_Otros

La ingratitud de la portería

Javier Siñeriz @jsineriz96 14-04-2018

etiquetas:

Mucha gente dice que el de portero es el puesto más complicado y específico
de todos los que existen en el fútbol. Yo firmo debajo de esa afirmación.
Además, añadiría que es el puesto más ingrato de todos. Si haces un mal partido
todas las críticas caen sobre ti, mientras que si haces un buen partido no pasa
nada, solamente has hecho lo que tenías que hacer. Todos los porteros hemos
sufrido esto en algún momento de nuestra vida. Sin embargo, en estas líneas se
va a hablar de cuatro ejemplos muy claros. Keylor Navas, Marc-André ter Stegen,
Sergio Asenjo y Alisson Becker están viviendo en primera persona la ingratitud
de la portería.

El primer caso es el de costarricense Keylor Navas. El portero lleva cuatro
años en el Real Madrid, y todos los veranos se le ha querido buscar sustituto.
De hecho, en el verano de 2015 Keylor estuvo subido en un avión para irse a
Manchester a cambio de que el Madrid recibiera a De Gea. Sin embargo, Navas
siempre ha dado la talla cuando esto ha sido necesario, pese a los constantes
rumores que situaban a los mejores porteros del mundo en Concha Espina. La
ingratitud con el costarricense ha sido increíble, no solo de la portería, sino
también de su afición. Keylor Navas no está en el top 5 de mejores porteros del
mundo, pero su entrega y su buen hacer son innegables.

El segundo caso es el de Marc-André ter Stegen. El portero alemán del
Barcelona está viviendo una de las mejores temporadas de su carrera. Está
siendo vital para que el club culé esté haciendo la gran campaña que está
haciendo. En el último año ha sido el titular indiscutible de la selección
alemana, sobre todo, por la lesión de Neuer. Sin embargo, el portero del Bayern
parece que ha puesto fin a su lesión, y hay muchas voces que le piden como
portero titular en el Mundial de Rusia. Ter Stegen ha trabajado duro y bien
durante este año, pero parece que no será titular en la Copa del Mundo, otra
vez más vemos de cerca lo ingrato que es ser portero.

El caso más claro es, posiblemente, el de Sergio Asenjo. El guardameta del
Villarreal ha vivido en sus carnes la dureza de las lesiones. Hasta cuatro
veces se ha roto el ligamento cruzado, tres el de su rodilla izquierda y una el
de la derecha. El portero palentino ha sabido sobreponerse a todas y cada una
de ellas con un esfuerzo increíble y con un afán de superación digno de
elogios. Estas lesiones han llegado en momentos clave y le han impedido tener
una mejor carrera. El caso de Asenjo es tremendamente ingrato, de no haber sido
por las lesiones, el guardameta podría estar en un equipo de un nivel superior
y ser un habitual de la selección española. Pero la portería no perdona.

El último protagonista es Alisson Becker. El fantástico portero de la Roma
se está desatapando esta temporada como uno de los mejores del mundo. El
brasileño está sorprendiendo a toda Europa y no es para menos, sus actuaciones
tanto en Serie A como en Champions League han sido increíbles. Sin embargo,
muchos le juzgan por un solo partido, la ida de cuartos de final de Champions
en el Camp Nou. Es cierto que no fue su mejor partido, pero su equipo no perdió
4-1 por su culpa. Además, se le catalogó como un portero sobrevalorado, lo
curioso es que esto lo hacía gente que era la primera vez que le veía jugar.
Esto es algo habitual en los porteros, se les juzga por un solo encuentro y no
por una trayectoria. En este caso, volvemos a ver la ingratitud que supone ser
portero de una manera tremenda.

Estos cuatro ejemplos son solo algunos de los más llamativos en los últimos
tiempos. Sin embargo, la ingratidud de la portería la podemos ver semana tras
semana en muchísimos campos de fútbol de todo el mundo. Los porteros sabemos la
responsabilidad que supone esto y lo poco agradecido que es el puesto. Sin
embargo, tiene algo especial que engancha. Pocos porteros quieren dejar de
serlo una vez que lo prueban. Sabes que te va a hacer daño, pero tú estás
encantado con ser portero y con cargar sobre tus hombros esa gran
responsabilidad. Con razón dicen que los porteros estamos locos. 

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Mucha gente dice que el de portero es el puesto más complicado y específico
de todos los que existen en el fútbol. Yo firmo debajo de esa afirmación.
Además, añadiría que es el puesto más ingrato de todos. Si haces un mal partido
todas las críticas caen sobre ti, mientras que si haces un buen partido no pasa
nada, solamente has hecho lo que tenías que hacer. Todos los porteros hemos
sufrido esto en algún momento de nuestra vida. Sin embargo, en estas líneas se
va a hablar de cuatro ejemplos muy claros. Keylor Navas, Marc-André ter Stegen,
Sergio Asenjo y Alisson Becker están viviendo en primera persona la ingratitud
de la portería.

El primer caso es el de costarricense Keylor Navas. El portero lleva cuatro
años en el Real Madrid, y todos los veranos se le ha querido buscar sustituto.
De hecho, en el verano de 2015 Keylor estuvo subido en un avión para irse a
Manchester a cambio de que el Madrid recibiera a De Gea. Sin embargo, Navas
siempre ha dado la talla cuando esto ha sido necesario, pese a los constantes
rumores que situaban a los mejores porteros del mundo en Concha Espina. La
ingratitud con el costarricense ha sido increíble, no solo de la portería, sino
también de su afición. Keylor Navas no está en el top 5 de mejores porteros del
mundo, pero su entrega y su buen hacer son innegables.

El segundo caso es el de Marc-André ter Stegen. El portero alemán del
Barcelona está viviendo una de las mejores temporadas de su carrera. Está
siendo vital para que el club culé esté haciendo la gran campaña que está
haciendo. En el último año ha sido el titular indiscutible de la selección
alemana, sobre todo, por la lesión de Neuer. Sin embargo, el portero del Bayern
parece que ha puesto fin a su lesión, y hay muchas voces que le piden como
portero titular en el Mundial de Rusia. Ter Stegen ha trabajado duro y bien
durante este año, pero parece que no será titular en la Copa del Mundo, otra
vez más vemos de cerca lo ingrato que es ser portero.

El caso más claro es, posiblemente, el de Sergio Asenjo. El guardameta del
Villarreal ha vivido en sus carnes la dureza de las lesiones. Hasta cuatro
veces se ha roto el ligamento cruzado, tres el de su rodilla izquierda y una el
de la derecha. El portero palentino ha sabido sobreponerse a todas y cada una
de ellas con un esfuerzo increíble y con un afán de superación digno de
elogios. Estas lesiones han llegado en momentos clave y le han impedido tener
una mejor carrera. El caso de Asenjo es tremendamente ingrato, de no haber sido
por las lesiones, el guardameta podría estar en un equipo de un nivel superior
y ser un habitual de la selección española. Pero la portería no perdona.

El último protagonista es Alisson Becker. El fantástico portero de la Roma
se está desatapando esta temporada como uno de los mejores del mundo. El
brasileño está sorprendiendo a toda Europa y no es para menos, sus actuaciones
tanto en Serie A como en Champions League han sido increíbles. Sin embargo,
muchos le juzgan por un solo partido, la ida de cuartos de final de Champions
en el Camp Nou. Es cierto que no fue su mejor partido, pero su equipo no perdió
4-1 por su culpa. Además, se le catalogó como un portero sobrevalorado, lo
curioso es que esto lo hacía gente que era la primera vez que le veía jugar.
Esto es algo habitual en los porteros, se les juzga por un solo encuentro y no
por una trayectoria. En este caso, volvemos a ver la ingratitud que supone ser
portero de una manera tremenda.

Estos cuatro ejemplos son solo algunos de los más llamativos en los últimos
tiempos. Sin embargo, la ingratidud de la portería la podemos ver semana tras
semana en muchísimos campos de fútbol de todo el mundo. Los porteros sabemos la
responsabilidad que supone esto y lo poco agradecido que es el puesto. Sin
embargo, tiene algo especial que engancha. Pocos porteros quieren dejar de
serlo una vez que lo prueban. Sabes que te va a hacer daño, pero tú estás
encantado con ser portero y con cargar sobre tus hombros esa gran
responsabilidad. Con razón dicen que los porteros estamos locos. 

etiquetas:

_Otros

Nos van a ver volver

Aldo Vázquez @
25-06-2019

_Otros

Las claves del playoff de ascenso a Primera

José Miguel Capel @@JCapCar
19-06-2019