_Otros

Gasolina con hielo: Reflexiones del GP de Holanda 2014

 

Nacho GONZÁLEZ MotoGP llegaba al TT de Assen con la ya eterna duda de si alguien podría tumbar a Marc Márquez. La lluvia previa a la carrera plagaba de incertidumbre la parrilla, donde Valentino Rossi se la jugaba montando neumáticos de seco. La vuelta de formación le demostró su error, y decidió entrar a boxes para cambiar de moto, lo que implicaba salir último.

Márquez tomó el mando pese a la oposición de Andrea Dovizioso, el único capaz de seguir su estela. Se vivieron unas vueltas de calma tensa. La pista se estaba secando y nadie quería cometer un error que arruinase por completo sus posibilidades.
En la séptima vuelta, Marc entró a cambiar de moto. Dovi le siguió, y sus dos perseguidores en la distancia, Dani Pedrosa y Aleix Espargaró, siguieron el mismo camino. Otros, como Jorge Lorenzo, optaron por seguir en pista y tuvieron que hacerlo a la vuelta siguiente, perdiendo así varias plazas.

Fue entonces cuando Marc cometió uno de los pocos fallos que se le recuerdan en carrera esta temporada, al irse largo y perder más de tres segundos con Dovi. Durante unos giros, el italiano consiguió mantener la ventaja con el español, pero Marc volvió a la carga y empezó a recortarle más de un segundo por vuelta.
Quedaban once para el final cuando llegó a su rueda, y antes de pasar por meta ya estaba primero. Con mucho más ritmo que el de Ducati, la escapada era la consecuencia lógica. La verdadera emoción estaba en la batalla por la tercera plaza, donde Aleix no pudo defenderse de Dani, ante el que tuvo que inclinarse, no sin presentar batalla.

Un mundo por detrás, Rossi culminaba su impresionante remontada superando a Andrea Iannone para situarse quinto, encabezando un grupo en el que también estaban Álvaro Bautista y Cal Crutchlow.

Resueltas las principales luchas, y con Lorenzo hundido entre las Open, Márquez puso un ritmo más cómodo para llegar victorioso a meta por octava carrera consecutiva. Dovi no tuvo problemas para conservar la segunda posición, y Pedrosa completó el podio.

Cuarto fue Aleix y quinto Rossi, por delante de Iannone, Bautista y Bradley Smith, que finalmente superó a Crutchlow. Décimo fue Stefan Bradl, por delante del ‘rookie’ australiano Broc Parkes, que arriesgó poniendo neumáticos de seco desde el principio y se vio recompensado con el mejor resultado de su vida. Lorenzo fue 13º.

MOTO2: WEST REJUVENECE 11 AÑOS
El australiano Anthony West se impuso sobre el asfalto mojado, logrando la segunda victoria de su vida once años después de la primera, también en Assen y en agua, donde sigue siendo el rey. Segundo fue Maverick Viñales y tercero Mika Kallio, que reduce a 26 puntos la ventaja de Tito Rabat, octavo.

MOTO3: MÁRQUEZ REPITE PASEO
Álex Márquez logró su segunda victoria consecutiva, de nuevo en solitario. Álex Rins completó el doblete del Estrella Galicia, y Miguel Oliveira fue tercero. Las caídas de Jack Miller y Romano Fenati aprietan la general, donde hay cinco pilotos separados por tan solo 15 puntos.

GRANIZADO DE IDEAS
Que no, no insistan. Este señor es imbatible. Dijimos por aquí que ya tenía victorias de todos los colores. Que había ganado arrasando, remontando y en el mano a mano a sus tres rivales diferentes. Error. Faltaba la victoria caótica, el ‘flag to flag’, la espinita de aquella descalificación de Phillip Island. Lo festejó ‘nadando’ sobre su moto al cruzar la meta.

Y con error incluido. Va tan sobrado que le da igual, sabe que él es su único rival. La clave es su ilimitada voracidad, no quiere perder ni en el cambio de moto, donde volvió a ensayar el salto de la rana. Ya van ocho, a dos de las diez seguidas de Mick Doohan.

Más allá de Marc, la lluvia tiene sus propios patrones en MotoGP. En los últimos años, uno de ellos es la presencia en la zona noble de Andrea Dovizioso. En agua, el italiano se encuentra como pez en el ídem, y durante algunos momentos parecía ser el elegido para romper la racha del campeón. Al final, sólo pudo ser el primero de los que no son Marc, que no es poco.

Pedrosa cuajó una carrera inteligente, evitando errores y firmando un nuevo podio tras una preciosa pelea con Aleix Espargaró, que sigue haciendo crecer a su Open a pasos agigantados pese a los problemas de electrónica. Su primer podio es cuestión de tiempo.

¿Qué decir de Rossi? Su decisión de salir con slicks da muestra de su hambre por ganar, por hacer algo diferente a Marc. No le salió bien y se vio obligado a una remontada de época para entrar quinto, salvando un buen puñado de puntos y lanzando un mensaje a Yamaha después de verse perjudicado respecto a Lorenzo en el reparto de escapes.

“No he querido arriesgar. Es culpa mía”, dijo Jorge tras ser 13º, metido de lleno entre las Open. Tendrá sus motivos, pero eso no cambia el resultado. Otra carrera para olvidar que no le ayudará a limar esas diferencias económicas que tienen su renovación parada. Superado por Dovi en la general, vuelve a ser quinto.
Iannone sigue brillando entre la clase media, donde Bautista intenta reencontrarse en una temporada difícil. Crutchlow sumó puntos, algo menos habitual de lo que parece; y Pol Espargaró vivió una jornada aciaga que al menos debería servirle de experiencia.

No podemos despedirnos de Assen sin destacar a Broc Parkes. El motociclismo es un deporte de valientes, y el australiano se la jugó montando neumáticos de seco en contra de toda lógica. El clima se alió con su apuesta y le brindó un protagonismo inesperado, coronado con el mejor resultado en la historia del Paul Bird Motorsport desde el noveno de James Ellison en Valencia 2012.

La Catedral nunca decepciona. Las inclemencias del tiempo propiciaron una jornada de infarto, en la que la incertidumbre sobrevolaba cada curva. El listón de cara a Sachsenring está altísimo, pero el trazado alemán nunca defrauda. ¡Hasta dentro de dos semanas!

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

 

Nacho GONZÁLEZ MotoGP llegaba al TT de Assen con la ya eterna duda de si alguien podría tumbar a Marc Márquez. La lluvia previa a la carrera plagaba de incertidumbre la parrilla, donde Valentino Rossi se la jugaba montando neumáticos de seco. La vuelta de formación le demostró su error, y decidió entrar a boxes para cambiar de moto, lo que implicaba salir último.

Márquez tomó el mando pese a la oposición de Andrea Dovizioso, el único capaz de seguir su estela. Se vivieron unas vueltas de calma tensa. La pista se estaba secando y nadie quería cometer un error que arruinase por completo sus posibilidades.
En la séptima vuelta, Marc entró a cambiar de moto. Dovi le siguió, y sus dos perseguidores en la distancia, Dani Pedrosa y Aleix Espargaró, siguieron el mismo camino. Otros, como Jorge Lorenzo, optaron por seguir en pista y tuvieron que hacerlo a la vuelta siguiente, perdiendo así varias plazas.

Fue entonces cuando Marc cometió uno de los pocos fallos que se le recuerdan en carrera esta temporada, al irse largo y perder más de tres segundos con Dovi. Durante unos giros, el italiano consiguió mantener la ventaja con el español, pero Marc volvió a la carga y empezó a recortarle más de un segundo por vuelta.
Quedaban once para el final cuando llegó a su rueda, y antes de pasar por meta ya estaba primero. Con mucho más ritmo que el de Ducati, la escapada era la consecuencia lógica. La verdadera emoción estaba en la batalla por la tercera plaza, donde Aleix no pudo defenderse de Dani, ante el que tuvo que inclinarse, no sin presentar batalla.

Un mundo por detrás, Rossi culminaba su impresionante remontada superando a Andrea Iannone para situarse quinto, encabezando un grupo en el que también estaban Álvaro Bautista y Cal Crutchlow.

Resueltas las principales luchas, y con Lorenzo hundido entre las Open, Márquez puso un ritmo más cómodo para llegar victorioso a meta por octava carrera consecutiva. Dovi no tuvo problemas para conservar la segunda posición, y Pedrosa completó el podio.

Cuarto fue Aleix y quinto Rossi, por delante de Iannone, Bautista y Bradley Smith, que finalmente superó a Crutchlow. Décimo fue Stefan Bradl, por delante del ‘rookie’ australiano Broc Parkes, que arriesgó poniendo neumáticos de seco desde el principio y se vio recompensado con el mejor resultado de su vida. Lorenzo fue 13º.

MOTO2: WEST REJUVENECE 11 AÑOS
El australiano Anthony West se impuso sobre el asfalto mojado, logrando la segunda victoria de su vida once años después de la primera, también en Assen y en agua, donde sigue siendo el rey. Segundo fue Maverick Viñales y tercero Mika Kallio, que reduce a 26 puntos la ventaja de Tito Rabat, octavo.

MOTO3: MÁRQUEZ REPITE PASEO
Álex Márquez logró su segunda victoria consecutiva, de nuevo en solitario. Álex Rins completó el doblete del Estrella Galicia, y Miguel Oliveira fue tercero. Las caídas de Jack Miller y Romano Fenati aprietan la general, donde hay cinco pilotos separados por tan solo 15 puntos.

GRANIZADO DE IDEAS
Que no, no insistan. Este señor es imbatible. Dijimos por aquí que ya tenía victorias de todos los colores. Que había ganado arrasando, remontando y en el mano a mano a sus tres rivales diferentes. Error. Faltaba la victoria caótica, el ‘flag to flag’, la espinita de aquella descalificación de Phillip Island. Lo festejó ‘nadando’ sobre su moto al cruzar la meta.

Y con error incluido. Va tan sobrado que le da igual, sabe que él es su único rival. La clave es su ilimitada voracidad, no quiere perder ni en el cambio de moto, donde volvió a ensayar el salto de la rana. Ya van ocho, a dos de las diez seguidas de Mick Doohan.

Más allá de Marc, la lluvia tiene sus propios patrones en MotoGP. En los últimos años, uno de ellos es la presencia en la zona noble de Andrea Dovizioso. En agua, el italiano se encuentra como pez en el ídem, y durante algunos momentos parecía ser el elegido para romper la racha del campeón. Al final, sólo pudo ser el primero de los que no son Marc, que no es poco.

Pedrosa cuajó una carrera inteligente, evitando errores y firmando un nuevo podio tras una preciosa pelea con Aleix Espargaró, que sigue haciendo crecer a su Open a pasos agigantados pese a los problemas de electrónica. Su primer podio es cuestión de tiempo.

¿Qué decir de Rossi? Su decisión de salir con slicks da muestra de su hambre por ganar, por hacer algo diferente a Marc. No le salió bien y se vio obligado a una remontada de época para entrar quinto, salvando un buen puñado de puntos y lanzando un mensaje a Yamaha después de verse perjudicado respecto a Lorenzo en el reparto de escapes.

“No he querido arriesgar. Es culpa mía”, dijo Jorge tras ser 13º, metido de lleno entre las Open. Tendrá sus motivos, pero eso no cambia el resultado. Otra carrera para olvidar que no le ayudará a limar esas diferencias económicas que tienen su renovación parada. Superado por Dovi en la general, vuelve a ser quinto.
Iannone sigue brillando entre la clase media, donde Bautista intenta reencontrarse en una temporada difícil. Crutchlow sumó puntos, algo menos habitual de lo que parece; y Pol Espargaró vivió una jornada aciaga que al menos debería servirle de experiencia.

No podemos despedirnos de Assen sin destacar a Broc Parkes. El motociclismo es un deporte de valientes, y el australiano se la jugó montando neumáticos de seco en contra de toda lógica. El clima se alió con su apuesta y le brindó un protagonismo inesperado, coronado con el mejor resultado en la historia del Paul Bird Motorsport desde el noveno de James Ellison en Valencia 2012.

La Catedral nunca decepciona. Las inclemencias del tiempo propiciaron una jornada de infarto, en la que la incertidumbre sobrevolaba cada curva. El listón de cara a Sachsenring está altísimo, pero el trazado alemán nunca defrauda. ¡Hasta dentro de dos semanas!

_Otros

Jordan Larsson, el hijo del Rey de Reyes

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
28-05-2021

_Otros

The Breakfast

Redacción @SpheraSports
18-05-2021