_Otros

Lo que fue y lo que pudo ser

Edu Rodríguez @EduRodri1996 06-09-2018

etiquetas:

Paco Alcácer no ha cumplido con las expectativas durante sus dos temporadas como azulgrana. Tampoco lo tuvo fácil en una etapa marcada por la falta de oportunidades y, consecuentemente, de confianza. Como la situación no tenía pinta de mejorar, decidió hacer las maletas e irse a Alemania. En Dortmund, intentará volver a sentirse protagonista y demostrar el futbolista qué es.

Se sacrificó a Munir por Alcácer y ahora se han intercambiado los papeles. Su trabajo en Valencia le llevó a ganarse una oportunidad de esas que solo aparecen una vez en la vida. Sacrificó el cariño de su afición y el proyecto del conjunto che para llegar al Barcelona, consciente de que pese a que cada minuto le costaría su peso en oro optaría a todos los títulos.

En dos temporadas como azulgrana, Alcácer ha disputado 51 partidos en los que ha sumado 15 goles y 8 asistencias para una Liga y dos Copas. Para ponerlo en contexto, en la 15/16 en Valencia sumó los mismos registros en 46 partidos. Por tanto, los números no son malos. La sensación, en cambio, es que se le ha desaprovechado.

A Alcácer le ha faltado regularidad y le ha perjudicado coincidir con un Luis Suárez al que le cuesta perdonar minutos. Él era consciente de que el riesgo existía y se arriesgó. La jugada, como salta a la vista, no le salió bien. Salió cruz, pero pudo salir cara. De Alcácer se recordarán pocas noches, pero difícilmente se olvidará su doblete decisivo contra el Sevilla la temporada pasada en el Camp Nou. Ese partido muestra lo que Alcácer podría haber sido con minutos y confianza, un delantero útil con una gran definición al primer toque que podría haber revolucionado cualquier partido.

Para el uso que se le ha dado, su fichaje fue innecesario. Para jugar minutos de la basura y apenas ser titular, mejor apostar por gente de casa. Si fichas a Alcácer debes ser valiente y ponerle. Si no lo haces, tampoco esperes que el jugador te responda. Los delanteros son una especie rara que dependen, en gran medida, del grado de confianza con el que estén. Si no se sienten importantes difícilmente responderán. Alcácer nunca se sintió protagonista, no rindió a su mejor nivel y el Barcelona ha perdido la oportunidad de sacar jugo de un delantero que volverá a dar que hablar en Alemania.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Paco Alcácer no ha cumplido con las expectativas durante sus dos temporadas como azulgrana. Tampoco lo tuvo fácil en una etapa marcada por la falta de oportunidades y, consecuentemente, de confianza. Como la situación no tenía pinta de mejorar, decidió hacer las maletas e irse a Alemania. En Dortmund, intentará volver a sentirse protagonista y demostrar el futbolista qué es.

Se sacrificó a Munir por Alcácer y ahora se han intercambiado los papeles. Su trabajo en Valencia le llevó a ganarse una oportunidad de esas que solo aparecen una vez en la vida. Sacrificó el cariño de su afición y el proyecto del conjunto che para llegar al Barcelona, consciente de que pese a que cada minuto le costaría su peso en oro optaría a todos los títulos.

En dos temporadas como azulgrana, Alcácer ha disputado 51 partidos en los que ha sumado 15 goles y 8 asistencias para una Liga y dos Copas. Para ponerlo en contexto, en la 15/16 en Valencia sumó los mismos registros en 46 partidos. Por tanto, los números no son malos. La sensación, en cambio, es que se le ha desaprovechado.

A Alcácer le ha faltado regularidad y le ha perjudicado coincidir con un Luis Suárez al que le cuesta perdonar minutos. Él era consciente de que el riesgo existía y se arriesgó. La jugada, como salta a la vista, no le salió bien. Salió cruz, pero pudo salir cara. De Alcácer se recordarán pocas noches, pero difícilmente se olvidará su doblete decisivo contra el Sevilla la temporada pasada en el Camp Nou. Ese partido muestra lo que Alcácer podría haber sido con minutos y confianza, un delantero útil con una gran definición al primer toque que podría haber revolucionado cualquier partido.

Para el uso que se le ha dado, su fichaje fue innecesario. Para jugar minutos de la basura y apenas ser titular, mejor apostar por gente de casa. Si fichas a Alcácer debes ser valiente y ponerle. Si no lo haces, tampoco esperes que el jugador te responda. Los delanteros son una especie rara que dependen, en gran medida, del grado de confianza con el que estén. Si no se sienten importantes difícilmente responderán. Alcácer nunca se sintió protagonista, no rindió a su mejor nivel y el Barcelona ha perdido la oportunidad de sacar jugo de un delantero que volverá a dar que hablar en Alemania.

etiquetas:

_Otros

Proyectos que suman

Sara Giménez @_SaraGimenez
22-12-2021

_Otros

La mentira de Serdar Çoban

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
17-12-2021