_Otros

Las trayectorias imposibles de los balones

Redacción @SpheraSports 20-07-2015

¿Alguna vez te has preguntado por qué en el lanzamiento de un libre directo de Roberto Carlos o Andrea Pirlo, el balón hace movimientos inesperados? La explicación está en la ciencia y se llama efecto Magnus. Este vídeo de Veritasium, vía I09, explica este efecto comprobándolo con un experimento extremo lanzando desde lo alto de una presa un balón de baloncesto girando.

Un objeto en rotación crea un remolino de aire a su alrededor. Sobre un lado del objeto, el movimiento del remolino tendrá el mismo sentido que la corriente de aire a la que el objeto está expuesto. En este lado la velocidad se incrementará. En el otro lado, el movimiento del remolino se produce en el sentido opuesto a la de la corriente de aire y la velocidad se verá disminuida. La presión en el aire se ve reducida desde la presión atmosférica en una cantidad proporcional al cuadrado de la velocidad, con lo que la presión será menor en un lado que en otro, causando una fuerza perpendicular a la dirección de la corriente de aire. Esta fuerza desplaza al objeto de la trayectoria que tendría si no existiese el fluido. En el espacio o en la superficie de los cuerpos celestes que carecen de atmósfera (como la luna) este fenómeno no se produce.

Merece la pena ver el vídeo completo porque recoge de manera científica algunas aplicaciones prácticas dentro del campo del deporte. Si quieres otra explicación más llevaba al fútbol, puedes ver este otro vídeo también.

 

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

¿Alguna vez te has preguntado por qué en el lanzamiento de un libre directo de Roberto Carlos o Andrea Pirlo, el balón hace movimientos inesperados? La explicación está en la ciencia y se llama efecto Magnus. Este vídeo de Veritasium, vía I09, explica este efecto comprobándolo con un experimento extremo lanzando desde lo alto de una presa un balón de baloncesto girando.

Un objeto en rotación crea un remolino de aire a su alrededor. Sobre un lado del objeto, el movimiento del remolino tendrá el mismo sentido que la corriente de aire a la que el objeto está expuesto. En este lado la velocidad se incrementará. En el otro lado, el movimiento del remolino se produce en el sentido opuesto a la de la corriente de aire y la velocidad se verá disminuida. La presión en el aire se ve reducida desde la presión atmosférica en una cantidad proporcional al cuadrado de la velocidad, con lo que la presión será menor en un lado que en otro, causando una fuerza perpendicular a la dirección de la corriente de aire. Esta fuerza desplaza al objeto de la trayectoria que tendría si no existiese el fluido. En el espacio o en la superficie de los cuerpos celestes que carecen de atmósfera (como la luna) este fenómeno no se produce.

Merece la pena ver el vídeo completo porque recoge de manera científica algunas aplicaciones prácticas dentro del campo del deporte. Si quieres otra explicación más llevaba al fútbol, puedes ver este otro vídeo también.

 

_Otros

10 días

Héctor Ruiz @HectorRuizPardo
06-10-2021

_FC Barcelona

Funambulismo

Cristina Caparrós @criscaparros
30-09-2021