_Femenino

Ha nacido una leyenda

Candela Martínez @candelamc98 08-03-2021

Tan solo tiene 27 años y ya cuenta con cuatro campeonatos de Europa, tres mundiales y el oro en los JJ.OO. de Brasil (2016). Posiblemente se trate de una de las leyendas del deporte español. Ella es Carolina Marín.

Nació en Huelva y el gen andaluz se vio reflejado cuando de pequeña empezó a ir a clases de Flamenco. Pero un día decidió acompañar a una amiga a clase de bádminton y fue ahí cuando probó con la raqueta. Empezó a jugar con 8 años: Era muy mala y dudo que se pudiera ver a una campeona en aquella niña, confesaba en su documental. Pero Carolina tenía algo que no tiene todo el mundo: carácter y hambre de ganar. Desde que logró alzarse con su primer Campeonato de España con tan solo 12 años siempre ha ido a por más.

Una parte del éxito que ha conseguido Carolina durante todos estos años es mérito de su entrenador, Fernando Rivas. Empezaron a trabajar juntos cuando ella tenía 14 años y desde entonces, a pesar de sus más y de sus menos, no se han separado. Exigencia, disciplina y trabajo son los tres requisitos que Carolina debía cumplir a rajatabla. Tal que así era, que en los JJ.OO. de Río en 2016, Fernando planeó una estrategia que consistía en mantener a Carolina alejada de todo lo que pudiera suceder a su alrededor, hasta tal punto que si les hubiese pasado algo a sus padres ella no se hubiese enterado hasta disputarse la final olímpica.

El bádminton siempre ha sido un deporte dominado por asiáticos. Esto empezó a cambiar gracias a Carolina. En 2015 ganó el Mundial de Yakarta, hazaña que no lograba una europea desde hacía 15 años. Una de las claves por las que la onubense está dónde está es su juego. “Si nos hubiésemos dedicado a hacer lo que hacen los asiáticos, nunca hubiera ganado a una china. Sin embargo he tenido la suerte de conocer a Fernando y juntos poder crear otro método” comentaba en una entrevista. Este método consiste en aplicar la ciencia en un deporte que es considerado de tradición. Y eso fue lo que hicieron, crearon un método que acabó con la tradición.

Su juego ofensivo, sus zurdazos potentísimos, su anticipación, y sobre todo, su fuerza mental han hecho que Carolina Marín, a día de hoy, cuente con con cuatro campeonatos de Europa, tres mundiales y el oro en los JJ.OO. A pesar de sus buenos resultados, en 2019 se rompió el ligamento de su rodilla derecha y eso la mantuvo alejada de las pistas durante 8 meses.

El pasado domingo 7 de marzo conquistó por primera vez el Abierto de Suiza y ya suma tres títulos en lo que lleva de año (YONEX Thailand Open y TOYOTA Thailand Open). El objetivo de Carolina para esta temporada es claro y contundente: quiere revalidar el oro que consiguió en Río 2016.

Arantxa Sánchez Vicario, Mireia Belmonte, Ruth Beitia… son algunas de las elegidas para formar parte del Club de las Leyendas del deporte femenino español, que sin duda alguna, está presidido por Carolina Marín. Por la singularidad de su deporte, por ser un deporte dominado por el continente más poblado y por haber logrado el número 1 en una disciplina en la que en España apenas cuenta con 3.000 licencias.

Todo es cuestión de confianza, creer en uno mismo. Como díria Carolina: “Puedo porque pienso que puedo”.

Imagen de cabecera: Imago

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Tan solo tiene 27 años y ya cuenta con cuatro campeonatos de Europa, tres mundiales y el oro en los JJ.OO. de Brasil (2016). Posiblemente se trate de una de las leyendas del deporte español. Ella es Carolina Marín.

Nació en Huelva y el gen andaluz se vio reflejado cuando de pequeña empezó a ir a clases de Flamenco. Pero un día decidió acompañar a una amiga a clase de bádminton y fue ahí cuando probó con la raqueta. Empezó a jugar con 8 años: Era muy mala y dudo que se pudiera ver a una campeona en aquella niña, confesaba en su documental. Pero Carolina tenía algo que no tiene todo el mundo: carácter y hambre de ganar. Desde que logró alzarse con su primer Campeonato de España con tan solo 12 años siempre ha ido a por más.

Una parte del éxito que ha conseguido Carolina durante todos estos años es mérito de su entrenador, Fernando Rivas. Empezaron a trabajar juntos cuando ella tenía 14 años y desde entonces, a pesar de sus más y de sus menos, no se han separado. Exigencia, disciplina y trabajo son los tres requisitos que Carolina debía cumplir a rajatabla. Tal que así era, que en los JJ.OO. de Río en 2016, Fernando planeó una estrategia que consistía en mantener a Carolina alejada de todo lo que pudiera suceder a su alrededor, hasta tal punto que si les hubiese pasado algo a sus padres ella no se hubiese enterado hasta disputarse la final olímpica.

El bádminton siempre ha sido un deporte dominado por asiáticos. Esto empezó a cambiar gracias a Carolina. En 2015 ganó el Mundial de Yakarta, hazaña que no lograba una europea desde hacía 15 años. Una de las claves por las que la onubense está dónde está es su juego. “Si nos hubiésemos dedicado a hacer lo que hacen los asiáticos, nunca hubiera ganado a una china. Sin embargo he tenido la suerte de conocer a Fernando y juntos poder crear otro método” comentaba en una entrevista. Este método consiste en aplicar la ciencia en un deporte que es considerado de tradición. Y eso fue lo que hicieron, crearon un método que acabó con la tradición.

Su juego ofensivo, sus zurdazos potentísimos, su anticipación, y sobre todo, su fuerza mental han hecho que Carolina Marín, a día de hoy, cuente con con cuatro campeonatos de Europa, tres mundiales y el oro en los JJ.OO. A pesar de sus buenos resultados, en 2019 se rompió el ligamento de su rodilla derecha y eso la mantuvo alejada de las pistas durante 8 meses.

El pasado domingo 7 de marzo conquistó por primera vez el Abierto de Suiza y ya suma tres títulos en lo que lleva de año (YONEX Thailand Open y TOYOTA Thailand Open). El objetivo de Carolina para esta temporada es claro y contundente: quiere revalidar el oro que consiguió en Río 2016.

Arantxa Sánchez Vicario, Mireia Belmonte, Ruth Beitia… son algunas de las elegidas para formar parte del Club de las Leyendas del deporte femenino español, que sin duda alguna, está presidido por Carolina Marín. Por la singularidad de su deporte, por ser un deporte dominado por el continente más poblado y por haber logrado el número 1 en una disciplina en la que en España apenas cuenta con 3.000 licencias.

Todo es cuestión de confianza, creer en uno mismo. Como díria Carolina: “Puedo porque pienso que puedo”.

Imagen de cabecera: Imago

_Femenino

Eva Moral, una vida maravillosa

David Orenes @david_lrl
10-09-2021

_Femenino

Ons Jabeur ya tiene el primero

Alejandro Pérez @aperezgom
23-06-2021