_Fórmula 1

Fernando Alonso agranda su leyenda

Abraham Marqués @AbrahamMarques_ 17-06-2019

etiquetas:

Fernando Alonso cerró en Le Mans su corta etapa en el
campeonato de resistencia de la mejor manera posible. Se proclamó campeón del
mundo y venció por segunda vez consecutiva en la carrera más mítica de la
resistencia. Le ha bastado una temporada para conseguir todos los registros que
quería en el WEC. El primero, ganar las 24 horas de Le Mans. La jugada le ha
salido perfecta, ya que las ha ganado por partida doble. El segundo, si era
posible, ser campeón del mundo en la categoría. Los buenos resultados
cosechados por él y por sus compañeros a lo largo de la campaña han hecho que
esto también sea posible. Que no esté en la próxima temporada es lo más lógico.
Ha conseguido todo lo que quería y es momento de mirar a otras aventuras para
aumentar su palmarés.

Llegó al WEC en una temporada propicia para conseguir sus
objetivos. Nunca es fácil ganar en Le Sarthe, que se lo digan a Toyota en 2016
o a los propios compañeros de Alonso este año del otro prototipo. Pero si había
una temporada idónea para ganar, era esta. Tras la salida de Audi y Porsche,
Toyota se quedaba como único aspirante al título. ¿Es justo que tuvieran
ventaja respecto a otros equipos? Han sido la única marca oficial que ha
apostado por seguir en el WEC, es lógico que fueran los claros aspirantes al
título. Y han cumplido con lo esperado. Han sido los dominadores de todo el
campeonato. Fernando Alonso se ha visto favorecido de esto, ya que ha podido
pilotar sabiendo que el título estaba en sus manos. Tampoco ha sido tarea
fácil. Para la historia quedará ese relevo durante la noche de su primer Le
Mans, donde recuperó el terreno perdido respecto al Toyota #7 y encaminó la
victoria. El debutante en resistencia dejó perplejo al mundo del automovilismo.

Sus buenas actuaciones a lo largo del campeonato, que no han
sido pocas, también se han visto beneficiadas por algo de fortuna. La más
clara, la vivida en estas últimas 24 horas de Le Mans. Su LMP1 no estaba en la
lucha directa por la victoria, ya que lo que querían era asegurar el título. El
otro Toyota buscaba ganar en la carrera, para así hacer menos amargo el no
ganar el campeonato. Pero el circuito de Le Sarthe tenía otro ganador para
2019. Los problemas con un pinchazo en el Toyota #7 en la última hora de
carrera pusieron a Alonso y sus compañeros en la cabeza. Le Mans tenía guardado
un final mejor del pensado para el español en la categoría. Finalmente, se va
de la resistencia cumpliendo el mejor de sus sueños: doble ganador de Le Mans y
campeón del mundo. El español suma así su cuarto título mundial, tras el de
Karting Junior en 1996 y los dos de Fórmula 1 en 2005 y 2006. Tras hacer
historia al ser el único campeón del mundo de Fórmula 1 y el WEC, le toca
rellenar su agenda para 2020 con otras citas.

Al parecer, ya sabe lo que hará en 2020, pero no puede
decirlo. Los rumores de que correrá el Dakar cada vez parecen más ciertos. Es
una competición que le atrae, pero también es sabedor de la dificultad que
tiene este reto. Por supuesto, si se ve con opciones de ser competitivo,
competirá en él. Parece que antes de que termine el presente año disputará
alguna prueba para irse adaptando al complejo mundo de los Rallies. Tras el
fracaso de este año con McLaren en Indianápolis, ha asegurado que volverá a
intentar conseguir la triple corona. Lo que sí ha descartado es realizar la
IndyCar al completo. Es un campeonato muy largo y exigente que ahora mismo no
entra en los planes de Alonso. Tampoco parece que le atraiga mucho.

Por otro lado, siempre está la sombra de la Fórmula 1.
Fernando desea tener un tercer título mundial en la categoría. Tras muchos años
intentando conseguirlo, vio que lo mejor era buscar nuevos retos, pero esa
espinita sigue ahí. Cuando se retiró, lo lógico era afirmar que no volvería, aunque
esa puerta parece que no está cerrada del todo. No son más que especulaciones,
pero su regreso no es del todo imposible. El español regresó a Renault, regresó
a McLaren. ¿Cerrará el círculo de retornos volviendo a Ferrari? No lo sé y lo
creo muy improbable, aunque no lo descarto.

¿Por qué digo esto? El río está muy revuelto en Ferrari.
Este año no tienen nivel para competir con Mercedes y Sebastian Vettel empieza
a estar desencantado con la Fórmula 1. El tetracampeón lleva una racha de
muchos errores bastante evitables. Si a esto le sumamos que va por su quinto
año sin conseguir un título vestido de rojo y su descontento con la categoría,
como se pudo ver en el Gran Premio de Canadá, no sería muy alocado pensar que
decidiera retirarse. En este punto es donde entraría Fernando Alonso. Creo que
no habría nada más mediático para la categoría que el español regresando a la
Fórmula 1 con Ferrari en un monoplaza competitivo. El campeonato ganaría
muchísimo. No lo digo por España y sus seguidores. Pienso que sería a nivel
global. De abrirse esta puerta, creo que la tomará.

No quiero desviar el centro de atención de este artículo y
que este pase a ser el de un posible regreso de Fernando a la Fórmula 1 vestido
de rojo. El centro de este artículo es su nueva hazaña en el automovilismo y el
hacer ver que lo mejor para su carrera es dejar, de momento, el campeonato de
resistencia para buscar nuevos retos. ¿Dakar? ¿Indianápolis? ¿Fórmula 1?
¿Alguna sorpresa? Él asegura que sabe lo que hará en 2020. Si veo algo
improbable es que haga Dakar y Fórmula 1 a la vez. De momento, nos toca esperar
para saber su futuro.

Lo que sí se puede hacer hoy es disfrutar de su victoria.
Mirar hacia atrás y ver todo lo logrado por Fernando Alonso a lo largo de su
trayectoria. El piloto ha llevado a España a lo más alto del automovilismo,
hecho que siempre se le ha de agradecer. Hay que dejar de lado a todo al que
solo le gusta criticar al español. Siempre habrá ese tipo de personas que no
pueden disfrutar de las alegrías que les brinda su compatriota en un deporte.
Lo importante de todo esto es que un español, nacido en Oviedo, ha llegado a lo
más alto del automovilismo en dos categorías distintas. Ha ganado dos veces la
carrera más mítica de la resistencia. Es el único campeón del mundo de Fórmula
1 y WEC. Y lo mejor de todo: tú y yo hemos podido vivirlo. Gracias, Fernando.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Fernando Alonso cerró en Le Mans su corta etapa en el
campeonato de resistencia de la mejor manera posible. Se proclamó campeón del
mundo y venció por segunda vez consecutiva en la carrera más mítica de la
resistencia. Le ha bastado una temporada para conseguir todos los registros que
quería en el WEC. El primero, ganar las 24 horas de Le Mans. La jugada le ha
salido perfecta, ya que las ha ganado por partida doble. El segundo, si era
posible, ser campeón del mundo en la categoría. Los buenos resultados
cosechados por él y por sus compañeros a lo largo de la campaña han hecho que
esto también sea posible. Que no esté en la próxima temporada es lo más lógico.
Ha conseguido todo lo que quería y es momento de mirar a otras aventuras para
aumentar su palmarés.

Llegó al WEC en una temporada propicia para conseguir sus
objetivos. Nunca es fácil ganar en Le Sarthe, que se lo digan a Toyota en 2016
o a los propios compañeros de Alonso este año del otro prototipo. Pero si había
una temporada idónea para ganar, era esta. Tras la salida de Audi y Porsche,
Toyota se quedaba como único aspirante al título. ¿Es justo que tuvieran
ventaja respecto a otros equipos? Han sido la única marca oficial que ha
apostado por seguir en el WEC, es lógico que fueran los claros aspirantes al
título. Y han cumplido con lo esperado. Han sido los dominadores de todo el
campeonato. Fernando Alonso se ha visto favorecido de esto, ya que ha podido
pilotar sabiendo que el título estaba en sus manos. Tampoco ha sido tarea
fácil. Para la historia quedará ese relevo durante la noche de su primer Le
Mans, donde recuperó el terreno perdido respecto al Toyota #7 y encaminó la
victoria. El debutante en resistencia dejó perplejo al mundo del automovilismo.

Sus buenas actuaciones a lo largo del campeonato, que no han
sido pocas, también se han visto beneficiadas por algo de fortuna. La más
clara, la vivida en estas últimas 24 horas de Le Mans. Su LMP1 no estaba en la
lucha directa por la victoria, ya que lo que querían era asegurar el título. El
otro Toyota buscaba ganar en la carrera, para así hacer menos amargo el no
ganar el campeonato. Pero el circuito de Le Sarthe tenía otro ganador para
2019. Los problemas con un pinchazo en el Toyota #7 en la última hora de
carrera pusieron a Alonso y sus compañeros en la cabeza. Le Mans tenía guardado
un final mejor del pensado para el español en la categoría. Finalmente, se va
de la resistencia cumpliendo el mejor de sus sueños: doble ganador de Le Mans y
campeón del mundo. El español suma así su cuarto título mundial, tras el de
Karting Junior en 1996 y los dos de Fórmula 1 en 2005 y 2006. Tras hacer
historia al ser el único campeón del mundo de Fórmula 1 y el WEC, le toca
rellenar su agenda para 2020 con otras citas.

Al parecer, ya sabe lo que hará en 2020, pero no puede
decirlo. Los rumores de que correrá el Dakar cada vez parecen más ciertos. Es
una competición que le atrae, pero también es sabedor de la dificultad que
tiene este reto. Por supuesto, si se ve con opciones de ser competitivo,
competirá en él. Parece que antes de que termine el presente año disputará
alguna prueba para irse adaptando al complejo mundo de los Rallies. Tras el
fracaso de este año con McLaren en Indianápolis, ha asegurado que volverá a
intentar conseguir la triple corona. Lo que sí ha descartado es realizar la
IndyCar al completo. Es un campeonato muy largo y exigente que ahora mismo no
entra en los planes de Alonso. Tampoco parece que le atraiga mucho.

Por otro lado, siempre está la sombra de la Fórmula 1.
Fernando desea tener un tercer título mundial en la categoría. Tras muchos años
intentando conseguirlo, vio que lo mejor era buscar nuevos retos, pero esa
espinita sigue ahí. Cuando se retiró, lo lógico era afirmar que no volvería, aunque
esa puerta parece que no está cerrada del todo. No son más que especulaciones,
pero su regreso no es del todo imposible. El español regresó a Renault, regresó
a McLaren. ¿Cerrará el círculo de retornos volviendo a Ferrari? No lo sé y lo
creo muy improbable, aunque no lo descarto.

¿Por qué digo esto? El río está muy revuelto en Ferrari.
Este año no tienen nivel para competir con Mercedes y Sebastian Vettel empieza
a estar desencantado con la Fórmula 1. El tetracampeón lleva una racha de
muchos errores bastante evitables. Si a esto le sumamos que va por su quinto
año sin conseguir un título vestido de rojo y su descontento con la categoría,
como se pudo ver en el Gran Premio de Canadá, no sería muy alocado pensar que
decidiera retirarse. En este punto es donde entraría Fernando Alonso. Creo que
no habría nada más mediático para la categoría que el español regresando a la
Fórmula 1 con Ferrari en un monoplaza competitivo. El campeonato ganaría
muchísimo. No lo digo por España y sus seguidores. Pienso que sería a nivel
global. De abrirse esta puerta, creo que la tomará.

No quiero desviar el centro de atención de este artículo y
que este pase a ser el de un posible regreso de Fernando a la Fórmula 1 vestido
de rojo. El centro de este artículo es su nueva hazaña en el automovilismo y el
hacer ver que lo mejor para su carrera es dejar, de momento, el campeonato de
resistencia para buscar nuevos retos. ¿Dakar? ¿Indianápolis? ¿Fórmula 1?
¿Alguna sorpresa? Él asegura que sabe lo que hará en 2020. Si veo algo
improbable es que haga Dakar y Fórmula 1 a la vez. De momento, nos toca esperar
para saber su futuro.

Lo que sí se puede hacer hoy es disfrutar de su victoria.
Mirar hacia atrás y ver todo lo logrado por Fernando Alonso a lo largo de su
trayectoria. El piloto ha llevado a España a lo más alto del automovilismo,
hecho que siempre se le ha de agradecer. Hay que dejar de lado a todo al que
solo le gusta criticar al español. Siempre habrá ese tipo de personas que no
pueden disfrutar de las alegrías que les brinda su compatriota en un deporte.
Lo importante de todo esto es que un español, nacido en Oviedo, ha llegado a lo
más alto del automovilismo en dos categorías distintas. Ha ganado dos veces la
carrera más mítica de la resistencia. Es el único campeón del mundo de Fórmula
1 y WEC. Y lo mejor de todo: tú y yo hemos podido vivirlo. Gracias, Fernando.

etiquetas:

_Fórmula 1

Inercia

Abraham Marqués @AbrahamMarques_
29-11-2021

_Fórmula 1

Sigue siendo mágico

Abraham Marqués @AbrahamMarques_
22-11-2021