_Otros

La mosca detrás de la oreja

Daniel Fernández-Pacheco @DFPV96 12-04-2018

etiquetas:

Aarón
Martín tuvo uno de aquellos aterrizajes perfectos. Fue de esos chicos a los que
el destino, desde que estaba en el filial, le susurró que el puesto en el
lateral izquierdo tenía su nombre. El flanco izquierdo de la defensa perica
sufría a finales de 2016 y, entonces, su nombre comenzó a aparecer en las
convocatorias. Hasta que el 14 de octubre de 2016 debutó como titular frente a
Las Palmas. Era una realidad. Aarón no era futuro, era presente.

El
chaval de Montmeló ha mostrado rasgos de ser un jugador que puede llegar a un
equipo que aspire a la Champions League ya que más de un ojeador europeo ha
pasado por Cornellà para ver su evolución como futbolista. Martín, a sus 21
años, es rápido, defiende bien y se ha acostumbrado a ser titular con la
zamarra de un equipo de nivel en primera división.

Sin
embargo, en el partido de los blanquiazules en Mestalla, Aarón no jugó por
primera vez este curso por decisión técnica. Si en la parte derecha de la
defensa los nombres han sido cambiantes, en la opuesta, Dídac Vila ha sufrido
para jugar, con tan solo dos titularidades. La decisión de Quique ha levantado
alguna ceja de duda entre los aficionados ya que, más allá de que pueda ser un
acontecimiento anecdótico, Mario Hermoso ha pasado una larga temporada en el
ostracismo tras sus goles en propia en Leganés.

La realidad es que Aarón no ha jugado mal sus últimos duelos, más allá
del desastre colectivo en Heliópolis dos semanas atrás. Se puede achacar, pues,
a que Sánchez Flores quiera dar oportunidades a los que menos han aparecido
esta temporada. Aarón no tenía competencia. Caminaba por el bosque sin una
mosca detrás de la oreja que le molestara, aunque fuera un poco, para levantar
la mano y apartarla. La opción Dídac debía aparecer para recordarle a Aarón que
esa mosca se puede convertir en un mosquito que le pueda pegar un picotazo. Y
eso siempre es positivo.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Aarón
Martín tuvo uno de aquellos aterrizajes perfectos. Fue de esos chicos a los que
el destino, desde que estaba en el filial, le susurró que el puesto en el
lateral izquierdo tenía su nombre. El flanco izquierdo de la defensa perica
sufría a finales de 2016 y, entonces, su nombre comenzó a aparecer en las
convocatorias. Hasta que el 14 de octubre de 2016 debutó como titular frente a
Las Palmas. Era una realidad. Aarón no era futuro, era presente.

El
chaval de Montmeló ha mostrado rasgos de ser un jugador que puede llegar a un
equipo que aspire a la Champions League ya que más de un ojeador europeo ha
pasado por Cornellà para ver su evolución como futbolista. Martín, a sus 21
años, es rápido, defiende bien y se ha acostumbrado a ser titular con la
zamarra de un equipo de nivel en primera división.

Sin
embargo, en el partido de los blanquiazules en Mestalla, Aarón no jugó por
primera vez este curso por decisión técnica. Si en la parte derecha de la
defensa los nombres han sido cambiantes, en la opuesta, Dídac Vila ha sufrido
para jugar, con tan solo dos titularidades. La decisión de Quique ha levantado
alguna ceja de duda entre los aficionados ya que, más allá de que pueda ser un
acontecimiento anecdótico, Mario Hermoso ha pasado una larga temporada en el
ostracismo tras sus goles en propia en Leganés.

La realidad es que Aarón no ha jugado mal sus últimos duelos, más allá
del desastre colectivo en Heliópolis dos semanas atrás. Se puede achacar, pues,
a que Sánchez Flores quiera dar oportunidades a los que menos han aparecido
esta temporada. Aarón no tenía competencia. Caminaba por el bosque sin una
mosca detrás de la oreja que le molestara, aunque fuera un poco, para levantar
la mano y apartarla. La opción Dídac debía aparecer para recordarle a Aarón que
esa mosca se puede convertir en un mosquito que le pueda pegar un picotazo. Y
eso siempre es positivo.

etiquetas: