_Fórmula 1

Parc Fermé GP Azerbaiyán

La Fórmula 1 pasó por Azerbaiyán y, como viene siendo habitual en este circuito, tuvimos espectáculo de los que te hacen levantarte del sofá. Nadie al inicio de la carrera habría apostado por un podio compuesto por Pérez, Vettel y Gasly. Este deporte nos regala estas bonitas sorpresas de vez en cuando. El final de carrera es muy difícil mejorarlo. Analizo el Gran Premio en estas cinco claves.

Verstappen: de la patada a la sonrisita

Max tuvo que sentir de todo en el final del Gran Premio. Verlo abandonar por un pinchazo cuando iba a ganar la carrera y aumentar su ventaja como líder del campeonato fue muy injusto. La patada que le pegó a su rueda reventada desató parte de su rabia, pero seguro que la mayor parte de ella siguió dentro de él. Sabía que era una oportunidad de oro y que estos puntos se echan mucho de menos a final de año.

La Fórmula 1 es muy caprichosa y vimos algo inusual en Hamilton. El de Mercedes lo tenía todo para dar un golpe de moral en el campeonato tras el abandono de su rival y se le olvidó configurar los frenos de forma correcta tras la resalida. Cuando no frenó en la curva 1 y se fue a la escapatoria a Verstappen se le tuvo que escapar, al menos, una sonrisita. No lo celebraría mucho porque sabía que la victoria era suya y la perdió, pero la competición hizo justicia y su rival no le recortó ningún punto en el campeonato.

Monoplaza de Max Verstappen tras el accidente (Imago)

Tras lo acontecido en este inicio de campeonato, el holandés es oficialmente candidato al título. Es capaz luchar cuerpo a cuerpo con Hamilton y su Mercedes y este puede ser su año. El final de carrera demostró que la vida puede cambiar en un instante para muy mal y al instante siguiente para muy bien. En conjunto, Max sale reforzado de Bakú.

Hamilton: fallos que cuestan campeonatos

El abandono de Verstappen puede costar un campeonato, pero no fue culpa suya. El error de Lewis sí fue un error propio. Lo tenía todo de cara para irse de Azerbaiyán volviendo a ser líder del mundial y con una imagen de dominador al estilo: da igual lo que pase, yo siempre acabo ganando. La realidad es que lo tiró todo por la borda olvidando configurar los frenos de forma correcta y esto puede suponer un punto de inflexión en el campeonato.

El factor psicológico va a ser muy importante en este campeonato y de Azerbaiyán quien sale mejor colocado para afrontarlo es Max. Días como este marcan tendencia. Lo que veo tras Bakú es que Hamilton este año no las tiene todas consigo. Y todo esto, por no tocar el botón correcto de los frenos. Esa curva 1 del circuito de Bakú ha podido marcar un antes y un después en la categoría.

Alonso sigue haciendo magia

Increíble lo vivido con Fernando en esta carrera. He de reconocer que a medida que pasaban las vueltas estaba más decepcionado con el rendimiento que estaba ofreciendo el conjunto en Bakú. Tras ponerse séptimo después de la salida, empezó a caer posiciones en parrilla y los puntos se antojaban imposible, pero la magia llegó al final.

Un buen aprovechamiento del coche de seguridad para cambiar gomas y poder adelantar lo colocó décimo tras el accidente de Verstappen. Cuando se dio la segunda salida de la carrera tras la bandera roja, comenzó la locura. Pasó de décimo a sexto en una vuelta, haciéndonos rememorar las grandes salidas que firmó en el pasado. A final de carrera confesó que fue a todo o nada. Si fallaba, perdía un punto. Si salía bien, pasaría lo que acabó pasando. El Fernando de estas últimas dos vueltas es el que recordamos y al que queremos ver otra vez en la pista. Ya ha demostrado que es posible.

Fernando Alonso en su monoplaza durante la carrera (Imago)

Bottas no es piloto para Mercedes

He perdido la cuenta de la de veces que le he dado palos a Valtteri, pero tras este Gran Premio toca volver a hablar de su pésimo rendimiento. Lo del finlandés ya no tiene excusa. Es incapaz de adelantar a cualquier piloto de la parrilla. Lleve el monoplaza que lleve. En Bakú pilotaba un Mercedes y tenía dos kilómetros de recta para adelantar y no fue capaz.

Si no es capaz de adelantar en Bakú a ningún monoplaza de la zona media pilotando el que, junto con el Red Bull, es el mejor monoplaza de la parrilla, no lo va a ser en ningún Gran Premio del año. Es posible que Valtteri sufra más que los otros pilotos cuando persigue a un rival, pero no hay ningún tipo de excusa para mostrarse incapaz de adelantar a monoplazas un segundo más lento que el suyo. Ninguna.

Lo peor de este fin de semana no es que no adelantara a nadie, es que tras el coche de seguridad le adelantó hasta el apuntador. Mercedes se puede arrepentir a final de año de tenerlo como segundo piloto. El segundo piloto de Red Bull ganó la carrera en su año de debut en el equipo. Diferencias que cuestan campeonatos.

No trates de entenderlo

La Fórmula 1 es un deporte capaz de ofrecernos el mejor y el peor espectáculo posible en la misma carrera. Tras un inicio entretenido, tuvimos una carrera con un intermedio muy aburrido que se hizo realmente largo. Estuvo rondándome la mosca de la pesadita frase de amigos que no ven las carreras: “La Fórmula 1 es muy aburrida. No hay adelantamientos”. Entonces, esta competición que he amado desde chico me volvió a recordar por qué veo carreras de cochecitos de colores.

Las vueltas finales de la carrera fueran una locura. No cabe otra palabra para definirlo. Imposible definir con palabras lo sentido. En un instante pasé de estar casi durmiéndome del aburrimiento a ver una sucesión de acontecimientos a cada cual más loco. Injusticia, rabia, incredulidad, asombro, nostalgia y alegría. Todos estos sentimientos, y seguramente me deje varios, pasaron por mí en un instante muy breve de tiempo.

Para terminar, hacer mención a los tres pilotos del podio. Los tres se lo merecían y creo que esto va a ser un punto de inflexión en sus temporadas. Pérez sube por primera vez al cajón con Red Bull y lo hace ganando. Le hacía falta tras un inicio en el que podría haber conseguido algo más. Vettel con este podio tiene el empujón necesario para recuperar el nivel de alguien que ha ganado cuatro títulos mundiales y Gasly sube por tercer año consecutivo con Alpha Tauri al podio, demostrando que es un piloto muy valido para la Fórmula 1.

Notas

-Mercedes (8): Hamilton (5), Bottas (4).

-Red Bull (10): Verstappen (10), Pérez (9).

-McLaren (7): Norris (7), Ricciardo (7).

-Aston Martin (9): Stroll (7), Vettel (10).

-Alpine (8): Alonso (9), Ocon (s.c.).

-Ferrari (8): Leclerc (8), Sainz (6).

-Alpha Tauri (9): Gasly (10), Tsunoda (6).

-Alfa Romeo (7): Raikkonen (7), Giovinazzi (7).

-Haas (5): Mazepin (4), Schumacher (6).

-Williams (6): Russell (6), Latifi (6).

Imagen de cabecera: Imago

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

La Fórmula 1 pasó por Azerbaiyán y, como viene siendo habitual en este circuito, tuvimos espectáculo de los que te hacen levantarte del sofá. Nadie al inicio de la carrera habría apostado por un podio compuesto por Pérez, Vettel y Gasly. Este deporte nos regala estas bonitas sorpresas de vez en cuando. El final de carrera es muy difícil mejorarlo. Analizo el Gran Premio en estas cinco claves.

Verstappen: de la patada a la sonrisita

Max tuvo que sentir de todo en el final del Gran Premio. Verlo abandonar por un pinchazo cuando iba a ganar la carrera y aumentar su ventaja como líder del campeonato fue muy injusto. La patada que le pegó a su rueda reventada desató parte de su rabia, pero seguro que la mayor parte de ella siguió dentro de él. Sabía que era una oportunidad de oro y que estos puntos se echan mucho de menos a final de año.

La Fórmula 1 es muy caprichosa y vimos algo inusual en Hamilton. El de Mercedes lo tenía todo para dar un golpe de moral en el campeonato tras el abandono de su rival y se le olvidó configurar los frenos de forma correcta tras la resalida. Cuando no frenó en la curva 1 y se fue a la escapatoria a Verstappen se le tuvo que escapar, al menos, una sonrisita. No lo celebraría mucho porque sabía que la victoria era suya y la perdió, pero la competición hizo justicia y su rival no le recortó ningún punto en el campeonato.

Monoplaza de Max Verstappen tras el accidente (Imago)

Tras lo acontecido en este inicio de campeonato, el holandés es oficialmente candidato al título. Es capaz luchar cuerpo a cuerpo con Hamilton y su Mercedes y este puede ser su año. El final de carrera demostró que la vida puede cambiar en un instante para muy mal y al instante siguiente para muy bien. En conjunto, Max sale reforzado de Bakú.

Hamilton: fallos que cuestan campeonatos

El abandono de Verstappen puede costar un campeonato, pero no fue culpa suya. El error de Lewis sí fue un error propio. Lo tenía todo de cara para irse de Azerbaiyán volviendo a ser líder del mundial y con una imagen de dominador al estilo: da igual lo que pase, yo siempre acabo ganando. La realidad es que lo tiró todo por la borda olvidando configurar los frenos de forma correcta y esto puede suponer un punto de inflexión en el campeonato.

El factor psicológico va a ser muy importante en este campeonato y de Azerbaiyán quien sale mejor colocado para afrontarlo es Max. Días como este marcan tendencia. Lo que veo tras Bakú es que Hamilton este año no las tiene todas consigo. Y todo esto, por no tocar el botón correcto de los frenos. Esa curva 1 del circuito de Bakú ha podido marcar un antes y un después en la categoría.

Alonso sigue haciendo magia

Increíble lo vivido con Fernando en esta carrera. He de reconocer que a medida que pasaban las vueltas estaba más decepcionado con el rendimiento que estaba ofreciendo el conjunto en Bakú. Tras ponerse séptimo después de la salida, empezó a caer posiciones en parrilla y los puntos se antojaban imposible, pero la magia llegó al final.

Un buen aprovechamiento del coche de seguridad para cambiar gomas y poder adelantar lo colocó décimo tras el accidente de Verstappen. Cuando se dio la segunda salida de la carrera tras la bandera roja, comenzó la locura. Pasó de décimo a sexto en una vuelta, haciéndonos rememorar las grandes salidas que firmó en el pasado. A final de carrera confesó que fue a todo o nada. Si fallaba, perdía un punto. Si salía bien, pasaría lo que acabó pasando. El Fernando de estas últimas dos vueltas es el que recordamos y al que queremos ver otra vez en la pista. Ya ha demostrado que es posible.

Fernando Alonso en su monoplaza durante la carrera (Imago)

Bottas no es piloto para Mercedes

He perdido la cuenta de la de veces que le he dado palos a Valtteri, pero tras este Gran Premio toca volver a hablar de su pésimo rendimiento. Lo del finlandés ya no tiene excusa. Es incapaz de adelantar a cualquier piloto de la parrilla. Lleve el monoplaza que lleve. En Bakú pilotaba un Mercedes y tenía dos kilómetros de recta para adelantar y no fue capaz.

Si no es capaz de adelantar en Bakú a ningún monoplaza de la zona media pilotando el que, junto con el Red Bull, es el mejor monoplaza de la parrilla, no lo va a ser en ningún Gran Premio del año. Es posible que Valtteri sufra más que los otros pilotos cuando persigue a un rival, pero no hay ningún tipo de excusa para mostrarse incapaz de adelantar a monoplazas un segundo más lento que el suyo. Ninguna.

Lo peor de este fin de semana no es que no adelantara a nadie, es que tras el coche de seguridad le adelantó hasta el apuntador. Mercedes se puede arrepentir a final de año de tenerlo como segundo piloto. El segundo piloto de Red Bull ganó la carrera en su año de debut en el equipo. Diferencias que cuestan campeonatos.

No trates de entenderlo

La Fórmula 1 es un deporte capaz de ofrecernos el mejor y el peor espectáculo posible en la misma carrera. Tras un inicio entretenido, tuvimos una carrera con un intermedio muy aburrido que se hizo realmente largo. Estuvo rondándome la mosca de la pesadita frase de amigos que no ven las carreras: “La Fórmula 1 es muy aburrida. No hay adelantamientos”. Entonces, esta competición que he amado desde chico me volvió a recordar por qué veo carreras de cochecitos de colores.

Las vueltas finales de la carrera fueran una locura. No cabe otra palabra para definirlo. Imposible definir con palabras lo sentido. En un instante pasé de estar casi durmiéndome del aburrimiento a ver una sucesión de acontecimientos a cada cual más loco. Injusticia, rabia, incredulidad, asombro, nostalgia y alegría. Todos estos sentimientos, y seguramente me deje varios, pasaron por mí en un instante muy breve de tiempo.

Para terminar, hacer mención a los tres pilotos del podio. Los tres se lo merecían y creo que esto va a ser un punto de inflexión en sus temporadas. Pérez sube por primera vez al cajón con Red Bull y lo hace ganando. Le hacía falta tras un inicio en el que podría haber conseguido algo más. Vettel con este podio tiene el empujón necesario para recuperar el nivel de alguien que ha ganado cuatro títulos mundiales y Gasly sube por tercer año consecutivo con Alpha Tauri al podio, demostrando que es un piloto muy valido para la Fórmula 1.

Notas

-Mercedes (8): Hamilton (5), Bottas (4).

-Red Bull (10): Verstappen (10), Pérez (9).

-McLaren (7): Norris (7), Ricciardo (7).

-Aston Martin (9): Stroll (7), Vettel (10).

-Alpine (8): Alonso (9), Ocon (s.c.).

-Ferrari (8): Leclerc (8), Sainz (6).

-Alpha Tauri (9): Gasly (10), Tsunoda (6).

-Alfa Romeo (7): Raikkonen (7), Giovinazzi (7).

-Haas (5): Mazepin (4), Schumacher (6).

-Williams (6): Russell (6), Latifi (6).

Imagen de cabecera: Imago