_Tenis

La mejor Kvitova ha regresado

Alejandro Pérez @aperezgom 01-02-2019

etiquetas:

Al acabar el año 2016, Petra Kvitova (Bilovec, 1990) completaba su 11ª temporada como tenista profesional. Un año que acabó con tres títulos (Premier 5 de Wuhan, WTA Elite Trophy y la Fed Cup) y 11ª en la WTA. Pero a las puertas de la Navidad, todo cambió tras sufrir un ataque con cuchillo en su casa que afectó a los tendones de los dedos de su mano izquierda. La vuelta a las pistas era una incógnita. Petra tardó cinco meses en resolverla. Y dos años después, ha jugado una final de Grand Slam.

Acabó la temporada 2016 en lo tenístico con dos grandes momentos: el título en Zhuhai y su quinta Copa Federación, la tercera consecutiva. Pero antes de concluir 2016 todo se apagó. Un mes más tarde de ganar la Fed Cup, el 20 de diciembre, Kvitova sufrió un asalto con cuchillo en su casa en Prostejov. La tenista recibió diversos cortes en su mano izquierda (es zurda) y el robo de dinero (200€). Ese mismo día la tenista había causado baja del primer torneo de 2017 (la Copa Hopman) por una lesión en el pie derecho.

El ataque causó daños en los cinco dedos de la mano izquierda, siendo zurda, e implicó una operación inmediata. Los tendones se vieron afectados. Tras la operación comenzaron los plazos: dos días con venda, 6-8 semanas con una férula y no forzar los tendones en, al menos, tres meses. Sin embargo, el cirujano se mostró optimista en cuando a una posible vuelta a las pistas dada la edad de Kvitova (26) y su buena salud.

Cinco meses después del ataque, el domingo 28 de mayo de 2017, Petra Kvitova volvía a jugar al tenis. Un día que la checa no olvidará jamás. En la pista Phillipe Chatrier, ante la estadounidense Julia Boserup. El resultado fue lo de menos (ganó Kvitova), sólo con volver a jugar la checa había ganado el partido de su vida. Todo lo que ocurriese en adelante era un regalo.

Y vaya si ha pasado. De París se fue en segunda ronda, pero en su siguiente parada (Birmingham), ya en su querida hierba, Kvitova levantó su vigésimo titulo WTA. En su segundo torneo tras cinco meses parada. Admirable. En el mismo 2017 llegó a cuartos en Nueva York y a semifinales en Pekín. 28 partidos en 11 torneos en 2017 ganando 18 de ellos. Extraordinario.

El año pasado 2018 fue espectacular para Kvitova. Cinco títulos: San Petesburgo (Premier 700, invitada) y Qatar (Premier 5) seguidos; Praga (International) y Madrid (Premier Mandatory, su 3º título en la capital española) también consecutivos; y repitió en Birmingham. Sólo en 2011 consiguió más títulos, incluyendo Madrid, Wimbledon y las Finales WTA.

Y este recién estrenado 2019 ha supuesto un nuevo paso adelante para la tenista checa. Ganó por segunda vez en Sydney (2015) y llegó a su tercera final de Grand Slam, la primera tras el ataque sufrido hace algo más de dos años. No sólo Petra ha sido capaz de volver al circuito tras recuperarse de las heridas en su mano izquierda. Lo ha hecho demostrando estar al mejor nivel que la conocíamos. En Melbourne sólo Osaka le ha privado del título.

Pese a no ganar, la propia tenista lo tenía claro tras la final, el triunfo era estar ahí: «Es una locura, no me puedo creer que acabe de jugar la final de un Grand Slam otra vez. Gracias (a su equipo) por estar conmigo aunque no supiéramos si podría volver a coger una raqueta».

Todo lo que ha conseguido y consiga tras sufrir ese ataque será un regalo para Petra. Lo cual no quita que la checa lo haya trabajado para conseguirlo. Ni mucho menos. Una tenista extraordinaria, bicampeona de Grand Slam y Maestra WTA. En Melbourne pudo alcanzar la cima de la clasificación pero Osaka se cruzó en la final. Es la número 2 del mundo. Pero todo eso queda en un segundo plano: Kvitova ha vuelto a ser ella. Y eso es una extraordinaria noticia.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Al acabar el año 2016, Petra Kvitova (Bilovec, 1990) completaba su 11ª temporada como tenista profesional. Un año que acabó con tres títulos (Premier 5 de Wuhan, WTA Elite Trophy y la Fed Cup) y 11ª en la WTA. Pero a las puertas de la Navidad, todo cambió tras sufrir un ataque con cuchillo en su casa que afectó a los tendones de los dedos de su mano izquierda. La vuelta a las pistas era una incógnita. Petra tardó cinco meses en resolverla. Y dos años después, ha jugado una final de Grand Slam.

Acabó la temporada 2016 en lo tenístico con dos grandes momentos: el título en Zhuhai y su quinta Copa Federación, la tercera consecutiva. Pero antes de concluir 2016 todo se apagó. Un mes más tarde de ganar la Fed Cup, el 20 de diciembre, Kvitova sufrió un asalto con cuchillo en su casa en Prostejov. La tenista recibió diversos cortes en su mano izquierda (es zurda) y el robo de dinero (200€). Ese mismo día la tenista había causado baja del primer torneo de 2017 (la Copa Hopman) por una lesión en el pie derecho.

El ataque causó daños en los cinco dedos de la mano izquierda, siendo zurda, e implicó una operación inmediata. Los tendones se vieron afectados. Tras la operación comenzaron los plazos: dos días con venda, 6-8 semanas con una férula y no forzar los tendones en, al menos, tres meses. Sin embargo, el cirujano se mostró optimista en cuando a una posible vuelta a las pistas dada la edad de Kvitova (26) y su buena salud.

Cinco meses después del ataque, el domingo 28 de mayo de 2017, Petra Kvitova volvía a jugar al tenis. Un día que la checa no olvidará jamás. En la pista Phillipe Chatrier, ante la estadounidense Julia Boserup. El resultado fue lo de menos (ganó Kvitova), sólo con volver a jugar la checa había ganado el partido de su vida. Todo lo que ocurriese en adelante era un regalo.

Y vaya si ha pasado. De París se fue en segunda ronda, pero en su siguiente parada (Birmingham), ya en su querida hierba, Kvitova levantó su vigésimo titulo WTA. En su segundo torneo tras cinco meses parada. Admirable. En el mismo 2017 llegó a cuartos en Nueva York y a semifinales en Pekín. 28 partidos en 11 torneos en 2017 ganando 18 de ellos. Extraordinario.

El año pasado 2018 fue espectacular para Kvitova. Cinco títulos: San Petesburgo (Premier 700, invitada) y Qatar (Premier 5) seguidos; Praga (International) y Madrid (Premier Mandatory, su 3º título en la capital española) también consecutivos; y repitió en Birmingham. Sólo en 2011 consiguió más títulos, incluyendo Madrid, Wimbledon y las Finales WTA.

Y este recién estrenado 2019 ha supuesto un nuevo paso adelante para la tenista checa. Ganó por segunda vez en Sydney (2015) y llegó a su tercera final de Grand Slam, la primera tras el ataque sufrido hace algo más de dos años. No sólo Petra ha sido capaz de volver al circuito tras recuperarse de las heridas en su mano izquierda. Lo ha hecho demostrando estar al mejor nivel que la conocíamos. En Melbourne sólo Osaka le ha privado del título.

Pese a no ganar, la propia tenista lo tenía claro tras la final, el triunfo era estar ahí: «Es una locura, no me puedo creer que acabe de jugar la final de un Grand Slam otra vez. Gracias (a su equipo) por estar conmigo aunque no supiéramos si podría volver a coger una raqueta».

Todo lo que ha conseguido y consiga tras sufrir ese ataque será un regalo para Petra. Lo cual no quita que la checa lo haya trabajado para conseguirlo. Ni mucho menos. Una tenista extraordinaria, bicampeona de Grand Slam y Maestra WTA. En Melbourne pudo alcanzar la cima de la clasificación pero Osaka se cruzó en la final. Es la número 2 del mundo. Pero todo eso queda en un segundo plano: Kvitova ha vuelto a ser ella. Y eso es una extraordinaria noticia.

etiquetas: