_Inglaterra

La transformación inesperada del nuevo Joelinton

Diego G. Argota @DiegoGArgota21 01-04-2022

Fichaje estrella del Newcastle, delantero referencia y la transferencia más cara de la historia del club, hoy Joelinton, un delantero al que le cuesta marcar, se ha convertido en el motor del equipo del nordeste de Inglaterra, en un jugador box to box que no para de presionar y recuperar balones a la vez que es un constante generador de ocasiones para sus compañeros. Y todo esto es fruto de un cambio de posición absolutamente fortuito que ha llevado al brasileño a convertir las críticas en alabanzas, las risas por aplausos y pasar de ser el odiado de la grada a ser elegido mejor jugador del mes por esos mismos que hace apenas unas semanas insultaban por redes sociales a su familia. Comparado en sus inicios con Firmino, sin demasiado éxito, hoy le ponen como el espejo de Kanté o Felipe Melo, quien llegara a ser titular con Brasil en el Mundial 2010. Y mucho tiene que agradecerle a la suerte. Porque ese cambio de posición nunca fue premeditado.

Corría el minuto 9 del partido entre el Newcastle y el Norwich cuando las urracas se iban a quedar con 10 jugadores por expulsión del central Ciaran Clark. Era la jornada 14 de Premier League, se enfrentaban último y penúltimo y el Newcastle, colista, no sabía aun lo que era la victoria en el campeonato. Eddie Howe, que dirigía su segundo partido al frente del club, tomó la decisión de retirar a un extremo y dejar a los dos atacantes en el campo, pero cambiándole la posición a Joelinton, al que acomodó en una banda con el cometido de hacer un ejercicio doble y casi triple, ocupándose de su marcaje, del que quedaba libre por ser un jugador menos, y del que dejaba casi siempre un liberado de exigencias Saint Maximin. Y Joelinton se salió como nunca antes lo había hecho en el Newcastle. Su capacidad para abarcar campo sorprendió tanto como su arrojo y generosidad, algo que se había puesto en entredicho junto con su incapacidad goleadora. “Todavía le debes a Ciaran (Clark) por esto”, le dicen con sorna en el vestuario. Desde hace unas semanas, una bandera de Brasil gigante que tiene dentro al Cristo Redentor con una camiseta de Joelinton luce en uno de los fondos del estadio.

Porque Joelinton había sido en el Newcastle un delantero que no metía goles. El fichaje, ciertamente, fue muy raro. El Newcastle, un equipo que apenas gastaba un euro y que databa su incorporación más cara de la historia de hacía casi 20 años (Owen por 19 millones de euros en 2005), fichaba por casi 45 millones de euros a un delantero que no se caracterizaba por unas cifras de goles muy altas. 11 goles en una temporada en el Hoffenheim y 21 en dos cursos en el Rapid de Viena no estaban mal, pero no eran números de primeros espadas ni de jugadores por los que pagar un pastizal. Así, desde su llegada, el brasileño jugó un rol de delantero solitario (antes siempre había jugado acompañando a un nueve más de área) que le hizo sacar a la luz todos sus defectos y ser el centro de las críticas. Los dos goles que metió en su primera Premier League (jugando los 38 partidos, 33 como titular) ayudaron a que el público fuera crítico con ese que había llegado para meter goles y no era capaz de ello.

Su segunda temporada no fue mucho mejor. Dobló sus cifras (4 goles) y redujo su presencia en el campo. El fichaje de Wilson y la vuelta a casa de Andy Carroll le hicieron jugar menos, aunque volvió a ser uno de los favoritos de Steve Bruce y sumó más de 2.000 minutos en la campaña. Sumados a los cuatro goles que había marcado en competiciones coperas ante equipos menores, Joelinton cerró su segundo curso con un bagaje paupérrimo si se tiene en cuenta las expectativas que había generado. Solo 10 goles en 90 partidos, siendo cuatro de ellos ante Morecambe, Rochdale y Oxford City, equipos de la tercera y cuarta categoría del fútbol inglés, que bordean el profesionalismo. Pocas dudas había que, ante el nuevo proyecto que quiere hacer el club, con la inyección del dinero saudí, el brasileño iba a ser una de las primeras salidas.

Pero todo cambió aquella tarde ante el Norwich. El Newcastle sacó un punto jugando con uno menos casi todo el partido y días después logró su primera victoria del curso ante el Burnley, rival directo. Tres dolorosas derrotas (previsibles, ante Leicester, Liverpool y Manchester City) provocaron el cambio de posición definitivo. En los tres Joelinton había empezado como delantero y, con el partido ya perdido, había terminado jugando como mediocentro, mejorando la versión del equipo en todos ellos. Así, ante el Manchester United arrancó de titular en la medular, y el cambio del Newcastle se hizo notorio. Desde entonces, el equipo encadenó nueve encuentros sin perder (seis victorias y tres empates) y solo ha caído en los dos últimos, ante Chelsea (donde Joelinton no jugó por lesión) y Everton, que ganó el partido en el descuento. “Sinceramente, nunca me habría imaginado que podría hacer lo que está haciendo”, admite su técnico.

“Él es brasileño, él solo ha costado 40 millones, nosotros pensamos que es jodidamente brillante, él es Joelinton”. Se escucha en el estadio, se escucha en el Metro, se escucha en Grey Street, la calle más comercial y concurrida de la ciudad y se escucha incluso cuando los padres llevan al colegio a sus hijos. Es la canción que la Toon Army ha creado para su nuevo jugador franquicia y que está en boca de todos. Los insultos y amenazas, incluso a su familia, han quedado en un segundo plano. Las críticas son cosa del pasado. “Mira. Es algo que nunca entendí. Llevo tres años entrenando con él y es el mejor en cada entrenamiento. Cuando hacemos ejercicios, si Joelinton está en tu equipo, siempre vas a ganar. Por eso es que no entendía por qué le criticaban”, le defendía su compañero Sean Longstaff, una línea en la que también iba el recién llegado Trippier. “Es el jugador que más me ha impresionado. Tiene una intensidad que no he visto nunca”, decía el lateral inglés, que no es que llegue precisamente de un equipo donde la entrega se negocie.

Desde que Joelinton juega en la medular no solo ha cambiado el curso de la temporada del Newcastle, sino que también lo ha hecho el suyo propio. Suele acabar los partidos siendo el jugador que más balones recupera, que más duelos gana y que más ocasiones de gol genera. Casi nada. Fede Fernández, central argentino, le llama con cariño Felipe Melo. Eso sí, el que más gancho está teniendo entre la gente es N’Jolo Kante, el apodo que le ha puesto Chris Waugh, periodista que cubre al club para The Athletic. No es casualidad, pues desde que Joelinton juega como mediocentro es el jugador de la Premier League que más balones recupera, el que más duelos realiza y gana y el segundo que más tackles efectúa. Despojarse del número 9, además, también le ha liberado de cierta presión. Una camiseta legendaria en Newcastle, llevada por Alan Shearer o Jackie Milburn de la que se desprendió en el inicio de esta campaña, cediéndosela a Wilson y portando el dorsal 7.

Es precisamente Wilson, con quien compartía ataque hasta hace muy poco, uno de los que más le apoya. “Ha sido sobresaliente desde el cambio de posición. Parece un jugador totalmente diferente. Pagaste más de 40 millones por un delantero y resulta que no es un delantero después de todo”. Pero de casta le viene al galgo y lo de Joelinton no es solo recuperar, ir al choque y sumar en la presión. Cuando recupera la pelota va hacia adelante sin miramientos. Ya aparece entre los 10 jugadores de la Premier League que más carreras ofensivas realiza con balón y solo Declan Rice le supera entre aquellas carreras con balón en campo rival que acaban en ocasión manifiesta de gol.

Eddie Howe, eso sí, no se ha resignado a sacarle algo más arriba. “Sinceramente, creo que algún día tendré que volver a ponerle en la delantera y no reniego de ello porque es donde ha jugado toda su carrera, pero ahora está tan bien en su nueva posición que es impensable querer cambiarle de momento”. Sin ir más lejos, The Athletic publicó antes del parón de selecciones un reportaje donde directamente se le llamaba ‘El Mejor Centrocampista del Mundo’. Tal ha sido su impacto.

Mucho ha llovido ya desde la última vez que Joelinton vistió la camiseta de Brasil. Fue en unos amistosos con la selección Sub17, hace más de ocho años, cuando era un juvenil del Sport Recife. Su llegada a Alemania con apenas 18 años, donde permaneció cuatro años (cesión incluida en Austria), no parecía indicar que su camino fuera a ser paralelo a nivel de clubes y de selección. Su posterior aterrizaje en el Newcastle y el rendimiento que dio en Inglaterra fueron claramente reveladores de que las puertas de la absoluta para él estaban cerradas. Pero algo ha cambiado. Eddie Howe dice que es lo suficientemente bueno como para ir a la selección. También Bruno Guimaraes, flamante fichaje del Newcastle que sí va citado con la absoluta. Ahora la pelota está en el tejado de Tité. Joelinton, elegido Mejor Jugador del Mes por el Newcastle, se lesionó apenas unos días antes de la convocatoria de Brasil. Se antoja complicado pensar que, de haber estado sano, podría haber tenido hueco, pero con la canarinha clasificada para el Mundial y Tité haciendo alguna probatura, no es descabellado pensar que quisiera probar al jugador que en apenas cuatro meses ha puesto la Premier League patas arriba

Imagen de cabecera: Getty Images

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Fichaje estrella del Newcastle, delantero referencia y la transferencia más cara de la historia del club, hoy Joelinton, un delantero al que le cuesta marcar, se ha convertido en el motor del equipo del nordeste de Inglaterra, en un jugador box to box que no para de presionar y recuperar balones a la vez que es un constante generador de ocasiones para sus compañeros. Y todo esto es fruto de un cambio de posición absolutamente fortuito que ha llevado al brasileño a convertir las críticas en alabanzas, las risas por aplausos y pasar de ser el odiado de la grada a ser elegido mejor jugador del mes por esos mismos que hace apenas unas semanas insultaban por redes sociales a su familia. Comparado en sus inicios con Firmino, sin demasiado éxito, hoy le ponen como el espejo de Kanté o Felipe Melo, quien llegara a ser titular con Brasil en el Mundial 2010. Y mucho tiene que agradecerle a la suerte. Porque ese cambio de posición nunca fue premeditado.

Corría el minuto 9 del partido entre el Newcastle y el Norwich cuando las urracas se iban a quedar con 10 jugadores por expulsión del central Ciaran Clark. Era la jornada 14 de Premier League, se enfrentaban último y penúltimo y el Newcastle, colista, no sabía aun lo que era la victoria en el campeonato. Eddie Howe, que dirigía su segundo partido al frente del club, tomó la decisión de retirar a un extremo y dejar a los dos atacantes en el campo, pero cambiándole la posición a Joelinton, al que acomodó en una banda con el cometido de hacer un ejercicio doble y casi triple, ocupándose de su marcaje, del que quedaba libre por ser un jugador menos, y del que dejaba casi siempre un liberado de exigencias Saint Maximin. Y Joelinton se salió como nunca antes lo había hecho en el Newcastle. Su capacidad para abarcar campo sorprendió tanto como su arrojo y generosidad, algo que se había puesto en entredicho junto con su incapacidad goleadora. “Todavía le debes a Ciaran (Clark) por esto”, le dicen con sorna en el vestuario. Desde hace unas semanas, una bandera de Brasil gigante que tiene dentro al Cristo Redentor con una camiseta de Joelinton luce en uno de los fondos del estadio.

Porque Joelinton había sido en el Newcastle un delantero que no metía goles. El fichaje, ciertamente, fue muy raro. El Newcastle, un equipo que apenas gastaba un euro y que databa su incorporación más cara de la historia de hacía casi 20 años (Owen por 19 millones de euros en 2005), fichaba por casi 45 millones de euros a un delantero que no se caracterizaba por unas cifras de goles muy altas. 11 goles en una temporada en el Hoffenheim y 21 en dos cursos en el Rapid de Viena no estaban mal, pero no eran números de primeros espadas ni de jugadores por los que pagar un pastizal. Así, desde su llegada, el brasileño jugó un rol de delantero solitario (antes siempre había jugado acompañando a un nueve más de área) que le hizo sacar a la luz todos sus defectos y ser el centro de las críticas. Los dos goles que metió en su primera Premier League (jugando los 38 partidos, 33 como titular) ayudaron a que el público fuera crítico con ese que había llegado para meter goles y no era capaz de ello.

Su segunda temporada no fue mucho mejor. Dobló sus cifras (4 goles) y redujo su presencia en el campo. El fichaje de Wilson y la vuelta a casa de Andy Carroll le hicieron jugar menos, aunque volvió a ser uno de los favoritos de Steve Bruce y sumó más de 2.000 minutos en la campaña. Sumados a los cuatro goles que había marcado en competiciones coperas ante equipos menores, Joelinton cerró su segundo curso con un bagaje paupérrimo si se tiene en cuenta las expectativas que había generado. Solo 10 goles en 90 partidos, siendo cuatro de ellos ante Morecambe, Rochdale y Oxford City, equipos de la tercera y cuarta categoría del fútbol inglés, que bordean el profesionalismo. Pocas dudas había que, ante el nuevo proyecto que quiere hacer el club, con la inyección del dinero saudí, el brasileño iba a ser una de las primeras salidas.

Pero todo cambió aquella tarde ante el Norwich. El Newcastle sacó un punto jugando con uno menos casi todo el partido y días después logró su primera victoria del curso ante el Burnley, rival directo. Tres dolorosas derrotas (previsibles, ante Leicester, Liverpool y Manchester City) provocaron el cambio de posición definitivo. En los tres Joelinton había empezado como delantero y, con el partido ya perdido, había terminado jugando como mediocentro, mejorando la versión del equipo en todos ellos. Así, ante el Manchester United arrancó de titular en la medular, y el cambio del Newcastle se hizo notorio. Desde entonces, el equipo encadenó nueve encuentros sin perder (seis victorias y tres empates) y solo ha caído en los dos últimos, ante Chelsea (donde Joelinton no jugó por lesión) y Everton, que ganó el partido en el descuento. “Sinceramente, nunca me habría imaginado que podría hacer lo que está haciendo”, admite su técnico.

“Él es brasileño, él solo ha costado 40 millones, nosotros pensamos que es jodidamente brillante, él es Joelinton”. Se escucha en el estadio, se escucha en el Metro, se escucha en Grey Street, la calle más comercial y concurrida de la ciudad y se escucha incluso cuando los padres llevan al colegio a sus hijos. Es la canción que la Toon Army ha creado para su nuevo jugador franquicia y que está en boca de todos. Los insultos y amenazas, incluso a su familia, han quedado en un segundo plano. Las críticas son cosa del pasado. “Mira. Es algo que nunca entendí. Llevo tres años entrenando con él y es el mejor en cada entrenamiento. Cuando hacemos ejercicios, si Joelinton está en tu equipo, siempre vas a ganar. Por eso es que no entendía por qué le criticaban”, le defendía su compañero Sean Longstaff, una línea en la que también iba el recién llegado Trippier. “Es el jugador que más me ha impresionado. Tiene una intensidad que no he visto nunca”, decía el lateral inglés, que no es que llegue precisamente de un equipo donde la entrega se negocie.

Desde que Joelinton juega en la medular no solo ha cambiado el curso de la temporada del Newcastle, sino que también lo ha hecho el suyo propio. Suele acabar los partidos siendo el jugador que más balones recupera, que más duelos gana y que más ocasiones de gol genera. Casi nada. Fede Fernández, central argentino, le llama con cariño Felipe Melo. Eso sí, el que más gancho está teniendo entre la gente es N’Jolo Kante, el apodo que le ha puesto Chris Waugh, periodista que cubre al club para The Athletic. No es casualidad, pues desde que Joelinton juega como mediocentro es el jugador de la Premier League que más balones recupera, el que más duelos realiza y gana y el segundo que más tackles efectúa. Despojarse del número 9, además, también le ha liberado de cierta presión. Una camiseta legendaria en Newcastle, llevada por Alan Shearer o Jackie Milburn de la que se desprendió en el inicio de esta campaña, cediéndosela a Wilson y portando el dorsal 7.

Es precisamente Wilson, con quien compartía ataque hasta hace muy poco, uno de los que más le apoya. “Ha sido sobresaliente desde el cambio de posición. Parece un jugador totalmente diferente. Pagaste más de 40 millones por un delantero y resulta que no es un delantero después de todo”. Pero de casta le viene al galgo y lo de Joelinton no es solo recuperar, ir al choque y sumar en la presión. Cuando recupera la pelota va hacia adelante sin miramientos. Ya aparece entre los 10 jugadores de la Premier League que más carreras ofensivas realiza con balón y solo Declan Rice le supera entre aquellas carreras con balón en campo rival que acaban en ocasión manifiesta de gol.

Eddie Howe, eso sí, no se ha resignado a sacarle algo más arriba. “Sinceramente, creo que algún día tendré que volver a ponerle en la delantera y no reniego de ello porque es donde ha jugado toda su carrera, pero ahora está tan bien en su nueva posición que es impensable querer cambiarle de momento”. Sin ir más lejos, The Athletic publicó antes del parón de selecciones un reportaje donde directamente se le llamaba ‘El Mejor Centrocampista del Mundo’. Tal ha sido su impacto.

Mucho ha llovido ya desde la última vez que Joelinton vistió la camiseta de Brasil. Fue en unos amistosos con la selección Sub17, hace más de ocho años, cuando era un juvenil del Sport Recife. Su llegada a Alemania con apenas 18 años, donde permaneció cuatro años (cesión incluida en Austria), no parecía indicar que su camino fuera a ser paralelo a nivel de clubes y de selección. Su posterior aterrizaje en el Newcastle y el rendimiento que dio en Inglaterra fueron claramente reveladores de que las puertas de la absoluta para él estaban cerradas. Pero algo ha cambiado. Eddie Howe dice que es lo suficientemente bueno como para ir a la selección. También Bruno Guimaraes, flamante fichaje del Newcastle que sí va citado con la absoluta. Ahora la pelota está en el tejado de Tité. Joelinton, elegido Mejor Jugador del Mes por el Newcastle, se lesionó apenas unos días antes de la convocatoria de Brasil. Se antoja complicado pensar que, de haber estado sano, podría haber tenido hueco, pero con la canarinha clasificada para el Mundial y Tité haciendo alguna probatura, no es descabellado pensar que quisiera probar al jugador que en apenas cuatro meses ha puesto la Premier League patas arriba

Imagen de cabecera: Getty Images

_Destacado

Las dudas de Cristiano Ronaldo

Daniel Fernández-Pacheco @DFPV96
04-07-2022