_

Hangeland y el XI de los jugadores más vagos

Normalmente, cuando un futbolista se retira, le preguntan cuáles han sido los mejores jugadores con los que él ha compartido vestuario y césped. No es el caso de Brede Hangeland, ex Fulham y Crystal Palace, entre otros. El noruego ha estado ocho años en la Premier League, tiempo suficiente para conocer multitud de compañeros en los que pesa más su holgazanería que su talento.

Por eso, Hangeland ha dispuesto un once con los jugadores más vagos con los que ha jugado. Ahí van.

 

Wayne Hennessey (Portero)

«Mientras nosotros trabajábamos fuera, el descansaba en una de esas esterillas azules en el gimnasio».

Chris Baird (Defensa)

«Siempre que hacíamos cardio le preguntaba al entrenador: ¿Cuándo podemos jugar al fútbol?»

Zdenek Grygera (Defensa)

«Lo primero que le dijo al entrenador cuando llegó al Fulham fue: Yo no hago pesas»

Erik ‘Panzer’ Hagen (Defensa)

«En el centro de la defensa es muy contundente, pero su fuerza debe venir de los genes. Por trabajo en el gimnasio, no».

Wilfried Zaha (Medio)

«Tiene un físico asombroso y un enorme potencial, pero a veces iba al gimnasio a empezar su programa, hacía cinco flexiones, suspiraba y se iba».

Jimmy Bullard (Medio)

«Un gran jugador, pero increíblemente débil. Nunca estuvo interesado en el gimnasio».

Mousa Dembele (Medio)

«Probablemente el mejor con el que he jugado, pero nunca levantó pesas y tenía el derecho de no tener que trabajar».

Bryan Ruiz (Delantero)

«Creo que ni sabía donde estaba el gimnasio. Siempre llevaba mangas largas y guantes. Si hacía frío, ni aparecía».

Bobby Zamora (Delantero)

«Odiaba el gimnasio. Cuando tocaba ir, comenzaba a sentir dolores en el isquiotibial».

Dimitar Berbatov

«Nunca he visto un hombre al que le hayan hecho tantos masajes. A final de temporada siempre les agradecemos su trabajo a los fisios con unos regalos, pero después de cientos de horas haciéndole masajes, Berbatov no le dio nada».

Emmanuel Adebayor

En un partido estuve marcando a Adebayor en el centro del campo. De repente, dijo: «Ah, tengo hambre». Le dije: «¿Qué?». Y él dijo: «No puedo esperar a que acabe el partido. Tengo mucha hambre. ¿Conoces un buen restaurante en Londres?». En el Crystal Palace, cuando tocaba sesiones fuertes de trabajo, él se sentaba en el gimnasio con una taza de café y un muffin. Estaba cobrando del Manchester City, del Tottenham y del Palace al mismo tiempo, y él estaba sentando bebiendo café».

 

Fuente: The Sun

 

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Normalmente, cuando un futbolista se retira, le preguntan cuáles han sido los mejores jugadores con los que él ha compartido vestuario y césped. No es el caso de Brede Hangeland, ex Fulham y Crystal Palace, entre otros. El noruego ha estado ocho años en la Premier League, tiempo suficiente para conocer multitud de compañeros en los que pesa más su holgazanería que su talento.

Por eso, Hangeland ha dispuesto un once con los jugadores más vagos con los que ha jugado. Ahí van.

 

Wayne Hennessey (Portero)

«Mientras nosotros trabajábamos fuera, el descansaba en una de esas esterillas azules en el gimnasio».

Chris Baird (Defensa)

«Siempre que hacíamos cardio le preguntaba al entrenador: ¿Cuándo podemos jugar al fútbol?»

Zdenek Grygera (Defensa)

«Lo primero que le dijo al entrenador cuando llegó al Fulham fue: Yo no hago pesas»

Erik ‘Panzer’ Hagen (Defensa)

«En el centro de la defensa es muy contundente, pero su fuerza debe venir de los genes. Por trabajo en el gimnasio, no».

Wilfried Zaha (Medio)

«Tiene un físico asombroso y un enorme potencial, pero a veces iba al gimnasio a empezar su programa, hacía cinco flexiones, suspiraba y se iba».

Jimmy Bullard (Medio)

«Un gran jugador, pero increíblemente débil. Nunca estuvo interesado en el gimnasio».

Mousa Dembele (Medio)

«Probablemente el mejor con el que he jugado, pero nunca levantó pesas y tenía el derecho de no tener que trabajar».

Bryan Ruiz (Delantero)

«Creo que ni sabía donde estaba el gimnasio. Siempre llevaba mangas largas y guantes. Si hacía frío, ni aparecía».

Bobby Zamora (Delantero)

«Odiaba el gimnasio. Cuando tocaba ir, comenzaba a sentir dolores en el isquiotibial».

Dimitar Berbatov

«Nunca he visto un hombre al que le hayan hecho tantos masajes. A final de temporada siempre les agradecemos su trabajo a los fisios con unos regalos, pero después de cientos de horas haciéndole masajes, Berbatov no le dio nada».

Emmanuel Adebayor

En un partido estuve marcando a Adebayor en el centro del campo. De repente, dijo: «Ah, tengo hambre». Le dije: «¿Qué?». Y él dijo: «No puedo esperar a que acabe el partido. Tengo mucha hambre. ¿Conoces un buen restaurante en Londres?». En el Crystal Palace, cuando tocaba sesiones fuertes de trabajo, él se sentaba en el gimnasio con una taza de café y un muffin. Estaba cobrando del Manchester City, del Tottenham y del Palace al mismo tiempo, y él estaba sentando bebiendo café».

 

Fuente: The Sun