_Otros

Guía de la temporada 2019 de la MLS

Jaime Ojeda @Jaime96Ojeda 28-02-2019

etiquetas:

Desde este 2 de marzo hasta
el próximo 10 de noviembre volveremos a tener soccer en nuestras vidas. La que está a punto de arrancar es la 24ª
edición de la Major League Soccer,
una liga que los últimos años ha ganado mucho atractivo por el crecimiento que
ha experimentado y que otro año más volverá a regalarnos grandes dosis de
emoción en el curso 2019. De nuevo con equipos pares, 24 (el año pasado hubo
23); y con todas las franquicias queriendo conseguir billete para unos play-offs que les permitan disputar a
final de año el partido por la MLS Cup.

Y tras volver a batir de
nuevo numerosos récords la MLS en la temporada 2018 (asistencia a estadios,
seguimiento televisivo, redes sociales, publicidad, etc.) y mejorarse
considerablemente el nivel de los equipos (hasta situarse a la altura
competitiva de ligas europeas como la Eredivisie, por ejemplo) en Sphera Sports
señalamos las claves de la nueva temporada que arranca en Norteamérica con esta
guía.

Cambia
el sistema de competición
.
Siguiendo el modelo triunfal de las ligas de Estados Unidos, el formato de la
liga norteamericana de soccer seguirá
constando de una división por conferencias (Este y Oeste) de los equipos
participantes, ambas con 12 equipos. De este modo, la MLS volverá a contar con
una fase regular de 34 jornadas. Al finalizar, el equipo que sume más puntos de
entre las dos conferencias será otorgado con el trofeo Supporters’ Shield. Sin
descensos ni ascensos, obviamente.

Y a partir de aquí surgen los
cambios. Mientras que antes eran los seis mejores de cada conferencia los que
accedían a la fase de play-offs por
el título, ahora serán siete; siendo solo el mejor de cada conferencia el que
evitará la ronda preliminar; pues antes eran dos los que iban directamente a
las semifinales de conferencia. De este modo, y en otro de los cambios
significativos aplicados este curso, todas las rondas serán a partido único;
con el objetivo de comprimir esta instancia en un único mes para evitar el
parón por la fecha FIFA que azotaba a la competición en el tramo decisivo. Así,
los ganadores de cada final de conferencia disputarán la gran final, la MLS
Cup.

Y con ello, el campeón de la
MLS Cup y del Supporters’ Shield tendrán el privilegio de disputar la CONCACAF
Champions League en 2020 siempre que no sean equipos canadienses (cuya
clasificación al torneo continental se produce a través del Campeonato
Canadiense, la copa doméstica del país del norte blanco). Los otros dos
representantes de EE.UU salen del campeón de la US Open Cup y el mejor
clasificado de la conferencia opuesta al ganador del Supporters’ Shield.

Altas y
bajas
. Aunque
parezca mentira, el primer mercado de fichajes de la MLS cierra el 7 de mayo. Y
es que la de primavera es la ventana fuerte de traspasos en esta liga, pues es
la que ocupa el inicio del curso. Ya ha habido muchos movimientos (la mayoría
fuera del periodo, incluso), entre los que se incluyen los fichajes
provenientes de los diferentes Drafts
–eventos en los que los clubes captan jugadores a través de un sistema de
prioridades, siendo el de los futbolistas procedentes de las universidades el
que más críticas está teniendo últimamente–. Este mercado sirvió para ver las
tres ventas más caras de la historia de la MLS (Miguel Almirón al Newcastle por
24 millones, Alphonso Davies al Bayern por 12 y Zack Steffen al Manchester City
por 10), así como las llegadas de Nani (Orlando), ‘Pity’ Martínez (Atlanta),
Alex Mitrita (New York City), Mathias Jorgensen (NY Red Bulls) o Cristian
Espinoza (Earthquakes). Entre las bajas reseñables: Giovinco, Tyler Adams,
David Villa o Víctor Vázquez; entre otros.

Nueva
línea de mercado
. Muchas
son las voces que catalogan la temporada 2019 como el inicio de la ‘MLS 3.0’. Y
el título de Atlanta United es el motivo. La franquicia del estado de Georgia
se alzó con la liga siguiendo un modelo de fichajes poco común hasta su
desembarco en la Major League Soccer: rastrear mercados como el de Sudamérica o
Europa y hacerse con los servicios de jugadores prometedores pero de alto
rendimiento inmediato (Almirón, Villalba, Josef Martínez, Barco o ‘Pity’
Martínez). Ahora la apuesta de los clubes es copiarles y abandonar la tendencia
de traer estrellas en el ocaso de su carrera, vistas las malas prestaciones que
ofrecen generalmente (Lampard, Gerrard, Kaká o Pirlo), a excepción de algunos
como Villa o Giovinco, por ejemplo.

Reglas
peculiares
. Para
evitar que la economía de las franquicias se ponga en riesgo, la MLS es desde
sus inicios una liga con topes salariales (ahora en torno a los 6 millones de
dólares). No obstante, a esta regla escapan los denominados ‘jugadores
franquicia’, designados por cada club y a los que se les pueden pagar grandes
sumas de dinero sin atender al presupuesto general. El primer Designated Player (en inglés) fue David
Beckham en 2008, y a él se sumaron progresivamente Henry, Keane, Lodeiro, Villa,
Giovinco, Vela e Ibrahimović, entre otros. Fue el escaparate perfecto que usó
la MLS para mostrarse al mundo. Pero otra forma de burlar el famoso y cada vez
más discutido tope salarial es el uso de los dos tipos de fondos de
adjudicación: GAM y TAM (ahorros con los que cuenta cada equipo para destinar a
fichajes o sueldos. Es algo que corre de su elección). El debate acerca de si
ampliar el límite salarial o el número de jugadores franquicia por equipo ya
está en el aire. Se requiere subir el nivel medio de jugadores y en principio
parece que la mejor opción es modificar lo primero.

Jugadores
a seguir
. Otro
año más, la franquicia de Atlanta volverá a estar en el foco por la cantidad de
jugadores a observar: el recién llegado ‘Pity Martínez y los asentados Julian Gressel
(premio Rookie de 2017), Josef Mártínez
(MVP y Bota de Oro de 2018) y Ezequiel Barco. Pero además de ellos, los
bolígrafos de los scouts también
apuntarán en sus libretas a jugadores que aparecerán por primera vez en sus
radares y a otros ya un poco más controlados: Keaton Parks, Bryan Acosta,
Jefferson Savarino, Lucho Acosta, Cristian Roldán, Diego Fagúndez, Jesús
Medina, Gianluca Busio, Diego Rossi, Paxton Pomykal, Dániel Sallói, André
Horta, Lucas Rodríguez, Artur, Wil Trapp, Ronaldo Peña, ‘Kaku’ Romero Gamarra,
Alex Mitrita, Mauro Manotas, Alberth Elis, Jonathan Osorio, Alex Ring, Eric
Remedi, George Bello, Andrew Carleton, Tim Parker, Aaron Long, Walker
Zimmerman, Ismael Tajouri, etc.

Se
reduce el acento yankee en los
banquillos
. Es
cierto que el nivel de entrenadores estadounidenses ha ido aumentando con el
paso de los años. Pero pese a la mejora, este curso habrá menos técnicos
locales: de 24 en total, serán 12 los banquillos (frente a los 13 del curso
pasado) que tendrán a alguien de casa al mando (además de uno canadiense, Marc
Dos Santos). El resto de entrenadores tienen nacionalidad holandesa, serbia,
sudafricana, colombiana, argentina, inglesa, francesa, española, irlandesa y
venezolana. Muchos con experiencia en Europa y, algunos incluso, con pasado en
equipos grandes –como Frank de Boer en el Ajax e Inter, o Domènec Torrent
siendo asistente de Guardiola en el Barça, Bayern y Manchester City–.

Mención especial para entrenadores
a seguir: Guillermo Barros Schelotto llega a LA Galaxy tras un buen papel
dirigiendo en Boca Juniors, Matías Almeyda desembarca en SJ Earthquakes tras
llevar a la gloria a Chivas de Guadalajara, vuelve a los banquillos Caleb
Porter (Columbus Crew), sigue Veljko Paunović en Chicago y Brad Friedel
continuará su aprendizaje dirigiendo a New England Revolution tras pasar
anteriormente por la Sub-19 y Sub-20 de Estados Unidos. Bajas sensibles la de
‘Tata’ Martino (nuevo seleccionador de México), Óscar Pareja (a Xolos de
Tijuana) y Gregg Berhalter (al frente de la selección de EE.UU desde este año).
El mejor entrenador de la liga sigue siendo Peter Vermes (Kansas), pero sigue
entusiasmando ver los proyectos de Bob Bradley (LAFC) y Chris Armas (NY Red Bulls),
además del proyecto a futuro de Anthony Hudson en Colorado Rapids. ¿Candidato
real a la MLS en dos o tres años? Veremos. Esta temporada irá engrasando la
interesante maquinaria que tienen a sus órdenes.

Muchos
españoles en el césped
.
Desde la interrupción de 2007, la liga
norteamericana ha contado cada año con jugadores españoles en algunos de sus
equipos desde el comienzo de siglo, alcanzando el pico más alto en 2014 con
unos meritorios 11 futbolistas. Y es que tanto Estados Unidos como Canadá son,
desde hace tiempo, destinos muy solicitados por el jugador ibérico, cuyo primer
explorador fue José Luis Morales en el año 2000 (NE Revolution). Para este año,
la MLS contará con siete españoles al momento de iniciarse la liga (cuatro
menos que en 2018): Ilie Sánchez y Andreu Fontàs (Kansas), Víctor Rodríguez
(Seattle), Jon Bakero (Toronto), Oriol Rosell (Orlando), Carles Gil (Revs) y
Jon Erice (Vancouver). Los que han abandonado el barco son David Villa (Vissel
Kobe), Víctor Vázquez (Al-Arabi), Eloi Amagat (ret.), Aketxe (Cádiz) y Ortuño
(Extremadura). Veremos si la lista sufre modificaciones a lo largo de 2019,
porque al momento de publicar esta previa, la española es la 13ª nacionalidad más
común en la MLS (sin contar la canadiense).

Se pone
en marcha Cincinnati
. Era un
secreto a voces y el pasado 30 de mayo se confirmó que FC Cincinnati sería
franquicia de expansión en 2019. Designada como la número 26, entrará con más
antelación que las nombradas antes que ellos (Miami y Nashville, 2020). El
proyecto de Cincinnati lo encabezan los empresarios americanos Carl Linder III
(presidente de American Financial Group) y Scott Farmer (CEO de Cintas
Corporation); con Jeff Berding (ex-ejecutivo de los Bengals de la NFL) como
director general. De este modo, debutarán en la liga con una plantilla nutrida
de algunos jugadores que ya tenían en la USL, más los fichajes acometidos; y
con Alan Koch comandando la nave deportiva desde el banquillo. Equipo a seguir
por lo bien que se ha reforzado… en la parcela defensiva. No sería ninguna
locura verles entrar en los play-offs
a final de año si se hacen fuertes de atrás para adelante.

Evolución
y pérdida de identidad
. Con el
paso del tiempo la MLS se ha ido europeizando cada vez más. No hace mucho
tiempo, que los equipos tuvieran un sistema de cantera no era lo más común. El
talento joven llegaba siempre del draft
universitario. Ya no es así: ahora todos tienen su academia en la que
desarrollan futbolistas. Las más famosas por el gran trabajo que realizan, por
sus infraestructuras y por la productividad a la hora de sacar jugadores son
las de FC Dallas, New York Red Bulls, Real Salt Lake y Sporting Kansas City.

El aspecto negativo es el
abandono de la liga a sus orígenes y la pérdida de la esencia cultural que ha
sufrido con respecto a los nombres de sus equipos. Y es que al principio las
franquicias seguían la tradición norteamericana de tener un nombre que hacía
guiños a la historia, a la geografía o al show. Chicago Fire (por el gran
incendio que azotó a la ciudad en 1871), Kansas City Wizards (brujos), Columbus
Crew (pandilla), San José Erathquakes (por el terremoto de San Francisco en
1906 y que causó destrozos en SJ), etc. Pero eso ha pasado de moda hasta el
punto de que incluso se comete el sacrilegio de incluir en el nombre la palabra
“football” en lugar de “soccer” (como ellos llaman a este deporte). Allí, lo
primero es lo que el resto conocemos como fútbol americano. Y eso supone
superar una línea roja. Este año habrá nueve equipos en cuyo nombre figura el
acrónimo “FC” (football club), tres el “United”, dos el “City” y uno el
“Sporting” .

Estadios
a estrenar
. Cincinnati
aún tendrá que esperar para disfrutar de su estadio de 250 millones de dólares
(el final de la construcción está prevista para 2020), pero Minnesota United abrirá
su nuevo Allianz Field (200 millones) para 19.400 espectadores este año: se
inaugurará el 13 de abril contra New York City. Un estadio de última generación
que les permitirá abandonar el de la Universidad de Minnesota en el que venían
jugando. Además, la remodelación de Providence Park estará lista para el 1 de
junio (contra LAFC) con lo que Portland Timbers jugará tres meses fuera de casa.
Valdrá la pena porque se le quedará un recinto a la altura de la franquicia que
es, mucho más acogedor y que lo convertirá en una ‘bombonera’ al más puro
estilo sudamericano.

Toda esta mejora de
infraestructuras y construcción de estadios es objeto de la exigencia de Don
Garber, comisionado de la MLS. Desde hace años obliga a que las nuevas
franquicias que se incorporan a la competición construyan un soccer-specific stadium (estadio
específico para el fútbol). De esta forma se ha ido poniendo fin a los
alquileres de estadios de béisbol o fútbol americano hasta el punto de que 18
de los 24 equipos cuentan para esta temporada con un estadio de soccer (más Cincinnati que está en
proceso). A esta regla escapan los estadios semi-específicos de Atlanta y
Seattle (perfectamente adaptados); y los de New York City, Vancouver y NE
Revolution, que también juegan en estadios de otras disciplinas deportivas.

Caso a destacar el de
Columbus Crew: el administrador de la franquicia Anthony Precourt amenazó con
trasladar el equipo a Austin si no se le construía un nuevo estadio en el
centro de la ciudad, pues el Mapfre Stadium está tanto a las afueras como desfasado.
Finalmente una nueva propiedad se hizo con el control del club, lo mantuvo en
la ciudad del estado de Ohio y anunció la construcción de eso con lo que soñaba
Precourt; que ha acabado como propietario de la futura franquicia que jugará en
Austin a partir de 2021. Todas las partes han salido ganando al final.

Calendario. La competición echará a
rodar el 2 de marzo. Y como viene siendo habitual, la disputa de la Copa Oro en
suelo americano obligará a la MLS a hacer un pequeño parón en pleno verano
(como sucediese también en 2018 con el Mundial de Rusia). El soccer tendrá su paréntesis del 10 al 23
de junio, regresando con dos semanas de cita continental aún por delante. Para
hacerlo posible se disputarán muchos partidos entre semana, también para hacer
hueco a la US Open Cup y el Campeonato Canadiense (copas domésticas de USA y
Canadá que empiezan el 7 y el 15 de mayo, respectivamente) y a la Champions
norteamericana (cuya final está programada para el 23 de abril y el 2 de mayo,
a ida y vuelta).

El rematch de la última MLS Cup (Atlanta-Portland) tendrá lugar el 18
de agosto en Providence, el All-Star será el 31 de julio en Orlando y la
segunda edición de la Campeones Cup entre los últimos campeones de la MLS y la
Liga MX será el 14 de agosto en Atlanta. Para terminar, el famoso Decision Day (última jornada de liga
regular) se jugará en horario unificado el 6 de octubre, mientras que la final
del play-off será el 10 de noviembre

Semana
de rivalidades
. La
denominada rivalry week es uno de los
acontecimientos más esperados por los aficionados en toda la temporada. Pese a
que siempre ha habido dos jornadas, este año volverá a ser como el pasado y
solo habrá una (semana del 21 al 25 de agosto). En ella determinados
equipos se enfrentarán
con aquel con el que más rivalidad tenga, ya sea por cuestiones geográficas
(derbi) o históricas.

Partidos
de la rivalry week de la MLS

Atlantic
Cup

DC United – NY Red Bulls

21
de agosto del 2019

New
Cali Clásico

Los
Ángeles FC – SJ Earthquakes

21
de agosto de 2019

Mid
West Derby

Kansas
City – Minnesota Utd

22
de agosto de 2019

New
Derby

Orlando
City – Atlanta United

23
de agosto del 2019

Cascadia
Cup

Portland
Timbers – Seattle Sounders

23
de agosto del 2019

Hudson
River Derby

New York City – NY Red Bulls

24
de agosto del 2019

Hell
is Real

FC
Cininnati – Columbus Crew

25
de agosto de 2019

El
Tráfico

Los
Ángeles FC – LA Galaxy

25
de agosto de 2019

401’s
Derby

Toronto
FC – Montreal Impact

25
de agosto del 2019

Texas
Derby

FC
Dallas – Houston Dynamo

25
de agosto del 2019

Rocky
Mountain Cup

Real
Salt Lake – Colorado Rapids

25
de agosto del 2018


Pero además de esta semana, a
lo largo de todo el año los equipos se enfrentarán en más de una ocasión contra
estos rivales (repitiéndose el Texas Derby, la Cascadia Cup, etc.) y contra
otros no incluidos en la famosa semana, dándose derbis de gran impacto como el mítico
y verdadero Clásico de California (LA Galaxy – SJ Earthquakes), la Triullium
Cup (Columbus Crew – Toronto FC) u otros enfrentamientos con historia.

Favoritos
a título.
Si algo
bueno tiene la Major League Soccer es la imprevisibilidad. Al ser una liga sin
descensos y ascensos, la igualdad entre las franquicias es mucho mayor. Es por
ello por lo que resulta complicado calificar a algunos equipos como favoritos a
ganar la MLS Cup. El ejemplo más reciente lo vimos el año pasado: Toronto venía
con el cartel de “favorito” tras ganar la liga en 2017 y terminó el 2018 fuera
de play-offs en la que fue una
temporada terrible para los Reds. Sin
embargo, eso no quita que haya algunos equipos cuyos momentos, dinámicas y
plantillas no inviten a pensar que pueden ser contendientes a ganar el
campeonato liguero este curso.

Hablamos por tanto de equipos
como Atlanta United, NY Red Bulls, Portland Timbers o Kansas City, a los que se
les ve algo mejor que al resto. Un escalón por debajo –pero cerca– podríamos
situar a Seattle Sounders, DC United, New York City, Los Ángeles FC, Montreal y
Columbus Crew; a los que se les ven más opciones de ganar que a otros como
Minnesota, Cincinnati, Earthquakes, Vancouver, Philadelphia o Colorado –capacitados
para dar alguna sorpresa, eso sí–. De franquicias como Toronto no se espera
gran cosa, y Dallas y Salt Lake son una incógnita. En el grupo de equipos que
no transmiten nada y a los que no se les espera para la postemporada –a priori–
podríamos ubicar a Chicago, Orlando, Revs y Houston. Caso a parte el de LA
Galaxy: después de otro fracaso como el del año pasado, ha llegado Guillermo
Barros Schelotto al banquillo para dar un giro de 180 grados al presente del
club. La baza de Ibrahimović les va a permitir estar arriba, pero deben mejorar
muchísimo en defensa para no dejarse tantos puntos en el camino como el año
pasado.

En cualquier caso, para este
2019 los clubes del Este ya no tendrán la presión de tener que destronar al
Oeste. Y es que después de ganar dos años seguidos (Toronto y Atlanta), el
reparto de triunfos se ha diversificado un poco. Hasta la MLS que conquistaron
los canadienses en 2017, ningún equipo de la costa Este había ganado la liga
desde 2008 (Columbus Crew). El nivel de competencia ha aumentado y, por fin,
las fuerzas están más igualadas con los equipos del Pacífico.

Asalto a
la Champions
. En
2017 la CONCACAF reformuló el sistema de competición de su Liga de Campeones:
se dio carpetazo al modelo europeo para dar paso a dos torneos en dos
trimestres distintos. En el primero, llamado Liga Concacaf (agosto-octubre),
los equipos de Centroamérica y Caribe juegan por ser el campeón, condición que
da billete directo a jugar la Champions norteamericana (febrero-mayo), que
empieza desde una ronda de eliminatorias de octavos de final. Ahí aguardan
cinco equipos de la Major League Soccer, que en la edición de 2019 son: Atlanta
United, NY Red Bulls, Kansas City y Houston Dynamo representando a EE.UU,
mientras que el de los canadienses es Toronto FC.

El nuevo formato, a priori, le
viene mejor a los equipos de la MLS; aunque por calendario favorece mucho más
al fútbol mexicano. De hecho, lo pudimos ver el año pasado, cuando Toronto
quedó subcampeón de la Champions a manos de Chivas. Parecía el año idóneo, pero
no lo fue. Aunque el reto vuelve a estar ahí esta temporada. Hay que remontarse
a 2005 (antigua Copa de Campeones) para ver al trofeo más prestigioso de
Norteamerica irse a otro país que no fuera México: el ganador fue el Deportivo
Saprissa costarricense. Está claro que acabar con la hegemonía mexicana es una
odisea: 34 títulos en 55 ediciones disputadas, por dos de EE.UU.

All-Star
de la MLS
. Casi a
mitad de temporada la liga hace un parón para dar cabida al All-Star, un partido de carácter
amistoso que desde 2004 enfrenta a un combinado de jugadores de la MLS contra
un equipo europeo de talla mundial. Tras recibir el año pasado a la Juventus en
Atlanta, la 24ª edición de este evento –que antes tenía lugar solo entre los
mejores jugadores de la MLS– se disputará el 31 de Julio en el estadio de
Orlando City, con capacidad para 25.000 espectadores.

Objetivo
28 franquicias
. El
sueño de Don Garber de que la liga cuente con 28 equipos para 2022 está cerca
de cumplirse. Con 24 equipos en esta edición, las franquicias de Nashville y Miami
(la de David Beckham) confirmadas para 2020 y la de Austin para 2021, ahora la
MLS deberá decidir próximamente a la expansión número 28. “Daremos a conocer al
próximo equipo en algún momento de los próximos 12 meses” – dijo en diciembre
de 2018 el patriarca de la competición. El proceso de candidaturas está abierto
desde hace tiempo y las ciudades finalistas a hacerse con una plaza son St.
Louis, Sacramento, Phoenix y Detroit.

Sin embargo, el comisionado
se ha mostrado abierto a considerar una expansión de equipos más allá de los
28, en relación a lo que se estila en la NBA, NFL o MLB (en torno a los 30 o 32
equipos): “Este es un país grande y estamos discutiendo si seguir ampliando.
Pero no me cabe duda que la MLS puede respaldar más de 28 equipos”. Unas
declaraciones a las que ciudades como Raleigh, Tampa, Charlotte, San Diego, Las
Vegas, Indianápolis y San Antonio se sigue agarrando tras ser descartadas en la
última criba. Y en este sentido, Peter Vermes –entrenador de Kansas City–
comentó hace unos días que estaba “convencido de que se llegará a las 32, pero
garantizo que no pararemos ahí. Sin tener conocimiento real, creo que vamos a
llegar a los 40 equipos”.

En 1996 la Major League
Soccer se fundó con 10 equipos. La llegada de Don Garber al comisionado de la
liga en 1999 (sustituyendo a Doug Logan) permitió a la MLS saldar las deudas de
250 millones de dólares que había contraído en tres años y de reimpulsar el soccer en lo que parecía otro intento
fracasado. En 2006 se había crecido a 12 franquicias, y a partir de ahí todos
los años se han ido sumando equipos; habiéndose incrementado la cuota de
entrada a la liga en más de un 80%: antes costaba 10 millones crear una, ahora
150. ‘The Soccer Don’ ha impulsado el deporte rey en un país donde el béisbol y
el fútbol americano son sagrados. De hecho, Garber continuará hasta 2023 como
máximo mandatario de la liga con el objetivo de que la MLS supere en audiencias
a la MLB y a la NHL, ligas que están a tiro en este aspecto. Otro de sus
cometidos es cerrar un nuevo acuerdo televisivo acorde al crecimiento de la
competición. Hace no mucho se recibió una oferta de 4.000 millones de dólares,
ojo (aunque tenía trampa: la condición era implementar los ascensos. Y el “no”
de la MLS fue rotundo).

¿Dónde
se puede ver?
Los
derechos televisivos de la MLS en España los ha tenido desde 2015 el canal
deportivo Eurosport. Sin embargo, el contrato por la emisión de la liga
finalizó el pasado mes de diciembre. A día de hoy, sigue sin haber novedades de
si se podrá ver el soccer en
territorio español. La baza de DAZN parece que se ha ido descartando, con lo
que solo queda ver si la liga ofrecerá un ‘online streaming pass’ al más puro
estilo NBA o MLB, que por 10$ al mes permite disfrutar de todos los partidos en
directo o bajo demanda en dispositivos electrónicos.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Desde este 2 de marzo hasta
el próximo 10 de noviembre volveremos a tener soccer en nuestras vidas. La que está a punto de arrancar es la 24ª
edición de la Major League Soccer,
una liga que los últimos años ha ganado mucho atractivo por el crecimiento que
ha experimentado y que otro año más volverá a regalarnos grandes dosis de
emoción en el curso 2019. De nuevo con equipos pares, 24 (el año pasado hubo
23); y con todas las franquicias queriendo conseguir billete para unos play-offs que les permitan disputar a
final de año el partido por la MLS Cup.

Y tras volver a batir de
nuevo numerosos récords la MLS en la temporada 2018 (asistencia a estadios,
seguimiento televisivo, redes sociales, publicidad, etc.) y mejorarse
considerablemente el nivel de los equipos (hasta situarse a la altura
competitiva de ligas europeas como la Eredivisie, por ejemplo) en Sphera Sports
señalamos las claves de la nueva temporada que arranca en Norteamérica con esta
guía.

Cambia
el sistema de competición
.
Siguiendo el modelo triunfal de las ligas de Estados Unidos, el formato de la
liga norteamericana de soccer seguirá
constando de una división por conferencias (Este y Oeste) de los equipos
participantes, ambas con 12 equipos. De este modo, la MLS volverá a contar con
una fase regular de 34 jornadas. Al finalizar, el equipo que sume más puntos de
entre las dos conferencias será otorgado con el trofeo Supporters’ Shield. Sin
descensos ni ascensos, obviamente.

Y a partir de aquí surgen los
cambios. Mientras que antes eran los seis mejores de cada conferencia los que
accedían a la fase de play-offs por
el título, ahora serán siete; siendo solo el mejor de cada conferencia el que
evitará la ronda preliminar; pues antes eran dos los que iban directamente a
las semifinales de conferencia. De este modo, y en otro de los cambios
significativos aplicados este curso, todas las rondas serán a partido único;
con el objetivo de comprimir esta instancia en un único mes para evitar el
parón por la fecha FIFA que azotaba a la competición en el tramo decisivo. Así,
los ganadores de cada final de conferencia disputarán la gran final, la MLS
Cup.

Y con ello, el campeón de la
MLS Cup y del Supporters’ Shield tendrán el privilegio de disputar la CONCACAF
Champions League en 2020 siempre que no sean equipos canadienses (cuya
clasificación al torneo continental se produce a través del Campeonato
Canadiense, la copa doméstica del país del norte blanco). Los otros dos
representantes de EE.UU salen del campeón de la US Open Cup y el mejor
clasificado de la conferencia opuesta al ganador del Supporters’ Shield.

Altas y
bajas
. Aunque
parezca mentira, el primer mercado de fichajes de la MLS cierra el 7 de mayo. Y
es que la de primavera es la ventana fuerte de traspasos en esta liga, pues es
la que ocupa el inicio del curso. Ya ha habido muchos movimientos (la mayoría
fuera del periodo, incluso), entre los que se incluyen los fichajes
provenientes de los diferentes Drafts
–eventos en los que los clubes captan jugadores a través de un sistema de
prioridades, siendo el de los futbolistas procedentes de las universidades el
que más críticas está teniendo últimamente–. Este mercado sirvió para ver las
tres ventas más caras de la historia de la MLS (Miguel Almirón al Newcastle por
24 millones, Alphonso Davies al Bayern por 12 y Zack Steffen al Manchester City
por 10), así como las llegadas de Nani (Orlando), ‘Pity’ Martínez (Atlanta),
Alex Mitrita (New York City), Mathias Jorgensen (NY Red Bulls) o Cristian
Espinoza (Earthquakes). Entre las bajas reseñables: Giovinco, Tyler Adams,
David Villa o Víctor Vázquez; entre otros.

Nueva
línea de mercado
. Muchas
son las voces que catalogan la temporada 2019 como el inicio de la ‘MLS 3.0’. Y
el título de Atlanta United es el motivo. La franquicia del estado de Georgia
se alzó con la liga siguiendo un modelo de fichajes poco común hasta su
desembarco en la Major League Soccer: rastrear mercados como el de Sudamérica o
Europa y hacerse con los servicios de jugadores prometedores pero de alto
rendimiento inmediato (Almirón, Villalba, Josef Martínez, Barco o ‘Pity’
Martínez). Ahora la apuesta de los clubes es copiarles y abandonar la tendencia
de traer estrellas en el ocaso de su carrera, vistas las malas prestaciones que
ofrecen generalmente (Lampard, Gerrard, Kaká o Pirlo), a excepción de algunos
como Villa o Giovinco, por ejemplo.

Reglas
peculiares
. Para
evitar que la economía de las franquicias se ponga en riesgo, la MLS es desde
sus inicios una liga con topes salariales (ahora en torno a los 6 millones de
dólares). No obstante, a esta regla escapan los denominados ‘jugadores
franquicia’, designados por cada club y a los que se les pueden pagar grandes
sumas de dinero sin atender al presupuesto general. El primer Designated Player (en inglés) fue David
Beckham en 2008, y a él se sumaron progresivamente Henry, Keane, Lodeiro, Villa,
Giovinco, Vela e Ibrahimović, entre otros. Fue el escaparate perfecto que usó
la MLS para mostrarse al mundo. Pero otra forma de burlar el famoso y cada vez
más discutido tope salarial es el uso de los dos tipos de fondos de
adjudicación: GAM y TAM (ahorros con los que cuenta cada equipo para destinar a
fichajes o sueldos. Es algo que corre de su elección). El debate acerca de si
ampliar el límite salarial o el número de jugadores franquicia por equipo ya
está en el aire. Se requiere subir el nivel medio de jugadores y en principio
parece que la mejor opción es modificar lo primero.

Jugadores
a seguir
. Otro
año más, la franquicia de Atlanta volverá a estar en el foco por la cantidad de
jugadores a observar: el recién llegado ‘Pity Martínez y los asentados Julian Gressel
(premio Rookie de 2017), Josef Mártínez
(MVP y Bota de Oro de 2018) y Ezequiel Barco. Pero además de ellos, los
bolígrafos de los scouts también
apuntarán en sus libretas a jugadores que aparecerán por primera vez en sus
radares y a otros ya un poco más controlados: Keaton Parks, Bryan Acosta,
Jefferson Savarino, Lucho Acosta, Cristian Roldán, Diego Fagúndez, Jesús
Medina, Gianluca Busio, Diego Rossi, Paxton Pomykal, Dániel Sallói, André
Horta, Lucas Rodríguez, Artur, Wil Trapp, Ronaldo Peña, ‘Kaku’ Romero Gamarra,
Alex Mitrita, Mauro Manotas, Alberth Elis, Jonathan Osorio, Alex Ring, Eric
Remedi, George Bello, Andrew Carleton, Tim Parker, Aaron Long, Walker
Zimmerman, Ismael Tajouri, etc.

Se
reduce el acento yankee en los
banquillos
. Es
cierto que el nivel de entrenadores estadounidenses ha ido aumentando con el
paso de los años. Pero pese a la mejora, este curso habrá menos técnicos
locales: de 24 en total, serán 12 los banquillos (frente a los 13 del curso
pasado) que tendrán a alguien de casa al mando (además de uno canadiense, Marc
Dos Santos). El resto de entrenadores tienen nacionalidad holandesa, serbia,
sudafricana, colombiana, argentina, inglesa, francesa, española, irlandesa y
venezolana. Muchos con experiencia en Europa y, algunos incluso, con pasado en
equipos grandes –como Frank de Boer en el Ajax e Inter, o Domènec Torrent
siendo asistente de Guardiola en el Barça, Bayern y Manchester City–.

Mención especial para entrenadores
a seguir: Guillermo Barros Schelotto llega a LA Galaxy tras un buen papel
dirigiendo en Boca Juniors, Matías Almeyda desembarca en SJ Earthquakes tras
llevar a la gloria a Chivas de Guadalajara, vuelve a los banquillos Caleb
Porter (Columbus Crew), sigue Veljko Paunović en Chicago y Brad Friedel
continuará su aprendizaje dirigiendo a New England Revolution tras pasar
anteriormente por la Sub-19 y Sub-20 de Estados Unidos. Bajas sensibles la de
‘Tata’ Martino (nuevo seleccionador de México), Óscar Pareja (a Xolos de
Tijuana) y Gregg Berhalter (al frente de la selección de EE.UU desde este año).
El mejor entrenador de la liga sigue siendo Peter Vermes (Kansas), pero sigue
entusiasmando ver los proyectos de Bob Bradley (LAFC) y Chris Armas (NY Red Bulls),
además del proyecto a futuro de Anthony Hudson en Colorado Rapids. ¿Candidato
real a la MLS en dos o tres años? Veremos. Esta temporada irá engrasando la
interesante maquinaria que tienen a sus órdenes.

Muchos
españoles en el césped
.
Desde la interrupción de 2007, la liga
norteamericana ha contado cada año con jugadores españoles en algunos de sus
equipos desde el comienzo de siglo, alcanzando el pico más alto en 2014 con
unos meritorios 11 futbolistas. Y es que tanto Estados Unidos como Canadá son,
desde hace tiempo, destinos muy solicitados por el jugador ibérico, cuyo primer
explorador fue José Luis Morales en el año 2000 (NE Revolution). Para este año,
la MLS contará con siete españoles al momento de iniciarse la liga (cuatro
menos que en 2018): Ilie Sánchez y Andreu Fontàs (Kansas), Víctor Rodríguez
(Seattle), Jon Bakero (Toronto), Oriol Rosell (Orlando), Carles Gil (Revs) y
Jon Erice (Vancouver). Los que han abandonado el barco son David Villa (Vissel
Kobe), Víctor Vázquez (Al-Arabi), Eloi Amagat (ret.), Aketxe (Cádiz) y Ortuño
(Extremadura). Veremos si la lista sufre modificaciones a lo largo de 2019,
porque al momento de publicar esta previa, la española es la 13ª nacionalidad más
común en la MLS (sin contar la canadiense).

Se pone
en marcha Cincinnati
. Era un
secreto a voces y el pasado 30 de mayo se confirmó que FC Cincinnati sería
franquicia de expansión en 2019. Designada como la número 26, entrará con más
antelación que las nombradas antes que ellos (Miami y Nashville, 2020). El
proyecto de Cincinnati lo encabezan los empresarios americanos Carl Linder III
(presidente de American Financial Group) y Scott Farmer (CEO de Cintas
Corporation); con Jeff Berding (ex-ejecutivo de los Bengals de la NFL) como
director general. De este modo, debutarán en la liga con una plantilla nutrida
de algunos jugadores que ya tenían en la USL, más los fichajes acometidos; y
con Alan Koch comandando la nave deportiva desde el banquillo. Equipo a seguir
por lo bien que se ha reforzado… en la parcela defensiva. No sería ninguna
locura verles entrar en los play-offs
a final de año si se hacen fuertes de atrás para adelante.

Evolución
y pérdida de identidad
. Con el
paso del tiempo la MLS se ha ido europeizando cada vez más. No hace mucho
tiempo, que los equipos tuvieran un sistema de cantera no era lo más común. El
talento joven llegaba siempre del draft
universitario. Ya no es así: ahora todos tienen su academia en la que
desarrollan futbolistas. Las más famosas por el gran trabajo que realizan, por
sus infraestructuras y por la productividad a la hora de sacar jugadores son
las de FC Dallas, New York Red Bulls, Real Salt Lake y Sporting Kansas City.

El aspecto negativo es el
abandono de la liga a sus orígenes y la pérdida de la esencia cultural que ha
sufrido con respecto a los nombres de sus equipos. Y es que al principio las
franquicias seguían la tradición norteamericana de tener un nombre que hacía
guiños a la historia, a la geografía o al show. Chicago Fire (por el gran
incendio que azotó a la ciudad en 1871), Kansas City Wizards (brujos), Columbus
Crew (pandilla), San José Erathquakes (por el terremoto de San Francisco en
1906 y que causó destrozos en SJ), etc. Pero eso ha pasado de moda hasta el
punto de que incluso se comete el sacrilegio de incluir en el nombre la palabra
“football” en lugar de “soccer” (como ellos llaman a este deporte). Allí, lo
primero es lo que el resto conocemos como fútbol americano. Y eso supone
superar una línea roja. Este año habrá nueve equipos en cuyo nombre figura el
acrónimo “FC” (football club), tres el “United”, dos el “City” y uno el
“Sporting” .

Estadios
a estrenar
. Cincinnati
aún tendrá que esperar para disfrutar de su estadio de 250 millones de dólares
(el final de la construcción está prevista para 2020), pero Minnesota United abrirá
su nuevo Allianz Field (200 millones) para 19.400 espectadores este año: se
inaugurará el 13 de abril contra New York City. Un estadio de última generación
que les permitirá abandonar el de la Universidad de Minnesota en el que venían
jugando. Además, la remodelación de Providence Park estará lista para el 1 de
junio (contra LAFC) con lo que Portland Timbers jugará tres meses fuera de casa.
Valdrá la pena porque se le quedará un recinto a la altura de la franquicia que
es, mucho más acogedor y que lo convertirá en una ‘bombonera’ al más puro
estilo sudamericano.

Toda esta mejora de
infraestructuras y construcción de estadios es objeto de la exigencia de Don
Garber, comisionado de la MLS. Desde hace años obliga a que las nuevas
franquicias que se incorporan a la competición construyan un soccer-specific stadium (estadio
específico para el fútbol). De esta forma se ha ido poniendo fin a los
alquileres de estadios de béisbol o fútbol americano hasta el punto de que 18
de los 24 equipos cuentan para esta temporada con un estadio de soccer (más Cincinnati que está en
proceso). A esta regla escapan los estadios semi-específicos de Atlanta y
Seattle (perfectamente adaptados); y los de New York City, Vancouver y NE
Revolution, que también juegan en estadios de otras disciplinas deportivas.

Caso a destacar el de
Columbus Crew: el administrador de la franquicia Anthony Precourt amenazó con
trasladar el equipo a Austin si no se le construía un nuevo estadio en el
centro de la ciudad, pues el Mapfre Stadium está tanto a las afueras como desfasado.
Finalmente una nueva propiedad se hizo con el control del club, lo mantuvo en
la ciudad del estado de Ohio y anunció la construcción de eso con lo que soñaba
Precourt; que ha acabado como propietario de la futura franquicia que jugará en
Austin a partir de 2021. Todas las partes han salido ganando al final.

Calendario. La competición echará a
rodar el 2 de marzo. Y como viene siendo habitual, la disputa de la Copa Oro en
suelo americano obligará a la MLS a hacer un pequeño parón en pleno verano
(como sucediese también en 2018 con el Mundial de Rusia). El soccer tendrá su paréntesis del 10 al 23
de junio, regresando con dos semanas de cita continental aún por delante. Para
hacerlo posible se disputarán muchos partidos entre semana, también para hacer
hueco a la US Open Cup y el Campeonato Canadiense (copas domésticas de USA y
Canadá que empiezan el 7 y el 15 de mayo, respectivamente) y a la Champions
norteamericana (cuya final está programada para el 23 de abril y el 2 de mayo,
a ida y vuelta).

El rematch de la última MLS Cup (Atlanta-Portland) tendrá lugar el 18
de agosto en Providence, el All-Star será el 31 de julio en Orlando y la
segunda edición de la Campeones Cup entre los últimos campeones de la MLS y la
Liga MX será el 14 de agosto en Atlanta. Para terminar, el famoso Decision Day (última jornada de liga
regular) se jugará en horario unificado el 6 de octubre, mientras que la final
del play-off será el 10 de noviembre

Semana
de rivalidades
. La
denominada rivalry week es uno de los
acontecimientos más esperados por los aficionados en toda la temporada. Pese a
que siempre ha habido dos jornadas, este año volverá a ser como el pasado y
solo habrá una (semana del 21 al 25 de agosto). En ella determinados
equipos se enfrentarán
con aquel con el que más rivalidad tenga, ya sea por cuestiones geográficas
(derbi) o históricas.

Partidos
de la rivalry week de la MLS

Atlantic
Cup

DC United – NY Red Bulls

21
de agosto del 2019

New
Cali Clásico

Los
Ángeles FC – SJ Earthquakes

21
de agosto de 2019

Mid
West Derby

Kansas
City – Minnesota Utd

22
de agosto de 2019

New
Derby

Orlando
City – Atlanta United

23
de agosto del 2019

Cascadia
Cup

Portland
Timbers – Seattle Sounders

23
de agosto del 2019

Hudson
River Derby

New York City – NY Red Bulls

24
de agosto del 2019

Hell
is Real

FC
Cininnati – Columbus Crew

25
de agosto de 2019

El
Tráfico

Los
Ángeles FC – LA Galaxy

25
de agosto de 2019

401’s
Derby

Toronto
FC – Montreal Impact

25
de agosto del 2019

Texas
Derby

FC
Dallas – Houston Dynamo

25
de agosto del 2019

Rocky
Mountain Cup

Real
Salt Lake – Colorado Rapids

25
de agosto del 2018


Pero además de esta semana, a
lo largo de todo el año los equipos se enfrentarán en más de una ocasión contra
estos rivales (repitiéndose el Texas Derby, la Cascadia Cup, etc.) y contra
otros no incluidos en la famosa semana, dándose derbis de gran impacto como el mítico
y verdadero Clásico de California (LA Galaxy – SJ Earthquakes), la Triullium
Cup (Columbus Crew – Toronto FC) u otros enfrentamientos con historia.

Favoritos
a título.
Si algo
bueno tiene la Major League Soccer es la imprevisibilidad. Al ser una liga sin
descensos y ascensos, la igualdad entre las franquicias es mucho mayor. Es por
ello por lo que resulta complicado calificar a algunos equipos como favoritos a
ganar la MLS Cup. El ejemplo más reciente lo vimos el año pasado: Toronto venía
con el cartel de “favorito” tras ganar la liga en 2017 y terminó el 2018 fuera
de play-offs en la que fue una
temporada terrible para los Reds. Sin
embargo, eso no quita que haya algunos equipos cuyos momentos, dinámicas y
plantillas no inviten a pensar que pueden ser contendientes a ganar el
campeonato liguero este curso.

Hablamos por tanto de equipos
como Atlanta United, NY Red Bulls, Portland Timbers o Kansas City, a los que se
les ve algo mejor que al resto. Un escalón por debajo –pero cerca– podríamos
situar a Seattle Sounders, DC United, New York City, Los Ángeles FC, Montreal y
Columbus Crew; a los que se les ven más opciones de ganar que a otros como
Minnesota, Cincinnati, Earthquakes, Vancouver, Philadelphia o Colorado –capacitados
para dar alguna sorpresa, eso sí–. De franquicias como Toronto no se espera
gran cosa, y Dallas y Salt Lake son una incógnita. En el grupo de equipos que
no transmiten nada y a los que no se les espera para la postemporada –a priori–
podríamos ubicar a Chicago, Orlando, Revs y Houston. Caso a parte el de LA
Galaxy: después de otro fracaso como el del año pasado, ha llegado Guillermo
Barros Schelotto al banquillo para dar un giro de 180 grados al presente del
club. La baza de Ibrahimović les va a permitir estar arriba, pero deben mejorar
muchísimo en defensa para no dejarse tantos puntos en el camino como el año
pasado.

En cualquier caso, para este
2019 los clubes del Este ya no tendrán la presión de tener que destronar al
Oeste. Y es que después de ganar dos años seguidos (Toronto y Atlanta), el
reparto de triunfos se ha diversificado un poco. Hasta la MLS que conquistaron
los canadienses en 2017, ningún equipo de la costa Este había ganado la liga
desde 2008 (Columbus Crew). El nivel de competencia ha aumentado y, por fin,
las fuerzas están más igualadas con los equipos del Pacífico.

Asalto a
la Champions
. En
2017 la CONCACAF reformuló el sistema de competición de su Liga de Campeones:
se dio carpetazo al modelo europeo para dar paso a dos torneos en dos
trimestres distintos. En el primero, llamado Liga Concacaf (agosto-octubre),
los equipos de Centroamérica y Caribe juegan por ser el campeón, condición que
da billete directo a jugar la Champions norteamericana (febrero-mayo), que
empieza desde una ronda de eliminatorias de octavos de final. Ahí aguardan
cinco equipos de la Major League Soccer, que en la edición de 2019 son: Atlanta
United, NY Red Bulls, Kansas City y Houston Dynamo representando a EE.UU,
mientras que el de los canadienses es Toronto FC.

El nuevo formato, a priori, le
viene mejor a los equipos de la MLS; aunque por calendario favorece mucho más
al fútbol mexicano. De hecho, lo pudimos ver el año pasado, cuando Toronto
quedó subcampeón de la Champions a manos de Chivas. Parecía el año idóneo, pero
no lo fue. Aunque el reto vuelve a estar ahí esta temporada. Hay que remontarse
a 2005 (antigua Copa de Campeones) para ver al trofeo más prestigioso de
Norteamerica irse a otro país que no fuera México: el ganador fue el Deportivo
Saprissa costarricense. Está claro que acabar con la hegemonía mexicana es una
odisea: 34 títulos en 55 ediciones disputadas, por dos de EE.UU.

All-Star
de la MLS
. Casi a
mitad de temporada la liga hace un parón para dar cabida al All-Star, un partido de carácter
amistoso que desde 2004 enfrenta a un combinado de jugadores de la MLS contra
un equipo europeo de talla mundial. Tras recibir el año pasado a la Juventus en
Atlanta, la 24ª edición de este evento –que antes tenía lugar solo entre los
mejores jugadores de la MLS– se disputará el 31 de Julio en el estadio de
Orlando City, con capacidad para 25.000 espectadores.

Objetivo
28 franquicias
. El
sueño de Don Garber de que la liga cuente con 28 equipos para 2022 está cerca
de cumplirse. Con 24 equipos en esta edición, las franquicias de Nashville y Miami
(la de David Beckham) confirmadas para 2020 y la de Austin para 2021, ahora la
MLS deberá decidir próximamente a la expansión número 28. “Daremos a conocer al
próximo equipo en algún momento de los próximos 12 meses” – dijo en diciembre
de 2018 el patriarca de la competición. El proceso de candidaturas está abierto
desde hace tiempo y las ciudades finalistas a hacerse con una plaza son St.
Louis, Sacramento, Phoenix y Detroit.

Sin embargo, el comisionado
se ha mostrado abierto a considerar una expansión de equipos más allá de los
28, en relación a lo que se estila en la NBA, NFL o MLB (en torno a los 30 o 32
equipos): “Este es un país grande y estamos discutiendo si seguir ampliando.
Pero no me cabe duda que la MLS puede respaldar más de 28 equipos”. Unas
declaraciones a las que ciudades como Raleigh, Tampa, Charlotte, San Diego, Las
Vegas, Indianápolis y San Antonio se sigue agarrando tras ser descartadas en la
última criba. Y en este sentido, Peter Vermes –entrenador de Kansas City–
comentó hace unos días que estaba “convencido de que se llegará a las 32, pero
garantizo que no pararemos ahí. Sin tener conocimiento real, creo que vamos a
llegar a los 40 equipos”.

En 1996 la Major League
Soccer se fundó con 10 equipos. La llegada de Don Garber al comisionado de la
liga en 1999 (sustituyendo a Doug Logan) permitió a la MLS saldar las deudas de
250 millones de dólares que había contraído en tres años y de reimpulsar el soccer en lo que parecía otro intento
fracasado. En 2006 se había crecido a 12 franquicias, y a partir de ahí todos
los años se han ido sumando equipos; habiéndose incrementado la cuota de
entrada a la liga en más de un 80%: antes costaba 10 millones crear una, ahora
150. ‘The Soccer Don’ ha impulsado el deporte rey en un país donde el béisbol y
el fútbol americano son sagrados. De hecho, Garber continuará hasta 2023 como
máximo mandatario de la liga con el objetivo de que la MLS supere en audiencias
a la MLB y a la NHL, ligas que están a tiro en este aspecto. Otro de sus
cometidos es cerrar un nuevo acuerdo televisivo acorde al crecimiento de la
competición. Hace no mucho se recibió una oferta de 4.000 millones de dólares,
ojo (aunque tenía trampa: la condición era implementar los ascensos. Y el “no”
de la MLS fue rotundo).

¿Dónde
se puede ver?
Los
derechos televisivos de la MLS en España los ha tenido desde 2015 el canal
deportivo Eurosport. Sin embargo, el contrato por la emisión de la liga
finalizó el pasado mes de diciembre. A día de hoy, sigue sin haber novedades de
si se podrá ver el soccer en
territorio español. La baza de DAZN parece que se ha ido descartando, con lo
que solo queda ver si la liga ofrecerá un ‘online streaming pass’ al más puro
estilo NBA o MLB, que por 10$ al mes permite disfrutar de todos los partidos en
directo o bajo demanda en dispositivos electrónicos.

etiquetas:

_Otros

Proyectos que suman

Sara Giménez @_SaraGimenez
22-12-2021

_Otros

La mentira de Serdar Çoban

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
17-12-2021