_Otros

HOJA DE RUTA DEL SEVILLA

Javi Blázquez @jblazquez21 18-05-2018

etiquetas:

Con la temporada  a
punto de finalizar, el conjunto de Nervión debe programar bien la próxima
temporada para seguir por el camino del éxito. En el Sevilla no quieren dar un
paso en falso, pero el tiempo corre en su contra.

Primer paso. Terminar
la Liga de manera digna.

El Sevilla cierra este sábado la temporada con un partido
ante el Alavés donde no hay mucho en juego aunque sí las ganas de Joaquín
Caparrós de cerrar su periplo en el banquillo con otro triunfo y sin conocer la
derrota. Además, tras una temporada muy irregular en el campeonato liguero, el
Sevilla debería al menos intentar terminarla de la manera más digna.

Segundo paso.
Encontrar un director deportivo.

Se le ha enquistado al Sevilla el asunto del director
deportivo. Hace ya 23 días (fue el pasado 24 de abril) que Óscar Arias fue
destituido de su cargo tras la debacle en la final de la Copa del Rey, y la
búsqueda y los movimientos llevados a cabo por la directiva sevillista para
encontrarle un reemplazo no han surtido efecto. En el Sevilla no quieren dar un
paso en falso e hipotecar su futuro cercano, pero lo cierto es que el tiempo
pasa y todo lo que se ralentice puede ir en contra de sus próximas acciones.
Antonio Cordón es el favorito, el de más caché y el que más gustaba, pero su
sueldo pueden dificultar su llegada, ya que el salario que percibe el ex
directivo del Mónaco o Villarreal es muy alto (casi diez veces más que lo que
percibía Óscar Arias). Sin llegar a descartarlo, el club de Nervión baraja
otras opciones, como Omar Milanetto o, incluso, situar a Joaquín Caparrós como
vicepresidente deportivo (al estilo de Serra Ferrer en el Betis) y aprovechar
el equipo de ojeadores y trabajo en la dirección deportiva que ya tiene el
Sevilla.

Tercer paso. Búsqueda
de un entrenador de garantías.

La primera decisión a tomar por el encargado de la parcela
deportiva debe ser quizás la fundamental: la elección del entrenador del primer
equipo. En el club saben que erraron por dos veces la campaña aún en disputa
con la elección de Berizzo y, posteriormente, de Vincenzo Montella. Por más que
alcanzaran la final de la Copa del Rey y los cuartos de final de la Liga de
Campeones, el deambular en LaLiga con el italiano a punto estuvo de dejar al
equipo, en el año del mayor presupuesto y gasto en fichajes de su historia,
fuera de competiciones europeas. Han sonado nombres como Machín, Jorge Jesús,
Manuel Pelegrini o la continuidad del propio Caparrós.

Cuarto paso. La
confección de una plantilla a la altura de las exigencias.

Capítulo fundamental en la confección de la plantilla y en
la que tiene mucho que decir el director deportivo, en primer lugar, y el
entrenador, en segundo. Sin ninguno de los dos con nombre y apellidos, toda
gestión realizada anteriormente debe quedarse en pausa. Además, el técnico
tendrá que evaluar cuantos jugadores quiere, si alguno de los que está le es
imprescindible o, por el contrario, prescindible y las posiciones que debe
reforzar.

La planificación deportiva del presente curso ha sido una de
las peores que se recuerdan en Nervión en los últimos años, en la que ha tenido
gran parte de culpa Óscar Arias, que no ha logrado encontrar el éxito en la
plantilla más cara de la historia del Sevilla. La planificación de la próxima
temporada se mirará con lupa y es por eso que el Sevilla quiere marcar bien su
hoja de ruta.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Con la temporada  a
punto de finalizar, el conjunto de Nervión debe programar bien la próxima
temporada para seguir por el camino del éxito. En el Sevilla no quieren dar un
paso en falso, pero el tiempo corre en su contra.

Primer paso. Terminar
la Liga de manera digna.

El Sevilla cierra este sábado la temporada con un partido
ante el Alavés donde no hay mucho en juego aunque sí las ganas de Joaquín
Caparrós de cerrar su periplo en el banquillo con otro triunfo y sin conocer la
derrota. Además, tras una temporada muy irregular en el campeonato liguero, el
Sevilla debería al menos intentar terminarla de la manera más digna.

Segundo paso.
Encontrar un director deportivo.

Se le ha enquistado al Sevilla el asunto del director
deportivo. Hace ya 23 días (fue el pasado 24 de abril) que Óscar Arias fue
destituido de su cargo tras la debacle en la final de la Copa del Rey, y la
búsqueda y los movimientos llevados a cabo por la directiva sevillista para
encontrarle un reemplazo no han surtido efecto. En el Sevilla no quieren dar un
paso en falso e hipotecar su futuro cercano, pero lo cierto es que el tiempo
pasa y todo lo que se ralentice puede ir en contra de sus próximas acciones.
Antonio Cordón es el favorito, el de más caché y el que más gustaba, pero su
sueldo pueden dificultar su llegada, ya que el salario que percibe el ex
directivo del Mónaco o Villarreal es muy alto (casi diez veces más que lo que
percibía Óscar Arias). Sin llegar a descartarlo, el club de Nervión baraja
otras opciones, como Omar Milanetto o, incluso, situar a Joaquín Caparrós como
vicepresidente deportivo (al estilo de Serra Ferrer en el Betis) y aprovechar
el equipo de ojeadores y trabajo en la dirección deportiva que ya tiene el
Sevilla.

Tercer paso. Búsqueda
de un entrenador de garantías.

La primera decisión a tomar por el encargado de la parcela
deportiva debe ser quizás la fundamental: la elección del entrenador del primer
equipo. En el club saben que erraron por dos veces la campaña aún en disputa
con la elección de Berizzo y, posteriormente, de Vincenzo Montella. Por más que
alcanzaran la final de la Copa del Rey y los cuartos de final de la Liga de
Campeones, el deambular en LaLiga con el italiano a punto estuvo de dejar al
equipo, en el año del mayor presupuesto y gasto en fichajes de su historia,
fuera de competiciones europeas. Han sonado nombres como Machín, Jorge Jesús,
Manuel Pelegrini o la continuidad del propio Caparrós.

Cuarto paso. La
confección de una plantilla a la altura de las exigencias.

Capítulo fundamental en la confección de la plantilla y en
la que tiene mucho que decir el director deportivo, en primer lugar, y el
entrenador, en segundo. Sin ninguno de los dos con nombre y apellidos, toda
gestión realizada anteriormente debe quedarse en pausa. Además, el técnico
tendrá que evaluar cuantos jugadores quiere, si alguno de los que está le es
imprescindible o, por el contrario, prescindible y las posiciones que debe
reforzar.

La planificación deportiva del presente curso ha sido una de
las peores que se recuerdan en Nervión en los últimos años, en la que ha tenido
gran parte de culpa Óscar Arias, que no ha logrado encontrar el éxito en la
plantilla más cara de la historia del Sevilla. La planificación de la próxima
temporada se mirará con lupa y es por eso que el Sevilla quiere marcar bien su
hoja de ruta.

etiquetas:

_Otros

Proyectos que suman

Sara Giménez @_SaraGimenez
22-12-2021

_Otros

La mentira de Serdar Çoban

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
17-12-2021