_Otros

La unión hace la fuerza

Álvaro Ramírez @TheRebelDelgado 18-09-2018

etiquetas:

Durante más de 74 años, muchos de los vecinos de la localidad de Ossett han acudido al fútbol como rivales. Unos apoyando al Ossett Albion. Otros, jaleando al Ossett Town. Pero ocurre que, desde febrero de 2018, el Albion y el Town, los dos grandes contrincantes, se fusionaron con la idea de levantar un único club con la fuerza necesaria como para alcanzar la soñada Football League en cuestión de un período de tiempo coherente. Nacía de esta forma el Ossett United.

Ossett es una localidad de West Yorkshire, situada a 6 kilómetros de Wakefield, la capital del condado, y apenas a unos 8 kilómetros de Elland Road, el estadio del Leeds United. Aunque existió un Ossett Football Club allá por 1890, los dos clubes más relevantes de la ciudad, ambos semi-profesionales, han sido el Ossett Town, fundado en 1936, y el Ossett Albion, nacido ocho años después.

Desde entonces, los dos vecinos tienen, o mejor dicho tenían, un amplio historial como rivales que terminó para siempre en la temporada 2017-18, la última en la que competirían como clubes. El Albion acabó 15º en la tabla de la Northern Premier League Division One North (8ª división en la pirámide inglesa) y el Town 16º, ambos con los mismos puntos pero recolocados gracias a la diferencia de goles.

Todo cambió el 4 de enero de 2018 tras una reunión entre John Chidlaw, el presidente del Albion, y Lee Broadbent, el vicepresidente del Town. Los jefes tenían una idea en la cabeza que ya había salido a la palestra en anteriores encuentros: fusionar los dos equipos para crear uno más fuerte. El objetivo principal estaba claro: la supervivencia. Ambos sabían de las dificultades de los clubes para progresar, más allá de la rivalidad propia entre ellos. Y eso, en una localidad pequeña como Ossett (poco más de 20.000 habitantes), donde también existe una gran tradición en el rugby, se ha visto como un gran problema en un deporte como el fútbol, tan pendiente del dinero en los últimos tiempos.

El Ossett United nace como tal el 1 de junio de 2018, vendido como una solución financiera positiva y como una manera de formar un equipo sólido y con garantías. Evidentemente, la operación no fue del agrado de todos. Muchos de los aficionados de toda la vida lo vieron como una atrocidad y, sobre todo, como una manera de acabar para siempre con la historia de sus colores. A pesar de todo, la fusión acabó completándose por medio de una votación que necesitó de una segunda vuelta. A día de hoy, James Rogers, el que fuera presidente del Town, asegura que cuentan con el apoyo de un 90% de aficionados de ambos equipos. Uno de los puntos clave que quieren asegurarse para la próxima campaña es superar las 200.000 libras de facturación -la mitad proveniente del bar y la otra mitad de contribuciones, sponsor, taquilla y anuncios varios-, conscientes de que una buena base monetaria es totalmente necesaria para competir y escalar divisiones.

Como es lógico, la unión trajo consigo algunas decisiones difíciles de tomar. La fusión dejó al Ossett United con dos equipaciones, dos escuadras de jugadores, dos entrenadores y dos estadios.

Ingfield, el que fuese el campo del Town, terminó asentándose como el hogar del nuevo equipo, sobre todo por su localización, pero también por su capacidad (1950 espectadores), mientras que el Queen’s Terrace, la casa del Albion, ha quedado como el estadio para el equipo femenino.

En cuanto al entrenador, el United se decantó por Andy Welsh, del Albion, en detrimento de Lee Ashforth. Welsh, que llegó al Ossett Albion en diciembre de 2017, jugó 14 partidos en la Premier League con el Sunderland en la temporada 2005-06. Para la primera temporada de la  historia del United, Welsh se decantó por una plantilla conformada en su inmensa mayoría por jugadores del Albion a los que había entrenado, entre los que se encuentran Adam Priestley -que jugó con Gibraltar en la clasificación para la Euro 2016- y Aidan Chippendale, quien fuese compañero de Danny Drinkwater en el Huddersfield allá por 2009.

Lo más extraño de todo fue, sin duda, la transformación veraniega, en la que el tradicional rojo de Ingfield -el color del Town- dio paso al sky blue elegido para vestir al Ossett United. Más de 300 asientos azules traidos desde Japón empezaron a poblar las gradas del campo y las nuevas camisetas salieron a la venta teniendo un éxito inesperado, sobre todo teniendo en cuenta las dificultades que había entrañado la fusión. Si entre los dos conjuntos solo consiguieron vender 111 camisetas a lo largo de su historia, la nueva equipación ya lleva más de 360 desde el 1 de junio, todo un logro. Además, el Albion cerró la campaña pasada con cuatro abonos vendidos, mientras que el United ha despachado 130 para la temporada 2018-19.

La constatación de la aceptación del United por parte de los dos bandos de aficionados llegó en pretemporada, en un partido que jugaron contra el vecino Leeds United que atrajo a 1600 espectadores y cuyos beneficios de taquilla fueron íntegros para el club de Ossett. El partido, que se retransmitió en directo a través de Facebook tuvo cerca de 65000 visitas.

Ahora, con una campaña en marcha en la que cada escolar de la ciudad recibe una entrada gratis para el partido del fin de semana, la idea del United es atraer a cerca de 500 espectadores a cada partido, lo que significa 300 personas más que las que acudieron la temporada pasada a ver los partidos del Albion y del Town. Un reto mayúsculo que parece no importarles demasiado teniendo en cuenta que ya han sido capaces de dar carpetazo a lo más difícil y han salido airosos. Por eso no es de extrañar que el Osset United se haya decantado por un lema tan manido como efectivo: Stronger Together.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Durante más de 74 años, muchos de los vecinos de la localidad de Ossett han acudido al fútbol como rivales. Unos apoyando al Ossett Albion. Otros, jaleando al Ossett Town. Pero ocurre que, desde febrero de 2018, el Albion y el Town, los dos grandes contrincantes, se fusionaron con la idea de levantar un único club con la fuerza necesaria como para alcanzar la soñada Football League en cuestión de un período de tiempo coherente. Nacía de esta forma el Ossett United.

Ossett es una localidad de West Yorkshire, situada a 6 kilómetros de Wakefield, la capital del condado, y apenas a unos 8 kilómetros de Elland Road, el estadio del Leeds United. Aunque existió un Ossett Football Club allá por 1890, los dos clubes más relevantes de la ciudad, ambos semi-profesionales, han sido el Ossett Town, fundado en 1936, y el Ossett Albion, nacido ocho años después.

Desde entonces, los dos vecinos tienen, o mejor dicho tenían, un amplio historial como rivales que terminó para siempre en la temporada 2017-18, la última en la que competirían como clubes. El Albion acabó 15º en la tabla de la Northern Premier League Division One North (8ª división en la pirámide inglesa) y el Town 16º, ambos con los mismos puntos pero recolocados gracias a la diferencia de goles.

Todo cambió el 4 de enero de 2018 tras una reunión entre John Chidlaw, el presidente del Albion, y Lee Broadbent, el vicepresidente del Town. Los jefes tenían una idea en la cabeza que ya había salido a la palestra en anteriores encuentros: fusionar los dos equipos para crear uno más fuerte. El objetivo principal estaba claro: la supervivencia. Ambos sabían de las dificultades de los clubes para progresar, más allá de la rivalidad propia entre ellos. Y eso, en una localidad pequeña como Ossett (poco más de 20.000 habitantes), donde también existe una gran tradición en el rugby, se ha visto como un gran problema en un deporte como el fútbol, tan pendiente del dinero en los últimos tiempos.

El Ossett United nace como tal el 1 de junio de 2018, vendido como una solución financiera positiva y como una manera de formar un equipo sólido y con garantías. Evidentemente, la operación no fue del agrado de todos. Muchos de los aficionados de toda la vida lo vieron como una atrocidad y, sobre todo, como una manera de acabar para siempre con la historia de sus colores. A pesar de todo, la fusión acabó completándose por medio de una votación que necesitó de una segunda vuelta. A día de hoy, James Rogers, el que fuera presidente del Town, asegura que cuentan con el apoyo de un 90% de aficionados de ambos equipos. Uno de los puntos clave que quieren asegurarse para la próxima campaña es superar las 200.000 libras de facturación -la mitad proveniente del bar y la otra mitad de contribuciones, sponsor, taquilla y anuncios varios-, conscientes de que una buena base monetaria es totalmente necesaria para competir y escalar divisiones.

Como es lógico, la unión trajo consigo algunas decisiones difíciles de tomar. La fusión dejó al Ossett United con dos equipaciones, dos escuadras de jugadores, dos entrenadores y dos estadios.

Ingfield, el que fuese el campo del Town, terminó asentándose como el hogar del nuevo equipo, sobre todo por su localización, pero también por su capacidad (1950 espectadores), mientras que el Queen’s Terrace, la casa del Albion, ha quedado como el estadio para el equipo femenino.

En cuanto al entrenador, el United se decantó por Andy Welsh, del Albion, en detrimento de Lee Ashforth. Welsh, que llegó al Ossett Albion en diciembre de 2017, jugó 14 partidos en la Premier League con el Sunderland en la temporada 2005-06. Para la primera temporada de la  historia del United, Welsh se decantó por una plantilla conformada en su inmensa mayoría por jugadores del Albion a los que había entrenado, entre los que se encuentran Adam Priestley -que jugó con Gibraltar en la clasificación para la Euro 2016- y Aidan Chippendale, quien fuese compañero de Danny Drinkwater en el Huddersfield allá por 2009.

Lo más extraño de todo fue, sin duda, la transformación veraniega, en la que el tradicional rojo de Ingfield -el color del Town- dio paso al sky blue elegido para vestir al Ossett United. Más de 300 asientos azules traidos desde Japón empezaron a poblar las gradas del campo y las nuevas camisetas salieron a la venta teniendo un éxito inesperado, sobre todo teniendo en cuenta las dificultades que había entrañado la fusión. Si entre los dos conjuntos solo consiguieron vender 111 camisetas a lo largo de su historia, la nueva equipación ya lleva más de 360 desde el 1 de junio, todo un logro. Además, el Albion cerró la campaña pasada con cuatro abonos vendidos, mientras que el United ha despachado 130 para la temporada 2018-19.

La constatación de la aceptación del United por parte de los dos bandos de aficionados llegó en pretemporada, en un partido que jugaron contra el vecino Leeds United que atrajo a 1600 espectadores y cuyos beneficios de taquilla fueron íntegros para el club de Ossett. El partido, que se retransmitió en directo a través de Facebook tuvo cerca de 65000 visitas.

Ahora, con una campaña en marcha en la que cada escolar de la ciudad recibe una entrada gratis para el partido del fin de semana, la idea del United es atraer a cerca de 500 espectadores a cada partido, lo que significa 300 personas más que las que acudieron la temporada pasada a ver los partidos del Albion y del Town. Un reto mayúsculo que parece no importarles demasiado teniendo en cuenta que ya han sido capaces de dar carpetazo a lo más difícil y han salido airosos. Por eso no es de extrañar que el Osset United se haya decantado por un lema tan manido como efectivo: Stronger Together.

etiquetas:

_Otros

Proyectos que suman

Sara Giménez @_SaraGimenez
22-12-2021

_Otros

La mentira de Serdar Çoban

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
17-12-2021