_África

La hora de los valientes

Alberto Edjogo-Owono @albertoowono 03-07-2019

etiquetas:

La fase de grupos de esta edición de la Copa de África ha dejado varias conclusiones. La primera de ellas es que el miedo paraliza al ser humano. Selecciones como Túnez, RD Congo o Sudáfrica han rayado a un nivel muy por debajo de lo que cabía esperar. La segunda conclusión es que la vida te da siempre una oportunidad más, de tal modo que estos tres equipos han podido acceder a los octavos de final. La tercera idea que nos ha arrojado el arranque de la competición es que el nivel defensivo de los combinados africanos ha mejorado y eso hace que se reduzca el número de goles en los partidos de la primera ronda.

Hasta la fecha no ha habido grandes polémicas ni altercados de ningún tipo, así que estamos de enhorabuena. Tres de los cuatro equipos norteafricanos están funcionando como un reloj. Marruecos, con más eficacia que brillo, ha hecho un pleno de victorias esperando todavía la mejor versión de Hakim Ziyech. Argelia, Los Zorros del Desierto, se presentaron en esta Copa con un papel secundario, pero han demostrado una firmeza que parecía perdida hace ya años, añadida a la calidad de Ryad Mahrez y Ounas. Por último Egipto, la selección anfitriona, ha puesto cemento en su portería (no ha encajado gol aún) y ha desatado el talento de Trezeguet al lado del ‘Faraón’ Mo Salah. Tres equipos norteafricanos que han sumado tres victorias y presentan su candidatura.

También Senegal ha puesto argumentos de mucho peso. Se reactivó Sadio Mané en el último partido con un doblete, confiando en que su socio Koulibaly haga el trabajo en la retaguardia. 

Mali ha sido el equipo más divertido de esta primera ronda, regalando un juego alegre, desenfadado y sin complejo. ¿Habrá llegado, por fin, el momento de Las Águilas?

Otros colosos africanos como la Ghana de Thomas, la Camerún de Toko Ekambi o la Nigeria de Samuel Chukwueze no han despejado dudas respecto a su juego, pero en eliminatorias directas se transforman en rivales muy peligrosos.

Hemos de quitarnos el sombrero ante Madagascar. Los Bueyes debutaban en una Copa de África y pasaron la fase de grupos de manera brillante. El buen pie de Ilaimaharitra lanza el potencial ofensivo de Andriamatsinoro y Andriatsima. Apellidos impronunciables que ya suenan con mucha fuerza.

Pero esto, el aperitivo que ha supuesto la fase de grupos, ha terminado. Es hora de salir de caza por la sabana. Ha llegado el momento para que los depredadores hagan su trabajo, han llegado los octavos de final: la hora de los valientes.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

La fase de grupos de esta edición de la Copa de África ha dejado varias conclusiones. La primera de ellas es que el miedo paraliza al ser humano. Selecciones como Túnez, RD Congo o Sudáfrica han rayado a un nivel muy por debajo de lo que cabía esperar. La segunda conclusión es que la vida te da siempre una oportunidad más, de tal modo que estos tres equipos han podido acceder a los octavos de final. La tercera idea que nos ha arrojado el arranque de la competición es que el nivel defensivo de los combinados africanos ha mejorado y eso hace que se reduzca el número de goles en los partidos de la primera ronda.

Hasta la fecha no ha habido grandes polémicas ni altercados de ningún tipo, así que estamos de enhorabuena. Tres de los cuatro equipos norteafricanos están funcionando como un reloj. Marruecos, con más eficacia que brillo, ha hecho un pleno de victorias esperando todavía la mejor versión de Hakim Ziyech. Argelia, Los Zorros del Desierto, se presentaron en esta Copa con un papel secundario, pero han demostrado una firmeza que parecía perdida hace ya años, añadida a la calidad de Ryad Mahrez y Ounas. Por último Egipto, la selección anfitriona, ha puesto cemento en su portería (no ha encajado gol aún) y ha desatado el talento de Trezeguet al lado del ‘Faraón’ Mo Salah. Tres equipos norteafricanos que han sumado tres victorias y presentan su candidatura.

También Senegal ha puesto argumentos de mucho peso. Se reactivó Sadio Mané en el último partido con un doblete, confiando en que su socio Koulibaly haga el trabajo en la retaguardia. 

Mali ha sido el equipo más divertido de esta primera ronda, regalando un juego alegre, desenfadado y sin complejo. ¿Habrá llegado, por fin, el momento de Las Águilas?

Otros colosos africanos como la Ghana de Thomas, la Camerún de Toko Ekambi o la Nigeria de Samuel Chukwueze no han despejado dudas respecto a su juego, pero en eliminatorias directas se transforman en rivales muy peligrosos.

Hemos de quitarnos el sombrero ante Madagascar. Los Bueyes debutaban en una Copa de África y pasaron la fase de grupos de manera brillante. El buen pie de Ilaimaharitra lanza el potencial ofensivo de Andriamatsinoro y Andriatsima. Apellidos impronunciables que ya suenan con mucha fuerza.

Pero esto, el aperitivo que ha supuesto la fase de grupos, ha terminado. Es hora de salir de caza por la sabana. Ha llegado el momento para que los depredadores hagan su trabajo, han llegado los octavos de final: la hora de los valientes.

etiquetas:

_África

El fútbol, la ilusión de un pueblo

Alberto Edjogo-Owono @albertoowono
22-07-2019

_África

Una lucha sin tregua

Alberto Edjogo-Owono @albertoowono
15-07-2019