_Ciclismo

Evenepoel, el ciclista que ilusiona a Bélgica

Jordi Cochran @cochran_4 07-02-2019

etiquetas:

Con tan solo 19 años recién cumplidos, Remco Evenepoel ha superado las
distintas etapas formativas a una velocidad de crucero y ya compite en el
profesionalismo, algo inaudito en el ciclismo a una edad tan temprana. Más o
menos, los ciclistas jóvenes empiezan a dar el salto a las competiciones de
élite a partir de los 23 años.

Evenepoel, con el Deceuninck Quick-Step, ha disputado hace unos días el
Tour de San Juan, en Argentina, donde compitió contra estrellas del pelotón
como Peter Sagan, Nairo Quintana y tuvo como compañero a Julian Alaphilippe. El
belga cuajó un gran estreno en el ciclismo de élite con un tercer puesto en la
contrarreloj, ganó el maillot a mejor ciclista joven y en la clasificación
general hizo su primer Top Ten, con un noveno lugar.

El ciclismo en Evenepoel viene de familia. Su padre, Patrick Evenepoel, fue
corredor a principios de la década de 1990 aunque no llegó a destacar. Puede
que por eso durante su niñez Remco dejó aparcada la bicicleta en un rincón del
garaje y desde bien pequeño prefiriera el fútbol, un deporte que no se le daba
nada mal. Jugaba como central y estuvo en las categorías inferiores del
Anderlecht y PSV Eindhoven. Su buen rendimiento hizo que incluso jugara con las
selecciones sub-15 y sub-16 de Bélgica. El futuro de Evenepoel estaba llamado a
tener un balón entre los pies, pero a los 16 años tomó una decisión que lo
cambió todo. Dejó el fútbol, desempolvó la bicicleta y optó por el ciclismo.

El joven belga quería jugar siempre, no a ratos, y el ciclismo, que estaba
dentro de sus genes familiares y que en Bélgica es un deporte con mucha
tradición, fue su otro punto de partida para competir.
Solo el tiempo
dirá si fue una buena decisión, aunque todo parece indicar que sí.

 Su adaptación a la bicicleta fue
natural y haciendo gala de su competitividad empezó a cosechar victoria tras
victoria. Su evolución fue tan rápida que el año pasado demostró una
superioridad insultante. Con 18 años, en agosto en la categoría júnior, se
proclamó campeón de Europa tanto en ruta como contrarreloj y un mes más tarde
hizo lo mismo en los campeonatos del mundo, tanto en línea como contra el
crono. Había nacido una promesa.

Bélgica tiene a una nueva estrella en quién depositar todas sus esperanzas,
siempre en busca del nuevo corredor que pueda emular al “caníbal” Eddy Merckx,
posiblemente el mejor ciclista de la historia y que era belga. Por eso, el
Deuceunink Quick-Step, equipo de este país, apostó fuerte por él, prometiéndole
su primer contrato en el profesionalismo, superando así grandes ofertas como la
del conjunto Sky.

La irrupción de Remco Evenepoel en el ciclismo de élite, como mínimo, es
una de las más prematuras e ilusionantes que haya habido. Compite muy bien
tanto en contrarreloj como media y alta montaña. No sabemos si hubiera llegado
a ser un futbolista de élite, pero en ciclismo está llamado a ser uno de los
mayores talentos del pelotón. Desde 1976, cuando Lucien van Impe ganó el Tour
de Francia, que ningún belga consigue volver a ser campeón en la ronda gala.
Evenepoel puede ser el hombre quien rompa esta sequía. Vuelve a haber ilusión
en Bélgica.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Con tan solo 19 años recién cumplidos, Remco Evenepoel ha superado las
distintas etapas formativas a una velocidad de crucero y ya compite en el
profesionalismo, algo inaudito en el ciclismo a una edad tan temprana. Más o
menos, los ciclistas jóvenes empiezan a dar el salto a las competiciones de
élite a partir de los 23 años.

Evenepoel, con el Deceuninck Quick-Step, ha disputado hace unos días el
Tour de San Juan, en Argentina, donde compitió contra estrellas del pelotón
como Peter Sagan, Nairo Quintana y tuvo como compañero a Julian Alaphilippe. El
belga cuajó un gran estreno en el ciclismo de élite con un tercer puesto en la
contrarreloj, ganó el maillot a mejor ciclista joven y en la clasificación
general hizo su primer Top Ten, con un noveno lugar.

El ciclismo en Evenepoel viene de familia. Su padre, Patrick Evenepoel, fue
corredor a principios de la década de 1990 aunque no llegó a destacar. Puede
que por eso durante su niñez Remco dejó aparcada la bicicleta en un rincón del
garaje y desde bien pequeño prefiriera el fútbol, un deporte que no se le daba
nada mal. Jugaba como central y estuvo en las categorías inferiores del
Anderlecht y PSV Eindhoven. Su buen rendimiento hizo que incluso jugara con las
selecciones sub-15 y sub-16 de Bélgica. El futuro de Evenepoel estaba llamado a
tener un balón entre los pies, pero a los 16 años tomó una decisión que lo
cambió todo. Dejó el fútbol, desempolvó la bicicleta y optó por el ciclismo.

El joven belga quería jugar siempre, no a ratos, y el ciclismo, que estaba
dentro de sus genes familiares y que en Bélgica es un deporte con mucha
tradición, fue su otro punto de partida para competir.
Solo el tiempo
dirá si fue una buena decisión, aunque todo parece indicar que sí.

 Su adaptación a la bicicleta fue
natural y haciendo gala de su competitividad empezó a cosechar victoria tras
victoria. Su evolución fue tan rápida que el año pasado demostró una
superioridad insultante. Con 18 años, en agosto en la categoría júnior, se
proclamó campeón de Europa tanto en ruta como contrarreloj y un mes más tarde
hizo lo mismo en los campeonatos del mundo, tanto en línea como contra el
crono. Había nacido una promesa.

Bélgica tiene a una nueva estrella en quién depositar todas sus esperanzas,
siempre en busca del nuevo corredor que pueda emular al “caníbal” Eddy Merckx,
posiblemente el mejor ciclista de la historia y que era belga. Por eso, el
Deuceunink Quick-Step, equipo de este país, apostó fuerte por él, prometiéndole
su primer contrato en el profesionalismo, superando así grandes ofertas como la
del conjunto Sky.

La irrupción de Remco Evenepoel en el ciclismo de élite, como mínimo, es
una de las más prematuras e ilusionantes que haya habido. Compite muy bien
tanto en contrarreloj como media y alta montaña. No sabemos si hubiera llegado
a ser un futbolista de élite, pero en ciclismo está llamado a ser uno de los
mayores talentos del pelotón. Desde 1976, cuando Lucien van Impe ganó el Tour
de Francia, que ningún belga consigue volver a ser campeón en la ronda gala.
Evenepoel puede ser el hombre quien rompa esta sequía. Vuelve a haber ilusión
en Bélgica.

etiquetas: