_Tenis

La primera Ensaladera se hace mayor de edad

Alejandro Pérez @aperezgom 13-12-2018

etiquetas:

Hace 18 años la historia del
tenis español a nivel de equipos nacionales cambió para siempre. Ese último año
del siglo pasado (quizás así seamos más conscientes del tiempo que ha pasado)
supuso un punto de inflexión con el triunfo del equipo español en la Copa
Davis. Fue en Barcelona, ante Australia. Historia. Ahora ese triunfo se hace
mayor de edad. Cuando la competición cambia radicalmente.

Era la tercera ocasión en que
España jugaba la final por la Ensaladera. Las dos anteriores (1965 y 1967) no
terminaron bien. Ambas ocasiones ante Australia, ambas en tierras aussies, ambas finales perdidas 4-1.
Santana, Orantes, Gisbert, Arilla y Couder (los protagonistas de las finales)
no pudieron completar el círculo entonces. Seis eliminatorias ganadas, final
cedida.

Por aquel entonces todavía no
existía el Grupo Mundial que ha vivido hasta este 2018. El formato era bastante
diferente. Grupos por zonas (América, Europa, el Este), finales Interzonales y
el campeón, retaba al campeón del año anterior y el ganador era el campeón. En
1972 se obligó al campeón a empezar
de cero. Y en 1981 comenzó el Grupo Mundial. 16 equipos en la élite y el resto
en Grupos Zonales.

España subió al Grupo Mundial en
1982. Ese mismo año bajó… y continuó bajando hasta tocar fondo (Zona Europa B
jugando desde primera ronda). Pero la subida era más sencilla. Ganó su grupo y
a la élite en el 85. En el 87, primeras semifinales de la competición (Suecia
impidió disputar la primera final). De ahí hasta 1995 se vivieron años de Grupo
Mundial aunque sin pisar más semifinales. Entre medias, en 1989 cambio la forma
de subir al Grupo Mundial (al modelo actual): ahora los ganadores de los
primeros Grupos Zonales jugaban ante los perdedores de primera ronda del Grupo
Mundial. El premio: la élite.

En 1998 segundas semifinales en
el Grupo Mundial. Y de nuevo Suecia dejó al equipo español sin la final (de
hecho los suecos ganarían esa edición, su último título hasta la fecha).

Tras salvar la categoría en 1999
con un contundente 5-0 ante Nueva Zelanda a domicilio, llegaba la 89ª edición
del torneo. Llegaba el punto de inflexión para despedir el siglo XX.

Murcia, Málaga, Santander y
Barcelona fueron las cuatro ciudades protagonistas de la historia.

Primera ronda ante Italia con
Albert Costa, Alex Corretja, Juan-Manuel Balcells y Paco Clavet. En la
capitanía, el G4 (Javier Duarte, Josep Perlas, Jordi Vilaró y Juan Bautista
Avendaño). Triunfo por la vía rápida 3-0, adornado con el 4-1 final. Los
italianos ganaron el punto de la honra y robaron un set en el segundo punto.

En cuartos de final Málaga fue la
ciudad. Y Rusia el rival. El equipo sólo tuvo un cambio: Juan Carlos Ferrero
entró por Pavo Clavet. Corretja y Ferrero pusieron el 2-0 el viernes. El sábado
Rusia acortó distancias con los dobles. El papel de héroe recayó en Albert
Costa, que arrasó a Kafelnikov (6-0 6-3 6-0) para meter a España en sus
terceras semifinales desde que se creara el Grupo Mundial. Ferrero remató en el
quinto (4-1).

En julio Santander fue la sede de
la tercera semifinal de España en el Grupo Mundial. Delante, la todopoderosa
Estados Unidos con sus 31 títulos. El enfrentamiento directo lo dominaban los
americanos 1-3. Mismo equipo que en Málaga. Lo mejor de la eliminatoria se
vivió en el partido de dobles. Se fue a los cinco sets, como buen partido de
Copa Davis para que la pareja Corretja/Balcells sellara el pase de España a su
primera final desde que se creó el Grupo Mundial. Ferrero y Balcells cerraron
un fin de semana perfecto (5-0) y a esperar a Australia.

Diciembre. Palau Sant Jordi.
Barcelona. Juan Manuel Balcells, Alex Corretja, Albert Costa y Juan Carlos
Ferrero. A la cabeza, el G4. Enfrente: Pat Rafter, Mark Woodforde, Lleyton
Hewitt y Sandon Stolle capitaneados por John Newcombe. Campeones defensores y
con 27 títulos en su palmarés. David contra Goliat.

El comienzo no fue el mejor con
un jovencísimo Hewitt (19 años) ganando a Costa en cinco mangas (Albert tuvo
6-3 1-6 6-2 a favor). En el segundo punto Ferrero (20 años) había remontado a
Rafter cuando éste tuvo que retirarse por lesión (6-7 7-6 6-2 3-1).

El sábado llegó el turno del
partido de dobles. Balcells y Corretja frente a Stolle y Woodforde (un
especialista, pero sin su pareja habitual, Todd Woodbridge). El Palau hasta la
bandera y España delante del televisor. Triple 6-4 para dejar la Ensaladera a
un partido.

Domingo 10 de diciembre de 2000.
Una fecha que cambio el futuro del tenis español. Aunque ese día fue la
culminación del fin de semana. Del año. De llegar donde no se pudo en 1965 y
1967. Los protagonistas iban a ser dos chavales: Ferrero y Hewitt. 20 y 19 años
respectivamente. Ganadores del viernes. El valenciano contaba con la red del
quinto partido, para el aussie era
una final. Cayó el primer set 6-2. La segunda manga se fue al desempate 7-6. El
tercer set fue para Lleyton 6-4. Y en la cuarta llegó el punto de partido.
Varios intercambios cruzados, Hewitt cambió a la derecha, Ferrero devolvió la
bola, vuelta al revés y la imagen que queda grabada. Revés paralelo y al suelo.

Juan Carlos Ferrero le daba a
España su primera Ensaladera y el Palau Sant Jordi enloquecía. Es imposible
escribir estas líneas sin que se pongan los pelos de punta. Un servidor no
había cumplido los 10 años pero fue ese momento el que me enganchó a esto.

Lo que vino después es de sobra
conocido. Cuatro títulos más en seis finales. Dos títulos y cuatro finales en
el periodo 2008-2012. El sexto país más laureado cuando hace 18 años no
sabíamos lo que era ver a un español levantar la Ensaladera. El punto de inflexión
del tenis español ha cumplido la mayoría de edad. Gracias por tanto, equipo.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Hace 18 años la historia del
tenis español a nivel de equipos nacionales cambió para siempre. Ese último año
del siglo pasado (quizás así seamos más conscientes del tiempo que ha pasado)
supuso un punto de inflexión con el triunfo del equipo español en la Copa
Davis. Fue en Barcelona, ante Australia. Historia. Ahora ese triunfo se hace
mayor de edad. Cuando la competición cambia radicalmente.

Era la tercera ocasión en que
España jugaba la final por la Ensaladera. Las dos anteriores (1965 y 1967) no
terminaron bien. Ambas ocasiones ante Australia, ambas en tierras aussies, ambas finales perdidas 4-1.
Santana, Orantes, Gisbert, Arilla y Couder (los protagonistas de las finales)
no pudieron completar el círculo entonces. Seis eliminatorias ganadas, final
cedida.

Por aquel entonces todavía no
existía el Grupo Mundial que ha vivido hasta este 2018. El formato era bastante
diferente. Grupos por zonas (América, Europa, el Este), finales Interzonales y
el campeón, retaba al campeón del año anterior y el ganador era el campeón. En
1972 se obligó al campeón a empezar
de cero. Y en 1981 comenzó el Grupo Mundial. 16 equipos en la élite y el resto
en Grupos Zonales.

España subió al Grupo Mundial en
1982. Ese mismo año bajó… y continuó bajando hasta tocar fondo (Zona Europa B
jugando desde primera ronda). Pero la subida era más sencilla. Ganó su grupo y
a la élite en el 85. En el 87, primeras semifinales de la competición (Suecia
impidió disputar la primera final). De ahí hasta 1995 se vivieron años de Grupo
Mundial aunque sin pisar más semifinales. Entre medias, en 1989 cambio la forma
de subir al Grupo Mundial (al modelo actual): ahora los ganadores de los
primeros Grupos Zonales jugaban ante los perdedores de primera ronda del Grupo
Mundial. El premio: la élite.

En 1998 segundas semifinales en
el Grupo Mundial. Y de nuevo Suecia dejó al equipo español sin la final (de
hecho los suecos ganarían esa edición, su último título hasta la fecha).

Tras salvar la categoría en 1999
con un contundente 5-0 ante Nueva Zelanda a domicilio, llegaba la 89ª edición
del torneo. Llegaba el punto de inflexión para despedir el siglo XX.

Murcia, Málaga, Santander y
Barcelona fueron las cuatro ciudades protagonistas de la historia.

Primera ronda ante Italia con
Albert Costa, Alex Corretja, Juan-Manuel Balcells y Paco Clavet. En la
capitanía, el G4 (Javier Duarte, Josep Perlas, Jordi Vilaró y Juan Bautista
Avendaño). Triunfo por la vía rápida 3-0, adornado con el 4-1 final. Los
italianos ganaron el punto de la honra y robaron un set en el segundo punto.

En cuartos de final Málaga fue la
ciudad. Y Rusia el rival. El equipo sólo tuvo un cambio: Juan Carlos Ferrero
entró por Pavo Clavet. Corretja y Ferrero pusieron el 2-0 el viernes. El sábado
Rusia acortó distancias con los dobles. El papel de héroe recayó en Albert
Costa, que arrasó a Kafelnikov (6-0 6-3 6-0) para meter a España en sus
terceras semifinales desde que se creara el Grupo Mundial. Ferrero remató en el
quinto (4-1).

En julio Santander fue la sede de
la tercera semifinal de España en el Grupo Mundial. Delante, la todopoderosa
Estados Unidos con sus 31 títulos. El enfrentamiento directo lo dominaban los
americanos 1-3. Mismo equipo que en Málaga. Lo mejor de la eliminatoria se
vivió en el partido de dobles. Se fue a los cinco sets, como buen partido de
Copa Davis para que la pareja Corretja/Balcells sellara el pase de España a su
primera final desde que se creó el Grupo Mundial. Ferrero y Balcells cerraron
un fin de semana perfecto (5-0) y a esperar a Australia.

Diciembre. Palau Sant Jordi.
Barcelona. Juan Manuel Balcells, Alex Corretja, Albert Costa y Juan Carlos
Ferrero. A la cabeza, el G4. Enfrente: Pat Rafter, Mark Woodforde, Lleyton
Hewitt y Sandon Stolle capitaneados por John Newcombe. Campeones defensores y
con 27 títulos en su palmarés. David contra Goliat.

El comienzo no fue el mejor con
un jovencísimo Hewitt (19 años) ganando a Costa en cinco mangas (Albert tuvo
6-3 1-6 6-2 a favor). En el segundo punto Ferrero (20 años) había remontado a
Rafter cuando éste tuvo que retirarse por lesión (6-7 7-6 6-2 3-1).

El sábado llegó el turno del
partido de dobles. Balcells y Corretja frente a Stolle y Woodforde (un
especialista, pero sin su pareja habitual, Todd Woodbridge). El Palau hasta la
bandera y España delante del televisor. Triple 6-4 para dejar la Ensaladera a
un partido.

Domingo 10 de diciembre de 2000.
Una fecha que cambio el futuro del tenis español. Aunque ese día fue la
culminación del fin de semana. Del año. De llegar donde no se pudo en 1965 y
1967. Los protagonistas iban a ser dos chavales: Ferrero y Hewitt. 20 y 19 años
respectivamente. Ganadores del viernes. El valenciano contaba con la red del
quinto partido, para el aussie era
una final. Cayó el primer set 6-2. La segunda manga se fue al desempate 7-6. El
tercer set fue para Lleyton 6-4. Y en la cuarta llegó el punto de partido.
Varios intercambios cruzados, Hewitt cambió a la derecha, Ferrero devolvió la
bola, vuelta al revés y la imagen que queda grabada. Revés paralelo y al suelo.

Juan Carlos Ferrero le daba a
España su primera Ensaladera y el Palau Sant Jordi enloquecía. Es imposible
escribir estas líneas sin que se pongan los pelos de punta. Un servidor no
había cumplido los 10 años pero fue ese momento el que me enganchó a esto.

Lo que vino después es de sobra
conocido. Cuatro títulos más en seis finales. Dos títulos y cuatro finales en
el periodo 2008-2012. El sexto país más laureado cuando hace 18 años no
sabíamos lo que era ver a un español levantar la Ensaladera. El punto de inflexión
del tenis español ha cumplido la mayoría de edad. Gracias por tanto, equipo.

etiquetas:

_Destacado

Una reflexión con la radiografía completa

Alejandro Pérez @aperezgom
02-12-2021

_Tenis

Un año histórico para Paula Badosa

Redacción @SpheraSports
30-11-2021