_Tenis

Feliciano o la virtud de la constancia: 66 Grand Slams seguidos jugados

Alejandro Pérez @aperezgom 07-07-2018

etiquetas:

Mayo del año 2002. París.
Francia. Tierra batida. Feliciano López jugaba por segundo año consecutivo el
Grand Slam en tierra polvo de ladrillo. Perdió en segunda ronda ante el alemán
Tommy Haas. De hecho, entró en el cuadro final como perdedor afortunado de la
previa.

Seguramente no sea el torneo en
la carrera de Feliciano que más recuerdos le traiga, pero ahí empezó todo. Año
a año, Grand Slam a Grand Slam, el de Toledo ha ido encadenando temporadas y
temporadas en sus piernas sin perderse ninguna de las cuatro grandes citas
anuales.

Ahora, tras jugar (y ganar) en
primera ronda en Wimbledon, Feliciano ostenta el récord de más Grand Slams
disputados de forma consecutiva. Son 66. Y supera los 65 que tenía (y tiene)
Roger Federer. El suizo detuvo el contador en Roland Garros hace dos años, por
lesión.

Aparentemente puede parecer una
cifra más. Jugar consecutivamente 66 Grand Slams ‘sólo’ exige estar libre de
lesiones y problemas durante cuatro semanas al año. No hablamos de victorias o
de títulos.

Sin embargo, si nos detenemos a
pensar un momento, el logro tiene mucho valor. En un circuito de 11 meses de
duración, con torneos semanales y condiciones diferentes casi cada semana
(tierra, hierba, cemento, aire libre y cubierto), dónde quién está libre de
lesión es un privilegiado, disputar, consecutivamente ¡¡66!! Grand Slams, es un
logro extraordinario. Son 16 años sin perderse cuatro citas por temporada.

Piensen lo que hacían hace 16
años. Quien escribe ni había comenzado la Educación Secundaria. El siglo XXI
estaba recién estrenado. El euro recién implantado.

Volvamos al tenis. El top10 ATP
entonces era el siguiente: Hewitt, Safin, Haas, Agassi, Henmann, Kafelnikov,
Johansson, Costa, Ferrero y Federer.

Junto a Federer, Robredo, Youzhny
y Mathieu son los únicos tenistas que siguen hoy en activo.

El logro de Feliciano, a más o
menos corto plazo, sólo podría ser superado por otro español, Fernando
Verdasco. El madrileño tiene la cuenta personal en 61 (incluyendo el actual
Wimbledon). En el momento que Feliciano pare el contador, Verdasco debería
sumar seis Grand Slams más. Como pronto, en Roland Garros 2020. Pero para eso
queda un mundo. Y el siguiente tenista en la lista (en activo) es el italiano
Andreas Seppi con 53.

En estos 66 Grand Slams
consecutivos, los mejores resultados de Feliciano han sido los cuartos de final
en cuatro ocasiones. La última, en Nueva York 2015 (cayó ante Djokovic). Las
otras tres, en Wimbledon, en hierba: 2011 ante Murray, 2008 ante Safin y 2005
ante Hewitt.

Su balance es de 92 victorias y
65 derrotas, sin contar la presente edición de Wimbledon.

En 21 ocasiones ha cedido en
primera ronda. En 12 torneos ha caído en el segundo partido. 19 veces se ha
despedido en tercera ronda, al borde de la segunda semana. La cuarta ronda me
ha despedido 9 veces.

Así se resumen los 66 Grand Slams
consecutivos de Feliciano. Un tenista con títulos en las cuatro superficies
(dura exterior, dura interior, tierra y hierba), y que llegó a tener 4 títulos
de Copa Davis y solo 1 ATP. Un caso realmente excepcional en el circuito. Ahora
cuenta con 6 ATP y 4 ensaladeras (quizás 5 a final de año). Un tenista que se
sale del perfil clásico español de tierra batida. Su juego se adapta
principalmente al saque y volea de la hierba.

Ahora también es el tenista con
más Grand Slams consecutivos jugando. El mejor síntoma de una larga carrera,
respetada por las lesiones y manteniendo un nivel competitivo suficiente para
estar 15 años sin parar jugando Grand Slams. ¡Enhorabuena Feli!

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Mayo del año 2002. París.
Francia. Tierra batida. Feliciano López jugaba por segundo año consecutivo el
Grand Slam en tierra polvo de ladrillo. Perdió en segunda ronda ante el alemán
Tommy Haas. De hecho, entró en el cuadro final como perdedor afortunado de la
previa.

Seguramente no sea el torneo en
la carrera de Feliciano que más recuerdos le traiga, pero ahí empezó todo. Año
a año, Grand Slam a Grand Slam, el de Toledo ha ido encadenando temporadas y
temporadas en sus piernas sin perderse ninguna de las cuatro grandes citas
anuales.

Ahora, tras jugar (y ganar) en
primera ronda en Wimbledon, Feliciano ostenta el récord de más Grand Slams
disputados de forma consecutiva. Son 66. Y supera los 65 que tenía (y tiene)
Roger Federer. El suizo detuvo el contador en Roland Garros hace dos años, por
lesión.

Aparentemente puede parecer una
cifra más. Jugar consecutivamente 66 Grand Slams ‘sólo’ exige estar libre de
lesiones y problemas durante cuatro semanas al año. No hablamos de victorias o
de títulos.

Sin embargo, si nos detenemos a
pensar un momento, el logro tiene mucho valor. En un circuito de 11 meses de
duración, con torneos semanales y condiciones diferentes casi cada semana
(tierra, hierba, cemento, aire libre y cubierto), dónde quién está libre de
lesión es un privilegiado, disputar, consecutivamente ¡¡66!! Grand Slams, es un
logro extraordinario. Son 16 años sin perderse cuatro citas por temporada.

Piensen lo que hacían hace 16
años. Quien escribe ni había comenzado la Educación Secundaria. El siglo XXI
estaba recién estrenado. El euro recién implantado.

Volvamos al tenis. El top10 ATP
entonces era el siguiente: Hewitt, Safin, Haas, Agassi, Henmann, Kafelnikov,
Johansson, Costa, Ferrero y Federer.

Junto a Federer, Robredo, Youzhny
y Mathieu son los únicos tenistas que siguen hoy en activo.

El logro de Feliciano, a más o
menos corto plazo, sólo podría ser superado por otro español, Fernando
Verdasco. El madrileño tiene la cuenta personal en 61 (incluyendo el actual
Wimbledon). En el momento que Feliciano pare el contador, Verdasco debería
sumar seis Grand Slams más. Como pronto, en Roland Garros 2020. Pero para eso
queda un mundo. Y el siguiente tenista en la lista (en activo) es el italiano
Andreas Seppi con 53.

En estos 66 Grand Slams
consecutivos, los mejores resultados de Feliciano han sido los cuartos de final
en cuatro ocasiones. La última, en Nueva York 2015 (cayó ante Djokovic). Las
otras tres, en Wimbledon, en hierba: 2011 ante Murray, 2008 ante Safin y 2005
ante Hewitt.

Su balance es de 92 victorias y
65 derrotas, sin contar la presente edición de Wimbledon.

En 21 ocasiones ha cedido en
primera ronda. En 12 torneos ha caído en el segundo partido. 19 veces se ha
despedido en tercera ronda, al borde de la segunda semana. La cuarta ronda me
ha despedido 9 veces.

Así se resumen los 66 Grand Slams
consecutivos de Feliciano. Un tenista con títulos en las cuatro superficies
(dura exterior, dura interior, tierra y hierba), y que llegó a tener 4 títulos
de Copa Davis y solo 1 ATP. Un caso realmente excepcional en el circuito. Ahora
cuenta con 6 ATP y 4 ensaladeras (quizás 5 a final de año). Un tenista que se
sale del perfil clásico español de tierra batida. Su juego se adapta
principalmente al saque y volea de la hierba.

Ahora también es el tenista con
más Grand Slams consecutivos jugando. El mejor síntoma de una larga carrera,
respetada por las lesiones y manteniendo un nivel competitivo suficiente para
estar 15 años sin parar jugando Grand Slams. ¡Enhorabuena Feli!

etiquetas:

_Tenis

Nadal y una oportunidad inédita

David Sánchez @dasanchez__
20-01-2022

_Tenis

Responsabilidad

Alejandro Pérez @aperezgom
13-01-2022