_Otros

Hasta que llegó su hora

Álvaro Landín @landinpibe 25-05-2018

etiquetas:

El Athletic ha tenido
mejores y peores temporadas en los últimos lustros. Ha pasado de pelear por no
descender a final de cada temporada, a luchar con los mejores en la Champions
League. Ha habido años muy malos y otros muy buenos. La última etapa de Ernesto
Valverde en el club fue un ejemplo de una serie de temporadas muy buenas para
la entidad tanto en el aspecto futbolístico como el económico. Finales de Copa
del Rey, clasificación para la Champions League, título de Supercopa de España
contra el Barcelona. En esos años el club volvió a la élite del fútbol español
y europeo. El problema es que un rendimiento así suele llamar la atención de
los gigantes. El Barcelona decidió contactar con Valverde para que fuese su
entrenador y éste no dudó, como es lógico, en aceptar la propuesta.

El Athletic entonces se
encontraba ante la difícil decisión de encontrar al técnico que lograse
mantener el nivel del equipo. El Cuco Ziganda, que llevaba varios años
trabajando con el filial, sabía que era su oportunidad. Él confiaba plenamente
en sus posibilidades, pero parecía ser el único, o de los pocos, en verlo de
este modo.

Un inicio de temporada dubitativo,
pero con un equipo rocoso y difícil de vencer consiguió dar razones suficientes
a los aficionados para dar una oportunidad al entrenador. El problema fue que
ese rendimiento no mejoró, más bien fue empeorando. Los resultados empezaron a
empeorar, sufriendo varias derrotas incomprensibles en casa ante equipos como
el Zorya o Formentera.

A inicios del año el
equipo ya no tenía nada por lo que luchar (en parte gracias al rendimiento de
los equipos de abajo) y los últimos meses de competición han transcurrido de forma
indiferente para muchos aficionados del club. Unos partidos antes del final de
la temporada el presidente, Josu Urrutia, anunció la, ya previsible, noticia de
que el Cuco no seguiría en el club la siguiente temporada. Lo cierto es que su
periplo en el Athletic, pese a ser breve, quizás haya sido más largo de lo
necesario. Llevaba esperando su oportunidad en el club varios años, pero cuando
le llegó no supo aprovecharla.

Ahora el club y el
técnico trazarán rutas distintas. Por un lado, el club deberá dar un cambio
radical a varios temas para intentar volver a la senda de los años anteriores.
Para ello, la junta directiva, sabiendo que las elecciones están a la vuelta de
la esquina, buscará fichajes ilusionantes tanto en el banquillo como en el
terreno de juego. Por otro lado, el Cuco deberá buscar una nueva oportunidad
para demostrar que es capaz de llevar un proyecto por el buen camino. 

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

El Athletic ha tenido
mejores y peores temporadas en los últimos lustros. Ha pasado de pelear por no
descender a final de cada temporada, a luchar con los mejores en la Champions
League. Ha habido años muy malos y otros muy buenos. La última etapa de Ernesto
Valverde en el club fue un ejemplo de una serie de temporadas muy buenas para
la entidad tanto en el aspecto futbolístico como el económico. Finales de Copa
del Rey, clasificación para la Champions League, título de Supercopa de España
contra el Barcelona. En esos años el club volvió a la élite del fútbol español
y europeo. El problema es que un rendimiento así suele llamar la atención de
los gigantes. El Barcelona decidió contactar con Valverde para que fuese su
entrenador y éste no dudó, como es lógico, en aceptar la propuesta.

El Athletic entonces se
encontraba ante la difícil decisión de encontrar al técnico que lograse
mantener el nivel del equipo. El Cuco Ziganda, que llevaba varios años
trabajando con el filial, sabía que era su oportunidad. Él confiaba plenamente
en sus posibilidades, pero parecía ser el único, o de los pocos, en verlo de
este modo.

Un inicio de temporada dubitativo,
pero con un equipo rocoso y difícil de vencer consiguió dar razones suficientes
a los aficionados para dar una oportunidad al entrenador. El problema fue que
ese rendimiento no mejoró, más bien fue empeorando. Los resultados empezaron a
empeorar, sufriendo varias derrotas incomprensibles en casa ante equipos como
el Zorya o Formentera.

A inicios del año el
equipo ya no tenía nada por lo que luchar (en parte gracias al rendimiento de
los equipos de abajo) y los últimos meses de competición han transcurrido de forma
indiferente para muchos aficionados del club. Unos partidos antes del final de
la temporada el presidente, Josu Urrutia, anunció la, ya previsible, noticia de
que el Cuco no seguiría en el club la siguiente temporada. Lo cierto es que su
periplo en el Athletic, pese a ser breve, quizás haya sido más largo de lo
necesario. Llevaba esperando su oportunidad en el club varios años, pero cuando
le llegó no supo aprovecharla.

Ahora el club y el
técnico trazarán rutas distintas. Por un lado, el club deberá dar un cambio
radical a varios temas para intentar volver a la senda de los años anteriores.
Para ello, la junta directiva, sabiendo que las elecciones están a la vuelta de
la esquina, buscará fichajes ilusionantes tanto en el banquillo como en el
terreno de juego. Por otro lado, el Cuco deberá buscar una nueva oportunidad
para demostrar que es capaz de llevar un proyecto por el buen camino. 

etiquetas:

_Otros

Proyectos que suman

Sara Giménez @_SaraGimenez
22-12-2021

_Otros

La mentira de Serdar Çoban

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
17-12-2021