrid, en cambio, no supo contrarrestar la intensa presión que ejercían los ‘culers’, que, sin duda, parecían mucho mas motivados a ganar a sus rivales, y finalmente lo hicieron por 0-1 con gol del nuevo fichaje: Raphinha.

Además de la idea de Xavi, los nuevos fichajes son una pieza fundamental de la subida de nivel del FC Barcelona. Lewandowski, Koundé y Raphinha, para mí, son piezas fundamentales para el presente y futuro de los azulgranas: el primero te asegura una base sólida de goles, un mínimo de 20 goles cada una de las próximas dos temporadas. Koundé sirve para dar descanso a jugadores como Araújo o para formar pareja de centrales junto al uruguayo. Incluso el francés es muy útil si Xavi decide jugar con defensa de tres o también puede usarlo como comodín en el lateral derecho, posición muy débil desde la salida de Dani Alves en 2016. Raphinha sirve, sobretodo, para avisar a Ansu Fati, Ferrán y Dembélé de que las titularidades se ganan. Ya nadie juega por decreto. Además de que el brasileño es un jugador excelente que, si fuera por mí, tendría un sitio asegurado en el once titular del Barcelona.

Pero no todo es fichajes y nombres. El factor más importante del fútbol es la mente. La cabeza. Y en eso el Real Madrid es el rey. Da igual si han fichado, si no, si sus jugadores son mayores, o si son jóvenes. Siempre compiten y nunca se puede dar por muerto al rey de Europa. Y la pasada edición de la Champions League se ha podido comprobar perfectamente que el Madrid es el mejor. Siempre motivados, siempre con ganas de ganar a pesar de que sus jugadores lo hayan conseguido todo . Y eso es mérito de Carlo Ancelotti, un gran entrenador y un gran gestor de grupo.

Veremos que espectáculo nos depara esta temporada. Ya estoy nervioso. Quiero verlos competir cara a cara. Volver a la época en que cada ‘clásico’ significaba una Liga. Y ojalá ambos equipos puedan encontrarse en Europa, en una semifinal de Champions, o en una final, que ya toca. Este Barça y este Madrid son, para mí, los equipos con mejor plantilla de Europa (obviando al PSG, que a pesar de tener mejor plantilla, jamás podrá competir con los dos gigantes españoles). Brindemos, entonces, por una temporada histórica y por poder presenciar dos -o más- ‘clásicos’ únicos. Que esto no acabe nunca.

Imagen de cabecera: FC Barcelona