_Polideportivo

Javier Hernanz: “Mi mayor motivación es dejar un buen legado a los jóvenes”

“Ser deportista de élite no se elige, te elige el deporte a ti.” Javier Hernanz (Arriondas, 1983) es uno de aquellos deportistas que cuando hablan debes prestar mucha atención. A sus espaldas tiene dos décadas de carrera en la que ha vivido mundiales, europeos y Juegos Olímpicos; victorias y derrotas; regocijo y amargura. De un pequeño pueblo asturiano salió un piragüista que con tan solo 20 años ya estaba en unos Juegos Olímpicos. Poca cosa. “Uno de los mejores momentos de mi carrera fue aquella clasificación a las Olimpiadas de Atenas en 2004,» asegura para Sphera Sports.

“Mi mayor motivación es dejar un buen legado; que sepan que alguien consiguió unos grandes resultados para su país sin unas condiciones excepcionales.» Hernanz lo sabe bien. Nadie es deportista olímpico sin un trabajo constante. “Los jóvenes deben tener continuidad y pasión. Solo con esas dos cosas consigues tus objetivos.” Porque, aunque salgan mal las cosas, la perseverancia es una obligación para un piragüista que en 2021 sueña con estar en Tokio.

“Los criterios de clasificación del K4 están puestos para que vayan los mejores. Creo que España puede ir a por el oro.» Así, con ese optimismo sempiterno, es Javier Hernanz. Un deportista hecho a sí mismo, cimentado en una dedicación extrema, que nunca olvida su procedencia ya que si le preguntan por una ciudad en la que vivir lo tiene muy claro: “Cualquiera del Principado de Asturias

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

“Ser deportista de élite no se elige, te elige el deporte a ti.” Javier Hernanz (Arriondas, 1983) es uno de aquellos deportistas que cuando hablan debes prestar mucha atención. A sus espaldas tiene dos décadas de carrera en la que ha vivido mundiales, europeos y Juegos Olímpicos; victorias y derrotas; regocijo y amargura. De un pequeño pueblo asturiano salió un piragüista que con tan solo 20 años ya estaba en unos Juegos Olímpicos. Poca cosa. “Uno de los mejores momentos de mi carrera fue aquella clasificación a las Olimpiadas de Atenas en 2004,» asegura para Sphera Sports.

“Mi mayor motivación es dejar un buen legado; que sepan que alguien consiguió unos grandes resultados para su país sin unas condiciones excepcionales.» Hernanz lo sabe bien. Nadie es deportista olímpico sin un trabajo constante. “Los jóvenes deben tener continuidad y pasión. Solo con esas dos cosas consigues tus objetivos.” Porque, aunque salgan mal las cosas, la perseverancia es una obligación para un piragüista que en 2021 sueña con estar en Tokio.

“Los criterios de clasificación del K4 están puestos para que vayan los mejores. Creo que España puede ir a por el oro.» Así, con ese optimismo sempiterno, es Javier Hernanz. Un deportista hecho a sí mismo, cimentado en una dedicación extrema, que nunca olvida su procedencia ya que si le preguntan por una ciudad en la que vivir lo tiene muy claro: “Cualquiera del Principado de Asturias