_Fútbol Internacional

Jordan Pickford: un tema peliagudo

Están teniendo trabajo los aficionados del Everton con la cuenta de Fabrizio Romano. Lo digo porque es el periodista del momento, especialmente en este turbio mercado de fichajes, y no para de actualizar al evertonian con sus «sagrados» mensajes. Su palabra va a misa. James Rodríguez, Allan y Abdoulaye Doucouré serán en los próximos días futbolistas del Everton. Sin embargo, pese a la algarabía entre sus parroquianos, Marcel Brands, director deportivo, y Carlo Ancelotti siguen viendo corretear a los enanos que ya no son tan enanos que le han crecido a la entidad en el último lustro. Y eso que, casi con total seguridad, sus predecesores no montaron un circo. O sí, quién sabe. No solo hay que renovar esta escuadra: deben regalar a jugadores mediocres con sueldos estratosféricos.

Precisamente Jordan Pickford no está en la picota. No es una prioridad su venta este curso, pero sabe que tiene un problema. Su técnico, que como buen italiano no suele mentir con sus gestos, ha fruncido el ceño en más de una ocasión con las actuaciones de su guardameta. De hecho, el internacional inglés, y todavía muy bien valorado por su seleccionador, es el segundo jugador con más errores que han acabado en gol en la Premier League. Cuatro fallos groseros que le han expuesto al extremo. Algunos aficionados ya no le quieren.

Renovar ese desgastado centro del campo, como han demostrado las casi oficiales contrataciones hasta hoy, era una prioridad. Pronto, quizás no este año, lo podría ser la portería. Ya avisó Ancelotti que su guardameta debía mejorar la forma antes del final de temporada. Es cierto que el inglés ha cuajado algunas paradas de mérito, especialmente cuando puede hacer gala de sus felinos reflejos, pero sus defectos están restando a un cuadro que necesitó, necesita y necesitará más que nunca este curso un portero con confianza y sobriedad. Todo lo contrario a lo que ha mostrado en los últimos meses.

Jordan Pickford es el segundo jugador de campo con más errores que se convirtieron en gol en la Premier League: 4.

Ancelotti siempre hizo gala de su ductilidad en los equipos que ha manejado: suele cambiar de chaqueta según el entorno o el rival que tiene enfrente. Es probable que el transalpino siga con un 4-4-2 más reactivo que propositivo porque sus arietes tienden a exigir socios cercanos que se retroalimenten constantemente y que sean amenazas constantes pese a no tener el balón. Sin embargo, eso no quita que en algunos contextos se precise que el equipo saque el cuero jugado desde atrás para atraer al rival a que presione y así poder jugar al espacio. Ahí Pickford ha demostrado que su 60% de pases acertados por encuentro es bastante mejorable; aunque también es cierto que muchos de los que suele realizar son en largo. Esta no es su mayor preocupación, aunque era una de sus bazas cuando se le fichó y ahí no está aportando.

El ex del Sunderland, que costó cerca de unos 30 millones de euros, sufre también cuando tiene que salir. Casi de manera literal, se le cae el larguero. Su 1,85 tampoco es una gran ayuda ante centrales y delanteros poderosos en el fútbol inglés. Todo ello le ha llevado a una espiral peligrosa. Jorge Valdano aseguraba que «el fútbol era un estado de ánimo» y no pudo estar más acertado. Su error en Anfield a finales de 2018, cuando le regaló un gol a Origi en el último instante de derbi, le ha instaurado unos fantasmas en su juego que no se los ha podido quitar nunca. El nombre de Pickford sigue tecleándose en las redes sociales para que se le busque un sustituto. Ya han sonado otros porteros. Es un tema peliagudo, especialmente por su juventud, su nacionalidad -importante para las duras condiciones de las plantillas en Premier League-, y su desorbitado precio cuando llegó. Pero, Pickford, con João Virginia a su espalda y con el club posiblemente buscándole una amenaza más, empieza a notar su particular espada de Damocles. En Inglaterra, de hecho, un tal Dean Henderson ya le discute su posición. Y nadie puede rebatir ese argumento.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Están teniendo trabajo los aficionados del Everton con la cuenta de Fabrizio Romano. Lo digo porque es el periodista del momento, especialmente en este turbio mercado de fichajes, y no para de actualizar al evertonian con sus «sagrados» mensajes. Su palabra va a misa. James Rodríguez, Allan y Abdoulaye Doucouré serán en los próximos días futbolistas del Everton. Sin embargo, pese a la algarabía entre sus parroquianos, Marcel Brands, director deportivo, y Carlo Ancelotti siguen viendo corretear a los enanos que ya no son tan enanos que le han crecido a la entidad en el último lustro. Y eso que, casi con total seguridad, sus predecesores no montaron un circo. O sí, quién sabe. No solo hay que renovar esta escuadra: deben regalar a jugadores mediocres con sueldos estratosféricos.

Precisamente Jordan Pickford no está en la picota. No es una prioridad su venta este curso, pero sabe que tiene un problema. Su técnico, que como buen italiano no suele mentir con sus gestos, ha fruncido el ceño en más de una ocasión con las actuaciones de su guardameta. De hecho, el internacional inglés, y todavía muy bien valorado por su seleccionador, es el segundo jugador con más errores que han acabado en gol en la Premier League. Cuatro fallos groseros que le han expuesto al extremo. Algunos aficionados ya no le quieren.

Renovar ese desgastado centro del campo, como han demostrado las casi oficiales contrataciones hasta hoy, era una prioridad. Pronto, quizás no este año, lo podría ser la portería. Ya avisó Ancelotti que su guardameta debía mejorar la forma antes del final de temporada. Es cierto que el inglés ha cuajado algunas paradas de mérito, especialmente cuando puede hacer gala de sus felinos reflejos, pero sus defectos están restando a un cuadro que necesitó, necesita y necesitará más que nunca este curso un portero con confianza y sobriedad. Todo lo contrario a lo que ha mostrado en los últimos meses.

Jordan Pickford es el segundo jugador de campo con más errores que se convirtieron en gol en la Premier League: 4.

Ancelotti siempre hizo gala de su ductilidad en los equipos que ha manejado: suele cambiar de chaqueta según el entorno o el rival que tiene enfrente. Es probable que el transalpino siga con un 4-4-2 más reactivo que propositivo porque sus arietes tienden a exigir socios cercanos que se retroalimenten constantemente y que sean amenazas constantes pese a no tener el balón. Sin embargo, eso no quita que en algunos contextos se precise que el equipo saque el cuero jugado desde atrás para atraer al rival a que presione y así poder jugar al espacio. Ahí Pickford ha demostrado que su 60% de pases acertados por encuentro es bastante mejorable; aunque también es cierto que muchos de los que suele realizar son en largo. Esta no es su mayor preocupación, aunque era una de sus bazas cuando se le fichó y ahí no está aportando.

El ex del Sunderland, que costó cerca de unos 30 millones de euros, sufre también cuando tiene que salir. Casi de manera literal, se le cae el larguero. Su 1,85 tampoco es una gran ayuda ante centrales y delanteros poderosos en el fútbol inglés. Todo ello le ha llevado a una espiral peligrosa. Jorge Valdano aseguraba que «el fútbol era un estado de ánimo» y no pudo estar más acertado. Su error en Anfield a finales de 2018, cuando le regaló un gol a Origi en el último instante de derbi, le ha instaurado unos fantasmas en su juego que no se los ha podido quitar nunca. El nombre de Pickford sigue tecleándose en las redes sociales para que se le busque un sustituto. Ya han sonado otros porteros. Es un tema peliagudo, especialmente por su juventud, su nacionalidad -importante para las duras condiciones de las plantillas en Premier League-, y su desorbitado precio cuando llegó. Pero, Pickford, con João Virginia a su espalda y con el club posiblemente buscándole una amenaza más, empieza a notar su particular espada de Damocles. En Inglaterra, de hecho, un tal Dean Henderson ya le discute su posición. Y nadie puede rebatir ese argumento.

_Champions League

Velocidad crucero

Marcos Pimentel @PimenMarcos77
26-11-2021

_Destacado

La dulce transición

Joel Sierra @_JoeLSierra_
26-11-2021