_Otros

La Resistencia femenina

David Orenes @david_lrl 03-10-2018

etiquetas:

“Si Late Motiv es el cabeza de cartel, nosotros somos la rave que monta la gente en el parking”. Así se define La Resistencia, el programa presentado por David Broncano de lunes a jueves en Movistar, un programa atípico, desgarbado, donde reina la improvisación y se da una apariencia de chapuza constante. “Su esencia es que de la cutrez consigue algo grande”, escribió con acierto un tuitero después de ver a Jorge Ponce saliendo de una vagina gigante, Antonio Resines atrapado en un parking y Andy & Lucas cantando ‘Barbie Girl’ encima de una carroza.

Sin embargo, entre pachachos, jíbiris y subidas de tono, La Resistencia está sorprendiendo a propios y extraños con la elección de sus invitados, convirtiéndose en un altavoz para nombres desconocidos que, por supuesto, destacan por sus logros y tienen algo interesante que contar. Rompiendo cualquier tabú, y a pesar del riesgo de que la audiencia se resienta (no lo hace), Broncano hace partícipe de su espectáculo a figuras de toda índole. De la música al cine, de la escalada a los efectos especiales.

Centrándonos en el deporte, el programa de #Cero ha traspasado fronteras y ya es un referente en cuanto a visibilidad de las mujeres, sobre todo en los deportes minoritarios en España. Por el plató de La Resistencia han pasado, en apenas ocho meses: Cristina Gutiérrez (primera mujer en acabar el Dakar dos años consecutivos en automóviles), Sandra Sánchez (mejor karateka del mundo), Ona Carbonell (doble medallista olímpica en natación sincronizada), Yohanna Alonso (campeona del mundo de Muay Thai), Carla Suárez (una de las mejores tenistas de nuestro país este siglo), Carolina Marín (cuatro Europeos, tres Mundiales y un oro olímpico), Lucía Martiño (doble campeona de España de surf), Amaya Valdemoro (historia del baloncesto femenino español), Gisela Pulido (diez veces campeona de kitesurf), Joana Pastrana (campeona del mundo de boxeo) y Ana Carrasco (la primera mujer campeona del mundo de motociclismo).

Lo mejor que hace Broncano, además de conseguir un ambiente en el que el invitado sea lo más natural posible, es que pone en valor los éxitos conseguidos por los protagonistas. Un ejemplo en el caso de Gisela Pulido:

Broncano: “Es que Gisela es diez veces campeona del mundo de algo. Me abruma, porque ya es difícil ser campeón de algo en tu barrio. Diez veces campeona del mundo es excesivo, ya me parece hasta mal (…) Por poner en perspectiva, Marc Márquez ha sido siete veces campeón del mundo, Fernando Alonso dos veces, Messi y Cristiano cero veces…¿Quieres mandarles un mensaje? En plan, ‘Chicos, seguid esforzandoos’”

Pulido: “Les diría que tienen suerte, supongo que por ser más conocidos. Lo bueno es que hacen los que les gusta”.

En La Resistencia no hay polémicas, ni críticas a los medios de comunicación, ni a Federaciones, ni a aquellos que, como Messi o Cristiano, ganan cantidades abusivas por practicar un deporte que goza de un éxito de masas. No denuncian lo que se hace mal en un país donde las mujeres siempre han tenido difícil destacar (hasta que el talento se impuso por encima de todo), sino que da ejemplo de cómo se puede ensalzar a figuras del deporte español con la mejor de las intenciones, además de romper con los tópicos más absurdos.

Sin ir más lejos, en el último programa acudió Ana Carrasco, desde el pasado domingo la única mujer que, compitiendo contra hombres, se ha proclamado campeona del mundo de motociclismo en Supersports 300. La murciana le entregó al cómico de Orcera una camiseta con el eslogan ‘Ride Like a Girl’ (‘Conduce como una chica’). “Eso es para poner en su sitio a los que dicen lo de ‘conduce como una tía’. Y tú: ‘pues aquí mi coño’”. 


No hay duda de que La Resistencia es un programa de humor y entretenimiento, pero sin comerlo ni beberlo se ha erigido como un espacio imprescindible donde mucha más gente (la entrevista a Ona Carbonell tuvo más de un millón de visitas en Youtube) conoce a nuestras heroínas, menos escondidas y con mayor presencia en el escaparate.

Imagen de cabecera: La Resistencia 

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

“Si Late Motiv es el cabeza de cartel, nosotros somos la rave que monta la gente en el parking”. Así se define La Resistencia, el programa presentado por David Broncano de lunes a jueves en Movistar, un programa atípico, desgarbado, donde reina la improvisación y se da una apariencia de chapuza constante. “Su esencia es que de la cutrez consigue algo grande”, escribió con acierto un tuitero después de ver a Jorge Ponce saliendo de una vagina gigante, Antonio Resines atrapado en un parking y Andy & Lucas cantando ‘Barbie Girl’ encima de una carroza.

Sin embargo, entre pachachos, jíbiris y subidas de tono, La Resistencia está sorprendiendo a propios y extraños con la elección de sus invitados, convirtiéndose en un altavoz para nombres desconocidos que, por supuesto, destacan por sus logros y tienen algo interesante que contar. Rompiendo cualquier tabú, y a pesar del riesgo de que la audiencia se resienta (no lo hace), Broncano hace partícipe de su espectáculo a figuras de toda índole. De la música al cine, de la escalada a los efectos especiales.

Centrándonos en el deporte, el programa de #Cero ha traspasado fronteras y ya es un referente en cuanto a visibilidad de las mujeres, sobre todo en los deportes minoritarios en España. Por el plató de La Resistencia han pasado, en apenas ocho meses: Cristina Gutiérrez (primera mujer en acabar el Dakar dos años consecutivos en automóviles), Sandra Sánchez (mejor karateka del mundo), Ona Carbonell (doble medallista olímpica en natación sincronizada), Yohanna Alonso (campeona del mundo de Muay Thai), Carla Suárez (una de las mejores tenistas de nuestro país este siglo), Carolina Marín (cuatro Europeos, tres Mundiales y un oro olímpico), Lucía Martiño (doble campeona de España de surf), Amaya Valdemoro (historia del baloncesto femenino español), Gisela Pulido (diez veces campeona de kitesurf), Joana Pastrana (campeona del mundo de boxeo) y Ana Carrasco (la primera mujer campeona del mundo de motociclismo).

Lo mejor que hace Broncano, además de conseguir un ambiente en el que el invitado sea lo más natural posible, es que pone en valor los éxitos conseguidos por los protagonistas. Un ejemplo en el caso de Gisela Pulido:

Broncano: “Es que Gisela es diez veces campeona del mundo de algo. Me abruma, porque ya es difícil ser campeón de algo en tu barrio. Diez veces campeona del mundo es excesivo, ya me parece hasta mal (…) Por poner en perspectiva, Marc Márquez ha sido siete veces campeón del mundo, Fernando Alonso dos veces, Messi y Cristiano cero veces…¿Quieres mandarles un mensaje? En plan, ‘Chicos, seguid esforzandoos’”

Pulido: “Les diría que tienen suerte, supongo que por ser más conocidos. Lo bueno es que hacen los que les gusta”.

En La Resistencia no hay polémicas, ni críticas a los medios de comunicación, ni a Federaciones, ni a aquellos que, como Messi o Cristiano, ganan cantidades abusivas por practicar un deporte que goza de un éxito de masas. No denuncian lo que se hace mal en un país donde las mujeres siempre han tenido difícil destacar (hasta que el talento se impuso por encima de todo), sino que da ejemplo de cómo se puede ensalzar a figuras del deporte español con la mejor de las intenciones, además de romper con los tópicos más absurdos.

Sin ir más lejos, en el último programa acudió Ana Carrasco, desde el pasado domingo la única mujer que, compitiendo contra hombres, se ha proclamado campeona del mundo de motociclismo en Supersports 300. La murciana le entregó al cómico de Orcera una camiseta con el eslogan ‘Ride Like a Girl’ (‘Conduce como una chica’). “Eso es para poner en su sitio a los que dicen lo de ‘conduce como una tía’. Y tú: ‘pues aquí mi coño’”. 


No hay duda de que La Resistencia es un programa de humor y entretenimiento, pero sin comerlo ni beberlo se ha erigido como un espacio imprescindible donde mucha más gente (la entrevista a Ona Carbonell tuvo más de un millón de visitas en Youtube) conoce a nuestras heroínas, menos escondidas y con mayor presencia en el escaparate.

Imagen de cabecera: La Resistencia 

etiquetas: