_Deporte

La situación del deporte con el Coronavirus

De los “todo saldrá bien” brota algún hilo de falsedad. No del todo, diríamos. De momento, podemos asegurar que la cosa “va”, de manera lacónica. Poco más. Los deportes, lógicamente, lo están pasando mal. Cada país tiene sus cosas. En algunos sitios se les demanda que “beban vodka y que trabajen mucho”; por ello se juega en Bielorrusia. Sin embargo, en la gran mayoría de lugares todo ha cambiado. La normalidad, despejando a los eufemismos como si fuéramos Carles Puyol, sin vacilar, parece haber recogido sus cosas y haber puesto pies en polvorosa de la Tierra. Oyendo a gobiernos, que manejan a sus espaldas grandes naciones, exclamar que “no quieren hablar de la enfermedad porque no son enterradores” entendemos por qué.

En el fútbol y el deporte existen muchos intereses. La UEFA parece convencida en terminar las temporadas, pero los gobiernos tienen la última palabra. Aleksander Ceferin, en La Repubblica, aseguró hace un mes que “las temporadas se podrían perder si no se reemprendían antes de junio”. Sin embargo, la situación es muy cambiante. Lo que está claro es que pasará un tiempo hasta que los aficionados puedan a volver a sentarse juntos de nuevo, en las butacas de siempre. 

En Francia ya se han asegurado de terminar las ligas tal y como están. Por el momento, habrá descensos y el PSG es el campeón de la competición pese a las quejas de varios conjuntos.

En España los equipos de LaLiga volverán a los entrenamientos esta semana e intentarán reanudar la competición en junio. La Primera Iberdrola femenina se cancela y el Barcelona se proclamará campeón. 2ªB y Tercera también se cancelan: habrá ascensos pero no descensos. La final de la Copa del Rey, que deberá disputarse previamente a la final del próximo curso, se jugará con público. Todavía no hay fecha.

Inglaterra continúa en su encrucijada. Cada día los rumores son cambiantes, algunos incluso disparatados, y la única realidad es que los equipos han acordado jugar lo que queda. ¿Cómo? La cuestión sigue en el aire en uno de los países más golpeados por el Coronavirus en el mundo.

En Italia, desde este 5 mayo la mayoría de los equipos están volviendo progresivamente a realizar entrenamientos individuales en sus instalaciones. Los entrenamientos colectivos comenzarán el 18 mayo. Todavía no hay ninguna fecha orientativa sobre el retorno de la Serie A, aunque los equipos ya han mostrado su conformidad en acabar el campeonato.

Alemania será la primera liga en volver a finales de este mes: con la luz verde del gobierno, en breve se decidirá si se reanuda el 15 o el 22 de mayo. Sin público, eso sí. Dos jugadores y un fisio del Colonia han dado positivo y seguramente no podrán ser de la partida para la vuelta al campo, ya que los futbolistas deberán pasar los test en dos ocasiones consecutivas para poder jugar.

Países Bajos, ante la mirada atónita de la UEFA, ha declarado desierta la competición.

Champions League, Eurocopa, Europa League y otros torneos UEFA han sido pospuestos a la espera de que mejore la situación. La Eurocopa se disputará en 2021.

El baloncesto sigue congelado. La NBA, sin fecha, parece concienciada a no arrancar hasta finales de año. La ACB jugará un playoff de doce equipos en una sede única, sin ascensos ni descensos. Los equipos ya están entrenando de manera individual y la fecha límite para arrancar es el 31 de mayo.

El tenis, por el momento, continúa viviendo algún que otro partido de exhibición. Wimbledon ya ha sido cancelado; mientras que Roland Garros, pospuesto a septiembre, y el US Open, con serias dudas a causa del panorama en Nueva York, están en el aire.  

El ciclismo ya va perfilando su futuro. La UCI anunció el nuevo calendario reestructurado entre agosto y noviembre. Las nuevas fechas de las principales carreras son: Sanremo (8 agosto), Tour de Francia (29 agosto-20 septiembre), Giro d’Italia (3-25 octubre), Lieja (4 octubre), Tour de Flandes (18 octubre), Vuelta a España (20 octubre-8 noviembre), Roubaix (25 octubre) y Lombardia (31 octubre).

En julio y agosto, en pleno verano, podría volver MotoGP. Carmelo Ezpeleta, CEO de Dorna, aseguró que podría empezar en esa época sin espectadores. La Fórmula 1, por su parte, seguirá los pasos de las motos. Sin fechas oficiales, se rumorea que en Austria, en los albores de julio, se reanude la competición.

Todo por volver a revivir pasiones que se olvidaron tras esta crisis mundial. Júbilo, desazón o tristeza. Lo que sea. Dónde sea. Pero el deporte necesita reemprender su camino tras este parón obligatorio ya que no son solo los deportistas los que viven de ello. Mucho dinero está en juego. Más allá de la buena fe de los que organizan las competiciones, es clave preservar la salud de los que se exponen y que intentan encender una luz, aunque sea tenue, en uno de los tiempos más sombríos del siglo.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

De los “todo saldrá bien” brota algún hilo de falsedad. No del todo, diríamos. De momento, podemos asegurar que la cosa “va”, de manera lacónica. Poco más. Los deportes, lógicamente, lo están pasando mal. Cada país tiene sus cosas. En algunos sitios se les demanda que “beban vodka y que trabajen mucho”; por ello se juega en Bielorrusia. Sin embargo, en la gran mayoría de lugares todo ha cambiado. La normalidad, despejando a los eufemismos como si fuéramos Carles Puyol, sin vacilar, parece haber recogido sus cosas y haber puesto pies en polvorosa de la Tierra. Oyendo a gobiernos, que manejan a sus espaldas grandes naciones, exclamar que “no quieren hablar de la enfermedad porque no son enterradores” entendemos por qué.

En el fútbol y el deporte existen muchos intereses. La UEFA parece convencida en terminar las temporadas, pero los gobiernos tienen la última palabra. Aleksander Ceferin, en La Repubblica, aseguró hace un mes que “las temporadas se podrían perder si no se reemprendían antes de junio”. Sin embargo, la situación es muy cambiante. Lo que está claro es que pasará un tiempo hasta que los aficionados puedan a volver a sentarse juntos de nuevo, en las butacas de siempre. 

En Francia ya se han asegurado de terminar las ligas tal y como están. Por el momento, habrá descensos y el PSG es el campeón de la competición pese a las quejas de varios conjuntos.

En España los equipos de LaLiga volverán a los entrenamientos esta semana e intentarán reanudar la competición en junio. La Primera Iberdrola femenina se cancela y el Barcelona se proclamará campeón. 2ªB y Tercera también se cancelan: habrá ascensos pero no descensos. La final de la Copa del Rey, que deberá disputarse previamente a la final del próximo curso, se jugará con público. Todavía no hay fecha.

Inglaterra continúa en su encrucijada. Cada día los rumores son cambiantes, algunos incluso disparatados, y la única realidad es que los equipos han acordado jugar lo que queda. ¿Cómo? La cuestión sigue en el aire en uno de los países más golpeados por el Coronavirus en el mundo.

En Italia, desde este 5 mayo la mayoría de los equipos están volviendo progresivamente a realizar entrenamientos individuales en sus instalaciones. Los entrenamientos colectivos comenzarán el 18 mayo. Todavía no hay ninguna fecha orientativa sobre el retorno de la Serie A, aunque los equipos ya han mostrado su conformidad en acabar el campeonato.

Alemania será la primera liga en volver a finales de este mes: con la luz verde del gobierno, en breve se decidirá si se reanuda el 15 o el 22 de mayo. Sin público, eso sí. Dos jugadores y un fisio del Colonia han dado positivo y seguramente no podrán ser de la partida para la vuelta al campo, ya que los futbolistas deberán pasar los test en dos ocasiones consecutivas para poder jugar.

Países Bajos, ante la mirada atónita de la UEFA, ha declarado desierta la competición.

Champions League, Eurocopa, Europa League y otros torneos UEFA han sido pospuestos a la espera de que mejore la situación. La Eurocopa se disputará en 2021.

El baloncesto sigue congelado. La NBA, sin fecha, parece concienciada a no arrancar hasta finales de año. La ACB jugará un playoff de doce equipos en una sede única, sin ascensos ni descensos. Los equipos ya están entrenando de manera individual y la fecha límite para arrancar es el 31 de mayo.

El tenis, por el momento, continúa viviendo algún que otro partido de exhibición. Wimbledon ya ha sido cancelado; mientras que Roland Garros, pospuesto a septiembre, y el US Open, con serias dudas a causa del panorama en Nueva York, están en el aire.  

El ciclismo ya va perfilando su futuro. La UCI anunció el nuevo calendario reestructurado entre agosto y noviembre. Las nuevas fechas de las principales carreras son: Sanremo (8 agosto), Tour de Francia (29 agosto-20 septiembre), Giro d’Italia (3-25 octubre), Lieja (4 octubre), Tour de Flandes (18 octubre), Vuelta a España (20 octubre-8 noviembre), Roubaix (25 octubre) y Lombardia (31 octubre).

En julio y agosto, en pleno verano, podría volver MotoGP. Carmelo Ezpeleta, CEO de Dorna, aseguró que podría empezar en esa época sin espectadores. La Fórmula 1, por su parte, seguirá los pasos de las motos. Sin fechas oficiales, se rumorea que en Austria, en los albores de julio, se reanude la competición.

Todo por volver a revivir pasiones que se olvidaron tras esta crisis mundial. Júbilo, desazón o tristeza. Lo que sea. Dónde sea. Pero el deporte necesita reemprender su camino tras este parón obligatorio ya que no son solo los deportistas los que viven de ello. Mucho dinero está en juego. Más allá de la buena fe de los que organizan las competiciones, es clave preservar la salud de los que se exponen y que intentan encender una luz, aunque sea tenue, en uno de los tiempos más sombríos del siglo.