_Fórmula 1

Igualar al ‘Káiser’

Abraham Marqués @AbrahamMarques_ 09-11-2020

Cuando Michael Schumacher se retiró de la Fórmula 1 dejó unos registros tan altos que parecía que nadie podría igularlos. Por poner un ejemplo, dobló en victorias a todos los ganadores de la categoría, excepto a Prost, aunque se quedó a poco de ello (91 victorias del alemán por las 51 del francés). Sus números se antojaban inalcanzables.

Se retiró en 2006 tras luchar por el título mundial con Fernando Alonso. No pudo alzarse con el campeonato en su último año en Ferrari y el título se decantó para el español y Renault. Con esta temporada, el ‘Káiser’ ponía fin a su época. La época del más dominador de la historia.

El vigente campeón fichó para el año siguiente por McLaren, donde se encontró con un joven Lewis Hamilton, pupilo de Ron Dennis. El piloto que había ganado al más dominador de la historia vivió una temporada muy atípica en su nuevo equipo. Las luchas internas dentro de McLaren hicieron que ni él ni el joven debutante se llevaran el campeonato de esa temporada, aún teniendo un monoplaza realmente competitivo.

Las continuas zancadillas dentro del equipo hicieron que el título se lo terminara llevando el piloto que llegó a Ferrari para sustituir a Michael Schumacher. Kimi Raikkonen pescó en el río revuelto de McLaren y superó a sus pilotos por un punto.

A final de temporada, el ‘rookie’ igualó a puntos al piloto que ganó a ‘Schumi’ el año anterior. Cómo se gestó ese empate a puntos lo sabemos todos. Cada uno tiene su opinión. Para el desarrollo de este artículo quiero resaltar únicamente las matemáticas de ese año. Estas dicen que empataron.

Llegó la temporada siguiente y Hamilton, ya con Alonso lejos de su compañía, se hizo con el título. Destronó a su antiguo compañero como piloto más joven en conseguir el campeonato.

Llegados a este punto, quiero recapitular para destacar los tres puntos que quiero destacar con esta larga introducción. En primer lugar, que Hamilton llegó a la Fórmula 1 la temporada posterior a la del retiro de Schumacher. En segundo, que su primer duelo fue contra el piloto que le ganó en su último año. Y el tercero es que se quedó a un punto del título en su debut y ganó al año siguiente.

Hecha esta recapitulación, quiero continuar mostrando paralelismos entre la historia de Schumacher y Hamilton.

El ‘Káiser’ decidió volver a la Fórmula 1 en 2010 de la mano de Mercedes. No fue una época muy exitosa para ambos, pero sentó las bases del mayor dominio de la historia. Dicho de otro modo, el equipo más dominador de la historia empezó teniendo en el volante al piloto más dominador hasta el momento.

Tras tres temporadas sin un monoplaza muy competitivo, Schumacher decidió poner final a su carrera. Su sustituto fue Lewis Hamilton. El piloto no pasaba por sus mejores momentos en McLaren y decidió dar este salto al vacío. Fue muy criticado su movimiento ya que, aparentemente, carecía de sentido. McLaren tenía un rendimiento muy superior al de Mercedes por aquel entonces. Visto ahora, no pudo estar más acertado.

En 2013 pasó a ocupar el asiento que anteriormente era de Michael Schumacher. Tras una temporada de transición, comenzó a gestarse su dominio. Si le queremos dar un toque místico a la laureada historia de Hamilton aquí tenemos la situación perfecta. Su dominio comenzó cuando relevó al piloto más dominador de la historia.

Para cualquier piloto es un sueño acercarse a los registros de Schumacher. El británico no solo ha cumplido ese sueño, sino que lo está superando. Ha roto todos los registros del alemán y ya tan solo le queda igualarle en títulos mundiales. En la Fórmula 1 hay multitud de registros. Nos podríamos llevar horas hablando de ellos. En las victorias, los podios y las poles, los registros más importantes además de los mundiales, hemos tenido cambio de líder. Todos han pasado a ser de Lewis.

En mundiales, de momento, ‘Schumi’ tiene uno más, pero el que fue su sucesor en Mercedes le va a igualar en breve. Lo tiene todo de cara para ganar en Turquía su séptimo mundial. Y si no es en el Istanbul Park será en el siguiente. 2020 es para él. Con ello, Lewis conseguirá que Michael deje de ser el mayor dominador de la historia en lo que a números se refiere.

Quién ha sido mejor es una discusión en la que cada uno tendrá su opinión. Hoy no quiero entrar a valorar esto. Simplemente, resaltar la grandeza de estos dos pilotos y mostrar como su historia tiene un hilo que las une. Lewis llegó a la Fórmula 1 justo después del primer retiro de Michael. El ‘Káiser’ volvió y, cuando se retiró definitivamente, Hamilton ocupó su asiento. Asiento con el que ha batido todos los récords de su anterior dueño. Es fascinante o, al menos, eso me parece.

Imagen de cabecera: Clive Mason/Getty Images

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Cuando Michael Schumacher se retiró de la Fórmula 1 dejó unos registros tan altos que parecía que nadie podría igularlos. Por poner un ejemplo, dobló en victorias a todos los ganadores de la categoría, excepto a Prost, aunque se quedó a poco de ello (91 victorias del alemán por las 51 del francés). Sus números se antojaban inalcanzables.

Se retiró en 2006 tras luchar por el título mundial con Fernando Alonso. No pudo alzarse con el campeonato en su último año en Ferrari y el título se decantó para el español y Renault. Con esta temporada, el ‘Káiser’ ponía fin a su época. La época del más dominador de la historia.

El vigente campeón fichó para el año siguiente por McLaren, donde se encontró con un joven Lewis Hamilton, pupilo de Ron Dennis. El piloto que había ganado al más dominador de la historia vivió una temporada muy atípica en su nuevo equipo. Las luchas internas dentro de McLaren hicieron que ni él ni el joven debutante se llevaran el campeonato de esa temporada, aún teniendo un monoplaza realmente competitivo.

Las continuas zancadillas dentro del equipo hicieron que el título se lo terminara llevando el piloto que llegó a Ferrari para sustituir a Michael Schumacher. Kimi Raikkonen pescó en el río revuelto de McLaren y superó a sus pilotos por un punto.

A final de temporada, el ‘rookie’ igualó a puntos al piloto que ganó a ‘Schumi’ el año anterior. Cómo se gestó ese empate a puntos lo sabemos todos. Cada uno tiene su opinión. Para el desarrollo de este artículo quiero resaltar únicamente las matemáticas de ese año. Estas dicen que empataron.

Llegó la temporada siguiente y Hamilton, ya con Alonso lejos de su compañía, se hizo con el título. Destronó a su antiguo compañero como piloto más joven en conseguir el campeonato.

Llegados a este punto, quiero recapitular para destacar los tres puntos que quiero destacar con esta larga introducción. En primer lugar, que Hamilton llegó a la Fórmula 1 la temporada posterior a la del retiro de Schumacher. En segundo, que su primer duelo fue contra el piloto que le ganó en su último año. Y el tercero es que se quedó a un punto del título en su debut y ganó al año siguiente.

Hecha esta recapitulación, quiero continuar mostrando paralelismos entre la historia de Schumacher y Hamilton.

El ‘Káiser’ decidió volver a la Fórmula 1 en 2010 de la mano de Mercedes. No fue una época muy exitosa para ambos, pero sentó las bases del mayor dominio de la historia. Dicho de otro modo, el equipo más dominador de la historia empezó teniendo en el volante al piloto más dominador hasta el momento.

Tras tres temporadas sin un monoplaza muy competitivo, Schumacher decidió poner final a su carrera. Su sustituto fue Lewis Hamilton. El piloto no pasaba por sus mejores momentos en McLaren y decidió dar este salto al vacío. Fue muy criticado su movimiento ya que, aparentemente, carecía de sentido. McLaren tenía un rendimiento muy superior al de Mercedes por aquel entonces. Visto ahora, no pudo estar más acertado.

En 2013 pasó a ocupar el asiento que anteriormente era de Michael Schumacher. Tras una temporada de transición, comenzó a gestarse su dominio. Si le queremos dar un toque místico a la laureada historia de Hamilton aquí tenemos la situación perfecta. Su dominio comenzó cuando relevó al piloto más dominador de la historia.

Para cualquier piloto es un sueño acercarse a los registros de Schumacher. El británico no solo ha cumplido ese sueño, sino que lo está superando. Ha roto todos los registros del alemán y ya tan solo le queda igualarle en títulos mundiales. En la Fórmula 1 hay multitud de registros. Nos podríamos llevar horas hablando de ellos. En las victorias, los podios y las poles, los registros más importantes además de los mundiales, hemos tenido cambio de líder. Todos han pasado a ser de Lewis.

En mundiales, de momento, ‘Schumi’ tiene uno más, pero el que fue su sucesor en Mercedes le va a igualar en breve. Lo tiene todo de cara para ganar en Turquía su séptimo mundial. Y si no es en el Istanbul Park será en el siguiente. 2020 es para él. Con ello, Lewis conseguirá que Michael deje de ser el mayor dominador de la historia en lo que a números se refiere.

Quién ha sido mejor es una discusión en la que cada uno tendrá su opinión. Hoy no quiero entrar a valorar esto. Simplemente, resaltar la grandeza de estos dos pilotos y mostrar como su historia tiene un hilo que las une. Lewis llegó a la Fórmula 1 justo después del primer retiro de Michael. El ‘Káiser’ volvió y, cuando se retiró definitivamente, Hamilton ocupó su asiento. Asiento con el que ha batido todos los récords de su anterior dueño. Es fascinante o, al menos, eso me parece.

Imagen de cabecera: Clive Mason/Getty Images

_Fórmula 1

Sueño cumplido

Abraham Marqués @AbrahamMarques_
17-01-2022

_Fórmula 1

El trabajador silencioso

Abraham Marqués @AbrahamMarques_
10-01-2022