_Tenis

Larga vida a los cinco sets

Stefanos Tsitsipas (Atenas, 1998) se ganó este pasado miércoles el último billete a las semifinales individuales del Abierto de Australia. Tras Aslan Karatsev (cuatro sets a Dimitrov), Novak Djokovic (cuatro sets a Zverev) y Daniil Medvedev (tres sets a Andrey Rublev), Stefanos Tsitsipas ha completado la penúltima ronda remontando dos sets a Rafa Nadal. Algo que sólo ha hecho otro tenista en Grand Slam y un tercero en cualquier torneo.

Tras encajar un 6-3 6-2 en 37 y 41 minutos respectivamente. Menos de una hora y 20 minutos y el partido muy encarrilado. A un set de sus séptimas semifinales en el torneo australiano. En la tercera manga el español siguió a lo suyo (un punto cedido al saque) pero Tsitsipas subió el nivel hasta igualar las fuerzas. Sin red, perdidos los dos primeros sets, el griego se soltó en lugar de acabar de hundirse. Si Nadal cedió un punto al saque, Tsitsipas tres. Así, hasta el 6-6 y el desempate. 

Al mejor de siete, Tsitsipas fue el que menos falló y forzó la cuarta manga: cinco errores no forzados de Nadal por dos de Tsitsipas marcaron la diferencia (ambos se anotaron un ganador y un punto de saque) a favor del griego. En todo el set había cedido un punto al saque, en el desempate fueron tres. Tsitsipas al revés: tres en el set y sólo uno (el 0-1) al mejor de siete puntos.

Ganar el desempate y forzar el tercero le dio la fuerza lógica a Tsitsipas. Pasó de soltarse por verse dos sets a cero a verse a un set de distancia. En los cinco servicios del español sólo uno fue en blanco (para el 2-1). En tres de los otros cuatro, Stefanos disfrutó de pelotas de rotura (hasta cuatro, sólo aprovechó la última) y en el quinto forzó el 40-40 por partida doble. En el noveno juego (4-4) un 0-30 fue el prólogo de la rotura tras salvar tres pelotas para que Nadal restase para el partido. Rotura, 6-4 y al quinto.

Ya antes de empezar la quinta manga el lenguaje corporal había cambiado. Tsitsipas había conseguido igualar las cosas. Y Nadal, que se vio a cuatro puntos de las semifinales, con un quinto set ante un tenista que parecía hundido tras las dos primeras mangas.

Quinto set. Todo abierto. Los servicios se impusieron hasta el 5-5. Nadal cedió seis puntos al saque. Tsitsipas, cinco. Dos sets iguales y 5-5 en el quinto. Igualdad absoluta. Y entonces llegó la sorpresa. Stefanos rompió el saque en blanco y sirvió para consumar la sorpresa y la machada. No lo tuvo fácil al servicio: 0-30 e incluso pelota de rotura. Necesitó tres oportunidades de partido, pero a la tercera fue la vencida. Cuatro horas y cinco minutos, con el miércoles australiano agonizando, Stefanos Tsitsipas confirmaba la remontada ante Nadal y sus terceras semifinales en un Grand Slam en 14 participaciones.

Por segunda ocasión, Tsitsipas remontaba un 2-0 en Grand Slam. El precedente, en Roland Garros 2020 en primera ronda ante Jaume Munar (4-6 2-6 6-1 6-4 6-4). Pero de ahí a hacerlo en cuartos de final ante un veinte veces campeón de Grand Slam hay un trecho. Ocho partidos a cinco sets en Grand Slam: cuatro triunfos y cuatro derrotas. 

Si remontar dos sets en Grand Slam es difícil (mental, física y tenísticamente), hacerlo con los antecedentes de Nadal es exponencialmente más complicado. El español, antes del partido ante Tsitsipas sólo tenía dos partidos perdidos tras ganar los dos primeros sets: final del Masters 1000 de Miami 2005 ante Roger Federer (hace 16 años) y la tercera ronda del Abierto de EEUU 2015 ante Fabio Fognini (hace seis años). Ahora hay que sumar los cuartos de final del Abierto de Australia 2021 ante Stefanos Tsitsipas.

Nadal ha disputado 228 partidos a cinco sets donde se haya adelantado dos sets a cero. 226 de Grand Slam y dos en finales de Masters 1000 a cinco sets. En esos 228 partidos, ha ganado 226 (99,12%) y perdido dos (0,88%).

Nadal ha jugado 326 partidos en Grand Slam (286 – 40). De esos 326 partidos, en 31 ha alcanzado el quinto set, ganando 19 y perdiendo 12. De esos 12, Fognini en Nueva York 2015 y Tsitsipas en Melbourne en 2021 le han remontado dos sets.

Nadal ha jugado 331 partidos a cinco sets (326 en Grand Slam y seis en finales de Masters 1000 cuando se disputaban a cinco sets). Ha perdido 41 y en tres de ellos (7,32%) le han remontado dos sets.

Tsitsipas le había ganado un partido de siete hasta este Abierto de Australia. En Madrid en 2019 en tres mangas. En los otros seis partidos dos sets (en los dos últimos). Y en Melbourne: primera victoria, primera en Grand Slam y remontando dos sets. En perspectiva, el triunfo de Tsitsipas adquiere incluso una mayor dimensión de la que de por sí tiene. Lo que casi nunca pasa, menos de uno de cada 10 partidos, pasó el miércoles en Melbourne. La gran belleza del deporte.

Imagen de cabecera: Matt King/Getty Images

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Stefanos Tsitsipas (Atenas, 1998) se ganó este pasado miércoles el último billete a las semifinales individuales del Abierto de Australia. Tras Aslan Karatsev (cuatro sets a Dimitrov), Novak Djokovic (cuatro sets a Zverev) y Daniil Medvedev (tres sets a Andrey Rublev), Stefanos Tsitsipas ha completado la penúltima ronda remontando dos sets a Rafa Nadal. Algo que sólo ha hecho otro tenista en Grand Slam y un tercero en cualquier torneo.

Tras encajar un 6-3 6-2 en 37 y 41 minutos respectivamente. Menos de una hora y 20 minutos y el partido muy encarrilado. A un set de sus séptimas semifinales en el torneo australiano. En la tercera manga el español siguió a lo suyo (un punto cedido al saque) pero Tsitsipas subió el nivel hasta igualar las fuerzas. Sin red, perdidos los dos primeros sets, el griego se soltó en lugar de acabar de hundirse. Si Nadal cedió un punto al saque, Tsitsipas tres. Así, hasta el 6-6 y el desempate. 

Al mejor de siete, Tsitsipas fue el que menos falló y forzó la cuarta manga: cinco errores no forzados de Nadal por dos de Tsitsipas marcaron la diferencia (ambos se anotaron un ganador y un punto de saque) a favor del griego. En todo el set había cedido un punto al saque, en el desempate fueron tres. Tsitsipas al revés: tres en el set y sólo uno (el 0-1) al mejor de siete puntos.

Ganar el desempate y forzar el tercero le dio la fuerza lógica a Tsitsipas. Pasó de soltarse por verse dos sets a cero a verse a un set de distancia. En los cinco servicios del español sólo uno fue en blanco (para el 2-1). En tres de los otros cuatro, Stefanos disfrutó de pelotas de rotura (hasta cuatro, sólo aprovechó la última) y en el quinto forzó el 40-40 por partida doble. En el noveno juego (4-4) un 0-30 fue el prólogo de la rotura tras salvar tres pelotas para que Nadal restase para el partido. Rotura, 6-4 y al quinto.

Ya antes de empezar la quinta manga el lenguaje corporal había cambiado. Tsitsipas había conseguido igualar las cosas. Y Nadal, que se vio a cuatro puntos de las semifinales, con un quinto set ante un tenista que parecía hundido tras las dos primeras mangas.

Quinto set. Todo abierto. Los servicios se impusieron hasta el 5-5. Nadal cedió seis puntos al saque. Tsitsipas, cinco. Dos sets iguales y 5-5 en el quinto. Igualdad absoluta. Y entonces llegó la sorpresa. Stefanos rompió el saque en blanco y sirvió para consumar la sorpresa y la machada. No lo tuvo fácil al servicio: 0-30 e incluso pelota de rotura. Necesitó tres oportunidades de partido, pero a la tercera fue la vencida. Cuatro horas y cinco minutos, con el miércoles australiano agonizando, Stefanos Tsitsipas confirmaba la remontada ante Nadal y sus terceras semifinales en un Grand Slam en 14 participaciones.

Por segunda ocasión, Tsitsipas remontaba un 2-0 en Grand Slam. El precedente, en Roland Garros 2020 en primera ronda ante Jaume Munar (4-6 2-6 6-1 6-4 6-4). Pero de ahí a hacerlo en cuartos de final ante un veinte veces campeón de Grand Slam hay un trecho. Ocho partidos a cinco sets en Grand Slam: cuatro triunfos y cuatro derrotas. 

Si remontar dos sets en Grand Slam es difícil (mental, física y tenísticamente), hacerlo con los antecedentes de Nadal es exponencialmente más complicado. El español, antes del partido ante Tsitsipas sólo tenía dos partidos perdidos tras ganar los dos primeros sets: final del Masters 1000 de Miami 2005 ante Roger Federer (hace 16 años) y la tercera ronda del Abierto de EEUU 2015 ante Fabio Fognini (hace seis años). Ahora hay que sumar los cuartos de final del Abierto de Australia 2021 ante Stefanos Tsitsipas.

Nadal ha disputado 228 partidos a cinco sets donde se haya adelantado dos sets a cero. 226 de Grand Slam y dos en finales de Masters 1000 a cinco sets. En esos 228 partidos, ha ganado 226 (99,12%) y perdido dos (0,88%).

Nadal ha jugado 326 partidos en Grand Slam (286 – 40). De esos 326 partidos, en 31 ha alcanzado el quinto set, ganando 19 y perdiendo 12. De esos 12, Fognini en Nueva York 2015 y Tsitsipas en Melbourne en 2021 le han remontado dos sets.

Nadal ha jugado 331 partidos a cinco sets (326 en Grand Slam y seis en finales de Masters 1000 cuando se disputaban a cinco sets). Ha perdido 41 y en tres de ellos (7,32%) le han remontado dos sets.

Tsitsipas le había ganado un partido de siete hasta este Abierto de Australia. En Madrid en 2019 en tres mangas. En los otros seis partidos dos sets (en los dos últimos). Y en Melbourne: primera victoria, primera en Grand Slam y remontando dos sets. En perspectiva, el triunfo de Tsitsipas adquiere incluso una mayor dimensión de la que de por sí tiene. Lo que casi nunca pasa, menos de uno de cada 10 partidos, pasó el miércoles en Melbourne. La gran belleza del deporte.

Imagen de cabecera: Matt King/Getty Images

_Tenis

10 de 10

Marcos Pimentel @PimenMarcos77
29-01-2023