_Otros

La Liga

Juan Carlos González Guerrero @jcgonzalez87 18-04-2018

etiquetas:

El Barça va a ganar una Liga tan fácil que va a ir
directamente al palmarés sin pasar por Canaletas. Si el fútbol es un
sentimiento es porque te permite vivir situaciones que el día a día no te deja:
en la vida se tarda algo más de 90 minutos en remontar. Al Barça le queda el
reto de ganarla sin perder ningún partido y dentro de unos años quizás se le
recuerde como ‘Los invencibles de Valverde’, pero quienes vimos esta Liga
diremos que no fue para tanto. Es un ejemplo más de que el fútbol no se puede
explicar con estadísticas. Otro es que en los 447 goles que ha marcado
Cristiano con el Madrid (a día 18 de abril de 2018) no encontramos el de la
tanda de penaltis que le dio una Copa de Europa (La Undécima).  

Cuando preguntemos a un seguidor del Barça por una Liga
favorita, seguro que no elige esta. Todos tenemos una Liga, la Liga, y para mí
fue la del 2007, con Capello en el banquillo. En aquella época, yo veía los
partidos de los fines de semana en un bar del pueblo. Se aprende mucho viendo
fútbol en esos ambientes, pero ya me dieron el máster y ahora lo veo en casa.
También es cosa de la edad, con 19 años quieres compartirlo todo. Con 30, que
te dejen tranquilo.

El Madrid iba camino de su cuarto año seguido sin ganar
nada. No se veía algo así desde antes de la llegada de Di Stéfano en 1953. El
Barça tenía una ventaja de 5 puntos en marzo cuando el Madrid fue al Camp Nou a
recibir la estocada final. Empató a tres (hat-trick de Messi, su primer gran
partido) y se vio con vida. Fue recortando puntos hasta la jornada 34.
Madrid-Espanyol, un sábado por la tarde. Si ganaba, el Madrid dormiría líder.
En el bar estábamos no más de 15 personas. Yo estaba con dos amigos. Uno se fue
cabreado cuando el Madrid perdía 1-3 al descanso. Hoy muchos dirían que es
antimadridista. Yo creo que es alguien de quien no te puedes fiar. Once años
después sólo somos amigos en Facebook.

Remontó el Madrid en uno de los partidos que más he podido
celebrar nunca, porque no hay nada como dar por perdido algo y encontrártelo en
el bolsillo. Y mi amigo descreído vino corriendo a abrazarnos: no se dedicó a la
política, aunque se le daba bien lo de llegar para la foto. En la penúltima
jornada llegó el Tamudazo. Ya había más de media entrada en el bar y mientras
la parte madridista celebraba el gol de Van Nistelrooy en La Romareda, yo me
quedé mirando la tele que tenía puesto el partido del Barça. Entonces, mientras
todo el mundo veía las repeticiones del gol blanco, todos se me quedaron
mirando pensando que iba con un retraso de 18 segundos. Tuve que señalar a la
otra tele para que entendieran que estaba celebrando otro gol. En la última
jornada, casi no teníamos hueco en el bar. 

La semana pasada Capello anunció su retirada. Entrenó al
Madrid en la 96/97, ganó la Liga y se fue. Volvió en la 06/07, ganó la Liga y
lo echaron. Con razón, porque el Madrid jugaba con Emerson y Diarrá en el
centro del campo y daba pena verlo. Y sin embargo para muchos madridistas fue
la mejor Liga que vivimos. El fútbol.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

El Barça va a ganar una Liga tan fácil que va a ir
directamente al palmarés sin pasar por Canaletas. Si el fútbol es un
sentimiento es porque te permite vivir situaciones que el día a día no te deja:
en la vida se tarda algo más de 90 minutos en remontar. Al Barça le queda el
reto de ganarla sin perder ningún partido y dentro de unos años quizás se le
recuerde como ‘Los invencibles de Valverde’, pero quienes vimos esta Liga
diremos que no fue para tanto. Es un ejemplo más de que el fútbol no se puede
explicar con estadísticas. Otro es que en los 447 goles que ha marcado
Cristiano con el Madrid (a día 18 de abril de 2018) no encontramos el de la
tanda de penaltis que le dio una Copa de Europa (La Undécima).  

Cuando preguntemos a un seguidor del Barça por una Liga
favorita, seguro que no elige esta. Todos tenemos una Liga, la Liga, y para mí
fue la del 2007, con Capello en el banquillo. En aquella época, yo veía los
partidos de los fines de semana en un bar del pueblo. Se aprende mucho viendo
fútbol en esos ambientes, pero ya me dieron el máster y ahora lo veo en casa.
También es cosa de la edad, con 19 años quieres compartirlo todo. Con 30, que
te dejen tranquilo.

El Madrid iba camino de su cuarto año seguido sin ganar
nada. No se veía algo así desde antes de la llegada de Di Stéfano en 1953. El
Barça tenía una ventaja de 5 puntos en marzo cuando el Madrid fue al Camp Nou a
recibir la estocada final. Empató a tres (hat-trick de Messi, su primer gran
partido) y se vio con vida. Fue recortando puntos hasta la jornada 34.
Madrid-Espanyol, un sábado por la tarde. Si ganaba, el Madrid dormiría líder.
En el bar estábamos no más de 15 personas. Yo estaba con dos amigos. Uno se fue
cabreado cuando el Madrid perdía 1-3 al descanso. Hoy muchos dirían que es
antimadridista. Yo creo que es alguien de quien no te puedes fiar. Once años
después sólo somos amigos en Facebook.

Remontó el Madrid en uno de los partidos que más he podido
celebrar nunca, porque no hay nada como dar por perdido algo y encontrártelo en
el bolsillo. Y mi amigo descreído vino corriendo a abrazarnos: no se dedicó a la
política, aunque se le daba bien lo de llegar para la foto. En la penúltima
jornada llegó el Tamudazo. Ya había más de media entrada en el bar y mientras
la parte madridista celebraba el gol de Van Nistelrooy en La Romareda, yo me
quedé mirando la tele que tenía puesto el partido del Barça. Entonces, mientras
todo el mundo veía las repeticiones del gol blanco, todos se me quedaron
mirando pensando que iba con un retraso de 18 segundos. Tuve que señalar a la
otra tele para que entendieran que estaba celebrando otro gol. En la última
jornada, casi no teníamos hueco en el bar. 

La semana pasada Capello anunció su retirada. Entrenó al
Madrid en la 96/97, ganó la Liga y se fue. Volvió en la 06/07, ganó la Liga y
lo echaron. Con razón, porque el Madrid jugaba con Emerson y Diarrá en el
centro del campo y daba pena verlo. Y sin embargo para muchos madridistas fue
la mejor Liga que vivimos. El fútbol.

etiquetas:

_Otros

Proyectos que suman

Sara Giménez @_SaraGimenez
22-12-2021

_Otros

La mentira de Serdar Çoban

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
17-12-2021