_Ciclismo

Kathrin Stirnemann y un 2020 de grandes retos

David Orenes @david_lrl 20-11-2019

“Creemos plenamente en el ciclismo femenino y no podríamos estar más emocionados de comenzar este proyecto”. Estas palabras son de Alexis Schoeb, CEO de Katusha Sports, que está viviendo una auténtica revolución en los despachos de cara al 2020. 

La marca deportiva suiza, creada en 2016 por el Team Katusha (en el UCI WorldTour durante la última década) ha sobrevivido a la absorción a manos del Israel Cycling Academy, equipo que ha mantenido a la mayoría de sus ciclistas y al que seguirá vistiendo durante las tres próximas temporadas.

No ha sido el único movimiento de Katusha, que a finales de octubre anunció su llegada al ciclismo femenino tras acordar el patrocinio con el Bigla Pro Cycling, uno de los equipos de mayor prestigio en el panorama internacional. Con la estadounidense Leah Thomas como máxima referencia, el equipo danés ha dado un golpe de efecto este miércoles con la incorporación de una auténtica campeona que, sin embargo, no suele competir en pruebas de carretera.

Se trata de la exitosa ciclista suiza Kathrin Stirnemann, ganadora de la Copa del Mundo de ciclismo en campo a través y de dos títulos mundiales y tres europeos en campo a través mediante eliminatorias. Sin duda, la llegada de Katusha al Bigla ha sido clave para su incorporación al que será probablemente el mayor reto de su dilatada carrera.

Stirnemann, de 30 años de edad, tendrá que compaginar por primera vez las modalidades de carretera y montaña durante un año natural, algo que considera más un beneficio que un problema. «Creo que las dos disciplinas pueden complementar muy bien (…) Las carreras de carretera en primavera también fortalecerán mi resistencia y velocidad para las carreras importantes de bicicleta de montaña”, asegura. Eso sí, la disputa de los Europeos y Mundiales de campo a través serán a principios de 2020 tras una reorganización del calendario por los Juegos Olímpicos de Tokio. La suiza no se integrará plenamente en las pruebas de carretera hasta la segunda parte del año.

«Creemos que tiene un verdadero talento y puede seguir creciendo para obtener los buenos resultados que hace en mountain bike en carrera. Estábamos buscando una ciclista con fuertes habilidades técnicas y que tuviese experiencia en carreras internacionales. Además queremos desarrollar más pilotos suizos como parte de nuestro proyecto», exclamó el director del Bigla, Thomas Campana. Será un desafío más para una ciclista con hasta nueve medallas entre Europeos y Mundiales, pero con sequía de grandes títulos desde 2017. En ese tiempo, su compatriota Jolanda Neff ha conquistado dos oros continentales y una plata mundial en campo a través, mientras que la selección helvética logró también el oro mundial en relevos mixto sin ella entre los integrantes. Suiza vive su mejor momento en este deporte y Stirnemann quiere formar parte de él. Se presenta un 2020 con hambre y revancha.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

“Creemos plenamente en el ciclismo femenino y no podríamos estar más emocionados de comenzar este proyecto”. Estas palabras son de Alexis Schoeb, CEO de Katusha Sports, que está viviendo una auténtica revolución en los despachos de cara al 2020. 

La marca deportiva suiza, creada en 2016 por el Team Katusha (en el UCI WorldTour durante la última década) ha sobrevivido a la absorción a manos del Israel Cycling Academy, equipo que ha mantenido a la mayoría de sus ciclistas y al que seguirá vistiendo durante las tres próximas temporadas.

No ha sido el único movimiento de Katusha, que a finales de octubre anunció su llegada al ciclismo femenino tras acordar el patrocinio con el Bigla Pro Cycling, uno de los equipos de mayor prestigio en el panorama internacional. Con la estadounidense Leah Thomas como máxima referencia, el equipo danés ha dado un golpe de efecto este miércoles con la incorporación de una auténtica campeona que, sin embargo, no suele competir en pruebas de carretera.

Se trata de la exitosa ciclista suiza Kathrin Stirnemann, ganadora de la Copa del Mundo de ciclismo en campo a través y de dos títulos mundiales y tres europeos en campo a través mediante eliminatorias. Sin duda, la llegada de Katusha al Bigla ha sido clave para su incorporación al que será probablemente el mayor reto de su dilatada carrera.

Stirnemann, de 30 años de edad, tendrá que compaginar por primera vez las modalidades de carretera y montaña durante un año natural, algo que considera más un beneficio que un problema. «Creo que las dos disciplinas pueden complementar muy bien (…) Las carreras de carretera en primavera también fortalecerán mi resistencia y velocidad para las carreras importantes de bicicleta de montaña”, asegura. Eso sí, la disputa de los Europeos y Mundiales de campo a través serán a principios de 2020 tras una reorganización del calendario por los Juegos Olímpicos de Tokio. La suiza no se integrará plenamente en las pruebas de carretera hasta la segunda parte del año.

«Creemos que tiene un verdadero talento y puede seguir creciendo para obtener los buenos resultados que hace en mountain bike en carrera. Estábamos buscando una ciclista con fuertes habilidades técnicas y que tuviese experiencia en carreras internacionales. Además queremos desarrollar más pilotos suizos como parte de nuestro proyecto», exclamó el director del Bigla, Thomas Campana. Será un desafío más para una ciclista con hasta nueve medallas entre Europeos y Mundiales, pero con sequía de grandes títulos desde 2017. En ese tiempo, su compatriota Jolanda Neff ha conquistado dos oros continentales y una plata mundial en campo a través, mientras que la selección helvética logró también el oro mundial en relevos mixto sin ella entre los integrantes. Suiza vive su mejor momento en este deporte y Stirnemann quiere formar parte de él. Se presenta un 2020 con hambre y revancha.

_Ciclismo

Ricardo Ten, oro al mérito

Daniel Fernández-Pacheco @DFPV96
27-11-2019