_Fútbol Internacional

Cada reino tiene su tesoro

Es una realidad que existen una serie de jugadores que prácticamente pueden elegir el club en el que desean jugar. Los grandes equipos se pelean por obtener los servicios de los principales cracks mundiales para, de esta forma, asegurarse de que les pueda plantar cara el menor número de rivales posible. Pero cuando hablamos de selecciones nacionales hablamos también de la lotería, una lotería cuyo resultado no es necesariamente mejor ni peor, es diferente. Si bien es cierto que a casi todos los jugadores del mundo les gustaría pertenecer a las selecciones que ganan Copas América, Eurocopas, Mundiales, etcétera, no todas las megaestrellas pueden nacer en los mismos 5 o 6 países. Esto resulta en que algunos de los mejores jugadores del mundo tengan que disputar estas competiciones con selecciones que no alcanzan su nivel, convirtiéndose así en la joya de la corona de una plantilla mayormente inferior.

Un caso muy evidente es el de Robert Lewandowski. Nativo de Varsovia (Polonia), es el máximo goleador histórico de su selección (66 goles). Sus goles han sido importantes a la hora de clasificarse a las diferentes competiciones de selecciones aunque, a pesar de ello, nunca han logrado alzarse con un trofeo de este calibre bajo la capitanía de Lewandowski. Su mejor resultado continental data de la Eurocopa 2016 cuando lograron llegar a cuartos de final de una Euro por primera vez en su historia, siendo derrotados por la selección de Portugal, quién terminaría proclamándose campeona del torneo. Si bien es cierto lo anterior, Robert Lewandowski no está del todo solo pues tiene compañeros que pese a no estar a su nivel, pertenecen a la élite del fútbol europeo. Piotr Zielinski (Nápoles), Arkadiusz Milik (Marsella) y Wojciech Szczesny (Juventus) serán los encargados de acompañar al delantero bávaro con el objetivo de llegar lo más lejos posible en la Euro. Gracias al inmenso nivel que parecen presentar otros combinados nacionales es muy poco probable que Polonia pueda dar la sorpresa, pero esto es fútbol, y no olvidemos que tienen al máximo goleador de las últimas dos temporadas entre sus filas, no demos nada por hecho.

Similar es el caso, en Escocia, de Andrew Robertson. Dueño y señor de la banda izquierda del Liverpool, ha acumulado los suficientes méritos como para recibir el brazalete de capitán. Desde su debut el 5 de marzo de 2014, Robertson ha disputado 45 encuentros con su selección, lo que lo convierte en el segundo jugador con más participaciones de la plantilla actual. El lateral izquierdo del Liverpool, al igual que Lewandowski en Polonia, está acompañado por ciertos jugadores que, pese a no estar a su nivel, son jóvenes prometedores lo suficientemente buenos para colar a su selección en la Eurocopa. Me refiero a Scott McTominay (24), mediocentro del Manchester United; Kieran Tierney (24), lateral izquierdo del Arsenal; John McGinn (26), mediocentro del Aston Villa; o Che Adams (24), delantero centro del Southampton. Tras no poder clasificarse a la Eurocopa 2016 por culpa de un doblete en contra de Robert Lewandowski, la selección escocesa vuelve a participar en la Euro con pocas opciones reales de llegar lejos en la competición.

Andrew Robertson con la selección de Escocia. (Imago)

David Alaba y Marcel Sabitzer son el estandarte de la selección de Austria. Pese a estar relativamente balanceada, con 13 jugadores cuyo valor de mercado supera los 10 millones según Transfermarkt, ninguno se puede comparar a estos dos. Alaba, ya propiedad del Real Madrid, representa el fichaje a coste cero más valioso de la historia (55M). Debutó con la selección absoluta cuando solamente tenía 17 años y desde entonces acumula 80 participaciones en las que, pese a su naturaleza defensiva, ha logrado anotar 14 goles. Desde el mediocentro, Sabitzer es uno de los jugadores más importantes del RB Leipzig de los últimos años. Con un valor de mercado de 42 millones, representa un salto importante desde el tercero con mayor valor (27M). Debutó en junio de 2012 y con 49 presencias con la selección absoluta, sumado a su buena actuación a nivel de clubes, se ha convertido junto con Alaba en una pieza de suma importancia para Austria. Pese a todo, la Eurocopa parece haber sido benevolente con los austríacos, situándolos en el Grupo C junto con Países Bajos, Ucrania y Macedonia del Norte. Con la ‘naranja mecánica’ como favorita del grupo, una clasificación como segundos de grupo aseguraría a Austria, al menos, la presencia en los octavos de final. A partir de ahí y teniendo en cuenta las eliminatorias a partido único, cualquier cosa puede pasar.

David Alaba y Marcel Sabitzer en un entrenamiento de la selección. 2019 (Imago)

Por último, es necesario destacar la figura de Milan Skriniar en la selección de Eslovaquia. Desde su llegada al Inter de Milán procedente de la Sampdoria (2017), el eslovaco ha aumentado su valor de mercado desde los 15 hasta los 60 millones, una cifra que dista muchísimo del segundo jugador más valioso de su selección, Stanislav Lobotka (9M). De esta forma, Skriniar representa casi el 50% del valor de mercado total de la plantilla eslovaca, quién ocupa el puesto número 34 en la lista de clasificación mundial de la FIFA. Si las selecciones que mencionaba anteriormente tenían pocas probabilidades de dar la campanada en la Eurocopa, Eslovaquia no iba a ser menos. Al igual que Polonia, Eslovaquia está en el grupo E, el cual terminan completando Suecia y España. Entre las cuatro, es posible que Eslovaquia sea la selección menos competitiva pero esto es fútbol de primer nivel así que cualquier cosa puede pasar.

Milan Skriniar con la selección de Eslovaquia. (Imago)

A pocos días de que comience la Eurocopa, la suerte está echada y las cartas sobre la mesa. A partir del viernes, cada selección comenzará a levantar las suyas y como espectadores veremos quién tiene la mejor mano. Suerte a todos.  

Imagen de cabecera: Imago

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Es una realidad que existen una serie de jugadores que prácticamente pueden elegir el club en el que desean jugar. Los grandes equipos se pelean por obtener los servicios de los principales cracks mundiales para, de esta forma, asegurarse de que les pueda plantar cara el menor número de rivales posible. Pero cuando hablamos de selecciones nacionales hablamos también de la lotería, una lotería cuyo resultado no es necesariamente mejor ni peor, es diferente. Si bien es cierto que a casi todos los jugadores del mundo les gustaría pertenecer a las selecciones que ganan Copas América, Eurocopas, Mundiales, etcétera, no todas las megaestrellas pueden nacer en los mismos 5 o 6 países. Esto resulta en que algunos de los mejores jugadores del mundo tengan que disputar estas competiciones con selecciones que no alcanzan su nivel, convirtiéndose así en la joya de la corona de una plantilla mayormente inferior.

Un caso muy evidente es el de Robert Lewandowski. Nativo de Varsovia (Polonia), es el máximo goleador histórico de su selección (66 goles). Sus goles han sido importantes a la hora de clasificarse a las diferentes competiciones de selecciones aunque, a pesar de ello, nunca han logrado alzarse con un trofeo de este calibre bajo la capitanía de Lewandowski. Su mejor resultado continental data de la Eurocopa 2016 cuando lograron llegar a cuartos de final de una Euro por primera vez en su historia, siendo derrotados por la selección de Portugal, quién terminaría proclamándose campeona del torneo. Si bien es cierto lo anterior, Robert Lewandowski no está del todo solo pues tiene compañeros que pese a no estar a su nivel, pertenecen a la élite del fútbol europeo. Piotr Zielinski (Nápoles), Arkadiusz Milik (Marsella) y Wojciech Szczesny (Juventus) serán los encargados de acompañar al delantero bávaro con el objetivo de llegar lo más lejos posible en la Euro. Gracias al inmenso nivel que parecen presentar otros combinados nacionales es muy poco probable que Polonia pueda dar la sorpresa, pero esto es fútbol, y no olvidemos que tienen al máximo goleador de las últimas dos temporadas entre sus filas, no demos nada por hecho.

Similar es el caso, en Escocia, de Andrew Robertson. Dueño y señor de la banda izquierda del Liverpool, ha acumulado los suficientes méritos como para recibir el brazalete de capitán. Desde su debut el 5 de marzo de 2014, Robertson ha disputado 45 encuentros con su selección, lo que lo convierte en el segundo jugador con más participaciones de la plantilla actual. El lateral izquierdo del Liverpool, al igual que Lewandowski en Polonia, está acompañado por ciertos jugadores que, pese a no estar a su nivel, son jóvenes prometedores lo suficientemente buenos para colar a su selección en la Eurocopa. Me refiero a Scott McTominay (24), mediocentro del Manchester United; Kieran Tierney (24), lateral izquierdo del Arsenal; John McGinn (26), mediocentro del Aston Villa; o Che Adams (24), delantero centro del Southampton. Tras no poder clasificarse a la Eurocopa 2016 por culpa de un doblete en contra de Robert Lewandowski, la selección escocesa vuelve a participar en la Euro con pocas opciones reales de llegar lejos en la competición.

Andrew Robertson con la selección de Escocia. (Imago)

David Alaba y Marcel Sabitzer son el estandarte de la selección de Austria. Pese a estar relativamente balanceada, con 13 jugadores cuyo valor de mercado supera los 10 millones según Transfermarkt, ninguno se puede comparar a estos dos. Alaba, ya propiedad del Real Madrid, representa el fichaje a coste cero más valioso de la historia (55M). Debutó con la selección absoluta cuando solamente tenía 17 años y desde entonces acumula 80 participaciones en las que, pese a su naturaleza defensiva, ha logrado anotar 14 goles. Desde el mediocentro, Sabitzer es uno de los jugadores más importantes del RB Leipzig de los últimos años. Con un valor de mercado de 42 millones, representa un salto importante desde el tercero con mayor valor (27M). Debutó en junio de 2012 y con 49 presencias con la selección absoluta, sumado a su buena actuación a nivel de clubes, se ha convertido junto con Alaba en una pieza de suma importancia para Austria. Pese a todo, la Eurocopa parece haber sido benevolente con los austríacos, situándolos en el Grupo C junto con Países Bajos, Ucrania y Macedonia del Norte. Con la ‘naranja mecánica’ como favorita del grupo, una clasificación como segundos de grupo aseguraría a Austria, al menos, la presencia en los octavos de final. A partir de ahí y teniendo en cuenta las eliminatorias a partido único, cualquier cosa puede pasar.

David Alaba y Marcel Sabitzer en un entrenamiento de la selección. 2019 (Imago)

Por último, es necesario destacar la figura de Milan Skriniar en la selección de Eslovaquia. Desde su llegada al Inter de Milán procedente de la Sampdoria (2017), el eslovaco ha aumentado su valor de mercado desde los 15 hasta los 60 millones, una cifra que dista muchísimo del segundo jugador más valioso de su selección, Stanislav Lobotka (9M). De esta forma, Skriniar representa casi el 50% del valor de mercado total de la plantilla eslovaca, quién ocupa el puesto número 34 en la lista de clasificación mundial de la FIFA. Si las selecciones que mencionaba anteriormente tenían pocas probabilidades de dar la campanada en la Eurocopa, Eslovaquia no iba a ser menos. Al igual que Polonia, Eslovaquia está en el grupo E, el cual terminan completando Suecia y España. Entre las cuatro, es posible que Eslovaquia sea la selección menos competitiva pero esto es fútbol de primer nivel así que cualquier cosa puede pasar.

Milan Skriniar con la selección de Eslovaquia. (Imago)

A pocos días de que comience la Eurocopa, la suerte está echada y las cartas sobre la mesa. A partir del viernes, cada selección comenzará a levantar las suyas y como espectadores veremos quién tiene la mejor mano. Suerte a todos.  

Imagen de cabecera: Imago

_Destacado

Spiderman

Joel Sierra @_JoeLSierra_
22-10-2021

_Inglaterra

El Sunderland sigue sufriendo

Daniel Fernández-Pacheco @DFPV96
19-10-2021