_Tenis

Honores para Dominic Thiem

Alejandro Pérez @aperezgom 17-09-2020

Dominic Thiem (Wiener Neustad, Austria, 1993) es campeón de Grand Slam. Tras tres intentos fallidos (Roland Garros dos veces y Open de Australia una), el tenista centroeuropeo ha conseguido su primer título Major en el Open de EEUU.

Es el primer título de Grand Slam de la ‘nueva’ generación que debe protagonizar la próxima década del tenis masculino. Y nueva va entre comillas porque ni Thiem, ni su rival en la final (Zverev) ni varios nombres más de esta generación son nombres nuevos.

La razón de que hasta ahora no tuvieran un título de Grand Slam se debe a la presencia alargada (y no acabada, por cierto) de los tres mejores tenistas de la historia que han convivido. Los que suman 56 títulos de Grand Slam en las últimas dos décadas.

Este Abierto de EEUU conquistado por Thiem ha tenido muchísimas aristas que analizar hasta llegar al 2-6 4-6 6-4 6-3 y 7-6 (6) en que la pelota de Zverev se fue larga y Thiem se derrumbó en la Arthur Ashe.

Antes siquiera de empezar la actividad en la burbuja, con la ATP y la USTA todavía anunciando protocolos y trabajando en una vuelta incierta, dos pilares fundamentales del tenis actual anunciaron su ausencia de la gira estadounidense (Federer y Nadal). Djokovic sí que confirmó su presencia y de hecho ganó Cincinnati y solo le frenó su imprudencia temeraria (aunque involuntaria) en octavos ante Carreño.

Ahí ya se sabía que, deportivamente, este US Open era histórico. Sin el Big3 en cuartos por primera vez en 16 años. Con los ocho cuartofinalistas nacidos en los 90 (menores de 30), Nueva York vería algo inédito: el primer campeón nacido en la última década del siglo pasado. Algo que en el tenis femenino ya es habitual.

En dicho grupo (Thiem, Medvedev, Zverev, Carreño, Coric, Rublev, Shapovalov y De Miñaur) había cuatro finales de Major (Thiem tres y Medvedev una) y ya. Y de mitad de ellos (Coric, Shapovalov, Rublev y De Miñaur), sólo Rublev había jugado antes otros cuartos. No hubo sorpresas para semifinales y en la penúltima ronda tampoco (atendiendo al currículum): Zverev remontó a Carreño y Thiem ganó en tres largas mangas a Medvedev.

Los dos principales exponentes de la ‘nueva’ generación se citaban por el título. Ambos en un escenario inédito, aunque más Zverev que Thiem. Alexander nunca había jugado un partido por el título de Grand Slam. Thiem sí pero las tres anteriores habían sido ante Nadal (dos veces en París) y Djokovic (este año en Melbourne). En Roland Garros le quitó un set a Nadal en 2019 y en enero a Djokovic le forzó a remontar dos sets a uno para ganar en el quinto. Bagaje y experiencia (a este nivel es muy importante).

Thiem y Zverev se saludan tras el final del partido.

La final tuvo todo lo que se le debe pedir a un partido por un título de Grand Slam. Quizás no alcanzó el nivel al que estamos acostumbrados con los tres tenores pero a ver quién se pone y llega a ese partido. Respetemos. El partido ya es historia. Zverev se puso dos sets y rotura arriba (6-3 6-4 *2-1).  Thiem recuperó el saque, consiguió una rotura en el momento clave (*4-5) para forzar la cuarta manga. Ya aquí, viendo lo que se podía venir, empezó a circular un dato histórico: nadie había remontado en Era Open en Nueva York dos sets abajo en una final. En Era Amateur sí, pero desde 1968 nadie en Nueva York.

Dominic cerró el cuarto (6-3) y todo volvía al inicio tras casi tres horas.

Y aquí entro en juego la experiencia. Zverev dispuso de servicio para apagar el fuego (6-2 6-4 4-6 3-6 *5-3) pero no tuvo puntos de partido (30-40). Thiem remontó hasta restar para el campeonato (2-6 4-6 6-4 6-3 6-5*).  Todo llegó al desempate (en Nueva York acogen la fórmula sencilla, desempate a siete puntos con 6-6 en el quinto) con igualdad hasta el 3-3. Thiem vio sus primeras pelotas de campeonato (6-4) pero Zverev empató (6-6). Servicio para el alemán para conseguir su punto de torneo pero Thiem le robó el saque y no falló en su tercer punto de partido.

Historia. Primer austriaco en ganar en Nueva York (Thomas Muster lo hizo en París 1995). Primer tenista nacido en los 90’s en ganar un Grand Slam. Primer tenista en Era Open en remontar dos sets en la final del USOpen. Primer nuevo campeón de Grand Slam desde Marin Cilic en Flushing Meadows en 2014. Y el campeón 150º de Grand Slam. Dominic Thiem se llevó la gloria en Flushing Meadows el domingo. Zverev ya sabe lo que es jugar una final de Grand Slam. A Thiem le ha costado tres derrotas ganar. Zverev será campeón se Major (tiene 23 años) y varias veces. El domingo cuajó su mejor actuación de siempre. Y vendrán mejores.

Ahora es el momento de Thiem. Campeón de Grand Slam y no es en tierra batida. Quién lo habría dicho. Honores para Dominic.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Dominic Thiem (Wiener Neustad, Austria, 1993) es campeón de Grand Slam. Tras tres intentos fallidos (Roland Garros dos veces y Open de Australia una), el tenista centroeuropeo ha conseguido su primer título Major en el Open de EEUU.

Es el primer título de Grand Slam de la ‘nueva’ generación que debe protagonizar la próxima década del tenis masculino. Y nueva va entre comillas porque ni Thiem, ni su rival en la final (Zverev) ni varios nombres más de esta generación son nombres nuevos.

La razón de que hasta ahora no tuvieran un título de Grand Slam se debe a la presencia alargada (y no acabada, por cierto) de los tres mejores tenistas de la historia que han convivido. Los que suman 56 títulos de Grand Slam en las últimas dos décadas.

Este Abierto de EEUU conquistado por Thiem ha tenido muchísimas aristas que analizar hasta llegar al 2-6 4-6 6-4 6-3 y 7-6 (6) en que la pelota de Zverev se fue larga y Thiem se derrumbó en la Arthur Ashe.

Antes siquiera de empezar la actividad en la burbuja, con la ATP y la USTA todavía anunciando protocolos y trabajando en una vuelta incierta, dos pilares fundamentales del tenis actual anunciaron su ausencia de la gira estadounidense (Federer y Nadal). Djokovic sí que confirmó su presencia y de hecho ganó Cincinnati y solo le frenó su imprudencia temeraria (aunque involuntaria) en octavos ante Carreño.

Ahí ya se sabía que, deportivamente, este US Open era histórico. Sin el Big3 en cuartos por primera vez en 16 años. Con los ocho cuartofinalistas nacidos en los 90 (menores de 30), Nueva York vería algo inédito: el primer campeón nacido en la última década del siglo pasado. Algo que en el tenis femenino ya es habitual.

En dicho grupo (Thiem, Medvedev, Zverev, Carreño, Coric, Rublev, Shapovalov y De Miñaur) había cuatro finales de Major (Thiem tres y Medvedev una) y ya. Y de mitad de ellos (Coric, Shapovalov, Rublev y De Miñaur), sólo Rublev había jugado antes otros cuartos. No hubo sorpresas para semifinales y en la penúltima ronda tampoco (atendiendo al currículum): Zverev remontó a Carreño y Thiem ganó en tres largas mangas a Medvedev.

Los dos principales exponentes de la ‘nueva’ generación se citaban por el título. Ambos en un escenario inédito, aunque más Zverev que Thiem. Alexander nunca había jugado un partido por el título de Grand Slam. Thiem sí pero las tres anteriores habían sido ante Nadal (dos veces en París) y Djokovic (este año en Melbourne). En Roland Garros le quitó un set a Nadal en 2019 y en enero a Djokovic le forzó a remontar dos sets a uno para ganar en el quinto. Bagaje y experiencia (a este nivel es muy importante).

Thiem y Zverev se saludan tras el final del partido.

La final tuvo todo lo que se le debe pedir a un partido por un título de Grand Slam. Quizás no alcanzó el nivel al que estamos acostumbrados con los tres tenores pero a ver quién se pone y llega a ese partido. Respetemos. El partido ya es historia. Zverev se puso dos sets y rotura arriba (6-3 6-4 *2-1).  Thiem recuperó el saque, consiguió una rotura en el momento clave (*4-5) para forzar la cuarta manga. Ya aquí, viendo lo que se podía venir, empezó a circular un dato histórico: nadie había remontado en Era Open en Nueva York dos sets abajo en una final. En Era Amateur sí, pero desde 1968 nadie en Nueva York.

Dominic cerró el cuarto (6-3) y todo volvía al inicio tras casi tres horas.

Y aquí entro en juego la experiencia. Zverev dispuso de servicio para apagar el fuego (6-2 6-4 4-6 3-6 *5-3) pero no tuvo puntos de partido (30-40). Thiem remontó hasta restar para el campeonato (2-6 4-6 6-4 6-3 6-5*).  Todo llegó al desempate (en Nueva York acogen la fórmula sencilla, desempate a siete puntos con 6-6 en el quinto) con igualdad hasta el 3-3. Thiem vio sus primeras pelotas de campeonato (6-4) pero Zverev empató (6-6). Servicio para el alemán para conseguir su punto de torneo pero Thiem le robó el saque y no falló en su tercer punto de partido.

Historia. Primer austriaco en ganar en Nueva York (Thomas Muster lo hizo en París 1995). Primer tenista nacido en los 90’s en ganar un Grand Slam. Primer tenista en Era Open en remontar dos sets en la final del USOpen. Primer nuevo campeón de Grand Slam desde Marin Cilic en Flushing Meadows en 2014. Y el campeón 150º de Grand Slam. Dominic Thiem se llevó la gloria en Flushing Meadows el domingo. Zverev ya sabe lo que es jugar una final de Grand Slam. A Thiem le ha costado tres derrotas ganar. Zverev será campeón se Major (tiene 23 años) y varias veces. El domingo cuajó su mejor actuación de siempre. Y vendrán mejores.

Ahora es el momento de Thiem. Campeón de Grand Slam y no es en tierra batida. Quién lo habría dicho. Honores para Dominic.