_Polideportivo

Los nueve mosqueteros de la esgrima

Borja Pardo @Borja_Pardo 18-07-2014

etiquetas:

David FERNÁNDEZ Durante esta semana y la que viene se celebra en Kazán (Rusia) el 76º campeonato del mundo de esgrima. En las tres armas, en las dos modalidades (individual y por equipos) y en las dos categorías (masculina y femenina). En total serán doce pruebas y nadie ganará el título en armas distintas.

La especialización hace imposible que, en la actualidad, alguien compita en más de un arma al altísimo nivel. Pero antes ocurría con asiduidad y son varios, nueve en concreto, todos hombres, quienes se han llevado medalla individual en dos armas.

ESPADA Y SABLE
Los tres casos en estas dos armas se remontan a las primeras ediciones del campeonato, los años 20 del pasado siglo.

El pionero fue el neerlandés Adriaan de Jong que llegó al Mundial de La Haya de 1923 como campeón mundial de sable y repitió su título. Y, además, fue el subcampeón de espada. De Jong es, junto a la nadadora alemana Antje Buschschulte y el atleta canadiense Phil Edwards los deportistas con más medallas olímpicas siendo todas de bronce (cinco).

En ese misma edición de 1923 el también neerlandés Henri Wynoldy-Daniels logró el bronce en sable tras haber sido tercero en espada en el primer Mundial de la historia, Paris 1921.

Al igual que Wynoldy-Daniels el belga Léon Tom logró medalla en dos armas pero ninguna fue de oro. Tom fue bronce en sable en 1922 y de nuevo bronce en espada en 1926.

ESPADA Y FLORETE
Philippe Cattiau hizo historia por partida doble. Su primera medalla fue de plata en florete en 1927 y su primer título llegó en espada en 1929. Como en esa misma edición de Nápoles 1929 fue subcampeón en florete, también fue el primero en lograr medallas en armas distintas en un mismo Mundial. Cattiau, junto al también tirador Roger Ducret, es el deportista francés con más medallas olímpicas de la historia (ocho).

La leyenda italiana Edoardo Mangiarotti (ganador de 13 medallas olímpicas, record del país) consiguió 9 preseas en los Mundiales, cinco en florete y cuatro en espada, pero también se quedó sin ganar ambos títulos porque solo fue campeón en espada (1951 y 1954). Curiosamente fue en esas dos ediciones donde el menor de los hermanos Mangiarotti logró medalla en florete, las dos veces de plata.

El británico Allan Jay, en Budapest 1959, también se subió dos veces al podio logrando el oro en florete y la plata en espada. Dos años antes había sido bronce en florete. Jay es el último tirador capaz de subirse al podio mundial de dos armas diferentes y el único que lo ha hecho y sigue vivo.

FLORETE Y SABLE
Solo tres tiradores, todos ellos italianos, han podido obtener una medalla mundialista en ambas armas. El primero fue el toscano Gustavo Marzi que consiguió siete medallas en siete Mundiales distintos y solamente un título. En sable Marzi fue plata en 1929 y 1933 mientras que en florete tras 4 intentos fallidos (platas en 1930, 1931 y 1934 y bronce en 1935) se hizo con el título que llevaba tanto tiempo persiguiendo en Paris 1937.

Tras Marzi llegó el romano Giulio Gaudini, campeón en florete en 1930. Luego Gaudini se convirtió en la única persona en lograr medalla en armas distintas en dos Mundiales consecutivos al ser plata en florete y bronce en sable en Copenhague 1933 y oro en florete y plata en sable en Varsovia 1934.

Y queda otro romano, Renzo Nostini, plata en 1949 y oro en 1950 en florete y bronce en sable en 1955.

EL RETO PENDIENTE
No se puede prever el futuro a largo plazo de ningún deporte, pero si se mantiene la tendencia actual (que viene de 50 años atrás) de especialización en un solo arma, será imposible que alguien gane el oro en armas distintas porque cuando las condiciones eran propicias para ello ninguno de estos nueve mosqueteros pudo conseguirlo.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

David FERNÁNDEZ Durante esta semana y la que viene se celebra en Kazán (Rusia) el 76º campeonato del mundo de esgrima. En las tres armas, en las dos modalidades (individual y por equipos) y en las dos categorías (masculina y femenina). En total serán doce pruebas y nadie ganará el título en armas distintas.

La especialización hace imposible que, en la actualidad, alguien compita en más de un arma al altísimo nivel. Pero antes ocurría con asiduidad y son varios, nueve en concreto, todos hombres, quienes se han llevado medalla individual en dos armas.

ESPADA Y SABLE
Los tres casos en estas dos armas se remontan a las primeras ediciones del campeonato, los años 20 del pasado siglo.

El pionero fue el neerlandés Adriaan de Jong que llegó al Mundial de La Haya de 1923 como campeón mundial de sable y repitió su título. Y, además, fue el subcampeón de espada. De Jong es, junto a la nadadora alemana Antje Buschschulte y el atleta canadiense Phil Edwards los deportistas con más medallas olímpicas siendo todas de bronce (cinco).

En ese misma edición de 1923 el también neerlandés Henri Wynoldy-Daniels logró el bronce en sable tras haber sido tercero en espada en el primer Mundial de la historia, Paris 1921.

Al igual que Wynoldy-Daniels el belga Léon Tom logró medalla en dos armas pero ninguna fue de oro. Tom fue bronce en sable en 1922 y de nuevo bronce en espada en 1926.

ESPADA Y FLORETE
Philippe Cattiau hizo historia por partida doble. Su primera medalla fue de plata en florete en 1927 y su primer título llegó en espada en 1929. Como en esa misma edición de Nápoles 1929 fue subcampeón en florete, también fue el primero en lograr medallas en armas distintas en un mismo Mundial. Cattiau, junto al también tirador Roger Ducret, es el deportista francés con más medallas olímpicas de la historia (ocho).

La leyenda italiana Edoardo Mangiarotti (ganador de 13 medallas olímpicas, record del país) consiguió 9 preseas en los Mundiales, cinco en florete y cuatro en espada, pero también se quedó sin ganar ambos títulos porque solo fue campeón en espada (1951 y 1954). Curiosamente fue en esas dos ediciones donde el menor de los hermanos Mangiarotti logró medalla en florete, las dos veces de plata.

El británico Allan Jay, en Budapest 1959, también se subió dos veces al podio logrando el oro en florete y la plata en espada. Dos años antes había sido bronce en florete. Jay es el último tirador capaz de subirse al podio mundial de dos armas diferentes y el único que lo ha hecho y sigue vivo.

FLORETE Y SABLE
Solo tres tiradores, todos ellos italianos, han podido obtener una medalla mundialista en ambas armas. El primero fue el toscano Gustavo Marzi que consiguió siete medallas en siete Mundiales distintos y solamente un título. En sable Marzi fue plata en 1929 y 1933 mientras que en florete tras 4 intentos fallidos (platas en 1930, 1931 y 1934 y bronce en 1935) se hizo con el título que llevaba tanto tiempo persiguiendo en Paris 1937.

Tras Marzi llegó el romano Giulio Gaudini, campeón en florete en 1930. Luego Gaudini se convirtió en la única persona en lograr medalla en armas distintas en dos Mundiales consecutivos al ser plata en florete y bronce en sable en Copenhague 1933 y oro en florete y plata en sable en Varsovia 1934.

Y queda otro romano, Renzo Nostini, plata en 1949 y oro en 1950 en florete y bronce en sable en 1955.

EL RETO PENDIENTE
No se puede prever el futuro a largo plazo de ningún deporte, pero si se mantiene la tendencia actual (que viene de 50 años atrás) de especialización en un solo arma, será imposible que alguien gane el oro en armas distintas porque cuando las condiciones eran propicias para ello ninguno de estos nueve mosqueteros pudo conseguirlo.

etiquetas:

_Destacado

El arte de la gimnasia española

David Orenes @david_lrl
23-07-2021

_Atletismo

22 mujeres, 22 sueños

David Orenes @david_lrl
19-07-2021