_NBA

Frank Vogel, el hombre que mueve los hilos

Juan Díaz @JuandiRgz 23-09-2020

El día que los Lakers tomaron la decisión de prescindir de los servicios de Luke Walton, un abanico de opciones se abrió ante Jeanie Buss y Rob Pelinka. Sobre la mesa, más nombres que nunca. El fracaso de la primera temporada de LeBron James en la franquicia obligaba a reorganizar un staff técnico que había estado lejos de alcanzar los objetivos.

Fueron muchos los candidatos que sonaron para el banquillo más demandado del mundo. Sin embargo, desde la gerencia tenían una clara prioridad: Tyronn Lue, el hombre que había guiado a LeBron a su primer y único anillo con los Cavs. El plan de Pelinka era simple: conseguir que James estuviese lo más cómodo posible. Por lo tanto, el primer paso era contratar al entrenador con el que mejor se había entendido.

¿Cómo jugarían estos Lakers dirigidos por el bueno de Tyronn? Nunca lo sabremos. Discrepancias en las exigencias del contrato alejaron a Lue de los Lakers y la gerencia optó por elegir al entrenador que tenían pensado para ser ayudante defensivo: Frank Vogel.

Una entrevista para convencerles a todos

La llegada de Frank Vogel al banquillo de los Lakers puede considerarse una cinderella story. Vogel no fue jugador profesional y, desde muy joven, se decantó por el mundo de los banquillos. Primero como responsable de vídeo, paradójicamente en los Celtics, y posteriormente como ayudante. Con el paso de los años logró hacerse un nombre en la liga hasta conseguir el puesto de entrenador principal de los Indiana Pacers en 2011, su debut en un gran escenario.

Precisamente su paso por los Pacers fue determinante en la entrevista que le realizó la franquicia angelina antes de contratarle. Frank partía como candidato gracias a las medallas que se había ganado en su etapa en Indiana, especialmente por su buen hacer defensivo durante esos años. Fue el principal artífice de un equipo que lideró la liga en eficiencia defensiva dos años seguidos y llegó hasta las Finales de Conferencia. Pero, entre todo su repertorio defensivo, existía un rival al que le dedicó más horas que a ningún otro aquellas temporadas: LeBron James.

Vogel vivía obsesionado con James. Años antes de ser su entrenador se pasaba horas estudiando cómo podía derrotarlo a él y a sus Miami Heat. La gerencia de los Lakers se quedó impresionada ante el conocimiento por parte de Vogel de su jugador franquicia. Causó una gran impresión desde el primer momento. En los Lakers aplicaron la máxima que dice que para ganar tienes que conocer los golpes que vas a recibir, y Vogel era todo un experto en preparar emboscadas contra LeBron James. Sabía exactamente cómo tratarían de frenar al rey.

A Frank se le presentó ante sí la oportunidad de su vida. Hasta el momento su máximo logro había sido llegar a esas Finales de Conferencia Este de 2013, cuando se quedó a un séptimo partido de las Finales. ¿Su verdugo? LeBron James.Parecía claro: “Si no puedes vencerlo, únete a él”.

Frank Vogel y LeBron James en las rivalidades entre Indiana Pacers y Miami Heat

El eslabón final

Cuando se anunció que Vogel sería el nuevo entrenador principal de los Lakers, hubo quién se atrevió a especular con que tan solo consistía en un paso previo para que Jason Kidd, actual asistente, tomase el mando del equipo. A día de hoy suena ridículo. La temporada de Frank habla por sí sola. A sus 47 años, y con menos de una década de experiencia como head coach, está más cerca que nunca de alcanzar sus primeras Finales.

En su particular sendero hacia la gloria todavía tiene que terminar la faena ante los incansables Nuggets. Del mismo modo, en unas hipotéticas Finales, podría cruzarse con Erik Spoelstra. Quizás el único entrenador en activo que conoce tan bien como él a LeBron y que, además, tiene más experiencia en ese tipo de situaciones.

Pese a todo ello, por primera vez el trabajo de Frank Vogel a estas alturas no consiste en pensar cómo parar a LeBron. Consiste en hacer historia junto a él.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

El día que los Lakers tomaron la decisión de prescindir de los servicios de Luke Walton, un abanico de opciones se abrió ante Jeanie Buss y Rob Pelinka. Sobre la mesa, más nombres que nunca. El fracaso de la primera temporada de LeBron James en la franquicia obligaba a reorganizar un staff técnico que había estado lejos de alcanzar los objetivos.

Fueron muchos los candidatos que sonaron para el banquillo más demandado del mundo. Sin embargo, desde la gerencia tenían una clara prioridad: Tyronn Lue, el hombre que había guiado a LeBron a su primer y único anillo con los Cavs. El plan de Pelinka era simple: conseguir que James estuviese lo más cómodo posible. Por lo tanto, el primer paso era contratar al entrenador con el que mejor se había entendido.

¿Cómo jugarían estos Lakers dirigidos por el bueno de Tyronn? Nunca lo sabremos. Discrepancias en las exigencias del contrato alejaron a Lue de los Lakers y la gerencia optó por elegir al entrenador que tenían pensado para ser ayudante defensivo: Frank Vogel.

Una entrevista para convencerles a todos

La llegada de Frank Vogel al banquillo de los Lakers puede considerarse una cinderella story. Vogel no fue jugador profesional y, desde muy joven, se decantó por el mundo de los banquillos. Primero como responsable de vídeo, paradójicamente en los Celtics, y posteriormente como ayudante. Con el paso de los años logró hacerse un nombre en la liga hasta conseguir el puesto de entrenador principal de los Indiana Pacers en 2011, su debut en un gran escenario.

Precisamente su paso por los Pacers fue determinante en la entrevista que le realizó la franquicia angelina antes de contratarle. Frank partía como candidato gracias a las medallas que se había ganado en su etapa en Indiana, especialmente por su buen hacer defensivo durante esos años. Fue el principal artífice de un equipo que lideró la liga en eficiencia defensiva dos años seguidos y llegó hasta las Finales de Conferencia. Pero, entre todo su repertorio defensivo, existía un rival al que le dedicó más horas que a ningún otro aquellas temporadas: LeBron James.

Vogel vivía obsesionado con James. Años antes de ser su entrenador se pasaba horas estudiando cómo podía derrotarlo a él y a sus Miami Heat. La gerencia de los Lakers se quedó impresionada ante el conocimiento por parte de Vogel de su jugador franquicia. Causó una gran impresión desde el primer momento. En los Lakers aplicaron la máxima que dice que para ganar tienes que conocer los golpes que vas a recibir, y Vogel era todo un experto en preparar emboscadas contra LeBron James. Sabía exactamente cómo tratarían de frenar al rey.

A Frank se le presentó ante sí la oportunidad de su vida. Hasta el momento su máximo logro había sido llegar a esas Finales de Conferencia Este de 2013, cuando se quedó a un séptimo partido de las Finales. ¿Su verdugo? LeBron James.Parecía claro: “Si no puedes vencerlo, únete a él”.

Frank Vogel y LeBron James en las rivalidades entre Indiana Pacers y Miami Heat

El eslabón final

Cuando se anunció que Vogel sería el nuevo entrenador principal de los Lakers, hubo quién se atrevió a especular con que tan solo consistía en un paso previo para que Jason Kidd, actual asistente, tomase el mando del equipo. A día de hoy suena ridículo. La temporada de Frank habla por sí sola. A sus 47 años, y con menos de una década de experiencia como head coach, está más cerca que nunca de alcanzar sus primeras Finales.

En su particular sendero hacia la gloria todavía tiene que terminar la faena ante los incansables Nuggets. Del mismo modo, en unas hipotéticas Finales, podría cruzarse con Erik Spoelstra. Quizás el único entrenador en activo que conoce tan bien como él a LeBron y que, además, tiene más experiencia en ese tipo de situaciones.

Pese a todo ello, por primera vez el trabajo de Frank Vogel a estas alturas no consiste en pensar cómo parar a LeBron. Consiste en hacer historia junto a él.

_NBA

Harden y Nash, dos gemelos en Brooklyn

Juan Díaz @JuandiRgz
20-10-2021

_NBA

Westbrook sí, pero como pasador

Juan Díaz @JuandiRgz
06-10-2021