_Otros

Jaume Munar y Milán como recompensa

David Sánchez @dasanchez__ 30-10-2018

etiquetas:

Su apodo es ‘Jimbo’ aunque su nombre es Jaume Munar. Es
una de las jóvenes promesas del tenis español llamado a portar la bandera por
todo el planeta cuando, poco a poco, la generación de oro comandada por Rafa
Nadal torne al descanso obligado.

Munar, mallorquín como su ídolo, se ha clasificado por
primera vez para las Finales ATP Next Gen de Milán Sub-21; el llamado Torneo de
Maestros júnior del circuito
masculino que se disputará, del 6 al 10 de noviembre, en la ciudad italiana.
Compartirá cartel con el griego Stefanos Tsitsipas, el canadiense Denis
Shapovalov, el aussie Alex de Miñaur,
los norteamericanos Frances Tiafoe y Taylor Fritz y el ruso Andrey Rublev.

Será la primera gran experiencia en este evento final
después de que esta temporada diera un impulso considerable a su carrera
uniéndose al equipo de trabajo de la Academia de Rafa Nadal. El de Santanyí,
que está en el top 70 de la ATP, ha
logrado una de sus metas en este curso. De los diez jugadores que tiene España
entre los cien primeros, él es el más joven.

Y es que la progresión de Munar no es novedad. Asesorado
por uno de los mejores amigos de la infancia de Nadal, Tomeu Salvà, Jaume logró
su primera victoria en Grand Slam, como profesional, este mismo año derrotandoen
Roland Garros al finalista y ex número tres mundial, David Ferrer, viniendo de
la fase previa del segundo Grande.

No es casualidad. La tierra batida es la superficie
favorita del insular. Allí alcanzó la final de Roland Garros junior en 2014,
consiguió su primer punto ATP en Hamburgo, hace tres años, y, sobre ella,
entrena bastante en Mallorca, siempre bajo la atenta mirada y los consejos del
número uno mundial, a quien se le ha visto, en innumerables ocasiones,
siguiendo partidos de Jaume desde la grada.

Es un chaval tranquilo, muy ligado al mar y que disfruta
con la lectura. Es autodidacta por convicción y empezó la carrara de Economía
aunque tuvo que parar debido a la exigencia de la competición y a los largos
viajes entre país y país. Aun así, siempre que puede, sigue leyendo y
aprendiendo sobre negocios en libros y documentales.

Sobre la pista, aparta la calma. Su tenis agresivo sube
las revoluciones de la grada y entra en efervescencia conforme se desarrolla el
partido. Calcula milimétricamente las direcciones y planea las tácticas a
conciencia. Eso se lo ha enseñado Tomeu. Es la ventaja de haber estado tantos y
tantos años al lado de un campeón de 17 Grand Slams.

Jaume ocupa ahora su puesto más alto en la tabla. Empezó
2018 en la 184ª posición. Quiere más. Y lo quiere demostrar en Milán. Las
esperanzas de la próxima generación de tenistas españoles están encabezadas por
este joven que, con 21 años, ya empieza a comerse el mundo. 

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Su apodo es ‘Jimbo’ aunque su nombre es Jaume Munar. Es
una de las jóvenes promesas del tenis español llamado a portar la bandera por
todo el planeta cuando, poco a poco, la generación de oro comandada por Rafa
Nadal torne al descanso obligado.

Munar, mallorquín como su ídolo, se ha clasificado por
primera vez para las Finales ATP Next Gen de Milán Sub-21; el llamado Torneo de
Maestros júnior del circuito
masculino que se disputará, del 6 al 10 de noviembre, en la ciudad italiana.
Compartirá cartel con el griego Stefanos Tsitsipas, el canadiense Denis
Shapovalov, el aussie Alex de Miñaur,
los norteamericanos Frances Tiafoe y Taylor Fritz y el ruso Andrey Rublev.

Será la primera gran experiencia en este evento final
después de que esta temporada diera un impulso considerable a su carrera
uniéndose al equipo de trabajo de la Academia de Rafa Nadal. El de Santanyí,
que está en el top 70 de la ATP, ha
logrado una de sus metas en este curso. De los diez jugadores que tiene España
entre los cien primeros, él es el más joven.

Y es que la progresión de Munar no es novedad. Asesorado
por uno de los mejores amigos de la infancia de Nadal, Tomeu Salvà, Jaume logró
su primera victoria en Grand Slam, como profesional, este mismo año derrotandoen
Roland Garros al finalista y ex número tres mundial, David Ferrer, viniendo de
la fase previa del segundo Grande.

No es casualidad. La tierra batida es la superficie
favorita del insular. Allí alcanzó la final de Roland Garros junior en 2014,
consiguió su primer punto ATP en Hamburgo, hace tres años, y, sobre ella,
entrena bastante en Mallorca, siempre bajo la atenta mirada y los consejos del
número uno mundial, a quien se le ha visto, en innumerables ocasiones,
siguiendo partidos de Jaume desde la grada.

Es un chaval tranquilo, muy ligado al mar y que disfruta
con la lectura. Es autodidacta por convicción y empezó la carrara de Economía
aunque tuvo que parar debido a la exigencia de la competición y a los largos
viajes entre país y país. Aun así, siempre que puede, sigue leyendo y
aprendiendo sobre negocios en libros y documentales.

Sobre la pista, aparta la calma. Su tenis agresivo sube
las revoluciones de la grada y entra en efervescencia conforme se desarrolla el
partido. Calcula milimétricamente las direcciones y planea las tácticas a
conciencia. Eso se lo ha enseñado Tomeu. Es la ventaja de haber estado tantos y
tantos años al lado de un campeón de 17 Grand Slams.

Jaume ocupa ahora su puesto más alto en la tabla. Empezó
2018 en la 184ª posición. Quiere más. Y lo quiere demostrar en Milán. Las
esperanzas de la próxima generación de tenistas españoles están encabezadas por
este joven que, con 21 años, ya empieza a comerse el mundo. 

etiquetas: