_

José Sosa, mediapunta idóneo para el Atlético

Jorge Amorós @davai_davai 04-01-2014

etiquetas:

Jorge AMORÓS

Jorge AMORÓS – El Atlético de Madrid ha incorporado a José “El Principito” Sosa, mediapunta internacional argentino de 28 años y pretendido por Diego Simeone desde que fue nombrado entrenador del Atlético en diciembre de 2011. Capaz de ocupar las tres posiciones de la mediapunta y de asistir o definir con ambas piernas, José Sosa es un jugador que se ajusta al sistema de juego de Simeone. Su incorporación cubre el vacío dejado tras el retorno de Diego Ribas al Wolfsburgo y aumenta las opciones del Atlético para las tres competiciones (liga, copa y Champions). Las cifras de la operación son 1,5 millones de euros por su cesión hasta el final de temporada y una opción de compra de 10 millones. El Metalist Kharkiv aún se resiste a perder a un jugador que ha sido clave para alcanzar su estatus de candidato a los títulos en Ucrania.

DESCRIPCIÓN

José Sosa es un mediapunta muy completo que reúne calidad técnica, carácter, buena lectura del juego, agresividad defensiva y capacidad para asistir o definir con ambas piernas. Tiene un golpeo de balón excelente y es especialista en las acciones a balón parado. No es rápido y ni tiene desborde. En el Metalist Kharkiv ha completado una adaptación larga al fútbol europeo y se ha definido como un jugador que parte desde cualquiera de las dos bandas, preferentemente la derecha. Desde esa demarcación puede interpretar varios registros: acudir al centro para apoyar la circulación de balón, abrirse a la línea de fondo para centrar con los dos perfiles o hacer la diagonal para sorprender desde la frontal o doblar el balón a su lateral (Juanfran, Filipe Luis). Defensivamente es un jugador atento a su par y que disputa el balón con agresividad.

UNA TRAYECTORIA ENGAÑOSA

En la rueda de prensa posterior a la victoria en el Bernabéu, Diego Simeone recordó a un equipo que le interpretaba tan bien como el Atlético de Madrid aquella noche de septiembre: “Los chicos de Estudiantes de La Plata trabajaban en equipo con la misma intensidad que trabajan estos. Muy similar”. Uno de los chicos de aquel Estudiantes era José Ernesto Sosa, un mediapunta ligero con buena técnica, combativo en defensa y con mucho protagonismo en el equipo: se encargaba de poner en juego los balones parados (córners, centros laterales, faltas directas). Apodado “el Principito” por cierta similitud con Enzo Francescoli “el Príncipe”, José Sosa fue decisivo en la conquista del Torneo Apertura 2006 con un gol de falta a Boca Juniors en el partido de desempate. En 2005 había debutado con la selección argentina en un encuentro amistoso con México.

En agosto de 2007 se incorporó al Bayern de Múnich a cambio de 9 millones de euros. Con apenas 22 años acusó falta de personalidad y potencia física en un equipo con mucha competencia (Ribéry, Podolski, Schweinsteiger, Hamt Altintop), y con demasiadas urgencias que en poco más de dos años tuvo cuatro entrenadores: Hitzfeld, Klinsmann, Heynckes y van Gaal… A comienzos de la 2009/10 el Bayern incorporó Arjen Robben y cedió a José Sosa al Estudiantes de La Plata de Alejandro Sabella con el propósito de estar en el Mundial 2010. Maradona no le convocó. En verano de ese año José Sosa fue traspasado al Nápoles. Tampoco encajó, esta vez por definición, en el sistema con carrileros en 3-4-2-1 de Walter Mazzarri…

En verano de 2011 José Sosa se convirtió en una oportunidad de mercado para el Metalist Kharkiv que los contrató a cambio de 3 millones de euros. Su presencia junto a la de otros argentinos (Torsiglieri, “el Chaco” Torres, Sebastián Blanco y Cristaldo) significaron un salto competitivo para el equipo ucraniano. En el Metalist ha completado su adaptación al fútbol europeo: ha ganado físico y agresividad, se ha llenado de tatuajes y ha ejercido de líder en cada partido (17 goles y 21 asistencias en 64 partidos de liga ucraniana, 2 y 10 en 19 de Europa League). Su evolución en el Metalist ha permitido que Sabella le recupere también en la selección argentina. José Sosa ha disputado 7 partidos de las eliminatorias para el Mundial de Brasil 2014.
Ahora con 28 años, José Sosa llega al Atlético de Madrid como un jugador predilecto de Diego Simeone y con el objetivo de estar en el Mundial de Brasil. Un jugador de equipo, competitivo y con experiencia al primer nivel que completa las opciones en la mediapunta. Un fichaje idóneo.

El Metalist Kharkiv es el gran damnificado por traspaso de José Sosa al Atlético. El equipo ucraniano le nombró capitán al comienzo de la temporada para implicarle más y evitar su salida. Incluso el presidente Sergiy Kurchenko ha tenido que justificar su cesión con el pretexto del Mundial. La dirección deportiva ya le busca un reemplazo de nivel: Osvaldo (Sao Paulo). El otro equipo perjudicado es el Málaga, con el que José Sosa se había comprometido y donde iba a ser el jugador referencia. Irónicamente “el Principito” podrá debutar hoy con el Atlético de Madrid en La Rosaleda, Málaga.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Jorge AMORÓS – El Atlético de Madrid ha incorporado a José “El Principito” Sosa, mediapunta internacional argentino de 28 años y pretendido por Diego Simeone desde que fue nombrado entrenador del Atlético en diciembre de 2011. Capaz de ocupar las tres posiciones de la mediapunta y de asistir o definir con ambas piernas, José Sosa es un jugador que se ajusta al sistema de juego de Simeone. Su incorporación cubre el vacío dejado tras el retorno de Diego Ribas al Wolfsburgo y aumenta las opciones del Atlético para las tres competiciones (liga, copa y Champions). Las cifras de la operación son 1,5 millones de euros por su cesión hasta el final de temporada y una opción de compra de 10 millones. El Metalist Kharkiv aún se resiste a perder a un jugador que ha sido clave para alcanzar su estatus de candidato a los títulos en Ucrania.

DESCRIPCIÓN

José Sosa es un mediapunta muy completo que reúne calidad técnica, carácter, buena lectura del juego, agresividad defensiva y capacidad para asistir o definir con ambas piernas. Tiene un golpeo de balón excelente y es especialista en las acciones a balón parado. No es rápido y ni tiene desborde. En el Metalist Kharkiv ha completado una adaptación larga al fútbol europeo y se ha definido como un jugador que parte desde cualquiera de las dos bandas, preferentemente la derecha. Desde esa demarcación puede interpretar varios registros: acudir al centro para apoyar la circulación de balón, abrirse a la línea de fondo para centrar con los dos perfiles o hacer la diagonal para sorprender desde la frontal o doblar el balón a su lateral (Juanfran, Filipe Luis). Defensivamente es un jugador atento a su par y que disputa el balón con agresividad.

UNA TRAYECTORIA ENGAÑOSA

En la rueda de prensa posterior a la victoria en el Bernabéu, Diego Simeone recordó a un equipo que le interpretaba tan bien como el Atlético de Madrid aquella noche de septiembre: “Los chicos de Estudiantes de La Plata trabajaban en equipo con la misma intensidad que trabajan estos. Muy similar”. Uno de los chicos de aquel Estudiantes era José Ernesto Sosa, un mediapunta ligero con buena técnica, combativo en defensa y con mucho protagonismo en el equipo: se encargaba de poner en juego los balones parados (córners, centros laterales, faltas directas). Apodado “el Principito” por cierta similitud con Enzo Francescoli “el Príncipe”, José Sosa fue decisivo en la conquista del Torneo Apertura 2006 con un gol de falta a Boca Juniors en el partido de desempate. En 2005 había debutado con la selección argentina en un encuentro amistoso con México.

En agosto de 2007 se incorporó al Bayern de Múnich a cambio de 9 millones de euros. Con apenas 22 años acusó falta de personalidad y potencia física en un equipo con mucha competencia (Ribéry, Podolski, Schweinsteiger, Hamt Altintop), y con demasiadas urgencias que en poco más de dos años tuvo cuatro entrenadores: Hitzfeld, Klinsmann, Heynckes y van Gaal… A comienzos de la 2009/10 el Bayern incorporó Arjen Robben y cedió a José Sosa al Estudiantes de La Plata de Alejandro Sabella con el propósito de estar en el Mundial 2010. Maradona no le convocó. En verano de ese año José Sosa fue traspasado al Nápoles. Tampoco encajó, esta vez por definición, en el sistema con carrileros en 3-4-2-1 de Walter Mazzarri…

En verano de 2011 José Sosa se convirtió en una oportunidad de mercado para el Metalist Kharkiv que los contrató a cambio de 3 millones de euros. Su presencia junto a la de otros argentinos (Torsiglieri, “el Chaco” Torres, Sebastián Blanco y Cristaldo) significaron un salto competitivo para el equipo ucraniano. En el Metalist ha completado su adaptación al fútbol europeo: ha ganado físico y agresividad, se ha llenado de tatuajes y ha ejercido de líder en cada partido (17 goles y 21 asistencias en 64 partidos de liga ucraniana, 2 y 10 en 19 de Europa League). Su evolución en el Metalist ha permitido que Sabella le recupere también en la selección argentina. José Sosa ha disputado 7 partidos de las eliminatorias para el Mundial de Brasil 2014.
Ahora con 28 años, José Sosa llega al Atlético de Madrid como un jugador predilecto de Diego Simeone y con el objetivo de estar en el Mundial de Brasil. Un jugador de equipo, competitivo y con experiencia al primer nivel que completa las opciones en la mediapunta. Un fichaje idóneo.

El Metalist Kharkiv es el gran damnificado por traspaso de José Sosa al Atlético. El equipo ucraniano le nombró capitán al comienzo de la temporada para implicarle más y evitar su salida. Incluso el presidente Sergiy Kurchenko ha tenido que justificar su cesión con el pretexto del Mundial. La dirección deportiva ya le busca un reemplazo de nivel: Osvaldo (Sao Paulo). El otro equipo perjudicado es el Málaga, con el que José Sosa se había comprometido y donde iba a ser el jugador referencia. Irónicamente “el Principito” podrá debutar hoy con el Atlético de Madrid en La Rosaleda, Málaga.

etiquetas:

Jorge AMORÓS

_Destacado Principal

Diario de Tokyo: 28 de julio

Redacción @SpheraSports
28-07-2021

_Destacado

El inicio de la guerra

Abraham Marqués @AbrahamMarques_
26-07-2021