_Champions League

La Champions: Chelsea y compañía

Marcos Pimentel @PimenMarcos77 01-06-2021

Como todos los años, la Champions League ha sido una competición que no ha dejado indiferente a nadie. La edición número 66 de la máxima competición europea nos ha dejado momentos que serán recordados durante mucho tiempo, tanto para bien como para mal. Pese a ser una temporada diferente y extraña por culpa de lo que ya todos sabemos, la Champions no decepciona, y nos ha brindado el espectáculo que pedíamos hasta el último día.

Comenzó con una fase de grupos en la que, como sabemos, siempre hay enfrentamientos destacados, grupos de la muerte, etcétera. El grupo de la muerte de este año fue sin duda el Grupo H, compuesto por París Saint-Germain, Estambul Başakşehir, Manchester United y RB Leipzig. En comparación con los otros tres titanes del fútbol europeo, el humilde Estambul no tuvo más opciones que aceptar la cuarta plaza. Finalmente avanzaron de ronda PSG y Leipzig, relegando al United a la Europa League donde terminaría perdiendo en la final.

En esta fase de grupos también pudimos disfrutar de un nuevo enfrentamiento Messi-Cristiano. Juve y Barça coincidieron en el Grupo G en el cual, empatados a puntos (15) y por diferencia de un gol, la Juventus avanzaría como primera de grupo y el Barça de segundo.

Cristiano y Messi disputando un balón. (Imago)

Seguramente el grupo más loco fue el B, compuesto por Inter, Shakhtar, Borussia Mönchengladbach y Real Madrid. Algún resultado inesperado positivo para el conjunto ucraniano, así como el nivelazo al que se encontraba el M’gladbach por aquellas fechas, relegó al Inter de Milán (futuro campeón de la Serie A) a la última plaza del grupo dejándolo fuera de cualquier competición europea. Finalmente el Real Madrid se clasificó como primero de su grupo con 10 puntos, la cifra más baja entre los campeones de grupo.

También continuó el dominio de Bayern y Manchester City, ambos invictos durante la fase de grupos. Tras los problemas defensivos de otras ediciones, cabe destacar que el City fue el equipo menos goleado de la fase de grupos con solamente un tanto encajado. Chelsea y Lazio siguieron su ejemplo y tampoco perdieron ningún encuentro.

En octavos de final comenzó el verdadero salseo. El Barça fue aplastado en el Camp Nou por un Mbappé desatado que, con un hat-trick, guió a su PSG a la victoria (1-4), y pese a que en la vuelta el equipo culé remó en busca de otra hazaña histórica, esta vez no pudo ser y cayó eliminado (global 2-5).

La primera gran sorpresa de la fase eliminatoria se dio en el enfrentamiento Juve-Porto en el cual parecía que los de Pirlo no sufrirían demasiado para avanzar de ronda, pero el equipo portugués todavía tenía algo que decir. Con goles de Tharemi y Marega se llevaron por 2-1 la victoria en Portugal. La vuelta en Turín fue un auténtico show: Sergio Oliveira empezó anotando para el Porto en el minuto 19 lo que les ponía el camino muy cuesta arriba a Cristiano y los suyos. Los 90 minutos terminaron con 2-1 para la Juve, lo que propició una prórroga de las que se recuerdan durante muchos años. Otra vez, Sergio Oliveira anotó para los portugueses colando el balón raso por un hueco que se abrió en la barrera en un lanzamiento de falta, lo que hizo que el gol anotado por Rabiot solamente dos minutos más tarde no sirviera para nada. Los dragones habían eliminado a la Juventus de Turín. Los otros clasificados a cuartos fueron Real Madrid, Bayern, Chelsea, Dortmund, City y Liverpool.

Sergio Oliveira anotando el gol que eliminaría a la Juventus. (Imago)

En cuartos de final pudimos disfrutar de uno de los mejores enfrentamientos de toda la edición: PSG-Bayern. Previamente, en el parón de selecciones, Robert Lewandoski sufrió una lesión que le impidió disputar ni un solo minuto de la eliminatoria, algo que sin duda sufrió el Bayern. La ida se saldó con victoria parisina en Alemania por 2-3 pese al habitual dominio de los bávaros. El partido de vuelta, más igualado pero igual de emocionante, se saldó otra vez con victoria visitante, 0-1 para el Bayern en el Parque de los Príncipes. Pese a ganar el partido, los 3 goles del PSG fuera de casa le dieron el pase a semifinales al equipo ya dirigido por Pochettino. Uno de los grandes favoritos había sido eliminado.

También se vio una doble victoria visitante en el Chelsea-Porto, del que terminó saliendo victorioso el equipo inglés (2-1). Al mismo tiempo, el Real Madrid venció a un Liverpool venido a menos durante gran parte de la temporada, y Manchester City eliminó al Dortmund con doble victoria por 2-1.

Ya en semifinales, el Manchester City se midió al PSG, mientras que al Real Madrid le tocó enfrentarse al Chelsea de Thomas Tuchel. En otro grandísimo enfrentamiento, el City sometió al PSG ganando tanto la ida como la vuelta, clasificándose así para la primera final de Champions de la historia del club. Por otro lado, el Chelsea tuvo que esperar a la vuelta para asestar un golpe definitivo que dejaría al Real Madrid fuera de la competición. El partido de ida se había saldado con empate 1-1 en el Alfredo di Stefano, pero el 2-0 de Londres fue imposible de remontar para los de Zidane.

Y por fin la gran final. 90 minutos en los que el mundo del fútbol se detiene y a la vez vibra más que nunca. Una simbiosis entre el silencio tenso provocado por los nervios de un partido de tal magnitud, y el rugido de un público que esta vez sí pudo estar presente. Por un lado, el Manchester City partía como favorito en busca de su primera ‘orejona’; por el otro, un Chelsea con ganas de demostrar que podía coronarse campeón después de que se le diera por eliminado prácticamente desde el enfrentamiento con el Atlético de Madrid en octavos de final. Tras una primera parte frenética, Kai Havertz logró anotar para los londinenses y el marcador ya no se movió más en todo el encuentro. El Chelsea es campeón de la Champions League.

Kai Havertz evitando a Ederson para anotar el gol de la victoria. (Imago)

Durante el partido hubo que lamentar las lesiones de Thiago Silva, quien sabía que probablemente se estuviese retirando de su última final de Champions, y Kevin De Bruyne, quien sufrió un aparatoso choque de cabezas con Rüdiger que le provocó una doble fractura en la cara. El belga se retiró del terreno de juego aturdido y entre lágrimas siendo consciente de que es una pieza extremadamente importante para los ‘citizens’.

Pese a caer en cuartos, el máximo goleador de la competición fue Erling Haaland con 10 anotaciones, una cifra bastante baja en comparación con los máximos anotadores de otras temporadas.

La edición número 66 nos deja con varios nombres a destacar en las filas del Chelsea: N´golo Kanté, fue elegido como mejor jugador de varios de los partidos de las eliminatorias, pero culminó su temporada con el premio MVP de la final tras un dominio abismal del medio campo. Tras la pedazo Champions que hizo, muchos aficionados comenzaron a reclamar el Balón de Oro para el francés, otorgándole el apodo de ‘El candidato del pueblo’. También debemos destacar la labor de Thomas Tuchel, quien fue despedido a mitad de temporada del PSG y tomó las riendas del Chelsea tras la destitución de Lampard. Finalista en 2020 y campeón en 2021, es el único entrenador en llegar a dos finales consecutivas con dos equipos diferentes, mérito increíble. Otros como Mason Mount o César Azpilicueta, capitán del equipo, también completaron la Champions League a un altísimo nivel y nos hicieron darnos cuenta que los infravaloramos durante gran parte de la competición.

En definitiva, la Champions League 2020/21 se cierra con el Chelsea como campeón de Europa pero con la sensación de que cualquiera de los equipos que llegaron a las fases finales podía estar ocupando ese puesto ahora mismo. Pese al calendario tan saturado, la fatiga acumulada de toda la temporada, las lesiones, y todos los agravantes de esta atípica temporada, la mayoría de equipos demostraron un alto nivel, en algunos casos inesperado, contribuyendo a que la Champions League siga siendo la competición que es hoy en día. Porque cuando hablamos de la Champions no solo hablamos de fútbol, sino también de las emociones que esta transmite.

Aficionados en las gradas presenciando la final de la Champions League. (Imago)

Imagen de cabecera: Imago

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Como todos los años, la Champions League ha sido una competición que no ha dejado indiferente a nadie. La edición número 66 de la máxima competición europea nos ha dejado momentos que serán recordados durante mucho tiempo, tanto para bien como para mal. Pese a ser una temporada diferente y extraña por culpa de lo que ya todos sabemos, la Champions no decepciona, y nos ha brindado el espectáculo que pedíamos hasta el último día.

Comenzó con una fase de grupos en la que, como sabemos, siempre hay enfrentamientos destacados, grupos de la muerte, etcétera. El grupo de la muerte de este año fue sin duda el Grupo H, compuesto por París Saint-Germain, Estambul Başakşehir, Manchester United y RB Leipzig. En comparación con los otros tres titanes del fútbol europeo, el humilde Estambul no tuvo más opciones que aceptar la cuarta plaza. Finalmente avanzaron de ronda PSG y Leipzig, relegando al United a la Europa League donde terminaría perdiendo en la final.

En esta fase de grupos también pudimos disfrutar de un nuevo enfrentamiento Messi-Cristiano. Juve y Barça coincidieron en el Grupo G en el cual, empatados a puntos (15) y por diferencia de un gol, la Juventus avanzaría como primera de grupo y el Barça de segundo.

Cristiano y Messi disputando un balón. (Imago)

Seguramente el grupo más loco fue el B, compuesto por Inter, Shakhtar, Borussia Mönchengladbach y Real Madrid. Algún resultado inesperado positivo para el conjunto ucraniano, así como el nivelazo al que se encontraba el M’gladbach por aquellas fechas, relegó al Inter de Milán (futuro campeón de la Serie A) a la última plaza del grupo dejándolo fuera de cualquier competición europea. Finalmente el Real Madrid se clasificó como primero de su grupo con 10 puntos, la cifra más baja entre los campeones de grupo.

También continuó el dominio de Bayern y Manchester City, ambos invictos durante la fase de grupos. Tras los problemas defensivos de otras ediciones, cabe destacar que el City fue el equipo menos goleado de la fase de grupos con solamente un tanto encajado. Chelsea y Lazio siguieron su ejemplo y tampoco perdieron ningún encuentro.

En octavos de final comenzó el verdadero salseo. El Barça fue aplastado en el Camp Nou por un Mbappé desatado que, con un hat-trick, guió a su PSG a la victoria (1-4), y pese a que en la vuelta el equipo culé remó en busca de otra hazaña histórica, esta vez no pudo ser y cayó eliminado (global 2-5).

La primera gran sorpresa de la fase eliminatoria se dio en el enfrentamiento Juve-Porto en el cual parecía que los de Pirlo no sufrirían demasiado para avanzar de ronda, pero el equipo portugués todavía tenía algo que decir. Con goles de Tharemi y Marega se llevaron por 2-1 la victoria en Portugal. La vuelta en Turín fue un auténtico show: Sergio Oliveira empezó anotando para el Porto en el minuto 19 lo que les ponía el camino muy cuesta arriba a Cristiano y los suyos. Los 90 minutos terminaron con 2-1 para la Juve, lo que propició una prórroga de las que se recuerdan durante muchos años. Otra vez, Sergio Oliveira anotó para los portugueses colando el balón raso por un hueco que se abrió en la barrera en un lanzamiento de falta, lo que hizo que el gol anotado por Rabiot solamente dos minutos más tarde no sirviera para nada. Los dragones habían eliminado a la Juventus de Turín. Los otros clasificados a cuartos fueron Real Madrid, Bayern, Chelsea, Dortmund, City y Liverpool.

Sergio Oliveira anotando el gol que eliminaría a la Juventus. (Imago)

En cuartos de final pudimos disfrutar de uno de los mejores enfrentamientos de toda la edición: PSG-Bayern. Previamente, en el parón de selecciones, Robert Lewandoski sufrió una lesión que le impidió disputar ni un solo minuto de la eliminatoria, algo que sin duda sufrió el Bayern. La ida se saldó con victoria parisina en Alemania por 2-3 pese al habitual dominio de los bávaros. El partido de vuelta, más igualado pero igual de emocionante, se saldó otra vez con victoria visitante, 0-1 para el Bayern en el Parque de los Príncipes. Pese a ganar el partido, los 3 goles del PSG fuera de casa le dieron el pase a semifinales al equipo ya dirigido por Pochettino. Uno de los grandes favoritos había sido eliminado.

También se vio una doble victoria visitante en el Chelsea-Porto, del que terminó saliendo victorioso el equipo inglés (2-1). Al mismo tiempo, el Real Madrid venció a un Liverpool venido a menos durante gran parte de la temporada, y Manchester City eliminó al Dortmund con doble victoria por 2-1.

Ya en semifinales, el Manchester City se midió al PSG, mientras que al Real Madrid le tocó enfrentarse al Chelsea de Thomas Tuchel. En otro grandísimo enfrentamiento, el City sometió al PSG ganando tanto la ida como la vuelta, clasificándose así para la primera final de Champions de la historia del club. Por otro lado, el Chelsea tuvo que esperar a la vuelta para asestar un golpe definitivo que dejaría al Real Madrid fuera de la competición. El partido de ida se había saldado con empate 1-1 en el Alfredo di Stefano, pero el 2-0 de Londres fue imposible de remontar para los de Zidane.

Y por fin la gran final. 90 minutos en los que el mundo del fútbol se detiene y a la vez vibra más que nunca. Una simbiosis entre el silencio tenso provocado por los nervios de un partido de tal magnitud, y el rugido de un público que esta vez sí pudo estar presente. Por un lado, el Manchester City partía como favorito en busca de su primera ‘orejona’; por el otro, un Chelsea con ganas de demostrar que podía coronarse campeón después de que se le diera por eliminado prácticamente desde el enfrentamiento con el Atlético de Madrid en octavos de final. Tras una primera parte frenética, Kai Havertz logró anotar para los londinenses y el marcador ya no se movió más en todo el encuentro. El Chelsea es campeón de la Champions League.

Kai Havertz evitando a Ederson para anotar el gol de la victoria. (Imago)

Durante el partido hubo que lamentar las lesiones de Thiago Silva, quien sabía que probablemente se estuviese retirando de su última final de Champions, y Kevin De Bruyne, quien sufrió un aparatoso choque de cabezas con Rüdiger que le provocó una doble fractura en la cara. El belga se retiró del terreno de juego aturdido y entre lágrimas siendo consciente de que es una pieza extremadamente importante para los ‘citizens’.

Pese a caer en cuartos, el máximo goleador de la competición fue Erling Haaland con 10 anotaciones, una cifra bastante baja en comparación con los máximos anotadores de otras temporadas.

La edición número 66 nos deja con varios nombres a destacar en las filas del Chelsea: N´golo Kanté, fue elegido como mejor jugador de varios de los partidos de las eliminatorias, pero culminó su temporada con el premio MVP de la final tras un dominio abismal del medio campo. Tras la pedazo Champions que hizo, muchos aficionados comenzaron a reclamar el Balón de Oro para el francés, otorgándole el apodo de ‘El candidato del pueblo’. También debemos destacar la labor de Thomas Tuchel, quien fue despedido a mitad de temporada del PSG y tomó las riendas del Chelsea tras la destitución de Lampard. Finalista en 2020 y campeón en 2021, es el único entrenador en llegar a dos finales consecutivas con dos equipos diferentes, mérito increíble. Otros como Mason Mount o César Azpilicueta, capitán del equipo, también completaron la Champions League a un altísimo nivel y nos hicieron darnos cuenta que los infravaloramos durante gran parte de la competición.

En definitiva, la Champions League 2020/21 se cierra con el Chelsea como campeón de Europa pero con la sensación de que cualquiera de los equipos que llegaron a las fases finales podía estar ocupando ese puesto ahora mismo. Pese al calendario tan saturado, la fatiga acumulada de toda la temporada, las lesiones, y todos los agravantes de esta atípica temporada, la mayoría de equipos demostraron un alto nivel, en algunos casos inesperado, contribuyendo a que la Champions League siga siendo la competición que es hoy en día. Porque cuando hablamos de la Champions no solo hablamos de fútbol, sino también de las emociones que esta transmite.

Aficionados en las gradas presenciando la final de la Champions League. (Imago)

Imagen de cabecera: Imago

_Champions League

Lucha de poder

Daniel Fernández-Pacheco @DFPV96
17-09-2021