_NBA

La guía de los premios NBA

La temporada regular 2020-2021 de la NBA ha terminado. Y ahora, desde su implantación el año pasado, la siguiente parada en el calendario son los play-in que están actualmente en juego y que definen los dos huecos restantes en los play-off. Pero con los 72 partidos de esta temporada ya disputados, tenemos otro frente abierto, los premios individuales que, salvo el MVP de las finales, se definen según el rendimiento en temporada regular. Así pues, hoy vamos a hablar de los 6 premios individuales principales y sus posibles ganadores.

Vamos a comenzar por el premio del jugador más mejorado de la temporada (Most Improved Player). 

Los principales aspirantes son Julius Randle, Jerami Grant, Michael Porter Jr. y Christian Wood. El caso de Julius Randle es el más destacado, tanto su mejora como la de su equipo le coloca como candidato número uno a llevarse este premio. Ha tirado de los Knicks hasta conseguir 41 victorias y un cuarto puesto en el Este siendo la primera opción en ataque. Además, tiene career-highs en puntos, % de triple, triples y tiros anotados e intentados, asistencias, rebotes y robos… ha tenido su primera temporada como All Star y ha habido momentos de la temporada donde se le ha considerado como candidato a MVP. 

Michael Porter Jr. es un excelente tirador, está deslumbrando en unos Nuggets que han terminado terceros en el Oeste. Comenzó a brillar en la burbuja el año pasado, pero este año se ha confirmado y, desde la lesión de Jamal Murray (4 de abril), ha promediado 23,5 puntos por partido con un 47,2% en el triple. 

Jerami Grant también se ha convertido en el máximo anotador de su equipo esta temporada, con una progresión espectacular respecto al año pasado, tirando cerca de 9 tiros más que la pasada temporada y anotando 10 puntos más. El único problema es que los Pistons han quedado últimos en el Este. 

El ‘undrafted’ Christian Wood ha mejorado muchísimo esta temporada. Habiendo tirado 7 tiros más y anotando 8 puntos más que la temporada pasada, esta puede haber sido su ‘breakout season’. Pero se ha perdido por lesión más de un tercio de temporada en unos Rockets que han tenido el peor récord de la NBA. 

Hay otros jugadores que merecen estar en la conversación por el MIP. 

Chris Boucher es otro ‘undrafted’ descubrimiento de Toronto, este año ha duplicado sus puntos por partido (y desde el banquillo, por lo que no es el único premio al que puede optar) aunque los Raptors han quedado fuera de los play-in.

Collin Sexton continúa su progresión siendo el máximo anotador (con 24,3 puntos por partido) de unos Cavs que han conseguido 22 victorias (13º en el Este), y algunas muy interesantes como contra los Nets, donde Sexton anotó 42 puntos. El dos veces ganador del concurso de mates, Zach Lavine, ha tenido su primera temporada como All Star y ha promediado más de 27 puntos en unos Bulls que se han quedado a las puertas del play-in, undécimos en el Este; se ha convertido en el primer jugador de los Bulls en promediar +25 puntos, +40% en el triple y +50% en tiros de campo (algo que no consiguió ni Jordan en la franquicia). Jaylen Brown se ha confirmado como pareja de anotación de Jayson Tatum y, a pesar de que los Celtics no hayan hecho una gran temporada, Brown ha dado un salto que le ha llevado a ser All Star por primera vez anotando 24 puntos por partido (máximo en su carrera) y con career-highs en asistencias y porcentajes de triple y tiros de campo.

El siguiente premio que vamos a ver es el de mejor sexto hombre del año, que valora al jugador que más ha aportado para su equipo desde el banquillo.

El claro candidato aquí es Jordan Clarkson; le hemos podido ver en partidos de 40 puntos y ha entendido perfectamente el importante rol de ser la primera opción desde el banquillo, tanto es así que Utah ha conseguido el mejor récord de la NBA esta temporada y él ha sido el segundo máximo anotador. 

Algunos periodistas consideran también para este premio al compañero de Clarkson en los Jazz, Joe Ingles, que también ha aportado mucho, pero ha jugado 30 partidos de titular durante toda la temporada, lo que le aleja un poco del espíritu de este premio, aunque se lo puede llevar porque han sido menos de la mitad de los disputados. Ingles se ha convertido en el 8º jugador en la historia de la NBA en conseguir +180 triples con +45% de acierto (189 triples con un 45,1%). 

Jalen Brunson ha sido la cuarta opción en ataque (primera desde el banquillo) de los Mavs, anotando +20 puntos en más de 10 partidos ha demostrado ser un jugador muy eficiente y necesario para que Dallas haya terminado librándose del play-in. En la misma situación que Joe Ingles en los Jazz se encuentra Tim Hardaway Jr. en los Mavs, ha sido realmente importante para el equipo (tercer máximo anotador tras Dončić y Porzingis), pero ha jugado 31 partidos como titular. 

El caso de Chris Boucher lo hemos comentado para jugador más mejorado, y es que está haciendo career-highs en puntos, asistencias, rebotes, tapones, robos, % de triples, % de tiros y tiros lanzados y anotados. Claramente ha dado un paso hacia delante en su carrera, ha tomado más peso en el equipo, y todo esto ha sido desde el banquillo.

Tenemos más menciones honorables para este premio.

El ganador del ‘6th man of the year’ de la pasada temporada, Montrezl Harrell, sigue siendo uno de los jugadores más eficientes y que más energía aporta a su equipo desde el banquillo. 

Recordamos las lágrimas de Derrick Rose al anotar 50 puntos con Minnesota y volver a sentirse jugador de baloncesto después de las lesiones, también recordamos cómo fue el MVP más joven de la historia y que ha sido 3 veces All Star, pero no hay que olvidarse del gran trabajo que está haciendo desde el banquillo en estos Knicks que han impresionado a todo el mundo; Rose, que jugó los primeros 15 partidos en Detroit y fue traspasado a Nueva York, ha promediado 14,7 puntos y un 38,8% en triples (career-high). 

El base suplente de Philadelphia, Shake Milton, se ha convertido en el máximo anotador del banquillo de los de Pennsylvania (primeros en el Este) y probablemente tenga un papel importante en playoff. 

No hay duda de que Carmelo Anthony formará parte del hall-of-fame, pero desde su vuelta a las canchas el papel que ha tomado es de sexto hombre y lo está ejecutando de manera muy sólida, promediando 13,4 puntos con un 40,8% en el triple, el porcentaje más alto de toda su carrera NBA. 

Terrence Ross está promediando career-highs en puntos y asistencias por partido siendo la primera opción en ataque de los Magic.

El premio de entrenador del año tiene mucho prestigio en la NBA.

Uno de los candidatos que suena con más fuerza es Monty Williams, entrenador de los Phoenix Suns y que ha conseguido que su equipo pase de un 34-39 y ser décimos en el Oeste la temporada pasada a un récord de 51-21 siendo segundos, con el segundo mejor récord de la liga. El punto de inflexión lo encontramos en la burbuja, donde los Suns hicieron un 8-0, aunque no pudieron entrar en play-in. Esta temporada la han terminado como el séptimo mejor ataque y la séptima mejor defensa de la liga. Williams ha sido entrenador del mes de marzo en el oeste. 

Tom Thibodeau ha firmado con los Knicks otro de los récords que más ha impresionado este año. Han pasado de un 21-45, quedando duodécimos en el Este, a un 41-31 quedando cuartos, todo esto consiguiendo que los de Nueva York tengan el tercer mejor defensive rating y sean el equipo al que menos le anotan de la NBA (la mejor defensa según los puntos del rival). Thibodeau ha sido entrenador del mes de mayo en el este. 

El mejor récord de la liga (52-20) lo ha firmado Quin Snyder con Utah Jazz; la temporada pasada fueron sextos en el Oeste con un 44-28. Tienen el mejor net rating de la liga, el tercer mejor offensive rating, el cuarto mejor defensive rating y han conseguido batir el récord de triples intentados por partido. Además, Snyder ha sido 2 veces entrenador del mes, en enero y febrero en el oeste. 

En su primer año en los Sixers, Doc Rivers ha conseguido marcar el mejor récord del Este. El año pasado el equipo acabó sexto en su conferencia con un 43-30 y fue duramente barrido en playoff, pero esta temporada, después del fichaje de Rivers y de Daryl Morey como director de operaciones, el balance ha sido de 49-23. Además, son el segundo mejor equipo de la competición en defensive rating. Rivers fue entrenador del mes de enero en el este.

Además de estos 4 principales candidatos hay más nombres interesantes para el coach of the year.

Steve Nash ha llegado a su primer puesto como head coach en un banquillo nada sencillo en el que se han juntado KD, Irving, Harden, Griffin… Los Nets han pasado de un 35-37 siendo séptimos en el Este, a un 48-24 siendo segundos con el mejor offensive rating de la liga; Nash ha sido entrenador del mes de febrero en el este. 

Nate McMillan ha sido parte de otro de los cambios más grandes de esta liga, los Hawks tuvieron un récord de 20-47 terminando decimocuartos en el Este la temporada pasada, y este año han terminado 41-31 siendo quintos en el este (27-11 desde que él es primer entrenador). McMillan ha sido entrenador del mes de marzo en el este. 

Los Blazers de Terry Stotts han vuelto a playoff siendo sextos en el este, con un 42-30, mejorando el 35-39 de la temporada pasada en la que quedaron octavos. Stotts ha sido entrenador del mes de mayo en el oeste. 

El premio con el que sueñan todos los recién llegados a la liga es el rookie del año. Esta temporada tenemos dos candidatos muy claros y buenos aspirantes.

El primero de todos y el que más se ha visto en los medios es LaMelo Ball, un jugador muy talentoso, número 3 del draft y con un futuro brillante por delante. Comenzó la temporada desde el banquillo, pero como titular ha llegado a promediar casi 20 puntos por partido. Entre otros récords se ha convertido en el jugador más joven en lograr un triple doble en la historia de la liga. El hype alrededor de su figura unido a su impacto en el juego de Charlotte le hace estar en un highlight tras otro. Ha tenido una lesión de muñeca de poco menos de dos meses, pero eso no le ha apartado ni un ápice de la carrera por el ROTY.

Anthony Edwards es el número 1 del draft de 2020 y ha demostrado por qué, en especial en la segunda mitad de la temporada en la que ha promediado más de 23 puntos por partido. Es el tercer máximo anotador en Minnesota y le hemos visto anotar muchas noches más de 27 puntos, incluyendo una de 42. Su físico le ha permitido jugar todos los partidos de la temporada promediando 32 minutos por partido.

Tyrese Haliburton es el rookie que querrías para tu equipo. Un jugador que defiende bien, con mucho ‘IQ’ baloncestístico y mucha, mucha eficiencia. Quizá sus números absolutos no llamen tanto la atención como los de LaMelo o Edwards, pero ambos desearían sus porcentajes. Fue elegido en la posición número 12 y muchos expertos lo consideran un robo del draft.

Saddiq Bey fue elegido en la posición 19. Ha tenido un impacto positivo en la mala temporada de los Pistons. Ha anotado 175 triples con un 38% de acierto. Además, es un defensor versátil y un jugador con mucha proyección.

Pero no solo estos cuatro han hecho una buena primera temporada, hay más jugadores que merecen mención.

Es parecido el caso del compañero de Bey en la posición de pívot, Isaiah Stewart, que ha promediado casi doble doble en la parte final de la temporada. Ha promediado un 55% en tiros de campo y es otro de los destellos que nos dejan estos jóvenes Pistons que tienen mucho que mejorar.

Mediante la elección 25 del draft, los Knicks añadieron a Immanuel Quickley a su plantilla y, a pesar de que solo ha jugado 19 minutos por partido, ha sido uno de los rookies más eficientes y ha hecho 11 partidos de +20 puntos. Además, es el único rookie de este repaso que va a disputar los playoffs.

Ja’sean Tate no entró en el draft, pero Houston le firmó un contrato y se ha convertido en uno de los jugadores de su roster con un impacto más positivo en el juego. Hace un poco de todo, anota, rebotea, asiste y roba balones. De hecho, es el tercer jugador que más anota, y el segundo que más rebotea y asiste en los Rockets.

Cole Anthony fue elegido en la posición 15 en lo que parecía un equipo interesante con posibilidad de entrar en playoff. En Orlando, Fultz sufrió una dura lesión de ligamento cruzado y Aaron Gordon, Nikola Vučević y Evan Fournier acabaron traspasados. No ha estado rodeado como se imaginaba, pero ha hecho unos números bastante completos con casi 13 puntos, más de 4 rebotes y 4 asistencias.

El premio de mejor defensor del año es probablemente el segundo más respetado después del MVP. En la carrera por este premio podemos ver a tres jugadores destacados y al ganador del año pasado.

En primer lugar, el actual defensor del premio y del MVP, Giannis Antetokounmpo, ha firmado una temporada similar a la que el año pasado le llevó a obtener este galardón. Tiene una buena reputación como defensor en la liga, y su defensive rating es de 107,3; similar al defensive rating de los Lakers (primer equipo de la liga con 107,1 puntos del rival por cada 100 posesiones). Incluso le hemos visto emparejamientos con los mejores jugadores del equipo rival, cosa que la temporada pasada apuntaban sus detractores.

Bam Adebayo es uno de los defensores más infravalorados de la liga, es capaz de defender del 1 al 5 y también es un gran protector del aro y reboteador. Puede que no gane el premio al mejor defensor del año, pero es uno de los defensores más completos de la NBA.

Ben Simmons es un jugador controvertido por lo que muchos ven como “falta de confianza” para tirar de 3 o media distancia. Claramente evolucionará esa faceta de su juego, pero mientras otros jugadores se centran en mejorar su porcentaje de triple, Simmons ha llegado a ser capaz de defender a cualquier jugador sobre la cancha, en su carrera le hemos podido ver emparejado con LeBron, Irving, Giannis, Dončić, Beal o Kawhi; se empareja siempre con la mayor amenaza del rival para los Sixers. También le vimos la temporada pasada ganar partidos con robos en los últimos segundos. Con 106 puntos del rival por cada 100 posesiones con él en pista, su defensive rating, su presencia, capacidad de robo, físico, rebote y entrega le convierte en el segundo jugador con más posibilidades de llevarse este premio. Tiene un career-high en el +/- de +5,7, está cuarto en deflections, séptimo en robos y ha ayudado a su equipo a mantenerse en la mejor posición del Este a pesar de la ausencia de Embiid en 21 partidos de la temporada.

El gran favorito para alzarse con el premio es Rudy Gobert. Sus números han sido ligeramente mejores que los de Simmons, a pesar de que la comparativa puede resultar engañosa por ser un defensor completamente diferente; y es que Gobert es más un protector de aro. Sobre esa versatilidad Simmons ha argumentado que él merece más el premio porque anotó 42 puntos sobre el francés y añadió con sorna “y eso que yo aparentemente no soy un anotador”. A pesar de estas declaraciones Rudy se encuentra tercero en la liga en defensive rating individual (100,9), segundo en tapones por partido (2,7), primero en rebotes defensivos (10,1), segundo en rebotes totales (13,5), primero en asistencias de bloqueo totales (433), segundo en tiros punteados por partido (14,8)… una temporada de escándalo. Según la métrica DWS (Defensive Win Shares) es el jugador de toda la liga que más ha contribuido a victorias desde el lado defensivo. De esta manera el francés conseguiría el DPOY por tercera vez en su carrera.

Hay más nombres reseñables para este premio.

Nerlens Noel está tercero en DWS y primero en DBPM (defensive box plus minus) que muestra la diferencia de que él esté o no en cancha en defensa por cada 100 posesiones; juega solo 24 minutos por partido, pero es un gran activo en defensa para los Knicks. Segundo en la misma métrica encontramos a Draymond Green, que también está cuarto en DWS y aporta muchísimo a los Warriors en todo lo que tiene que ver con el plano defensivo, robos, tapones, ayudas…

El pívot de los Pacers, Myles Turner, es otro de los mejores defensores en la pintura de la liga. Tanto es así que es el líder de la NBA en tapones por partido con 3,4.

Jrue Holiday es otro de los defensores más respetados de la liga y los Bucks han dado un salto cualitativo añadiéndole a su roster. Jrue está sexto en deflections y primero en balones sueltos recuperados.

Uno de los jugadores que querrías para tu equipo en el lado defensivo es Matisse Thybulle, sale desde el banquillo y su entrega en defensa es total, siempre con unas manos muy activas forzando pérdidas de sus rivales. De hecho, el porcentaje de tiros de campo de sus rivales cuando él defiende es el más bajo de la liga (37,2%) y el que más deflections hace por 36 minutos.

Clint Capela, pívot en Atlanta, es uno de los artífices de que estos Hawks se hayan plantado quintos en el Este con un 41-31. Es el jugador que más porcentaje de rebotes defensivos obtiene cuando está en la cancha (34,3%), está octavo en tiros punteados por partido y sexto en box-outs.

El premio más importante de la temporada es el de jugador más valioso, el MVP.

Algunos tienen claro quién se lo debe llevar, otros creen que por estos últimos dos puede haber una sorpresa.

Un año más tenemos en la lista de aspirantes a Giannis Antetokounmpo, y dudo mucho que esto cambie de aquí en adelante. Tiene el físico perfecto para esta liga y sigue haciendo las locuras a las que nos ha acostumbrado estos últimos dos años. Lo que no ha ido a su favor este año es el récord de Milwaukee, por debajo del de los dos años anteriores y tercero en el Este. Es innegable que no ha bajado el pistón, pero los Bucks han tratado de construir un equipo menos enfocado a temporada regular y más centrado en la competitividad de playoff, por lo que han añadido a PJ Tucker y Jrue Holiday. Además, haber ganado los dos últimos MVPs y el anterior DPOY hace que los medios (ya sea consciente o inconscientemente) se centren en otros jugadores.

El pívot de los Sixers, posiblemente el pívot más dominante de la liga en ambos lados de la cancha, Joel Embiid, ha sido uno de los principales candidatos la mayor parte de la temporada. De hecho, en la escalera que publica la NBA por el MVP está segundo. Ha llevado a su equipo a tener el mejor récord del Este. De todas maneras, el camerunés se ha perdido 21 partidos, lo que probablemente le lastre para conseguir este premio, pero nada de esto quita su capacidad de dominación. Esperemos poder seguir viendo su mejor versión en postemporada y los próximos años y, sobre todo, que le respeten las lesiones.

Stephen Curry estuvo lesionado casi toda la temporada pasada y este año ha vuelto a un nivel espectacular, ha hecho mejores números que en la temporada en la que ganó el MVP unánime. Su mes de abril es para enmarcar y mayo no se ha quedado atrás, ha conseguido meter en el play-in a unos Warriors sin Klay Thompson (sin James Wiseman una gran parte de la temporada). Los de la bahía han terminado con un récord de 39-33 después de ser el peor equipo de la liga el año pasado con un 15-50. Después de haber ganado el ‘scoring champ’ esta temporada siendo el jugador que más puntos ha anotado y más puntos por partido ha promediado, se ha añadido a una selecta lista de 4 jugadores con más de un anillo, más de un MVP y más de un scoring champ (Michael Jordan, Wilt Chamberlain, Kareem Abdul-Jabbar y el propio Curry). Aparte del mes de abril en el que promedió 37,3 puntos con un 46,6% en triples, uno de los ‘game-changers’ puede ser la entrevista que le hicieron al propio Steph donde afirmó “tengo que ser el MVP, aunque probablemente no termine ganándolo”, y las declaraciones de LeBron en las que defendía que el base, paisano Akron merece este galardón. 

Por último, el que parece estar un escalón por encima es el serbio Nikola Jokić. Ha promediado casi triple doble y su equipo se ha mantenido arriba en el Oeste a pesar de la lesión del ligamento cruzado de Jamal Murray. El ‘joker’ anota (con porcentajes muy cercanos al 50-40-90) y rebotea con facilidad, pero lo que más hace disfrutar al espectador es su capacidad de playmaking, y es que es el pívot con más partidos de +10 asistencias en la historia de la NBA. Además de todo esto, Nikola no se ha perdido ni un solo partido en esta difícil temporada y está en el mejor estado de forma de toda su carrera liderando a los Nuggets en modo MVP.

Muchos más jugadores están haciendo grandes temporadas y merecen una mención de honor.

La temporada de Chris Paul ha sido excelente, tanto es así que Phoenix ha llegado al último partido con la posibilidad de alzarse con el mejor récord de la temporada. Con buenos porcentajes, muchas asistencias y robos, Chris Paul es un jugador que cambia culturas en las franquicias en las que está

El claro candidato al MIP de esta temporada, Julius Randle, ha llegado a estar considerado cerca de la pelea por el MVP en algunos momentos de la temporada. Como hemos visto antes, su mejora a nivel individual y la progresión de su equipo hacen que la temporada del de los Knicks haya sido para enmarcar.

A pesar de que CJ McCollum se ha perdido 24 partidos esta temporada, Damian Lillard, promediando casi 30 puntos por partido, ha ayudado a Portland de tal manera que han conseguido asegurarse un puesto en playoff sin tener que jugar play-in, y por delante de los Lakers en el Oeste. Ver los últimos cuartos de Lillard (el “Dame Time”) es algo que cualquier aficionado debe experimentar.

Y hablando de Lakers, LeBron James lleva 18 temporadas en la NBA y 17 selecciones consecutivas para el All Star. El tiempo solo ha hecho que su juego evolucione, de hecho, ahora, como todos sabemos, LeBron juega de ‘guard’. Es increíble todo lo que es capaz de hacer sobre la cancha con 36 años, y no parece que vaya a parar.

Con un impactante traspaso James Harden ha pasado a ser parte de un equipo lleno de estrellas en Brooklyn y la verdad que es un placer verle ejercer de base puro. En Houston tenía que asumir muchos más tiros y el ataque se centraba en aclarados para él muy a menudo, pero en los Nets podemos apreciar mejor que nunca su capacidad de pase. También se ha quedado muy cerquita de promediar triple doble.

Su compañero Kevin Durant nos ha vuelto a deslumbrar otra temporada más. Todo aficionado al baloncesto tenía ganas de su regreso después de la lesión de aquiles y no decepcionó. Sobre todo, en la primera parte de la temporada estuvo en la lucha por el MVP, después se ha perdido más partidos, como la mayoría de sus compañeros. Esperamos poder ver a estos Nets con KD, Harden, Kyrie, DJ y Griffin, totalmente sanos y complementarse bien en la ‘post-season’.

Russell Westbrook siempre ha tenido muchos detractores, gente que le acusa de perseguir estadísticas, pero de lo que nadie puede dudar es de que vuelve a sus equipos realmente competitivos. Sus estadísticas individuales y su cuarta temporada promediando triple doble han cambiado totalmente la deriva de unos Wizards que, después de ser uno de los peores equipos de la temporada el año pasado, han entrado en play-in. Por supuesto no podemos obviar que ya es el jugador con más triples dobles en toda la historia y que, además, estos últimos dos meses le hemos visto hacer varios con unos números de videojuego, con partidos de más de 20 asistencias.

También Bradley Beal ha firmado otra temporada de anotación compulsiva quedando segundo en la carrera por el ‘scoring champ’ que finalmente se ha llevado Curry. Seguro que Beal, en su tercera temporada como All Star, estará presente en alguno de los equipos All-NBA por primera vez en su carrera.

Probablemente todos estaréis esperando a ver en qué posición o con qué posibilidades pongo a Luka Dončić, ha tenido muchas noches al nivel espectacular al que nos tiene acostumbrados, pero el récord de los Mavs y su inicio de temporada errático en el tiro le ha dejado un poco lejos de esta lucha.

Donovan Mitchell es el máximo anotador del mejor equipo de la temporada, pocos mejores argumentos podemos encontrar para un MVP, pero es verdad que el nivel individual de jugadores como Nikola o Steph ha estado un escalón por encima durante esta campaña.

En las entregas de premios en la NBA también hay otros galardones como el ‘Hustle Award’ donde muchos de los nombrados en el DPOY estarán entre los candidatos (el año pasado lo ganó Montrezl Harrell), el ‘Sportsmanship Award’ o ‘Joe Dumars Trophy’ que ganó Vince Carter en la 19-20, el ‘Teammate of the Year Award’ que actualmente defiende Mike Conley, el ‘Citizenship Award’ (a un jugador con un servicio a la comunidad destacado) cuyo ganador fue Malcolm Brogdon la temporada pasada y el ‘Executive of the Year Award’ concedido por Sporting News y reconocido oficialmente por la NBA.

Además, se irán presentando a lo largo de la finalización de la temporada los 3 mejores quintetos de la temporada (All-NBA), los 2 quintetos con los mejores rookies (All-Rookie) y los 2 quintetos defensivos (All-Defensive) donde veremos, sin duda, la presencia de la mayor parte de los jugadores de los que hemos hablado aquí.

Desde luego cada noche vemos que la NBA es una liga apasionante. Espero que este artículo os haya servido para poner en balance las temporadas de muchos jugadores y tener más datos para defender a unos y otros ganadores. Por supuesto, la temporada no termina con la ‘regular season’, ahora, aunque no puedan estar todos, llegan los playoffs donde podremos ver qué equipos confirman una buena temporada, cuáles se quedan en espejismo, quién es el campeón, quién es el MVP de las finales y seguro que podremos descubrir, como cada año, nuevos talentos, apreciar más a algunos jugadores y, lo más importante, ¡a seguir disfrutando del baloncesto!

Imagen de cabecera: Imago

Gráficas: @nachxbf

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

La temporada regular 2020-2021 de la NBA ha terminado. Y ahora, desde su implantación el año pasado, la siguiente parada en el calendario son los play-in que están actualmente en juego y que definen los dos huecos restantes en los play-off. Pero con los 72 partidos de esta temporada ya disputados, tenemos otro frente abierto, los premios individuales que, salvo el MVP de las finales, se definen según el rendimiento en temporada regular. Así pues, hoy vamos a hablar de los 6 premios individuales principales y sus posibles ganadores.

Vamos a comenzar por el premio del jugador más mejorado de la temporada (Most Improved Player). 

Los principales aspirantes son Julius Randle, Jerami Grant, Michael Porter Jr. y Christian Wood. El caso de Julius Randle es el más destacado, tanto su mejora como la de su equipo le coloca como candidato número uno a llevarse este premio. Ha tirado de los Knicks hasta conseguir 41 victorias y un cuarto puesto en el Este siendo la primera opción en ataque. Además, tiene career-highs en puntos, % de triple, triples y tiros anotados e intentados, asistencias, rebotes y robos… ha tenido su primera temporada como All Star y ha habido momentos de la temporada donde se le ha considerado como candidato a MVP. 

Michael Porter Jr. es un excelente tirador, está deslumbrando en unos Nuggets que han terminado terceros en el Oeste. Comenzó a brillar en la burbuja el año pasado, pero este año se ha confirmado y, desde la lesión de Jamal Murray (4 de abril), ha promediado 23,5 puntos por partido con un 47,2% en el triple. 

Jerami Grant también se ha convertido en el máximo anotador de su equipo esta temporada, con una progresión espectacular respecto al año pasado, tirando cerca de 9 tiros más que la pasada temporada y anotando 10 puntos más. El único problema es que los Pistons han quedado últimos en el Este. 

El ‘undrafted’ Christian Wood ha mejorado muchísimo esta temporada. Habiendo tirado 7 tiros más y anotando 8 puntos más que la temporada pasada, esta puede haber sido su ‘breakout season’. Pero se ha perdido por lesión más de un tercio de temporada en unos Rockets que han tenido el peor récord de la NBA. 

Hay otros jugadores que merecen estar en la conversación por el MIP. 

Chris Boucher es otro ‘undrafted’ descubrimiento de Toronto, este año ha duplicado sus puntos por partido (y desde el banquillo, por lo que no es el único premio al que puede optar) aunque los Raptors han quedado fuera de los play-in.

Collin Sexton continúa su progresión siendo el máximo anotador (con 24,3 puntos por partido) de unos Cavs que han conseguido 22 victorias (13º en el Este), y algunas muy interesantes como contra los Nets, donde Sexton anotó 42 puntos. El dos veces ganador del concurso de mates, Zach Lavine, ha tenido su primera temporada como All Star y ha promediado más de 27 puntos en unos Bulls que se han quedado a las puertas del play-in, undécimos en el Este; se ha convertido en el primer jugador de los Bulls en promediar +25 puntos, +40% en el triple y +50% en tiros de campo (algo que no consiguió ni Jordan en la franquicia). Jaylen Brown se ha confirmado como pareja de anotación de Jayson Tatum y, a pesar de que los Celtics no hayan hecho una gran temporada, Brown ha dado un salto que le ha llevado a ser All Star por primera vez anotando 24 puntos por partido (máximo en su carrera) y con career-highs en asistencias y porcentajes de triple y tiros de campo.

El siguiente premio que vamos a ver es el de mejor sexto hombre del año, que valora al jugador que más ha aportado para su equipo desde el banquillo.

El claro candidato aquí es Jordan Clarkson; le hemos podido ver en partidos de 40 puntos y ha entendido perfectamente el importante rol de ser la primera opción desde el banquillo, tanto es así que Utah ha conseguido el mejor récord de la NBA esta temporada y él ha sido el segundo máximo anotador. 

Algunos periodistas consideran también para este premio al compañero de Clarkson en los Jazz, Joe Ingles, que también ha aportado mucho, pero ha jugado 30 partidos de titular durante toda la temporada, lo que le aleja un poco del espíritu de este premio, aunque se lo puede llevar porque han sido menos de la mitad de los disputados. Ingles se ha convertido en el 8º jugador en la historia de la NBA en conseguir +180 triples con +45% de acierto (189 triples con un 45,1%). 

Jalen Brunson ha sido la cuarta opción en ataque (primera desde el banquillo) de los Mavs, anotando +20 puntos en más de 10 partidos ha demostrado ser un jugador muy eficiente y necesario para que Dallas haya terminado librándose del play-in. En la misma situación que Joe Ingles en los Jazz se encuentra Tim Hardaway Jr. en los Mavs, ha sido realmente importante para el equipo (tercer máximo anotador tras Dončić y Porzingis), pero ha jugado 31 partidos como titular. 

El caso de Chris Boucher lo hemos comentado para jugador más mejorado, y es que está haciendo career-highs en puntos, asistencias, rebotes, tapones, robos, % de triples, % de tiros y tiros lanzados y anotados. Claramente ha dado un paso hacia delante en su carrera, ha tomado más peso en el equipo, y todo esto ha sido desde el banquillo.

Tenemos más menciones honorables para este premio.

El ganador del ‘6th man of the year’ de la pasada temporada, Montrezl Harrell, sigue siendo uno de los jugadores más eficientes y que más energía aporta a su equipo desde el banquillo. 

Recordamos las lágrimas de Derrick Rose al anotar 50 puntos con Minnesota y volver a sentirse jugador de baloncesto después de las lesiones, también recordamos cómo fue el MVP más joven de la historia y que ha sido 3 veces All Star, pero no hay que olvidarse del gran trabajo que está haciendo desde el banquillo en estos Knicks que han impresionado a todo el mundo; Rose, que jugó los primeros 15 partidos en Detroit y fue traspasado a Nueva York, ha promediado 14,7 puntos y un 38,8% en triples (career-high). 

El base suplente de Philadelphia, Shake Milton, se ha convertido en el máximo anotador del banquillo de los de Pennsylvania (primeros en el Este) y probablemente tenga un papel importante en playoff. 

No hay duda de que Carmelo Anthony formará parte del hall-of-fame, pero desde su vuelta a las canchas el papel que ha tomado es de sexto hombre y lo está ejecutando de manera muy sólida, promediando 13,4 puntos con un 40,8% en el triple, el porcentaje más alto de toda su carrera NBA. 

Terrence Ross está promediando career-highs en puntos y asistencias por partido siendo la primera opción en ataque de los Magic.

El premio de entrenador del año tiene mucho prestigio en la NBA.

Uno de los candidatos que suena con más fuerza es Monty Williams, entrenador de los Phoenix Suns y que ha conseguido que su equipo pase de un 34-39 y ser décimos en el Oeste la temporada pasada a un récord de 51-21 siendo segundos, con el segundo mejor récord de la liga. El punto de inflexión lo encontramos en la burbuja, donde los Suns hicieron un 8-0, aunque no pudieron entrar en play-in. Esta temporada la han terminado como el séptimo mejor ataque y la séptima mejor defensa de la liga. Williams ha sido entrenador del mes de marzo en el oeste. 

Tom Thibodeau ha firmado con los Knicks otro de los récords que más ha impresionado este año. Han pasado de un 21-45, quedando duodécimos en el Este, a un 41-31 quedando cuartos, todo esto consiguiendo que los de Nueva York tengan el tercer mejor defensive rating y sean el equipo al que menos le anotan de la NBA (la mejor defensa según los puntos del rival). Thibodeau ha sido entrenador del mes de mayo en el este. 

El mejor récord de la liga (52-20) lo ha firmado Quin Snyder con Utah Jazz; la temporada pasada fueron sextos en el Oeste con un 44-28. Tienen el mejor net rating de la liga, el tercer mejor offensive rating, el cuarto mejor defensive rating y han conseguido batir el récord de triples intentados por partido. Además, Snyder ha sido 2 veces entrenador del mes, en enero y febrero en el oeste. 

En su primer año en los Sixers, Doc Rivers ha conseguido marcar el mejor récord del Este. El año pasado el equipo acabó sexto en su conferencia con un 43-30 y fue duramente barrido en playoff, pero esta temporada, después del fichaje de Rivers y de Daryl Morey como director de operaciones, el balance ha sido de 49-23. Además, son el segundo mejor equipo de la competición en defensive rating. Rivers fue entrenador del mes de enero en el este.

Además de estos 4 principales candidatos hay más nombres interesantes para el coach of the year.

Steve Nash ha llegado a su primer puesto como head coach en un banquillo nada sencillo en el que se han juntado KD, Irving, Harden, Griffin… Los Nets han pasado de un 35-37 siendo séptimos en el Este, a un 48-24 siendo segundos con el mejor offensive rating de la liga; Nash ha sido entrenador del mes de febrero en el este. 

Nate McMillan ha sido parte de otro de los cambios más grandes de esta liga, los Hawks tuvieron un récord de 20-47 terminando decimocuartos en el Este la temporada pasada, y este año han terminado 41-31 siendo quintos en el este (27-11 desde que él es primer entrenador). McMillan ha sido entrenador del mes de marzo en el este. 

Los Blazers de Terry Stotts han vuelto a playoff siendo sextos en el este, con un 42-30, mejorando el 35-39 de la temporada pasada en la que quedaron octavos. Stotts ha sido entrenador del mes de mayo en el oeste. 

El premio con el que sueñan todos los recién llegados a la liga es el rookie del año. Esta temporada tenemos dos candidatos muy claros y buenos aspirantes.

El primero de todos y el que más se ha visto en los medios es LaMelo Ball, un jugador muy talentoso, número 3 del draft y con un futuro brillante por delante. Comenzó la temporada desde el banquillo, pero como titular ha llegado a promediar casi 20 puntos por partido. Entre otros récords se ha convertido en el jugador más joven en lograr un triple doble en la historia de la liga. El hype alrededor de su figura unido a su impacto en el juego de Charlotte le hace estar en un highlight tras otro. Ha tenido una lesión de muñeca de poco menos de dos meses, pero eso no le ha apartado ni un ápice de la carrera por el ROTY.

Anthony Edwards es el número 1 del draft de 2020 y ha demostrado por qué, en especial en la segunda mitad de la temporada en la que ha promediado más de 23 puntos por partido. Es el tercer máximo anotador en Minnesota y le hemos visto anotar muchas noches más de 27 puntos, incluyendo una de 42. Su físico le ha permitido jugar todos los partidos de la temporada promediando 32 minutos por partido.

Tyrese Haliburton es el rookie que querrías para tu equipo. Un jugador que defiende bien, con mucho ‘IQ’ baloncestístico y mucha, mucha eficiencia. Quizá sus números absolutos no llamen tanto la atención como los de LaMelo o Edwards, pero ambos desearían sus porcentajes. Fue elegido en la posición número 12 y muchos expertos lo consideran un robo del draft.

Saddiq Bey fue elegido en la posición 19. Ha tenido un impacto positivo en la mala temporada de los Pistons. Ha anotado 175 triples con un 38% de acierto. Además, es un defensor versátil y un jugador con mucha proyección.

Pero no solo estos cuatro han hecho una buena primera temporada, hay más jugadores que merecen mención.

Es parecido el caso del compañero de Bey en la posición de pívot, Isaiah Stewart, que ha promediado casi doble doble en la parte final de la temporada. Ha promediado un 55% en tiros de campo y es otro de los destellos que nos dejan estos jóvenes Pistons que tienen mucho que mejorar.

Mediante la elección 25 del draft, los Knicks añadieron a Immanuel Quickley a su plantilla y, a pesar de que solo ha jugado 19 minutos por partido, ha sido uno de los rookies más eficientes y ha hecho 11 partidos de +20 puntos. Además, es el único rookie de este repaso que va a disputar los playoffs.

Ja’sean Tate no entró en el draft, pero Houston le firmó un contrato y se ha convertido en uno de los jugadores de su roster con un impacto más positivo en el juego. Hace un poco de todo, anota, rebotea, asiste y roba balones. De hecho, es el tercer jugador que más anota, y el segundo que más rebotea y asiste en los Rockets.

Cole Anthony fue elegido en la posición 15 en lo que parecía un equipo interesante con posibilidad de entrar en playoff. En Orlando, Fultz sufrió una dura lesión de ligamento cruzado y Aaron Gordon, Nikola Vučević y Evan Fournier acabaron traspasados. No ha estado rodeado como se imaginaba, pero ha hecho unos números bastante completos con casi 13 puntos, más de 4 rebotes y 4 asistencias.

El premio de mejor defensor del año es probablemente el segundo más respetado después del MVP. En la carrera por este premio podemos ver a tres jugadores destacados y al ganador del año pasado.

En primer lugar, el actual defensor del premio y del MVP, Giannis Antetokounmpo, ha firmado una temporada similar a la que el año pasado le llevó a obtener este galardón. Tiene una buena reputación como defensor en la liga, y su defensive rating es de 107,3; similar al defensive rating de los Lakers (primer equipo de la liga con 107,1 puntos del rival por cada 100 posesiones). Incluso le hemos visto emparejamientos con los mejores jugadores del equipo rival, cosa que la temporada pasada apuntaban sus detractores.

Bam Adebayo es uno de los defensores más infravalorados de la liga, es capaz de defender del 1 al 5 y también es un gran protector del aro y reboteador. Puede que no gane el premio al mejor defensor del año, pero es uno de los defensores más completos de la NBA.

Ben Simmons es un jugador controvertido por lo que muchos ven como “falta de confianza” para tirar de 3 o media distancia. Claramente evolucionará esa faceta de su juego, pero mientras otros jugadores se centran en mejorar su porcentaje de triple, Simmons ha llegado a ser capaz de defender a cualquier jugador sobre la cancha, en su carrera le hemos podido ver emparejado con LeBron, Irving, Giannis, Dončić, Beal o Kawhi; se empareja siempre con la mayor amenaza del rival para los Sixers. También le vimos la temporada pasada ganar partidos con robos en los últimos segundos. Con 106 puntos del rival por cada 100 posesiones con él en pista, su defensive rating, su presencia, capacidad de robo, físico, rebote y entrega le convierte en el segundo jugador con más posibilidades de llevarse este premio. Tiene un career-high en el +/- de +5,7, está cuarto en deflections, séptimo en robos y ha ayudado a su equipo a mantenerse en la mejor posición del Este a pesar de la ausencia de Embiid en 21 partidos de la temporada.

El gran favorito para alzarse con el premio es Rudy Gobert. Sus números han sido ligeramente mejores que los de Simmons, a pesar de que la comparativa puede resultar engañosa por ser un defensor completamente diferente; y es que Gobert es más un protector de aro. Sobre esa versatilidad Simmons ha argumentado que él merece más el premio porque anotó 42 puntos sobre el francés y añadió con sorna “y eso que yo aparentemente no soy un anotador”. A pesar de estas declaraciones Rudy se encuentra tercero en la liga en defensive rating individual (100,9), segundo en tapones por partido (2,7), primero en rebotes defensivos (10,1), segundo en rebotes totales (13,5), primero en asistencias de bloqueo totales (433), segundo en tiros punteados por partido (14,8)… una temporada de escándalo. Según la métrica DWS (Defensive Win Shares) es el jugador de toda la liga que más ha contribuido a victorias desde el lado defensivo. De esta manera el francés conseguiría el DPOY por tercera vez en su carrera.

Hay más nombres reseñables para este premio.

Nerlens Noel está tercero en DWS y primero en DBPM (defensive box plus minus) que muestra la diferencia de que él esté o no en cancha en defensa por cada 100 posesiones; juega solo 24 minutos por partido, pero es un gran activo en defensa para los Knicks. Segundo en la misma métrica encontramos a Draymond Green, que también está cuarto en DWS y aporta muchísimo a los Warriors en todo lo que tiene que ver con el plano defensivo, robos, tapones, ayudas…

El pívot de los Pacers, Myles Turner, es otro de los mejores defensores en la pintura de la liga. Tanto es así que es el líder de la NBA en tapones por partido con 3,4.

Jrue Holiday es otro de los defensores más respetados de la liga y los Bucks han dado un salto cualitativo añadiéndole a su roster. Jrue está sexto en deflections y primero en balones sueltos recuperados.

Uno de los jugadores que querrías para tu equipo en el lado defensivo es Matisse Thybulle, sale desde el banquillo y su entrega en defensa es total, siempre con unas manos muy activas forzando pérdidas de sus rivales. De hecho, el porcentaje de tiros de campo de sus rivales cuando él defiende es el más bajo de la liga (37,2%) y el que más deflections hace por 36 minutos.

Clint Capela, pívot en Atlanta, es uno de los artífices de que estos Hawks se hayan plantado quintos en el Este con un 41-31. Es el jugador que más porcentaje de rebotes defensivos obtiene cuando está en la cancha (34,3%), está octavo en tiros punteados por partido y sexto en box-outs.

El premio más importante de la temporada es el de jugador más valioso, el MVP.

Algunos tienen claro quién se lo debe llevar, otros creen que por estos últimos dos puede haber una sorpresa.

Un año más tenemos en la lista de aspirantes a Giannis Antetokounmpo, y dudo mucho que esto cambie de aquí en adelante. Tiene el físico perfecto para esta liga y sigue haciendo las locuras a las que nos ha acostumbrado estos últimos dos años. Lo que no ha ido a su favor este año es el récord de Milwaukee, por debajo del de los dos años anteriores y tercero en el Este. Es innegable que no ha bajado el pistón, pero los Bucks han tratado de construir un equipo menos enfocado a temporada regular y más centrado en la competitividad de playoff, por lo que han añadido a PJ Tucker y Jrue Holiday. Además, haber ganado los dos últimos MVPs y el anterior DPOY hace que los medios (ya sea consciente o inconscientemente) se centren en otros jugadores.

El pívot de los Sixers, posiblemente el pívot más dominante de la liga en ambos lados de la cancha, Joel Embiid, ha sido uno de los principales candidatos la mayor parte de la temporada. De hecho, en la escalera que publica la NBA por el MVP está segundo. Ha llevado a su equipo a tener el mejor récord del Este. De todas maneras, el camerunés se ha perdido 21 partidos, lo que probablemente le lastre para conseguir este premio, pero nada de esto quita su capacidad de dominación. Esperemos poder seguir viendo su mejor versión en postemporada y los próximos años y, sobre todo, que le respeten las lesiones.

Stephen Curry estuvo lesionado casi toda la temporada pasada y este año ha vuelto a un nivel espectacular, ha hecho mejores números que en la temporada en la que ganó el MVP unánime. Su mes de abril es para enmarcar y mayo no se ha quedado atrás, ha conseguido meter en el play-in a unos Warriors sin Klay Thompson (sin James Wiseman una gran parte de la temporada). Los de la bahía han terminado con un récord de 39-33 después de ser el peor equipo de la liga el año pasado con un 15-50. Después de haber ganado el ‘scoring champ’ esta temporada siendo el jugador que más puntos ha anotado y más puntos por partido ha promediado, se ha añadido a una selecta lista de 4 jugadores con más de un anillo, más de un MVP y más de un scoring champ (Michael Jordan, Wilt Chamberlain, Kareem Abdul-Jabbar y el propio Curry). Aparte del mes de abril en el que promedió 37,3 puntos con un 46,6% en triples, uno de los ‘game-changers’ puede ser la entrevista que le hicieron al propio Steph donde afirmó “tengo que ser el MVP, aunque probablemente no termine ganándolo”, y las declaraciones de LeBron en las que defendía que el base, paisano Akron merece este galardón. 

Por último, el que parece estar un escalón por encima es el serbio Nikola Jokić. Ha promediado casi triple doble y su equipo se ha mantenido arriba en el Oeste a pesar de la lesión del ligamento cruzado de Jamal Murray. El ‘joker’ anota (con porcentajes muy cercanos al 50-40-90) y rebotea con facilidad, pero lo que más hace disfrutar al espectador es su capacidad de playmaking, y es que es el pívot con más partidos de +10 asistencias en la historia de la NBA. Además de todo esto, Nikola no se ha perdido ni un solo partido en esta difícil temporada y está en el mejor estado de forma de toda su carrera liderando a los Nuggets en modo MVP.

Muchos más jugadores están haciendo grandes temporadas y merecen una mención de honor.

La temporada de Chris Paul ha sido excelente, tanto es así que Phoenix ha llegado al último partido con la posibilidad de alzarse con el mejor récord de la temporada. Con buenos porcentajes, muchas asistencias y robos, Chris Paul es un jugador que cambia culturas en las franquicias en las que está

El claro candidato al MIP de esta temporada, Julius Randle, ha llegado a estar considerado cerca de la pelea por el MVP en algunos momentos de la temporada. Como hemos visto antes, su mejora a nivel individual y la progresión de su equipo hacen que la temporada del de los Knicks haya sido para enmarcar.

A pesar de que CJ McCollum se ha perdido 24 partidos esta temporada, Damian Lillard, promediando casi 30 puntos por partido, ha ayudado a Portland de tal manera que han conseguido asegurarse un puesto en playoff sin tener que jugar play-in, y por delante de los Lakers en el Oeste. Ver los últimos cuartos de Lillard (el “Dame Time”) es algo que cualquier aficionado debe experimentar.

Y hablando de Lakers, LeBron James lleva 18 temporadas en la NBA y 17 selecciones consecutivas para el All Star. El tiempo solo ha hecho que su juego evolucione, de hecho, ahora, como todos sabemos, LeBron juega de ‘guard’. Es increíble todo lo que es capaz de hacer sobre la cancha con 36 años, y no parece que vaya a parar.

Con un impactante traspaso James Harden ha pasado a ser parte de un equipo lleno de estrellas en Brooklyn y la verdad que es un placer verle ejercer de base puro. En Houston tenía que asumir muchos más tiros y el ataque se centraba en aclarados para él muy a menudo, pero en los Nets podemos apreciar mejor que nunca su capacidad de pase. También se ha quedado muy cerquita de promediar triple doble.

Su compañero Kevin Durant nos ha vuelto a deslumbrar otra temporada más. Todo aficionado al baloncesto tenía ganas de su regreso después de la lesión de aquiles y no decepcionó. Sobre todo, en la primera parte de la temporada estuvo en la lucha por el MVP, después se ha perdido más partidos, como la mayoría de sus compañeros. Esperamos poder ver a estos Nets con KD, Harden, Kyrie, DJ y Griffin, totalmente sanos y complementarse bien en la ‘post-season’.

Russell Westbrook siempre ha tenido muchos detractores, gente que le acusa de perseguir estadísticas, pero de lo que nadie puede dudar es de que vuelve a sus equipos realmente competitivos. Sus estadísticas individuales y su cuarta temporada promediando triple doble han cambiado totalmente la deriva de unos Wizards que, después de ser uno de los peores equipos de la temporada el año pasado, han entrado en play-in. Por supuesto no podemos obviar que ya es el jugador con más triples dobles en toda la historia y que, además, estos últimos dos meses le hemos visto hacer varios con unos números de videojuego, con partidos de más de 20 asistencias.

También Bradley Beal ha firmado otra temporada de anotación compulsiva quedando segundo en la carrera por el ‘scoring champ’ que finalmente se ha llevado Curry. Seguro que Beal, en su tercera temporada como All Star, estará presente en alguno de los equipos All-NBA por primera vez en su carrera.

Probablemente todos estaréis esperando a ver en qué posición o con qué posibilidades pongo a Luka Dončić, ha tenido muchas noches al nivel espectacular al que nos tiene acostumbrados, pero el récord de los Mavs y su inicio de temporada errático en el tiro le ha dejado un poco lejos de esta lucha.

Donovan Mitchell es el máximo anotador del mejor equipo de la temporada, pocos mejores argumentos podemos encontrar para un MVP, pero es verdad que el nivel individual de jugadores como Nikola o Steph ha estado un escalón por encima durante esta campaña.

En las entregas de premios en la NBA también hay otros galardones como el ‘Hustle Award’ donde muchos de los nombrados en el DPOY estarán entre los candidatos (el año pasado lo ganó Montrezl Harrell), el ‘Sportsmanship Award’ o ‘Joe Dumars Trophy’ que ganó Vince Carter en la 19-20, el ‘Teammate of the Year Award’ que actualmente defiende Mike Conley, el ‘Citizenship Award’ (a un jugador con un servicio a la comunidad destacado) cuyo ganador fue Malcolm Brogdon la temporada pasada y el ‘Executive of the Year Award’ concedido por Sporting News y reconocido oficialmente por la NBA.

Además, se irán presentando a lo largo de la finalización de la temporada los 3 mejores quintetos de la temporada (All-NBA), los 2 quintetos con los mejores rookies (All-Rookie) y los 2 quintetos defensivos (All-Defensive) donde veremos, sin duda, la presencia de la mayor parte de los jugadores de los que hemos hablado aquí.

Desde luego cada noche vemos que la NBA es una liga apasionante. Espero que este artículo os haya servido para poner en balance las temporadas de muchos jugadores y tener más datos para defender a unos y otros ganadores. Por supuesto, la temporada no termina con la ‘regular season’, ahora, aunque no puedan estar todos, llegan los playoffs donde podremos ver qué equipos confirman una buena temporada, cuáles se quedan en espejismo, quién es el campeón, quién es el MVP de las finales y seguro que podremos descubrir, como cada año, nuevos talentos, apreciar más a algunos jugadores y, lo más importante, ¡a seguir disfrutando del baloncesto!

Imagen de cabecera: Imago

Gráficas: @nachxbf

_NBA

Muy orgulloso

Adrià Campmany @campmany_adria
08-11-2021