_Femenino

La joya de la corona

Patricia Muñoz @patrims 23-05-2018

etiquetas:

La selección española femenina Sub-17 alcanzó la gloria europea. Cayó
su bestia negra, Alemania. Y con ella, el trono y su correspondiente corona
cambiaron de manos. Unas manos, las del combinado español, que en este 2018,
tras años yéndose de vacío ante las germanas, pueden presumir de sostener (y no
soltar) el trofeo que les acredita como campeonas de Europa. Un triunfo soñado,
un título ansiado y una corona en la que, como es habitual, una joya destaca
por encima del resto. Una joya que emana luz, belleza y, sobre todo, calidad.
Esa joya brilla con luz propia y se llama Eva Navarro.

La delantera yeclana lo hizo todo para ganarse el favor e incluso
la admiración de su propias compañeras, de su entrenadora y de todos los
amantes de este deporte. La actual jugadora del SPA de Alicante – quien se
encuentra inmerso en la fase de ascenso a Primera División femenina – se marcó
una actuación de lujo a lo largo de los 80 minutos de encuentro. Mientras sus
compañeras hacían un excelente trabajo tanto en la línea defensiva, frenando
cualquier ataque germano, como en el medio campo, siendo dueñas del balón, la
murciana se desmarcaba, abría espacios y, sobre todo, convertía ocasiones en
goles.

Una efectividad del cien por cien, con dos disparos a puerta y dos
dianas. Así se resume la actuación de la selección española en esta final y,
más concretamente, la de Navarro quien, con seis tantos a lo largo de todo el
torneo, se convirtió en la máxima goleadora del conjunto español. Ya fue clave
en el encuentro de semifinales ante Finlandia anotando el solitario gol que
definió el devenir del partido y volvió a repetir hazaña en la final. Marcaría
en el 47 con un gol “muy suyo”, como reconocería más tarde Jesús Cañizares, técnico
del SPA de Alicante: “Gana la espalda a la marca y define en el mano a mano con
mucha seriedad”. 

La segunda diana únicamente puede definirse como una auténtica
obra de arte. La calma, la utilización de sus mejores recursos y la
demostración de ser poseedora de una calidad extrema en el tiro convirtieron el
segundo tanto de la murciana en un golazo digno de una final y de una jugadora
de gran nivel. No pudo haber, por tanto, mejor manera de cerrar una final de un
campeonato de Europa que con este precioso gol. El broche de oro a un gran
torneo de las españolas, quienes sumaron un total de cuatro victorias
(incluyendo la final) y un único empate (ante Italia, en la fase de grupos).

Gran culpa de este magnífico torneo, por tanto, la tuvo Eva
Navarro. Velocidad, regate, desborde, juego sin balón, excelente golpeo…
Cualidades extraordinarias que han hecho de la murciana una pieza clave tanto
en la selección española como en su club, el SPA de Alicante, en el que lleva
jugando desde los 13 años. Un equipo que, sin duda, está echando de menos a la
joven Navarro, quien, al estar convocada con la selección para este Europeo, no
ha podido ayudar a su equipo en la fase de ascenso a la Liga Iberdrola (lleva
dos derrotas en dos encuentros disputados).

Y es que ser una jugadora versátil y realmente completa le está
permitiendo a la murciana convertirse en un referente en el ataque. Donde esté
la joven de Yecla, como ya se vio a lo largo del campeonato de Europa, habrá
peligro, habrá juego y, sobre todo, habrá mucha clase. Donde esté la murciana siempre
habrá esperanzas de gol. Y, sin lugar a dudas, donde esté Eva Navarro habrá
destellos de calidad. Porque ella es la joya de la corona, la que brilla con
luz propia.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

La selección española femenina Sub-17 alcanzó la gloria europea. Cayó
su bestia negra, Alemania. Y con ella, el trono y su correspondiente corona
cambiaron de manos. Unas manos, las del combinado español, que en este 2018,
tras años yéndose de vacío ante las germanas, pueden presumir de sostener (y no
soltar) el trofeo que les acredita como campeonas de Europa. Un triunfo soñado,
un título ansiado y una corona en la que, como es habitual, una joya destaca
por encima del resto. Una joya que emana luz, belleza y, sobre todo, calidad.
Esa joya brilla con luz propia y se llama Eva Navarro.

La delantera yeclana lo hizo todo para ganarse el favor e incluso
la admiración de su propias compañeras, de su entrenadora y de todos los
amantes de este deporte. La actual jugadora del SPA de Alicante – quien se
encuentra inmerso en la fase de ascenso a Primera División femenina – se marcó
una actuación de lujo a lo largo de los 80 minutos de encuentro. Mientras sus
compañeras hacían un excelente trabajo tanto en la línea defensiva, frenando
cualquier ataque germano, como en el medio campo, siendo dueñas del balón, la
murciana se desmarcaba, abría espacios y, sobre todo, convertía ocasiones en
goles.

Una efectividad del cien por cien, con dos disparos a puerta y dos
dianas. Así se resume la actuación de la selección española en esta final y,
más concretamente, la de Navarro quien, con seis tantos a lo largo de todo el
torneo, se convirtió en la máxima goleadora del conjunto español. Ya fue clave
en el encuentro de semifinales ante Finlandia anotando el solitario gol que
definió el devenir del partido y volvió a repetir hazaña en la final. Marcaría
en el 47 con un gol “muy suyo”, como reconocería más tarde Jesús Cañizares, técnico
del SPA de Alicante: “Gana la espalda a la marca y define en el mano a mano con
mucha seriedad”. 

La segunda diana únicamente puede definirse como una auténtica
obra de arte. La calma, la utilización de sus mejores recursos y la
demostración de ser poseedora de una calidad extrema en el tiro convirtieron el
segundo tanto de la murciana en un golazo digno de una final y de una jugadora
de gran nivel. No pudo haber, por tanto, mejor manera de cerrar una final de un
campeonato de Europa que con este precioso gol. El broche de oro a un gran
torneo de las españolas, quienes sumaron un total de cuatro victorias
(incluyendo la final) y un único empate (ante Italia, en la fase de grupos).

Gran culpa de este magnífico torneo, por tanto, la tuvo Eva
Navarro. Velocidad, regate, desborde, juego sin balón, excelente golpeo…
Cualidades extraordinarias que han hecho de la murciana una pieza clave tanto
en la selección española como en su club, el SPA de Alicante, en el que lleva
jugando desde los 13 años. Un equipo que, sin duda, está echando de menos a la
joven Navarro, quien, al estar convocada con la selección para este Europeo, no
ha podido ayudar a su equipo en la fase de ascenso a la Liga Iberdrola (lleva
dos derrotas en dos encuentros disputados).

Y es que ser una jugadora versátil y realmente completa le está
permitiendo a la murciana convertirse en un referente en el ataque. Donde esté
la joven de Yecla, como ya se vio a lo largo del campeonato de Europa, habrá
peligro, habrá juego y, sobre todo, habrá mucha clase. Donde esté la murciana siempre
habrá esperanzas de gol. Y, sin lugar a dudas, donde esté Eva Navarro habrá
destellos de calidad. Porque ella es la joya de la corona, la que brilla con
luz propia.

etiquetas:

_Femenino

Eva Moral, una vida maravillosa

David Orenes @david_lrl
10-09-2021

_Femenino

Ons Jabeur ya tiene el primero

Alejandro Pérez @aperezgom
23-06-2021