_Fútbol Internacional

Los Diablos vuelven a casa

Terminó el partido entre Croacia y Bélgica y con él, la andadura de Los Diablos Rojos en Qatar. Los de Roberto Martínez no pasaron de fase de grupos. Un conjunto lleno de estrellas que no supo jugar como equipo y que tuvo conflictos internos. Croacia sigue adelante como segunda de grupo.

Los belgas no supieron materializar las innumerables ocasiones que tuvieron. Un frente de ataque que revivió Dries Mertens en el primer tiempo y que después pasó a manos de Romelu Lukaku. Por otro lado, los vigentes subcampeones no necesitaron llegar a la potería de Courtois para amarrar el partido.

El once inicial de Bélgica sorprendió. Ni Lukaku ni los hermanos Hazard salieron de inicio en un partido tan importante. A fin de cuentas, se jugaban el pase para los octavos de final de una Copa del Mundo. Los belgas notaron estas ausencias, pues el equipo croata salió muy enchufado. Tenían el control del esférico pero no generaban peligro.

Sin embargo, Yannick Carrasco provocó un penalti en el minuto 15 de partido. Era el segundo que cometía en el Mundial, pero el destino tenía otros planes. El colegiado del partido revisó en el VAR la jugada y cambió de opinión. Se anuló el penalti por fuera de juego previo. Un fuera de juego milimétrico, imposible de percibir para el ojo humano. Que estas acciones de offside sean revisadas es absurdo. ¿Qué ventaja saca un jugador por estar uno, dos o tres milímetros adelantado?

Ya en la segunda mitad entró Lukaku. Con él en el terreno de juego el equipo creció y no dejó de atacar, pero no era su día. Yannick Carrasco tuvo un mano a mano con el portero croata, el balón salió rechazado y Lukaku la envió al palo. Dos minutos más tarde, el delantero del Inter remató de cabeza a portería vacía y envió el balón demasiado alto.

Las oportunidades llegaban y llegaban, pero Los Diablos Rojos tenían a Joško Gvardiol, el ángel de la guarda croata, que sacó un balón de dentro del área que parecía que Lukaku iba a rematar a placer. Si no llegaba a estar el defensa del RB Leipzig, Lukaku habría marcado con casi toda seguridad y habría clasificado a los suyos, pero no fue así.

El partido terminó con empate a cero. Croacia se clasificó como segundos de grupo con cinco puntos, por detrás de Marruecos, que terminó con siete. Bélgica queda eliminada después de una mala fase clasificatoria.  

Imagen de cabecera: GettyImages

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Terminó el partido entre Croacia y Bélgica y con él, la andadura de Los Diablos Rojos en Qatar. Los de Roberto Martínez no pasaron de fase de grupos. Un conjunto lleno de estrellas que no supo jugar como equipo y que tuvo conflictos internos. Croacia sigue adelante como segunda de grupo.

Los belgas no supieron materializar las innumerables ocasiones que tuvieron. Un frente de ataque que revivió Dries Mertens en el primer tiempo y que después pasó a manos de Romelu Lukaku. Por otro lado, los vigentes subcampeones no necesitaron llegar a la potería de Courtois para amarrar el partido.

El once inicial de Bélgica sorprendió. Ni Lukaku ni los hermanos Hazard salieron de inicio en un partido tan importante. A fin de cuentas, se jugaban el pase para los octavos de final de una Copa del Mundo. Los belgas notaron estas ausencias, pues el equipo croata salió muy enchufado. Tenían el control del esférico pero no generaban peligro.

Sin embargo, Yannick Carrasco provocó un penalti en el minuto 15 de partido. Era el segundo que cometía en el Mundial, pero el destino tenía otros planes. El colegiado del partido revisó en el VAR la jugada y cambió de opinión. Se anuló el penalti por fuera de juego previo. Un fuera de juego milimétrico, imposible de percibir para el ojo humano. Que estas acciones de offside sean revisadas es absurdo. ¿Qué ventaja saca un jugador por estar uno, dos o tres milímetros adelantado?

Ya en la segunda mitad entró Lukaku. Con él en el terreno de juego el equipo creció y no dejó de atacar, pero no era su día. Yannick Carrasco tuvo un mano a mano con el portero croata, el balón salió rechazado y Lukaku la envió al palo. Dos minutos más tarde, el delantero del Inter remató de cabeza a portería vacía y envió el balón demasiado alto.

Las oportunidades llegaban y llegaban, pero Los Diablos Rojos tenían a Joško Gvardiol, el ángel de la guarda croata, que sacó un balón de dentro del área que parecía que Lukaku iba a rematar a placer. Si no llegaba a estar el defensa del RB Leipzig, Lukaku habría marcado con casi toda seguridad y habría clasificado a los suyos, pero no fue así.

El partido terminó con empate a cero. Croacia se clasificó como segundos de grupo con cinco puntos, por detrás de Marruecos, que terminó con siete. Bélgica queda eliminada después de una mala fase clasificatoria.  

Imagen de cabecera: GettyImages

_Inglaterra

Todo va sobre ruedas

Daniel Fernández-Pacheco @DFPV96
26-01-2023

_Italia

Evitar la ‘vendetta’

Marcos Pimentel @PimenMarcos77
25-01-2023