_Otros

Las lágrimas de Alejandra Salazar

David Sánchez @dasanchez__ 18-12-2018

etiquetas:

Los sueños se alimentan de lágrimas. En el camino hasta lograr una meta hay muchas de frustración, otras tantas de circunstancias adversas y también de sufrimiento pero todas son necesarias para brotar aquellas que contienen la felicidad enjaulada en la presión de la ruta. 

Alejandra Salazar rompió a llorar después de ganar, junto a Marta Marrero, el Master Final de World Padel Tour por segunda vez en su carrera deportiva –lo hicieron también en 2015-. Era un quiebre más que oportuno para poner en valor las dificultades personales que la madrileña ha tenido que sobrepasar hasta volver a verse campeona. 

En junio de 2017 sufrió uno de los palos más duros de su carrera deportiva, sobre todo, por el momento en que se encontraba. En la final del Valladolid Open se lesionaba de gravedad tras un salto. Se rompió el ligamento cruzado anterior y tuvo un esguince II-III del lateral interno de la rodilla izquierda. Nueve años antes también se rompió el cruzado, pero de su otra rodilla. 

Este hecho obligó a Salazar a perderse el resto de la temporada 2017 y a reaparecer en escena este año con un segundo tramo de año de fábula. Ha conseguido ir, poco a poco, aumentando su nivel y, al lado de Marrero, han formado una dupla de las más consistentes del circuito mundial en estos momentos. 

Llegaron a Madrid con cinco títulos bajo el brazo empatadas a trofeos con las número uno mundiales y vigentes ganadoras del Master Final, las gemelas Mapi y Majo S. Alayeto y el destino quiso que la final de finales del 2018 les midiera en un pulso que terminó con Salazar y Marrero alzando la copa en la Casa de Campo sin ceder un solo set en el camino. 

El broche de oro a una temporada en la que nadie ha ganado más que ellas. La forma de hacerlo ha sido de otro mundo. La guinda fue el duelo ante las gemelas donde un contundente 6-3 6-2 les hizo creer en que, pese a las dificultades, de todo se sale. El triunfo es más que merecido. Por lo que hay detrás, incluido el fallecimiento del padre de Alejandra meses atrás. Por él también va. Por lo sufrido. Por las lágrimas que ahora ya tienen otro cariz. 

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Los sueños se alimentan de lágrimas. En el camino hasta lograr una meta hay muchas de frustración, otras tantas de circunstancias adversas y también de sufrimiento pero todas son necesarias para brotar aquellas que contienen la felicidad enjaulada en la presión de la ruta. 

Alejandra Salazar rompió a llorar después de ganar, junto a Marta Marrero, el Master Final de World Padel Tour por segunda vez en su carrera deportiva –lo hicieron también en 2015-. Era un quiebre más que oportuno para poner en valor las dificultades personales que la madrileña ha tenido que sobrepasar hasta volver a verse campeona. 

En junio de 2017 sufrió uno de los palos más duros de su carrera deportiva, sobre todo, por el momento en que se encontraba. En la final del Valladolid Open se lesionaba de gravedad tras un salto. Se rompió el ligamento cruzado anterior y tuvo un esguince II-III del lateral interno de la rodilla izquierda. Nueve años antes también se rompió el cruzado, pero de su otra rodilla. 

Este hecho obligó a Salazar a perderse el resto de la temporada 2017 y a reaparecer en escena este año con un segundo tramo de año de fábula. Ha conseguido ir, poco a poco, aumentando su nivel y, al lado de Marrero, han formado una dupla de las más consistentes del circuito mundial en estos momentos. 

Llegaron a Madrid con cinco títulos bajo el brazo empatadas a trofeos con las número uno mundiales y vigentes ganadoras del Master Final, las gemelas Mapi y Majo S. Alayeto y el destino quiso que la final de finales del 2018 les midiera en un pulso que terminó con Salazar y Marrero alzando la copa en la Casa de Campo sin ceder un solo set en el camino. 

El broche de oro a una temporada en la que nadie ha ganado más que ellas. La forma de hacerlo ha sido de otro mundo. La guinda fue el duelo ante las gemelas donde un contundente 6-3 6-2 les hizo creer en que, pese a las dificultades, de todo se sale. El triunfo es más que merecido. Por lo que hay detrás, incluido el fallecimiento del padre de Alejandra meses atrás. Por él también va. Por lo sufrido. Por las lágrimas que ahora ya tienen otro cariz. 

etiquetas:

_Destacado

3 preguntas sobre LaLiga 22-23

Adrià Campmany @campmany_adria
12-08-2022

_Destacado

La Misión

Abraham Marqués @AbrahamMarques_
11-08-2022