_Copa del Rey

La Copa que enamora

David Orenes @david_lrl 13-01-2020

etiquetas:

Este martes se realizará el sorteo de dieciseisavos de Copa del Rey. Es la ronda en la que, tradicionalmente, arrancaba la participación de los 20 equipos de Primera División. Sin embargo, con los cambios de la RFEF, en esta edición podemos sentir varias diferencias que dan mayor lugar a la emoción y las sorpresas.

La primera y más importante: hasta ocho equipos de Segunda B estarán en el bombo. Habrá más que de Segunda División (6, solo uno de ellos entre los seis primeros de la Liga Smartbank) y han demostrado que pueden aspirar a más que el cupo asignado de seis plazas del que disfrutaban antes. Cuatro de ellos tendrán la fortuna (o no) de enfrentarse a Real Madrid, Atlético, Barcelona o Valencia, los cuatro equipos Champions y participantes en la Supercopa, que debutarán en esta ronda.

La segunda tiene que ver con algo que se exigía desde hace mucho tiempo en este torneo: las eliminatorias a partido único. Un mal día te puede mandar a casa y no hay forma de arreglarlo en la vuelta, en el Camp Nou o en el Bernabéu. Este formato se mantendrá hasta cuartos de final, y va a deparar grandes partidos cuando clubes de Primera se enfrenten entre sí.

La tercera va al hilo de las anteriores. Que las eliminatorias sean a partido único y que los clubes modestos se lo tomen realmente en serio provoca un porcentaje mayor de sorpresas. Antes de esta ronda, dos equipos de Primera ya han sido eliminados: el Deportivo Alavés cayó ante un Tercera División, el mismo Jaén (endeudado y en riesgo de desaparición) que puso contra las cuerdas al Levante, cayendo en la tanda de penaltis. El Getafe, séptimo clasificado de la Liga y equipo de Europa League, fue eliminado ante un Badalona que lucha por no descender en el grupo III de Segunda B, con un ex conductor de autobús en el banquillo.

En esta última ronda, no hubo goleadas escandalosas como la de la Real Sociedad al Becerril (0-8). Sevilla, Athletic, Leganés y la propia Real ganaron con claridad, pero sin excesos. Sí, estuvieron a punto de suceder más sorpresas. A la mencionada del Jaén, destacamos la tanda de penaltis que se llevó el Valladolid ante el Marbella o el gol en el 117’ de Gerard Moreno ante el Orihuela (1-2), colista en su grupo en Segunda B. El Espanyol sufrió de lo lindo para derrotar al San Sebastián de los Reyes (0-2, el segundo en el 85’) y el Granada al Tamaraceite (0-1), que estrelló dos penaltis a los palos en menos de un minuto. El Éibar, por su parte, ganó con un gol en propia en el 93’ al Cacereño (1-2), y Osasuna al Haro Deportivo con otro en el añadido del Chimy Ávila (1-2).

Es evidente que esta revolucionaria Copa del Rey tiene aspectos que mejorar, y la principal es ayudar económicamente en lo posible a los equipos modestos que van pasando rondas. Principalmente porque si reciben la visita de un Primera División deben disfrutar de las mejores condiciones, desde el estado del césped (hemos visto numerosos patatales) hasta la ampliación de las gradas para que asista más público (muchos han tenido que trasladarse a otros estadios, y el Orihuela ha perdido dinero con su eliminatoria ante el Villarreal por tener que alquilar una gradería). Dijo Rubiales que los millones (hasta 50) ganados en la Supercopa de Arabia Saudí irían destinados a la Segunda B y al fútbol femenino. Ojalá sea verdad.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Este martes se realizará el sorteo de dieciseisavos de Copa del Rey. Es la ronda en la que, tradicionalmente, arrancaba la participación de los 20 equipos de Primera División. Sin embargo, con los cambios de la RFEF, en esta edición podemos sentir varias diferencias que dan mayor lugar a la emoción y las sorpresas.

La primera y más importante: hasta ocho equipos de Segunda B estarán en el bombo. Habrá más que de Segunda División (6, solo uno de ellos entre los seis primeros de la Liga Smartbank) y han demostrado que pueden aspirar a más que el cupo asignado de seis plazas del que disfrutaban antes. Cuatro de ellos tendrán la fortuna (o no) de enfrentarse a Real Madrid, Atlético, Barcelona o Valencia, los cuatro equipos Champions y participantes en la Supercopa, que debutarán en esta ronda.

La segunda tiene que ver con algo que se exigía desde hace mucho tiempo en este torneo: las eliminatorias a partido único. Un mal día te puede mandar a casa y no hay forma de arreglarlo en la vuelta, en el Camp Nou o en el Bernabéu. Este formato se mantendrá hasta cuartos de final, y va a deparar grandes partidos cuando clubes de Primera se enfrenten entre sí.

La tercera va al hilo de las anteriores. Que las eliminatorias sean a partido único y que los clubes modestos se lo tomen realmente en serio provoca un porcentaje mayor de sorpresas. Antes de esta ronda, dos equipos de Primera ya han sido eliminados: el Deportivo Alavés cayó ante un Tercera División, el mismo Jaén (endeudado y en riesgo de desaparición) que puso contra las cuerdas al Levante, cayendo en la tanda de penaltis. El Getafe, séptimo clasificado de la Liga y equipo de Europa League, fue eliminado ante un Badalona que lucha por no descender en el grupo III de Segunda B, con un ex conductor de autobús en el banquillo.

En esta última ronda, no hubo goleadas escandalosas como la de la Real Sociedad al Becerril (0-8). Sevilla, Athletic, Leganés y la propia Real ganaron con claridad, pero sin excesos. Sí, estuvieron a punto de suceder más sorpresas. A la mencionada del Jaén, destacamos la tanda de penaltis que se llevó el Valladolid ante el Marbella o el gol en el 117’ de Gerard Moreno ante el Orihuela (1-2), colista en su grupo en Segunda B. El Espanyol sufrió de lo lindo para derrotar al San Sebastián de los Reyes (0-2, el segundo en el 85’) y el Granada al Tamaraceite (0-1), que estrelló dos penaltis a los palos en menos de un minuto. El Éibar, por su parte, ganó con un gol en propia en el 93’ al Cacereño (1-2), y Osasuna al Haro Deportivo con otro en el añadido del Chimy Ávila (1-2).

Es evidente que esta revolucionaria Copa del Rey tiene aspectos que mejorar, y la principal es ayudar económicamente en lo posible a los equipos modestos que van pasando rondas. Principalmente porque si reciben la visita de un Primera División deben disfrutar de las mejores condiciones, desde el estado del césped (hemos visto numerosos patatales) hasta la ampliación de las gradas para que asista más público (muchos han tenido que trasladarse a otros estadios, y el Orihuela ha perdido dinero con su eliminatoria ante el Villarreal por tener que alquilar una gradería). Dijo Rubiales que los millones (hasta 50) ganados en la Supercopa de Arabia Saudí irían destinados a la Segunda B y al fútbol femenino. Ojalá sea verdad.

etiquetas:

_Athletic

Corazón de León

David Orenes @david_lrl
06-03-2020

_Copa del Rey

Mirandés, fútbol y esencia

José Miguel Capel @JCapCar
05-03-2020