_Otros

La batalla por ser el mejor

Javier Siñeriz @jsineriz96 25-10-2018

etiquetas:

Durante muchos años, la batalla por ser el mejor jugador del mundo se
desarrollaba en La Liga. Messi y Cristiano Ronaldo se disputaban ese trono y,
entre el argentino y el portugués, se repartían los grandes premios
individuales. Sin embargo, con la marcha del delantero luso a la Juventus, este
statu quo se ha visto alterado. Pese a esto, en nuestra liga sigue apareciendo
una nueva batalla por ser el mejor. Esta no hace referencia al mejor jugador
del mundo, sino que se refiere al mejor guardameta del planeta. Jan Oblak y
Marc-André ter Stegen pelean por este mérito.

El esloveno y el alemán son los dos mejores porteros del mundo. De eso no
hay ninguna duda. Es cierto que hay otros grandes porteros, como pueden ser De
Gea, Alisson, Courtois o Ederson, pero no están al nivel de Oblak y ter Stegen.
Atlético de Madrid y Fútbol Club Barcelona están en las mejores manos posibles,
porque no solo son los dos mejores del mundo, sino que cada uno es el mejor
portero para el equipo en el que está jugando.

Jan Oblak es el mejor portero del mundo para el Atlético de Madrid por una
serie de razones muy claras. Casi ningún portero domina el juego aéreo como el
esloveno, y esto es fundamental en un club como el colchonero. Asimismo,
interviene de manera tremendamente decisiva cuando su equipo le necesita.
Corrige a sus compañeros de maravilla gracias a su habilidad para intervenir en
los uno contra uno, y salva muchos goles gracias a esta capacidad para evitar
goles rivales. Del mismo modo, su agilidad bajo palos le permite ser decisivo
en la línea de gol.

Al igual que su colega, ter Stegen es el mejor portero del mundo para el
Barcelona. El alemán tiene un juego de pies muy superior al de muchos jugadores
de élite, una característica fundamental en el conjunto blaugrana, ya que, el
portero, tiene que romper líneas de presión rivales con sus pases. Pero, ter
Stegen, sabe hacer muchas más cosas. El ex del Borussia Mönchengladbach sabe
aparecer cuando su equipo más le necesita. Esto es algo que también sabía hacer
otro de los grandes porteros de la historia del club, el español Víctor Valdés.
Marc-André tiene la capacidad de hacer una parada salvadora después de estar
todo el partido sin intervenir, y esto, aunque parezca muy sencillo, no lo es
tanto.

Lo que ocurrió el pasado fin de semana con ambos recordó a los mejores
‘piques’ de Cristiano Ronaldo y Leo Messi. A las 18:30 del sábado, Oblak y su
Atlético de Madrid se enfrentaron al Villarreal. El equipo colchonero consiguió
sacar un punto del Estadio de la Cerámica gracias a su guardameta. Hizo cuatro
paradas de enorme mérito que evitaron que los suyos volvieran a Madrid con el
zurrón de los puntos vacío. Por encima de todas, destacada una mano salvadora
en un uno contra uno frente a Bacca. El delantero colombiano intentó regatear
al esloveno, y justo cuando parecía que iba a ser gol, Oblak emergió de la nada
haciendo una estirada increíble y evitando el remate del delantero. Una
intervención muy difícil y de mucho mérito.

Al rato, a las 20:45, Barcelona y Sevilla se enfrentaban en lo que prometía
ser el partido de la jornada. El encuentro no defraudó y tuvo un protagonista
claro. Marc-André ter Stegen emergió cuando su equipo más le necesitaba para
darle a los suyos una victoria fundamental. El alemán hizo dos dobles paradas de
muchísimo mérito en las que demostró su dominio de todas las facetas del juego.
Primero una estirada increíble para evitar un gol cantado de André Silva donde
ter Stegen mostró su agilidad. En esa misma jugada, se levantó rápido para
achicar ante Franco Vázquez, que ya veía cómo iba a anotar gol. Sin embargo,
las dos intervenciones más meritorias llegaron más tarde. Primero fue una mano
espectacular a un disparo durísimo de Sarabia donde ter Stegen muestra unos
reflejos brutales. El guardameta se levanta rapidísimo para volar a ras de
césped y evitar un gol cantado de Ben Yedder.

Si Oblak demuestra ser el mejor, a continuación, aparece ter Stegen para
rebatir los argumentos del esloveno y poner complicada la decisión. Al más puro
estilo Cristiano Ronaldo y Leo Messi. Igual que ocurre con los dos astros, es
inútil entrar en comparaciones de quién es mejor. Es indiscutible que ambos
están a un nivel muy superior al resto. Quizá, la FIFA, la UEFA y Joachim Löw
no se han dado cuenta del nivel de estos monstruos y no les reconocen los
méritos. Sin embargo, la opinión pública sí lo hace y reconoce que, en la
batalla por ser el mejor portero del mundo solo hay dos contendientes, Jan
Oblak y Marc-André ter Stegen.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Durante muchos años, la batalla por ser el mejor jugador del mundo se
desarrollaba en La Liga. Messi y Cristiano Ronaldo se disputaban ese trono y,
entre el argentino y el portugués, se repartían los grandes premios
individuales. Sin embargo, con la marcha del delantero luso a la Juventus, este
statu quo se ha visto alterado. Pese a esto, en nuestra liga sigue apareciendo
una nueva batalla por ser el mejor. Esta no hace referencia al mejor jugador
del mundo, sino que se refiere al mejor guardameta del planeta. Jan Oblak y
Marc-André ter Stegen pelean por este mérito.

El esloveno y el alemán son los dos mejores porteros del mundo. De eso no
hay ninguna duda. Es cierto que hay otros grandes porteros, como pueden ser De
Gea, Alisson, Courtois o Ederson, pero no están al nivel de Oblak y ter Stegen.
Atlético de Madrid y Fútbol Club Barcelona están en las mejores manos posibles,
porque no solo son los dos mejores del mundo, sino que cada uno es el mejor
portero para el equipo en el que está jugando.

Jan Oblak es el mejor portero del mundo para el Atlético de Madrid por una
serie de razones muy claras. Casi ningún portero domina el juego aéreo como el
esloveno, y esto es fundamental en un club como el colchonero. Asimismo,
interviene de manera tremendamente decisiva cuando su equipo le necesita.
Corrige a sus compañeros de maravilla gracias a su habilidad para intervenir en
los uno contra uno, y salva muchos goles gracias a esta capacidad para evitar
goles rivales. Del mismo modo, su agilidad bajo palos le permite ser decisivo
en la línea de gol.

Al igual que su colega, ter Stegen es el mejor portero del mundo para el
Barcelona. El alemán tiene un juego de pies muy superior al de muchos jugadores
de élite, una característica fundamental en el conjunto blaugrana, ya que, el
portero, tiene que romper líneas de presión rivales con sus pases. Pero, ter
Stegen, sabe hacer muchas más cosas. El ex del Borussia Mönchengladbach sabe
aparecer cuando su equipo más le necesita. Esto es algo que también sabía hacer
otro de los grandes porteros de la historia del club, el español Víctor Valdés.
Marc-André tiene la capacidad de hacer una parada salvadora después de estar
todo el partido sin intervenir, y esto, aunque parezca muy sencillo, no lo es
tanto.

Lo que ocurrió el pasado fin de semana con ambos recordó a los mejores
‘piques’ de Cristiano Ronaldo y Leo Messi. A las 18:30 del sábado, Oblak y su
Atlético de Madrid se enfrentaron al Villarreal. El equipo colchonero consiguió
sacar un punto del Estadio de la Cerámica gracias a su guardameta. Hizo cuatro
paradas de enorme mérito que evitaron que los suyos volvieran a Madrid con el
zurrón de los puntos vacío. Por encima de todas, destacada una mano salvadora
en un uno contra uno frente a Bacca. El delantero colombiano intentó regatear
al esloveno, y justo cuando parecía que iba a ser gol, Oblak emergió de la nada
haciendo una estirada increíble y evitando el remate del delantero. Una
intervención muy difícil y de mucho mérito.

Al rato, a las 20:45, Barcelona y Sevilla se enfrentaban en lo que prometía
ser el partido de la jornada. El encuentro no defraudó y tuvo un protagonista
claro. Marc-André ter Stegen emergió cuando su equipo más le necesitaba para
darle a los suyos una victoria fundamental. El alemán hizo dos dobles paradas de
muchísimo mérito en las que demostró su dominio de todas las facetas del juego.
Primero una estirada increíble para evitar un gol cantado de André Silva donde
ter Stegen mostró su agilidad. En esa misma jugada, se levantó rápido para
achicar ante Franco Vázquez, que ya veía cómo iba a anotar gol. Sin embargo,
las dos intervenciones más meritorias llegaron más tarde. Primero fue una mano
espectacular a un disparo durísimo de Sarabia donde ter Stegen muestra unos
reflejos brutales. El guardameta se levanta rapidísimo para volar a ras de
césped y evitar un gol cantado de Ben Yedder.

Si Oblak demuestra ser el mejor, a continuación, aparece ter Stegen para
rebatir los argumentos del esloveno y poner complicada la decisión. Al más puro
estilo Cristiano Ronaldo y Leo Messi. Igual que ocurre con los dos astros, es
inútil entrar en comparaciones de quién es mejor. Es indiscutible que ambos
están a un nivel muy superior al resto. Quizá, la FIFA, la UEFA y Joachim Löw
no se han dado cuenta del nivel de estos monstruos y no les reconocen los
méritos. Sin embargo, la opinión pública sí lo hace y reconoce que, en la
batalla por ser el mejor portero del mundo solo hay dos contendientes, Jan
Oblak y Marc-André ter Stegen.

etiquetas:

_Otros

Nos van a ver volver

Aldo Vázquez @
25-06-2019

_Otros

Las claves del playoff de ascenso a Primera

José Miguel Capel @@JCapCar
19-06-2019