_Otros

LEYENDA O FRACASO

José Miguel Capel @JCapCar 18-05-2018

etiquetas:

El peso de la historia. Un horizonte cercano próximo al
paraíso aunque separado del fracaso por una delgada línea roja. El ‘Red’ de un
Liverpool que conserva el honor de permanecer figurando como último rival capaz
de derrotar al Real Madrid en una final de Copa de Europa. Desde entonces, seis
apariciones en la cita más importante a nivel de clubes y todas ellas convertidas
en título. La moneda está cayendo de cara, aunque la lógica invita a pensar que
alguna saldrá cruz.

Una vez más, como la mayoría en esta
época dorada, el conjunto blanco se presentará en la final tras una temporada
irregular en territorio doméstico. Una zona en la que la motivación bucea a
niveles muy inferiores a la europea. Toca despedir la temporada en Liga en
Villarreal, en el Estadio de La Cerámica, ya sin nada en juego, tras un
campeonato tirado por la borda hace meses ya, con la fragilidad del nombre del feudo
castellonense. La lógica invita a pensar que lo hará Zidane reservando a
aquellos que defenderán en Kiev el sentido de una temporada que en un solo
partido encontrará calificativo: leyenda o fracaso.

Es la consecuencia lógica de la grandeza de un club exigido
por su historia, por su palmarés. Porque en el Real Madrid no basta con vencer,
sino que hay que hacerlo siempre. O intentarlo hasta la orilla. Y esta
temporada no lo hizo en Liga ni en Copa. Porque no es suficiente liderar el
campeonato liguero, como bien ha de recordar Radomir Antic. En la presente
temporada, aún no se ganó nada y el juego solo fue el que se espera en momentos
puntuales. El equipo lo fío todo a la Champions. Ha alcanzado la final, sí,
pero eso no basta. Hay que ganarla.

Solo un encuentro tendrá la potestad de evaluar toda una
temporada. La victoria convertirá al equipo en Leyenda, obvio. Tres títulos
consecutivos y cuatro en las últimas cinco temporadas no tendrían discusión
para tal afirmación. La derrota acercaría la tempestad al Bernabéu. Desataría
tormentas, activaría los méritos del eterno rival en feudo nacional y provocaría
temblor de cimientos en La Castellana.

Solo una semana nos separa del desenlace. Una espera tensa
hacia un escenario que medirá la personalidad de un equipo acostumbrado al
éxito. Y antes, última parada liguera en La Cerámica.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

El peso de la historia. Un horizonte cercano próximo al
paraíso aunque separado del fracaso por una delgada línea roja. El ‘Red’ de un
Liverpool que conserva el honor de permanecer figurando como último rival capaz
de derrotar al Real Madrid en una final de Copa de Europa. Desde entonces, seis
apariciones en la cita más importante a nivel de clubes y todas ellas convertidas
en título. La moneda está cayendo de cara, aunque la lógica invita a pensar que
alguna saldrá cruz.

Una vez más, como la mayoría en esta
época dorada, el conjunto blanco se presentará en la final tras una temporada
irregular en territorio doméstico. Una zona en la que la motivación bucea a
niveles muy inferiores a la europea. Toca despedir la temporada en Liga en
Villarreal, en el Estadio de La Cerámica, ya sin nada en juego, tras un
campeonato tirado por la borda hace meses ya, con la fragilidad del nombre del feudo
castellonense. La lógica invita a pensar que lo hará Zidane reservando a
aquellos que defenderán en Kiev el sentido de una temporada que en un solo
partido encontrará calificativo: leyenda o fracaso.

Es la consecuencia lógica de la grandeza de un club exigido
por su historia, por su palmarés. Porque en el Real Madrid no basta con vencer,
sino que hay que hacerlo siempre. O intentarlo hasta la orilla. Y esta
temporada no lo hizo en Liga ni en Copa. Porque no es suficiente liderar el
campeonato liguero, como bien ha de recordar Radomir Antic. En la presente
temporada, aún no se ganó nada y el juego solo fue el que se espera en momentos
puntuales. El equipo lo fío todo a la Champions. Ha alcanzado la final, sí,
pero eso no basta. Hay que ganarla.

Solo un encuentro tendrá la potestad de evaluar toda una
temporada. La victoria convertirá al equipo en Leyenda, obvio. Tres títulos
consecutivos y cuatro en las últimas cinco temporadas no tendrían discusión
para tal afirmación. La derrota acercaría la tempestad al Bernabéu. Desataría
tormentas, activaría los méritos del eterno rival en feudo nacional y provocaría
temblor de cimientos en La Castellana.

Solo una semana nos separa del desenlace. Una espera tensa
hacia un escenario que medirá la personalidad de un equipo acostumbrado al
éxito. Y antes, última parada liguera en La Cerámica.

etiquetas: